Di­fi­cul­ta im­ple­men­tar me­di­das pa­ra com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción

A car­gos en el Es­ta­do: “La me­ri­to­cra­cia es la ex­cu­sa que tie­ne el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta pa­ra jus­ti­fi­car­se”

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

sa­ble de ese pro­ce­so, en­ton­ces sa­bés que te­nés al­go pa­ra mo­di­fi­car. En cam­bio, si vos creés que no exis­te el ra­cis­mo, no te cues­tio­nás por qué tie­nen ba­jo ren­di­mien­to edu­ca­ti­vo, por qué tie­nen co­mo re­fe­ren­te so­la­men­te a ar­tis­tas o de­por­tis­tas; si no hi­cis­te es­te pro­ce­so de aná­li­sis vas a con­cluir que ellos son po­bres por­que quie­ren, y les gus­ta el tam­bo­ril y el vino. Y esas son bes­tia­li­da­des que uno es­cu­cha del uru­gua­yo pro­me­dio. Es­te tra­ba­jo es muy pro­fun­do, muy ca­pi­lar, que es con­ven­cer, con­ven­cer, des­gas­tar, des­gas­tar esa ca­be­za, esa men­ta­li­dad que jus­ti­fi­ca la de­sigual­dad y en los mo­men­tos más ten­sos es cuan­do sur­gen los peo­res pen­sa­mien­tos. Por ejem­plo, aso­ciar lo afro al delito o a la in­fe­rio­ri­dad.

— Us­ted ha­bló de que se ha ca­pa­ci­ta­do a 600 fun­cio­na­rios. ¿Có­mo han reac­cio­na­do a es­ta idea?

— Hay de to­do. Hay gente que se nie­ga a creer la exis­ten­cia del ra­cis­mo. Les mos­trás los nú­me­ros y te di­cen que eso no es ra­cis­mo. ¿En­ton­ces es­to por qué su­ce­de? ¿Por ar­te de ma­gia? La pri­me­ra ba­rre­ra es “¿por qué me es­tás to­can­do el mun­do Hei­di en el que vi­vo? Yo no pue­do ser res­pon­sa­ble de es­to”. La Ofi­ci­na Na­cio­nal de Ser­vi­cio Ci­vil (ONSC) se to­mó el te­ma se­ria­men­te; he­mos la­bu­ra­do y nos he­mos com­ple­men­ta­do en los in­for­mes. ¿Cuál es el co­me­ti­do de una ac­ción afir­ma­ti­va? Que to­da la so­cie­dad pien­se por qué te­ne­mos necesidad de ha­cer­la, el ge­ne­rar y cam­biar nues­tras prác­ti­cas cul­tu­ra­les res­pec­to a nues­tra per­cep­ción, nues­tros pre­jui­cios, que i mpi­den el desa­rro­llo de mu­chas per­so­nas afro en el país y ahí sí ha­cer cumplir la ley co­mo una he­rra­mien­ta. Si no ha­cés to­do ese otro pro­ce­so, so­lo es un trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co que cuan­do es to­ma­do así, fun­cio­na o no fun­cio­na. Te­ne­mos desafíos que tie­nen que ver con pro­ce­sos que vie­nen de dos la­dos. Te­ne­mos pro­ble­mas cuan­do ha­bla­mos de car­gos de pro­fe­sio­na­les. Los car­gos más nu­me­ro­sos son los de ad­mi­nis­tra­ti­vos, don­de hay 15 o 20 lu­ga­res. Ahí en­tra cla­ra­men­te la cuo­ta. Pe­ro en car­gos téc­ni­cos vas a lla­mar a uno o dos y hay pro­ble­mas pa­ra cumplir. Por eso es­ta­mos ge­ne­ran­do una ba­se de datos de los pro­fe­sio­na­les afro que hay en Uru­guay pa­ra in­for­mar- les cuan­do hay lla­ma­dos. Por­que esa bre­cha eco­nó­mi­ca y edu­ca­ti­va ha­ce que ha­ya po­cos uni­ver­si­ta­rios afro.

— Otro de los pro­ble­mas que ha men­cio­na­do es el in­cum­pli­mien­to en las in­ten­den­cias.

— Es que no te­nés un con­trol des­de el Es­ta­do cen­tral pa­ra po­der san­cio­nar. La ONSC in­tro­du­jo en la Ren­di­ción de Cuen­tas del año pa­sa­do un me­ca­nis­mo que le per­mi­te san­cio­nar a los or­ga­nis­mos de la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral y a los en­tes que no cum­plan. Pe­ro con los go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les no se pue­de. Ahí hay au­to­no­mía, hay que ver qué me­ca­nis­mos se pue­den cons­truir. Por ejem­plo, se po­drían cons­truir me­ca­nis­mos vin­cu­la­dos a los be­ne­fi­cios que tie­nen des­de el go­bierno cen­tral quie­nes cum­plen o no cum­plen con la ley.

— Ha­ce unos ins­tan­tes us­ted ha­bla­ba de la me­ri­to­cra­cia, y es co­mún es­cu­char crí­ti­cas so­bre por qué es­ta­ble­cer cuo­tas pa­ra per­so­nas afro en lu­gar de dar un tra­to igual pa­ra to­dos. ¿Qué res­pon­de a esas crí­ti­cas?

— El otro día es­cu­cha­ba al ju­ga­dor de fút­bol Iván Alon­so, que tie­ne un proyecto so­bre Eco­ci­ne­ma que no­so­tros apo­ya­mos, y él hi­zo un pa­ra­le­lis­mo tan fá­cil que des­tru­ye el dis­cur­so me­ri­to­crá­ti­co: se le pide los mis­mos re­sul­ta­dos a gente que tie­ne dis­tin­tas oportunidades. ¿En ese es­ce­na­rio me ha­blan de me­ri­to­cra­cia? La me­ri­to­cra­cia es la ex­cu­sa que tie­ne el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta pa­ra jus­ti­fi­car­se. Eso no quie­re de­cir que no ha­ya que tra­ba­jar, eso no quie­re de­cir que no ha­ya que es­for­zar­se. No ha­blo de eso. Lo que di­go es: cuan­do a vos te mues­tran los nú­me­ros y te di­cen que el 1% de la po­bla­ción mundial concentra lo que el otro 99% tie­ne por el otro la­do, cuan­do te di­cen que la po­bla­ción afro a es­ca­la mundial du­pli­ca la po­bre­za, cuan­do te di­cen que las mu­je­res ga­nan un 30% me­nos, cuan­do te di­cen que las per­so­nas trans tie­nen un 35% de de­socu­pa­ción y el 85% es­tá ocu­pa­da en el co­mer­cio se­xual, no hay me­ri­to­cra­cia que val­ga. Ahí hay de­sigual­da­des es­truc­tu­ra­les que mar­can esos des­ti­nos. El pro­ble­ma es cuan­do el ma­lo no es el “ri­co Mc­pa­to”, sino que vos sos par­te de eso, y es­tá com­ple­jo de acep­tar. Uno de los en­tra- ma­dos más in­tere­san­tes es có­mo ar­ti­cu­lás esas de­sigual­da­des. Te­nés hom­bres po­bres blan­cos que se sien­ten su­pe­rio­res a los hom- bres ne­gros, mu­je­res que se sien­ten su­pe­rio­res a1 hom­bres po­bres, te­nés una can­ti­dad de premios y com­pen­sa­cio­nes. Cuan­do ves la de­sigual­dad se com­ple­men­ta con una de gé­ne­ro, de ra­za.

— Us­ted ha­bla de con­ven­cer y no de im­po­ner es­tos cam­bios. ¿Có­mo pien­san tra­ba­jar eso?

— Po­dés i mpo­ner cuan­do hay una nor­ma. Pe­ro pa­ra que el cam­bio sea pro­fun­do, la gente tie­ne que es­tar con­ven­ci­da. En­ton­ces, lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es asu­mir que el ra­cis­mo exis­te y po­de­mos ha­cer co­sas pa­ra cam­biar­lo, y qui­zás no lo va­mos a ver en pro­fun­di­dad. Es­ta­mos construyendo al­go que pue­de mo­di­fi­car por lo me­nos los ni­ve­les de acceso a otros gra­dos de desa­rro­llo de una par­te de la po­bla­ción afro del país que va a ge­ne­rar que ha­ya otros re­fe­ren­tes, otros mo­de­los, y esos son pro­ce­sos de am­plia­ción de de­re­chos, y ge­ne­rar su­je­tos de de­re­cho.

Fe­de­ri­co Gra­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.