La ca­pi­lla y el ca­fé

Búsqueda - - VIDA CULTURAL - Por An­to­nio Pip­po

Juan Fa­ri­ña fue un jo­ven me­ri­dio­nal que se alis­tó en las fuer­zas de Ga­ri­bal­di cuan­do las gue­rras des­tro­za­ron a Ita­lia en las dé­ca­das de 1860 y 1870.

— Mi­re, se­ñor — con­tó una vez, ya por es­tos la­res—, me sal­vó San Mi­guel, el santo al que me en­co­men­dé. Fue un mi­la­gro. Oía a mis per­se­gui­do­res y el cuer­po me tem­bla­ba en el ba­rro. De pronto sen­tí que res­ba­la­ba en una pen­dien­te y, po­co des­pués, oí la mar­cha de mis enemi­gos que pa­sa­ban so­bre mí. ¡Y yo es­ta­ba ile­so, en el fon­do de un po­zo!

Tras una ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pe­re­gri­na­ción, Fa­ri­ña y su mu­jer, Cla­ra Dig­hie­ro, lle­ga­ron a Bue­nos Ai­res. Él fue or­ga­nis­ta, fru­te­ro y peón de al­ba­ñil. Lo­gró un pe­que­ño ca­pi­tal y se ini­ció co­mo mer­ca­chi­fle en la Pam­pa, co­mer­cian­do con los in­dios y acre­cen­tan­do su di­ne­ro. De re­gre­so a la ca­pi­tal qui­so cumplir un sueño: ofren­dar­le una ca­pi­lla a San Mi­guel; lue­go de tres años pu­do al­zar­la en la es­qui­na de Boe­do y San Juan, en un te­rreno do­na­do por otro de­vo­to del ar­cán­gel. To­do fue sa­tis­fac­ción has­ta que Fa­ri­ña per­mi­tió a unas her­ma­nas de la Ca­ri­dad de San Vi­cen­te de Paul que rea­li­za­ran allí una fes­ti­vi­dad. Sor­pren­den­te­men­te, las re­li­gio­sas se ne­ga­ron lue­go a aban­do­nar el tem­plo; pa­ra ini­cios del 1900, la Jus­ti­cia ci­vil de­vol­vió la ca­pi­lla al ita­liano, pe­ro in­cor­po­ran­do una ex­tra­ña de­ci­sión del ar­zo­bis­po por­te­ño: no ha­bría más cu­ras ni mi­sas.

Fa­ri­ña pe­leó, ca­si a mo­do ga­ri­bal­dino: — No quie­ren que ten­ga­mos cu­ra. ¡ Per­fec­to! San Mi­guel no se que­da­rá sin mi­sa ni fun­ción. Te­ne­mos al pro­cu­ra­dor Cal­de­rón, que ha­bla to­dos los do­min­gos de nues­tro santo. Y pre­di­ca me­jor que un cu­ra.

Se­me­jan­te em­pe­ño, que en pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca sue­na in­ge­nuo, aun­que es po­si­ble mi­rar­lo con sim­pa­tía, no pros­pe­ró; el tiem­po hi­zo su obra y la edi­fi­ca­ción que­dó al bor­de de la des­truc­ción to­tal, aban­do­na­da.

Pe­ro el tan­go — por­que es­ta his­to­ria tie­ne que ver con el tan­go— apa­re­ció pa­ra darle al si­tio otra vi­da y otro ai­re. Dos ar­gen­ti­nos se hi­cie­ron del te­rreno y sus rui­nas y abrie­ron allí, se di­ce que a me­dia­dos de 1914, un ca­fé al que lla­ma­ron El Ae­ro­plano, don­de ac­tua­ban ar­tis­tas de la música ciu­da­da­na más po­pu­lar y tam­bién fol­clo­ris­tas. En 1937 el ca­fé fue ad­qui­ri­do por dos em­pre­sa­rios ja­po­ne­ses, los Asa­to, quie­nes lo re­bau­ti­za­ron Nip­pon y tra­ta­ron de sos­te­ner su éxi­to has­ta que las cuen­tas no les ce­rra­ron y lo ven­die­ron, en 1948, a nue­vos due­ños ar­gen­ti­nos, que arri­ba­ron con un re­no­va­do nom­bre: Ca­na­dian.

Re­cién en 1981 el ca­fé ad­qui­rió su nom­bre ac­tual, ver­da­de­ro emblema de Bue­nos Ai­res: Es­qui­na Ho­me­ro Man­zi, hoy de­cla­ra­do Área de Pro­tec­ción His­tó­ri­ca.

Hay que de­cir que, an­tes, fue lu­gar de en­cuen­tro de la Co­rrien­te Li­te­ra­ria de Boe­do, co­mo se sa­be, opues­ta en­ton­ces, por su fi­lo­so­fía anar­quis­ta pre­do­mi­nan­te, a la Co­rrien­te de Flo­ri­da.

Y al­go que po­cos re­cuer­dan: el gran poe­ta del tan­go re­cién es­cri­bió dos de los te­mas de su lla­ma­da Tri­lo­gía del ba­rrio — Ba­rrio po­bre, 1946, y Ro­man­ce de ba­rrio, 1947— an­te la mi­ra­da de los ja­po­ne­ses, ya con ga­nas de ir a llo­rar sus pér­di­das, y su obra má­xi­ma, Sur, pre­ci­sa­men­te en 1948, a po­co de inau­gu­ra­do el Ca­na­dian. Allí se reunió con rit­mo co­ti­diano, has­ta po­co an­tes de su tem­prano fi­nal, con co­le­gas de la ta­lla de Os­val­do Pu­glie­se, siem­pre acom­pa­ña­do por su es­po­sa, Cá­tu­lo Cas­ti­llo, Se­bas­tián Pia­na, Jo­sé Ma­ría Con­tur­si, Aní­bal Troi­lo, Ro­ber­to Rufino, En­ri­que Ma­ciel, Ju­lián Cen­te­ya y tan­tos otros, in­clu­yen­do al es­cri­tor Isi­do­ro Blas­tein, que te­nía una li­bre­ría en el sub­sue­lo de la ve­ci­na Ga­le­ría Boe­do.

Di­cen cró­ni­cas de ese año que el sá­ba­do 6 de mar­zo de 1999 fue un día en que el tan­go llo­ró, un día en que la tris­te­za co­pó Boe­do: el ca­fé ce­rró sus puer­tas.

Por for­tu­na pa­ra to­dos quie­nes que­re­mos la música me­lan­có­li­ca que creó en­tre aque­llas cua­tro pa­re­des ese es­pí­ri­tu oní­ri­co que nos ha­ce pen­sar, en 2001, gracias a la ges­tión de otro em­pre­sa­rio, Eu­ge­nio Pé­rez Ogan­do, las his­tó­ri­cas puer­tas re­abrie­ron. Fue co­mo si el gran au­tor de Mi­lon­ga tris­te vol­vie­se a vi­vir.

Hoy, en la ocha­va y so­bre el acceso es­tá su in­con­fun­di­ble ros­tro, di­bu­ja­do con amor por Her­me­ne­gil­do Sá­bat. La fa­cha­da no ha cam­bia­do, con­de­co­ra­da por un fi­le­tea­do de Luis Zorz. A la ma­ña­na o a la tar­de, char­las y ca­fés; por las no­ches, la ma­gia del tan­go, eje­cu­ta­do por di­ver­sos in­tér­pre­tes que siem­pre, pe­ro siem­pre, ha­brán de re­cor­dar a Man­zi, des­de su pri­me­ra obra, Vie­jo cie­go:

— Con un la­za­ri­llo lle­gás por las no­ches,/ tra­yen­do las que­jas del vie­jo vio­lín,/ y en me­dio del hu­mo pa­re­ce un fan­to­che/ tu ra­ra si­lue­ta de fla­co ro­cín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.