Uto­pías ce­les­tes

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Se ter­mi­nó el Mundial pa­ra Uru­guay y la gente re­gre­só a su vi­da dia­ria. Las sa­las de tea­tro vol­vie­ron a te­ner gente en la pla­tea, el asa­do de­jó de es­tar con­di­cio­na­do por la ho­ra de los par­ti­dos y so­lo que­da­mos mi­ran­do fút­bol aque­llos a quie­nes nos apa­sio­na el jue­go aun cuan­do la pa­tria ya no ga­na ni pier­de na­da en él. Las ca­lles, que es­ta­ban de­sier­tas cuan­do ju­ga­ba Uru­guay, vuel­ven a te­ner el sano hu­mo de los bon­dis y el glo­rio­so rui­do de los es­ca­pes de las mo­tos.

Des­pués de to­do lo que se ha­bló so­bre es­ta se­lec­ción uru­gua­ya, su es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio, su or­den tác­ti­co, su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar de ma­ne­ra ab­ne­ga­da por el bien co­lec­ti­vo, el plus de pun­do­nor con que jugó ca­da par­ti­do, des­pués de que to­do el mun­do de­cla­ra­ra es­tar or­gu­llo­so de esos ges­tos, uno po­dría pen­sar que al­go de eso podía que­dar en el ai­re, que al­go podía lle­gar a la ca­lle. Aun­que más no fuera co­mo un po­so, co­mo la bo­rra de ca­fé que que­da de­po­si­ta­da en el fon­do de la ta­za. Un res­ti­to de al­go glo­rio­so que, tras ser de­cla­ra­do ejem­plar por to­dos y pa­ra to­dos, real­men­te se to­ma­ra co­mo ejem­plo. Es de­cir, co­mo al­go adop­ta­ble, al­go que se desea pa­ra uno, al­go imi­ta­ble.

Pe­ro no, es sa­lir a la ca­lle y ver que los vi­vos criollos si­guen circulando de ma­ne­ra que lo­gran blo­quear dos ca­rri­les al mis­mo tiem­po. Que los sui­ci­das de los de­li­very noc­tur­nos se si­guen me­tien­do a con­tra­mano por ca­lles tu­pi­das de trán­si­to. Que el se­ñor que te aten­día des­ga­na­do en aque­lla ofi­ci­na, si­gue sin des­pe­gar los de­dos de la mano de la ca­ra, ape­nas con­te­ni­do el ges­to de has­tío. Que el go­bierno apro­ve­chó y te cla­vó unos pun­ti­tos en el pre­cio del com­bus­ti­ble mien­tras vos re­vo­lea­bas la ma­tra­ca. Que la re­vo­lu­ción de ma­ne­ras y for­mas co­lec­ti­vas que au­gu­ra­ban y pro­me­tían los hin­chas re­sul­tó ser so­lo eso: el ges­to va­cío de una hin­cha­da y na­da más.

Pe­ro en reali­dad eso no es un pro­ble­ma. En úl­ti­ma ins­tan­cia, eso es lo que ha­cen las hin­cha­das: can­tar a gri­to pe­la­do loas a quien es el cen­tro de sus des­ve­los, sin preo­cu­par­se mu­cho so­bre el sen­ti­do de su gri­te­río. Ni si so­bre lo que gri­tan tie­ne efec­tos en la reali­dad: no creo que ja­más un ar­que­ro ha­ya ata­ja­do me­jor o un de­lan­te­ro me­ti­do gol gracias a lo que gri­ta­ban los hin­chas fuera del campo. En ese sen­ti­do, los de afue­ra se­gui­mos sien­do de pa­lo.

Lo in­tere­san­te en to­do ca­so, es có­mo la se­lec­ción uru­gua­ya fue en de­ter­mi­na­do mo­men­to vis­ta co­mo una suerte de ho­ri­zon­te utó­pi­co rea­li­za­do: aho­ra sí el Uru­guay va a ob­te­ner gran­des co­sas por­que aho­ra sí de­mos­tra­mos que sa­be­mos có­mo ha­cer­las. Eso se­ría Ta­bá­rez en su sen­ti­do más pro­fun­do y a la vez, di­fu­so: al­guien que, usan­do las he­rra­mien­tas que sur­gen de “los va­lo­res” que se en­tien­den co­mo pro­pios, lo­gró mos­trar cuá­les son las pa­lan­cas y las po­leas que de­ben ac­ti­var­se pa­ra que las co­sas sean co­mo de­ben ser. Co­mo desea­mos que sean. Ese es­pe­jo en el que to­dos que­re­mos re­fle­jar­nos, que nos mues­tra exac­ta­men­te al re­vés de co­mo so­mos: la uto­pía.

La idea de que es desea­ble te­ner ese ideal utó­pi­co ca­si na­die la dis­cu­te. Qui­zá sea así por­que, al de­cir del fi­lo­so­fo es­pa­ñól Ma­nuel Arias Mal­do­na­do, “es la ex­pre­sión inevi­ta­ble del de­seo de me­jo­ra pro­pio de las co­mu­ni­da­des hu­ma­nas”. Y sin em­bar­go, en su ca­rác­ter de “buen lu­gar que no exis­te” y al que se desea lle­gar, en opo­si­ción al lu­gar en que real­men­te se es­tá, es­tá en per­ma­nen­te dis­cu­sión su exis­ten­cia. Y, muy es­pe­cial­men­te, los mé­to­dos pa­ra lle­gar a ella, a la uto­pía. Mé­to­dos que el si­glo XX se en­car­gó de mos­trar co­mo ho­rro­ro­sos y ge­no­ci­das, tan­to en su ver­sión fas­cis­ta co­mo en su ver­sión co­mu­nis­ta. Y es que al muer­to de ham­bre, al fu­si­la­do, al se­cues­tra­do y des­apa­re­ci­do, nun­ca lle­gan a im­por­tar­le mu­cho las ideas que in­ten­tan ex­pli­car y jus­ti­fi­car su muer­te.

Co­mo apun­ta el mis­mo Arias Mal­do­na­do en una du­pla de muy bue­nos ar­tícu­los so­bre la po­si­bi­li­dad de la uto­pía, “la uto­pía es­truc­tu­ra la reali­dad co­mo la fan­ta­sía se­gún La­can: pa­ra acep­tar la reali­dad, te­ne­mos la fan­ta­sía. Re­pre­sen­ta, an­te to­do, un ho­ri­zon­te de po­si­bi­li­dad: la po­si­bi­li­dad de la con­tin­gen­cia. Pe­ro la uto­pía es co­mo el de­seo: no pue­de rea­li­zar­se sin de­jar de ser lo que es. Por eso, la uto­pía re­mi­te a la po­ten­cia y no al ac­to; de ahí que cuan­do ha in­ten­ta­do lle­var­se a la prác­ti­ca su fra­ca­so ha­ya si­do dis­cul­pa­do co­mo con­se­cuen­cia de erro­res im­pre­vis­tos de eje­cu­ción”.

Por eso fue que­dar eli­mi­na­do Uru­guay y que el ac­to de­rro­ta­ra, in­mi­se­ri­cor­de, a la po­ten­cia. En eso con­sis­te la be­lle­za y el po­der de la es­pe­cu­la­ción: cuan­to más rea­lis­ta sea, me­nos ne­ce­si­ta de los he­chos pa­ra pro­yec­tar­se co­mo lo que es, pu­ro de­seo. Cuan­to más real es el pro­ce­so que de­be­ría acer­car­nos a la uto­pía, más ve­loz­men­te es­ta se des­pla­za ha­cia el ho­ri­zon­te. Y más di­fí­cil se ha­ce so­pe­sar lo lo­gra­do: el im­pul­so utó­pi­co siem­pre es mu­cho más atrac­ti­vo que la reali­dad de las co­sas, par­ca y se­ca. Por eso to­dos so­mos di­rec­to­res téc­ni­cos en po­ten­cia: por­que sa­be­mos per­fec­ta­men­te que nun­ca va­mos a di­ri­gir a la se­lec­ción de fút­bol.

Otra fun­ción que cum­ple la uto­pía en lo so­cial es la de no con­si­de­rar el pre­sen­te en que vi­vi­mos, las co­sas que te­ne­mos, co­mo al­go na­tu­ral, co­mo aque­llo que es nor­mal. Cum­ple con la fun­ción de de­cla­rar mo­di­fi­ca­ble lo que, cree­mos, siem­pre ha es­ta­do ahí. Y es pre­ci­sa­men­te en ese sen­ti­do que la Se­lec­ción de Ta­ba­rez re­sul­ta un ejem­plo que es, a la vez que rea­lis­ta, utó­pi­co: las co­sas en el fút­bol ce­les­te no tie­nen por qué ser ne­ce­sa­ria­men­te co­mo en los úl­ti­mos 40 o 50 años, pue­den ser dis­tin­tas. Hay for­mas, hay mé­to­dos, hay au­to­no­mía, hay tiem­po y hay co­no­ci­mien­to pa­ra cam­biar los há­bi­tos ins­ta­la­dos. Es de­cir, es real la po­si­bi­li­dad de cam­bio que es plan­tea­da por la uto­pía cuan­do se nie­ga a re­co­no­cer el pre­sen­te co­mo el úni­co po­si­ble.

Y, sin em­bar­go, esa se­gun­da pul­sión de la uto­pía siem­pre tie­ne pro­ble­mas cuan­do se en­fren­ta a la pri­me­ra: nun­ca na­da de lo que se ob­ten­ga con el cam­bio va a po­der equi­pa­rar­se con aque­llo que se desea y que es, por de­fi­ni­ción, lo que no se tie­ne. Por eso no im­por­ta qué tan ejem­plar sea aque­llo que hi­zo Ta­bá­rez, nun­ca va a es­tar a la al­tu­ra de lo que dic­tan los sue­ños co­lec­ti­vos. Por eso es in­creí­ble­men­te di­fí­cil que el cam­bio que el DT in­tro­du­jo en lo que era nor­mal has­ta ha­ce po­co pa­ra el fút­bol de la se­lec­ción uru­gua­ya, se tras­la­de a la reali­dad dia­ria de los uru­gua­yos. Eso im­pli­ca­ría asu­mir que no siem­pre lo­gra­re­mos ser aque­llo que desea­mos ser. Es di­fí­cil con­vi­vir con esa idea, im­pli­ca un mon­tón de ma­du­rez que no sé si te­ne­mos. Pe­ro lo­grar asu­mir esa dis­tan­cia, esa frus­tra­ción que siem­pre va a es­tar ahí, es jus­ta­men­te el ca­mino que nos ale­ja de la hin­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.