La so­cie­dad uru­gua­ya “se nie­ga a creer” que es ra­cis­ta y eso

El di­rec­tor del Mi­des Fe­de­ri­co Gra­ña de­fien­de la im­po­si­ción de cuo­tas pa­ra que las per­so­nas afro ac­ce­dan

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

en­tre­vis­ta de Da­niel Le­ma

Más de 600 fun­cio­na- rios de dis­tin­tos or­ga­nis­mos del Es­ta­do re­ci­bie­ron en los úl­ti­mos años una se­rie de pe­que­ños fo­lle­tos re­fe­ri­dos a la si­tua­ción de las per­so- nas afro­des­cen­dien­tes y a la nor­ma­ti­va que los am­pa­ra pa­ra te­ner una con­si­de­ra­ción es­pe­cial al com­pe­tir por un car­go pú­bli­co.

Es­ta es­tra­te­gia de di­fu­sión es par­te de un programa pa­ra ca­pa­ci­tar a los fun­cio­na­rios en el te­ma. La res­pues­ta ha si­do va­ria­da. “Hay gente que se nie­ga a creer la exis­ten­cia del ra­cis­mo”, di­ce Fe­de­ri­co Gra­ña, di­rec­tor de Pro­mo­ción So­cio­cul­tu­ral del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial ( Mi­des). “La pri­me­ra ba­rre­ra es ‘¿por qué me es­tás to­can­do el mun­do Hei­di en el que vi­vo? Yo no pue­do ser res­pon­sa­ble de es­to’”, agre­ga quien la se­ma­na pa­sa­da en­ca­be­zó la ter­ce­ra edi­ción del Mes de la Afro­des­cen­den­cia.

La Ley N º 19.122, de agos­to de 2013, re­co­no­ció que la po­bla­ción afro­des­cen­dien­te ha si­do dis­cri­mi­na­da en el país y pro­pu­so me­ca­nis­mos pa­ra rea­li­zar “ac­cio­nes afir­ma­ti­vas”, co­mo por ejem­plo re­ser­var el 8% de los lla­ma­dos a ocu­par car­gos pú­bli­cos pa­ra ese gru­po de per­so­nas. Sin em­bar­go, a cin­co años de apro­ba­da, la nor­ma no se cum­ple: el úl­ti­mo in­for­me de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Ser­vi­cio Ci­vil re­ve­ló que i ngre­sa­ron al Es­ta­do 361 afro­des­cen­dien­tes, so­lo el 2,06% del to­tal.

Uno de los pro­ble­mas que ex­pli­can es­tos nú­me­ros tan ba­jos es “la ne­ga­ción del uru­gua­yo pro­me­dio” de que en el país hay “ra­cis­mo”, eva­lúa Gra­ña. Eso se su­ma al he­cho de que a lo lar­go de la his­to­ria ha ha­bi­do un pen­sa­mien­to de “su­pe­rio­ri­dad” de las per­so­nas de ra­za blan­ca.

Gra­ña di­jo a Bús­que­da que es “pe­li­gro­so” el dis­cur­so que cri­ti­ca las cuo­tas en los lla­ma­dos y apues­ta a la “me­ri­to­cra­cia”, por­que la po­bla­ción afro­des­cen­dien­te tie­ne una si­tua­ción de de­sigual­dad res­pec­to a los de­más. Los nú­me­ros, afir­ma, ava­lan es­ta si­tua­ción: en­tre los afro­des­cen­dien­tes hay más po­bre­za y me­nor ni­vel edu­ca­ti­vo que en el res­to de la po­bla­ción, lo que de­ri­va en peo­res em­pleos.

— Al pre­sen­tar la ter­ce­ra edi­ción del Mes de la Afro­des­cen­den­cia, us­ted plan­teó que a ca­si cin­co años de vo­ta­da la ley el Es­ta­do no cum­ple con el 100% de la cuo­ta de per­so­nas afro pa­ra los car­gos pú­bli­cos. ¿A qué se de­be?

— Hay dos o tres nu­dos que son la ba­se de es­te pro­ble­ma. El pri­me­ro es la ne­ga­ción del uru­gua­yo pro­me­dio del ra­cis­mo. Y, so­bre to­do, cuan­do ha­blo de pro­me­dio me re­fie­ro a los de­ci­so­res, que nor­mal­men­te no so­mos afro y es­ta­mos muy le­ja­nos a la reali­dad co­ti­dia­na de es­tas per­so­nas. Es una ne­ga­ción his­tó­ri­ca. A tal pun­to es es­to, que has­ta el año 2006 nun­ca la va­ria­ble ét­ni­co- ra­cial estuvo en al­gu­na con­sul­ta del Es­ta­do. Y lo pon­go con dos o tres fi­gu­ras. Cuan­do se ha­bla de la me­jor épo­ca del Uru­guay se ha­ce re­fe­ren­cia a los años 40 o 50. En esos años, una de las per­so­nas más vi­si­bles de la co­mu­ni­dad afro, a los ocho años de­jó la es­cue­la, y pa­só a ser em­plea­da con ca­ma, en el país de las va­cas gor­das, y fue Ro­sa Lu­na. Ella no es la ex­cep­ción. Es la his­to­ria de las mu­je­res afro en la dé­ca­da de los 50.

Lo se­gun­do es que to­do eso per­mea en el pen­sa­mien­to. Hay que ver si se es cons­cien­te de que exis­te un pro­ce­so de men­ta­li­dad que al­gu­na vez se ba­só en la su­pe­rio­ri­dad y que se va de­cons­tru­yen­do a lo lar­go del tiem­po. Des­pués es­tá otro dis­cur­so que es muy pe­li­gro­so, que es el de la fal­sa me­ri­to­cra­cia. Te­ne­mos algunas re­fe­ren­cias afro que se ba­san en el dis­cur­so de que “yo lle­gué”. ¿En­ton­ces por qué se du­pli­ca la po­bre­za en las per­so­nas afro? En el año 2006, el 88% de los gu­ri­ses afro de 12 y 13 años ha­bían ter­mi­na­do la es­cue­la, en­tre los no afro el por­cen­ta­je era del 95%. Y eso por al­go es; tie­ne que ver por un la­do con el ra­cis­mo y por otro la­do con el re­fle­jo del ra­cis­mo, que es que una per­so­na no se sien­ta sujeto de de­re­cho. No es­pe­ra­mos ver a un gra­do cin­co afro. Y no hay. El no cues­tio­nar­nos eso co­mo so­cie­dad es lo que ge­ne­ra la fal­ta de com­pro­mi­so pa­ra dic­tar las pro­pias nor­ma­ti­vas.

— ¿Pe­ro por qué el Es­ta­do no cum­ple con la cuo­ta?

— Uno po­drá te­ner la vi­sión que quie­ra del Es­ta­do, pe­ro quie­nes es­ta­mos en la fun­ción pú­bli­ca, va­mos y ve­ni­mos. Es men­ti­ra que te­nés el po­der. ¿Por qué? Por­que te­nés una es­truc­tu­ra de per­so­nas que te­nés que con­ven­cer de ver­dad pa­ra que cum­plan con la nor­ma­ti­va. En­ton­ces, cuan­do real­men­te acep­tás el ra­cis­mo y acep­tás que vos sos par­te de un pro­ce­so de prác­ti­ca ra­cis­ta, que mis an­ces­tros fue­ron los que per­mi­tie­ron la esclavitud y soy res­pon-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.