¿A quién sir­ve la in­clu­sión fi­nan­cie­ra?

Búsqueda - - EMPRESAS Y NEGOCIOS - Por Gui­ller­mo Si­car­di

Na­die du­da de la practicidad de te­ner una cuenta ban­ca­ria, tar­je­tas de cré­di­to o mo­ver el di­ne­ro en for­ma elec­tró­ni­ca; pe­ro esa de­ci­sión de­be ser to­ma­da en for­ma li­bre y vo­lun­ta­ria por ca­da per­so­na y no ser una im­po­si­ción del Es­ta­do.

Los ban­cos pri­va­dos siem­pre se que­ja­ban de la ba­ja “ban­ca­ri­za­ción” de la so­cie­dad, pe­ro tam­po­co ha­cían mu­cho por me­jo­rar ese in­di­ca­dor: co­bra­ban cos­tos muy al­tos por man­te­ner una cuenta, de­mo­ra­ron en in­cor­po­rar tec­no­lo­gía (en­tre otras co­sas por la pre­sión de los sin­di­ca­tos) y no te­nían de­ma­sia­do in­te­rés en el seg­men­to de “per­so­nas”.

Aho­ra que la tec­no­lo­gía per­mi­te en­tre­gar ser­vi­cios ban­ca­rios a un cos­to muy ba­jo, las per­so­nas de­be­rían lan­zar­se a abrir cuen­tas y dis­fru­tar de los be­ne­fi­cios de la “in­clu­sión”. Pe­ro si así fuera, ¿por qué al­go tan bueno, lo tie­nen que im­po­ner co­mo obli­ga­to­rio?

En reali­dad, la lla­ma­da “in­clu­sión fi­nan­cie­ra” es un lo­bo ves­ti­do de cor­de­ro. Ba­jo el ro­pa­je de “in­cor­po­rar a seg­men­tos de la po­bla­ción y a las em­pre­sas que has­ta aho­ra es­ta­ban ex­clui­dos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, otor­gán­do­les el de­re­cho de ac­ce­der en for­ma gra­tui­ta a un conjunto de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros bá­si­cos” lo que se bus­ca es que “el Gran Her­mano” se ase­gu­re de co­brar has­ta el úl­ti­mo centavo en im­pues­tos.

Geor­ge Or­well, en su fa­mo­so li­bro 1984, des­cri­be un mun­do ba­jo un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, cu­ya me­jor arma de con­trol era el “neo­len­gua­je”, una ma­ne­ra de con­tro­lar la men­te de los ciu­da­da­nos a tra­vés de frases con­tra­dic­to­rias co­mo: “la guerra es la paz”, “la li­ber­tad es la esclavitud” o “la ig­no­ran­cia es la fuer­za”.

Las pa­la­bras no son iner­tes e in­flu­yen en el comportamiento de las per­so­nas. Es­to lo en­ten­dió Jo­seph Goeb­bles, je­fe de pro­pa­gan­da na­zi y tam­bién lo en­ten­dió Wall Street cuan­do ar­ma­ron el ne­go­cio de las hi­po­te­cas sub­pri­me (hi­po­te­cas de ba­ja ca­li­dad), que al in­cluir­las en fon­dos de in­ver­sión con lin­dos “nom­bres”, los ha­cían atrac­ti­vos pa­ra los in­ver­so­res.

Así, por el año 2007, la fir­ma Bear Stearns tu­vo que lan­zar un fon­do de 3.200 mi­llo­nes de dó­la­res2 pa­ra res­ca­tar otro fon­do que ha­bía per­di­do ca­si to­do su ca­pi­tal. Pe­ro si le lla­ma­ba Fon­do con Hi­po­te­cas Ba­su­ra, se­gu­ra­men­te na­die in­ver­ti­ría en él. En cam­bio, le pu­sie­ron High Gra­de Struc­tu­red Cre­dit Stra­te­gies En­han­ced Le­ve­ra­ge Mas­ter Fund3 (al­go así co­mo Fon­do Es­tra­té­gi­co de Cré­di­to Es­truc­tu­ra­do y Apa­lan­ca­do de Al­ta Ga­ma). ¿Quién no com­pra­ría al­go con ese nom­bre tan bo­ni­to?

Si nues­tra “ley de in­clu­sión fi­nan­cie­ra” se lla­ma­ra “ley de esclavitud fi­nan­cie­ra”, no re­co­ge­ría ni adep­tos, ni vo­tos. Si en Uru­guay se co­bra­ra im­pues­tos ra­zo­na­bles (un IVA al 10% y no al 22%), si los cos­tos de con­tra­tar per­so­nal no fue­ran de ca­si el 50% y los ser­vi­cios pú­bli­cos fun­cio­na­ran ade­cua­da­men­te, la gente no se preo­cu­pa­ría por eva­dir im­pues­tos ni el Es­ta­do ten­dría que crear es­tos me­ca­nis­mos or­we­llia­nos de con­trol.

La lla­ma­da “in­clu­sión fi­nan­cie­ra” — en de­fi­ni­ti­va— sir­ve más al Es­ta­do y a los ban­cos que a los ciu­da­da­nos; cuan­do de­be­ría ser al re­vés.

Ya lo di­jo Pe­ter Drüc­ker en su li­bro La ge­ren­cia: “La em­pre­sa exis­te pa­ra rea­li­zar apor­tes fuera de sí mis­ma, pa­ra aten­der y sa­tis­fa­cer a quie­nes no son sus miem­bros. El hos­pi­tal no exis­te pa­ra bien de los mé­di­cos y las en­fer­me­ras, sino de los pa­cien­tes. La es­cue­la no exis­te pa­ra pro­ve­cho de los do­cen­tes, sino de los alum­nos. La ad­mi­nis­tra­ción que ol­vi­da es­te he­cho ad­mi­nis­tra mal”.

Y cuan­do tie­nes que im­po­ner un ser­vi­cio, res­trin­gir la li­ber­tad o evi­tar la li­bre con­tra­ta­ción, es que es­tás ad­mi­nis­tran­do mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.