El tren que de­ja­mos pa­sar

Búsqueda - - DEPORTES -

¡ No es fá­cil di­ge­rir es­ta úl­ti­ma de­rro­ta! Es que si ha­bía al­go que brin­da­ba una con­fian­za pa­ra en­ca­rar es­ta fa­se de­ci­si­va del tor­neo, era la pre­sen­cia de una du­pla go­lea­do­ra, hoy sin pa­ran­gón en el mun­do del fút­bol, y un muy só­li­do trián­gu­lo fi­nal, con­for­ma­do con fut­bo­lis­tas que ve­nían ju­gan­do jun­tos des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, el des­tino hi­zo que am­bas pre­dic­cio­nes no pu­die­ran plas­mar­se en reali­dad en el re­cien­te jue­go con­tra Fran­cia.

La le­sión de Ca­va­ni (fi­gu­ra des­co­llan­te an­te Por­tu­gal) no so­lo nos pri­vó de su re­co­no­ci­da ca­pa­ci­dad go­lea­do­ra y de su ge­ne­ro­so des­plie­gue den­tro del campo, sino que — por el he­cho de es­tar hoy bri­llan­do en el fút­bol fran­cés— su pre­sen­cia se­gu­ra­men­te hu­bie­ra demandado una muy es­pe­cial aten­ción, en el planteo tác­ti­co del ad­ver­sa­rio. An­te su au­sen­cia, la de­fen­sa fran­ce­sa se ocu­pó úni­ca­men­te de anu­lar a Luis Suá­rez, quien de­bió de­ba­tir­se so­lo con­tra to­dos, sin po­der efec­tuar un so­lo re­ma­te fran­co ha­cia el ar­co ad­ver­sa­rio. Y en lo que ha­ce a nues­tra siem­pre con­fia­ble re­ta­guar­dia, pa­ra­dó­ji­ca­men­te — en es­te par­ti­do cla­ve— los dos go­les que li­qui­da­ron nues­tras as­pi­ra­cio­nes en el tor­neo, lle­ga­ron por las vías me­nos pen­sa­das: una pe­lo­ta quie­ta ca­be­cea­da en nues­tra pro­pia área y, más tar­de, un ma­yúscu­lo error de Fer­nan­do Mus­le­ra.

A lo que vie­ne de de­cir­se — con ser mu­cho— se su­mó, ines­pe­ra­da­men­te, una po­bre ex­pre­sión fut­bo­lís­ti­ca del equi­po to­do, jus­to cuan­do era pre­ci­so man­te­ner o in­cre­men­tar el ni­vel de los par­ti­dos an­te­rio­res. Nues­tra es­cua- dra ca­re­ció de la do­sis in­dis­pen­sa­ble de fút­bol, an­te un ri­val su­pe­rior a los que an­tes en­fren­ta­ra. El pro­pio Maes­tro lo ad­mi­tió en la con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior al par­ti­do: “Nos fal­tó lo que le fal­ta a cual­quier equi­po cuan­do pier­de; ju­gar me­jor que el ri­val”. Es que cuan­do la pe­lo­ta la tie­ne ma­yo­ri­ta­ria­men­te el ad­ver­sa­rio, el ce­ro en el ar­co pro­pio so­lo pue­de ase­gu­rar­se con un tra­ba­jo de­fen­si­vo inex­pug­na­ble (que no fue lo que es­ta vez ocu­rrió), y de­bió ha­ber­se ca­pi­ta­li­za­do la úni­ca si­tua­ción de gol que el equi­po pu­do ge­ne­rar — po­co des­pués de la aper­tu­ra del tan­tea­dor— cuan­do un ca­be­za­zo de Cá­ce­res fue mi­la­gro­sa­men­te ata­ja­do por el go­le­ro fran­cés, ma­lo­gran­do Go­dín el re­bo­te pos­te­rior, en po­si­ción fa­vo­ra­ble pa­ra ano­tar un em­pa­te, que pu­do cam­biar el par­ti­do.

Y a fal­ta de un ma­yor des­plie­gue fut­bo­lís­ti­co, so­lo que­dó co­mo res­ca­ta­ble el in­que­bran­ta­ble es­fuer­zo de siem­pre de nues­tros fut­bo­lis­tas — pa­ten­ti­za­do en el conmovedor llan­to de Jo­se­ma Gi­mé­nez en los úl­ti­mos mi­nu­tos de jue­go— in­su­fi­cien­tes, em­pe­ro, pa­ra evi­tar la de­rro­ta.

Fue un te­ma rei­te­ra- do en es­tas co­lum­nas, el va­lo­ra­ble — aun­que qui­zás tar­dío— in­ten­to del Maes­tro Ta­bá­rez de do­tar de un ma­yor vo­lu­men de fút­bol al equi­po, ape­lan­do a al­gu­nos ju­ga­do­res nue­vos de re­co­no­ci­do buen pie, en la zo­na cen­tral del cam- po. Sin em­bar­go, esa in­ten­ción no pros­pe­ró en la me­di­da de lo es­pe­ra­do, ni si­quie­ra con los con­ti­nuos re­to­ques que aquel efec­tua­ra de un par­ti­do a otro. Y sien­to que ese era el plus que ne­ce­si­ta­ba es­te equi­po pa­ra contar con más chan­ce, en la fa­se de de­fi­ni­ción del ac­tual tor­neo: al­guien que fuera “el For­lán” del Mundial de Su­dá­fri­ca. Pe­ro ello nun­ca pu­do lo­grar­se, y nos fui­mos del Mundial sin po­der en­con­trar la

fór­mu­la de ha­cer­le lle­gar la pe­lo­ta bien ju­ga­da a nues­tra ex­cel­sa du­pla go­lea­do­ra. ¡ Cla­ro que po­día­mos caer de­rro­ta­dos; pe­ro no de ese mo­do!

Aun­que ya ha­brá tiem­po de efec­tuar un ade­cua­do ba­lan­ce en al­gu­na pró­xi­ma no­ta, igual re­sul­ta al­ta­men­te va­lo­ra­ble ha­ber­nos ubi­ca­do, una vez más, en­tre los ocho me­jo­res equi­pos del mun­do. Y, ade­más, que ello sea el ló­gi­co re­sul­ta­do de un pro­ce­so de mu­chos años, bien es­truc­tu­ra­do y me­jor eje­cu­ta­do, y cu­ya con­ti­nui­dad de­be­ría pro­cu­rar­se. Tam­bién volver a com­pro­bar el ejem­plar y en­vi­dia­ble sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad y de amor a la en­se­ña, de nues­tros fut­bo­lis­tas.

Que que­de cla­ro: ¡es­to de Ru­sia tu­vo más de ha­za­ña que de fra­ca­so! Pe­ro igual nos que­da el de­jo amar­go de no ha­ber sa­bi­do o po­di­do apro­ve­char una opor­tu­ni­dad, qui­zás irre­pe­ti­ble, de ac­ce­der a lo más al­to del po­dio. Y ello due­le aun más, por cuan­to se ha­bían da­do un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias al­ta­men­te fa­vo­ra­bles y te­nía­mos una ba­se de ju­ga­do­res en un si­tial de pre­fe­ren­cia en el ac­tual mun­do del fút­bol; que na­die pue­de ase­gu­rar que pue­da re­pe­tir­se en un fu­tu­ro Cam­peo­na­to del Mun­do.

El tí­tu­lo es­ta­ba allí, a la vis­ta, pe­ro al­go nos fal­tó pa­ra po­der lo­grar­lo. Bien se di­ce que cuan­do un tren con oportunidades pa­sa, hay que su­bir­se a él. Y es­ta vez, la­men­ta­ble­men­te… ¡lo de­ja­mos ir!

Die­go Go­dín y Luis Suá­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.