De es­pal­das a la reali­dad

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Car­los Ra­me­la

Es­ta­mos por es­tos días en pleno tra­ta­mien­to del proyecto de ley de Ren­di­ción de Cuen­tas ele­va­da re­cien­te­men­te por el go­bierno na­cio­nal. En un mo­men­to muy par­ti­cu­lar del país, con in­di­ca­do­res más que preo­cu­pan­tes y con un mi­nis­tro de Eco­no­mía y Fi­nan­zas que pa­re­cía real­men­te preo­cu­pa­do ha­ce algunas se­ma­nas al des­ta­car el es­trés de las cuen­tas pú­bli­cas y la necesidad de ser aus­te­ros, el proyecto pe­ca de ti­mo­ra­to y po­co gra­vi­tan­te, trans­mi­tien­do la sen­sa­ción de que el go­bierno es­tá sin fuer­za, ven­ci­do y con­di­cio­na­do, sin ani­mar­se a plan­tear co­sas real­men­te se­rias y pro­fun­das, se­gu­ra­men­te pa­ra no con­tra­de­cir a quie­nes son los due­ños de la pe­lo­ta y man­dan en to­da su ex­ten­sión (sin­di­ca­lis­tas, ra­di­ca­les y Mu­ji­ca), op­tan­do en con­se­cuen­cia, por esas ra­zo­nes, por no in­ten­tar ba­jar — en al­go al me­nos— un gas­to pú­bli­co que es­tá des­con­tro­la­do y li­mi­tán­do­se, tí­mi­da­men­te, a pre­ten­der un su­pues­to equi­li­brio ten­den­cial que di­fí­cil­men­te se cum­pla.

El proyecto de Ren­di­ción, ade­más, por aho­ra, es una me­ra ini­cia­ti­va su­je­ta a re­vi­sión, ya que des­de las pro­pias fi­las del Frente Am­plio y tam­bién des­de la cú­pu­la sin­di­cal ha si­do du­ra­men­te cues­tio­na­do y cri­ti­ca­do por no ser más au­daz — to­da­vía— en ma­te­ria de gas­to pú­bli­co. Los sin­di­ca­tos, que fue­ron los pri­me­ros en re­ci­bir es­te proyecto, ya que el go­bierno los prio­ri­zó ge­ne­ro­sa­men­te y en for­ma os­ten­si­ble pa­ra ate­nuar su pre­vi­si­ble crí­ti­ca, de to­das ma­ne­ras han se­ña­la­do que, a pe­sar de ha­ber vis­to el proyecto y de ha­ber su­ge­ri­do al­gún re­to­que, lo si­guen sin com­par­tir y que es­pe­ran cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos ba­jo aper­ci­bi­mien­to de apli­car du­ras me­di­das de lu­cha. Los gru­pos ra­di­ca­les del Frente Am­plio, por su par­te, con el MPP a la ca­be­za, ba­jo la pro­cla­ma de que unos pun­ti­tos más en el dé­fi­cit no cam­bia las co­sas, tam­bién as­pi­ran a mo­di­fi­ca­cio­nes que va­yan más allá de una me­ra dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos y que sig­ni­fi­quen un au­men­to del gas­to pre­vis­to. Por ese mo­ti­vo, es más que ra­zo­na­ble su­po­ner que, an­tes de su vo­ta­ción fi­nal, la ge­ne­ro­si­dad e irra­cio­na­li­dad pro­gre­sis­ta su­ma­rán nue­vos gas­tos.

Sin perjuicio de esos ma­los au­gu­rios, de­be se­ña­lar­se, por su par­te, que la Ren­di­ción de Cuen­tas pro­yec­ta­da no so­lo no ba­ja el gas­to, sino que por el con­tra­rio ya es de por sí de­fi­ci­ta­ria y su­po­ne en reali­dad un au­men­to del gas­to pú­bli­co. Se di­ce por al­gu­nos que el au­men­to se­ría muy me­nor (un 0,3% del PBI) y que no hay ero­ga­ción pre­vis­ta sin su fi­nan­cia­mien­to res­pec­ti­vo, pe­ro se omi­te des­ta­car que en el pro­pio Men­sa­je que acom­pa­ña el proyecto se ad­vier­te que esa fi­nan­cia­ción de­pen­de de que se cum­plan cier­tas pre­vi­sio­nes o cir­cuns­tan­cias fu­tu­ras que son cla­ra­men­te op­ti­mis­tas y ex­ce­si­va­men­te po­si­ti­vas. As­to­ri re­pi­te su ne­fas­ta re­ce­ta de gas­tar a cuenta del “es­pa­cio fis­cal” teó­ri­ca­men­te pre­vi­si­ble, lo que su­po­ne afir­mar que ha­brá equi­li­brio fis­cal si, y so­lo si, llue­ve en for­ma ade­cua­da, me­jo­ran las eco­no­mías re­gio­na­les, sube el pre­cio de nues­tros pro­duc­tos ex­por­ta­bles, ba­ja o no sube más la ta­sa de in­te­rés internacional, ba­ja el pe­tró­leo y to­do sa­le a pe­dir de bo­ca. En buen ro­man­ce, con un dé­fi­cit que ya pa­sa del 4% del PBI, con una in­fla­ción que lle­ga en los úl­ti­mos 12 me­ses al 8,1%, con tres años con­se­cu­ti­vos de ba­ja del em­pleo, con una in­ver­sión que ba­jó 13,8% en el 2017, con una deu­da pú­bli­ca bru­ta que su­pera los 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res y con un ni­vel de ac­ti­vi­dad en re­tro­ce­so en to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía sal­vo — por aho­ra— en el tu­ris­mo, la se­ñal de nues­tro go­bierno es dé­bil, pu­si­lá­ni­me y has­ta sui­ci­da. No se ani­ma a ba­jar el gas­to — que es lo que ha­bría que ha­cer— pe­ro ade­más se juega a pre­vi­sio­nes que se­gu­ra­men­te no se da­rán, o al me­nos no se da­rán en su to­ta­li­dad, cuan­do el mar­gen de ma­nio­bra es ín­fi­mo.

Por si fuera po­co, ade­más, en el proyecto de Ren­di­ción de Cuen­tas el go­bierno pro­po­ne au­men­tar los car­gos de par­ti­cu­lar con­fian­za en va­rios mi­nis­te­rios y en la pro­pia Presidencia, lo que es una pé­si­ma se­ñal en mo­men­tos en que se pide a otros dis­ci­pli­na y con­ten­ción. Por otro la­do, ade­más, su­ges­ti­va­men­te, le si­gue ne­gan­do fon­dos al Po­der Ju­di­cial (cuan­do to­dos di­cen que se pre­ci­san más re­cur­sos, en­tre otras co­sas, pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal) y tam­bién nin­gu­nea a los or­ga­nis­mos de con­tra­lor y a la pro­pia Ju­tep, en lo que pa­re­ce una cla­ra cru­za­da con­tra los or­ga­nis­mos de to­do ti­po que de­ben juz­gar y/ o con­tro­lar al Es­ta­do en ge­ne­ral y que han si­do duros, en va­rias oportunidades re­cien­tes, frente a sus erro­res, ex­ce­sos o ac­tua­cio­nes con­tra­rias a la Cons­ti­tu­ción y la ley. Una ac­ti­tud po­co re­pu­bli­ca­na, sin du­da, pro­pia de un go­bierno arro­gan­te y que pa­re­ce no te­ner em­pa­cho en de­bi­li­tar aque­llas ins­ti­tu­cio­nes esen­cia­les del Es­ta­do de de­re­cho que se opo­nen a sus des­bor­des.

Lo que se­gu­ra­men­te seguirán exis­tien­do y go­zan­do de bue­na sa­lud, por­que ade­más “na­cen” al mar­gen de la Ren­di­ción, son los fa­mo­sos ads­crip­tos que se­gún una pu­bli­ca­ción re­cien­te son en pro­me­dio unos 10 por ca­da mi­nis­te­rio y ga­nan en mu­chos ca­sos más de 100.000 pe­sos por mes. Es­tas per­so­nas, que son de­sig­na­das a de­do y sin cumplir nin­gún re­qui­si­to es­pe­cial, “ase­so­ran” su­pues­ta­men­te a los mi­nis­tros pe­ro tie­nen co­no­ci­mien­tos y per­fi­les un tan­to des­con­cer­tan­tes. Por ejem­plo, uno de ellos, que es ase­sor del mi­nis­tro As­to­ri, es bió­lo­go ( per­te­ne­ce al sec­tor po­lí­ti­co de la se­na­do­ra Constanza Moreira); el mi­nis­tro Bo­no­mi pa­re­ce pre­fe­rir a los de­por­tis­tas, por­que uno de sus ads­crip­tos es en­tre­na­dor de fút­bol y otros va­rios son fi­gu­ras del de­por­te. Se­gu­ra­men­te, mu­chos di­rán que es­ta prác­ti­ca no es nue­va, que los mi­nis­tros ne­ce­si­tan ase­so­res y que es­tos al­go de­ben apor­tar, pe­ro hay va­rios su­pues­tos ase­so­res cu­ya de­sig­na­ción pa­re­ce res­pon­der cla­ra­men­te a otro ti­po de mo­ti­va­ción, por lo que no de­ja de lla­mar la aten­ción que la iz­quier­da, que siem­pre pre­ten­dió dar cla­ses de mo­ra­li­dad pú­bli­ca y adu­jo ser me­jor que to­dos los otros, si­ga ca­yen­do en prác­ti­cas que cla­ra­men­te hay que des­te­rrar pa­ra siem­pre.

En su pre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to de es­te mar­tes 10, As­to­ri des­ta­có que “en la Ren­di­ción de Cuen­tas no hay nin­gún be­ne­fi­cio electoral”, ca­yen­do, nue­va­men­te, en otra equi­vo­ca­ción. De­be en­ten­der el mi­nis­tro, que por otra par­te es un muy des­ta­ca­do profesional de la eco­no­mía, que no adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias, no ser to­do lo cla­ro y con­tun­den­te que se ne­ce­si­ta y no lla­mar las co­sas por su nom­bre por su­mi­sión a los sin­di­ca­tos y a los ra­di­ca­les de su par­ti­do, es cla­ra­men­te una ac­ti­tud electoral que bus­ca no al­bo­ro­tar a sus alia­dos a me­nos de dos años de las elec­cio­nes. As­to­ri sa­be per­fec­ta­men­te que se­guir ex­po­nien­do al país con re­ce­tas vo­lun­ta­ris­tas y ob­je­ti­va­men­te no sus­ten­ta­bles, for­zan­do la pér­di­da del em­pleo y el re­ti­ro de la in­ver­sión, a raíz de un cos­to país que es hoy in­to­le­ra­ble y que se­gui­rá su­bien­do, es una tim­ba que so­lo se jus­ti­fi­ca por ra­zo­nes y cri­te­rios elec­to­ra­les. Si ac­tua­ra al mar­gen de esas mo­ti­va­cio­nes, de­be­ría me­ter el bis­tu­rí a fon­do y dar batalla con­tra las ra­zo­nes que ali­men­tan ese gas­to pú­bli­co, blo­quean­do de al­gu­na for­ma el in­gre­so de em­plea­dos pú­bli­cos, ter­mi­nan­do con los fa­mo­sos con­tra­tos pri­va­dos de fun­ción pú­bli­ca, lim­pian­do la lar­ga lis­ta de ads­crip­tos de si­tua­cio­nes no acon­se­ja­bles y ac­tuan­do so­bre la ca­li­dad del gas­to de fun­cio­na­mien­to y so­bre el su­pues­to gas­to so­cial que se ti­ra con cri­te­rios clien­te­lis­tas y no por ra­zo­nes fun­da­das, de­mos­tran­do a los uru­gua­yos que le preo­cu­pan el país y su fu­tu­ro y no su even­tual can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

Si As­to­ri quie­re tras­cen­der y no se­guir per­si­guien­do a Mu­ji­ca pa­ra que le dé una ben­di­ción que nun­ca le da­rá, de­be de­jar de ac­tuar de es­pal­das a la reali­dad y ha­cer lo me­jor pa­ra el país y su gente, sin me­dir alian­zas elec­to­ra­les o fu­rias sin­di­ca­les, de­mos­tran­do que no cree, co­mo al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de ru­ta, que la pros­pe­ri­dad y el desa­rro­llo na­cen de los ár­bo­les, sin necesidad de ca­pi­tal pri­va­do y de em­pre­sa­rios que arries­guen el cuero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.