Los in­mi­gran­tes en Eu­ro­pa

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

¿In­mi­gra­cio­nes pe­li­gro­sas? Eu­ro­pa en­te­ra su­fre el te­rror de ser in­va­di­da por in­mi­gran­tes. Los eu­ro­peos ex­pli­can que su ci­vi­li­za­ción co­rre el pe­li­gro de ser arra­sa­da por hor­das de ex­tran­je­ros po­bres e inedu­ca­dos que per­te­ne­cen en su ma­yo­ría a otra re­li­gión, otra cul­tu­ra, otra ra­za. ¿Qué se­rá de Eu­ro­pa si es­ta bar­ba­ri­dad no se de­tie­ne? ¿De­ben los eu­ro­peos acep­tar que gente que po­co o na­da tie­ne que ver con su tra­di­cio­nal mo­do de vi­da in­gre­se ma­si­va­men­te en su te­rri­to­rio? A pri­me­ra vis­ta la preo­cu­pa­ción pa­re­ce jus­ti­fi­ca­da. Mu­chos eu­ro­peos de ideas pro­gre­sis­tas la com­par­ten. Los con­ser­va­do­res, que son mu­chos, se in­dig­nan, protestan, cla­man por me­di­das co­rrec­ti­vas a sus di­ri­gen­tes políticos. Aque­llos que pres­tan oí­do y se mues­tran sen­si­bles son re­com­pen­sa­dos en las ur­nas. En es­tos tiem­pos el na­cio­na­lis­mo da al­to ré­di­to po­lí­ti­co.

Se me ocu­rre que el pe­li­gro no sea tan gra­ve. Sos­pe­cho que el na­cio­na­lis­mo irra­cio­nal y la xe­no­fo­bia sean mu­cho más peligrosos pa­ra los eu­ro­peos. No ten­go du­da de que am­bos pue­den oca­sio­nar mu­chas más lá­gri­mas y san­gre de las que son ca­pa­ces de pro­vo­car es­tos se­res hu­ma­nos aban­do­na­dos, des­po­seí­dos y ex­pul­sa­dos de su pro­pia tie­rra. Ex­pul­sa­dos por la vio­len­cia o por la de­ses­pe­ra­ción que pro­vo­ca la mi­se­ria.

¿A quién ame­na­zan tan mor­tal­men­te es­tos desdichados in­di­vi­duos que bus­can un lu­gar pa­ra vi­vir en paz y con un mí­ni­mo de dig­ni­dad hu­ma­na pa­ra sus familias? ¿A la cul­tu­ra eu­ro­pea? ¿Cuál de to­das ellas? Eu­ro­pa po­see una ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za y va­rie­dad cul­tu­ral. ¿Son aca­so lo mis­mo la cul­tu­ra la ita­lia­na y la sue­ca? ¿La fran­ce­sa y la gre­ca? ¿La li­tua­na y la hún­ga­ra? No, de­ci­di­da­men­te no. Es­tas cul­tu­ras muy di­ver­sas han con­vi­vi­do, sin des­truir­se, en al­gu­nos ca­sos des­de 1958 — la Eu­ro­pa de los seis— y han ido in­te­gran­do otras cul­tu­ras pau­la­ti­na­men­te, sien­do Croa­cia la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción en 2013. La Unión Eu­ro­pea de 28 paí­ses tie­ne una po­bla­ción de 512 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. El Es­pa­cio Schen­gen, crea­do en 1995, abolió el con­trol fron­te­ri­zo en­tre 26 paí­ses y per­mi­te la li­bre cir­cu­la­ción de más de 400 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. La gran cri­sis mi­gra­to­ria, que tie­ne su pi­co en el año 2015 y des­ve­la a Eu­ro­pa, su­pu­so el in­gre­so de me­nos de 2 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes. ¿Ten­drán ellos la fuer­za pa­ra ha­cer tam­ba­lear las cul­tu­ras arrai­ga­das en ca­da uno de es­tos paí­ses eu­ro­peos? Lo du­do.

¿Se­rá en­ton­ces que es­ta ola mi­gra­to­ria de paí­ses ára­bes, afri­ca­nos del sub-saha­ra, In­dia y Pa­kis­tán ame­na­za la re­li­gión de los eu­ro­peos? Ha­bría nue­va­men­te que pre­gun­tar cuál de ellas, por­que Eu­ro­pa tam­po­co tie­ne una so­la re­li­gión y las gue­rras y per­se­cu­cio­nes por es­ta cau­sa han si­do épi­cas. Aun ad­mi­tien­do que el cris­tia­nis­mo es do­mi­nan­te, la for­ma de vi­vir e in­ter­pre­tar­lo, en el plano teó­ri­co y prác­ti­co, es muy dis­tin­ta; por lo que se re­que­ri­ría un ata­que tan so­fis­ti­ca­do co­mo di­ver­si­fi­ca­do pa­ra de­rrum­bar el conjunto. ¿Y la ame­na­za del Is­lam? Na­die pue­de ne­gar que el ex­tre­mis­mo is­lá­mi­co re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra to­do el mun­do ci­vi­li­za­do (in­clu­so el is­lá­mi­co) y la me­jor for­ma de com­ba­tir­lo es for­jan­do so­cie­da­des lai­cas que no es­tén dis­pues­tas a de­jar­se in­fluen­ciar por los fa­ná­ti­cos e in­to­le­ran­tes que ali­men­tan el odio, la dis­cri­mi­na­ción y el pre­jui­cio con­tra otros se­res hu­ma­nos. Y es­to in­clu­ye, na­tu­ral­men­te, que el Es­ta­do lai­co de­be ser ca­paz de de­fen­der­se y de iden­ti­fi­car, com­ba­tir y neu­tra­li­zar com­ple­ta­men­te los su­je­tos o las or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas fa­ná­ti­cas y vio­len­tas. Pe­ro ese es otro te­ma.

Que­da en­ton­ces la ame­na­za de dis­tor­sio­nes en el mer­ca­do la­bo­ral y la se­gu­ri­dad so­cial o la des­via­ción de es­ca­sos re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de es­tos in­di­vi­duos. Pe­ro el mer­ca­do la­bo­ral del mun­do en­te­ro es­tá en un pro­ce­so de rá­pi­da y pro­fun­da mu­ta­ción. La des­apa­ri­ción de pues­tos de tra­ba­jo tra­di­cio­na­les, la au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas, la ro­bó­ti­ca, el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal, el pro­tec­cio­nis­mo y el es­tan­ca­mien­to del in­ter­cam­bio co­mer­cial son los te­mas que me­re­cen la preo­cu­pa­ción de los eu­ro­peos. Atri­buir a la nue­va ola de in­mi­gra­ción la res­pon­sa­bi­li­dad de es­te in­mi­nen­te sa­cudón al sta­tus quo es afe­rrar­se a un pre­jui­cio pa­ra no en­fren­tar la reali­dad. Y es con­sa­bi­do y no­to­rio que un enemi­go ex­tran­je­ro es el pre­jui­cio ideal.

En es­tos días en que se juega el Mundial 2018 es ma­ra­vi­llo­so ob­ser­var có­mo se­res hu­ma­nos de to­do ori­gen pues­tos en un campo de cés­ped en igual­dad de con­di­cio­nes se dis­tin­guen unos de otros in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te so­lo por sus vir­tu­des y ta­len­tos. Y to­do el mun­do (li­te­ral­men­te to­do el mun­do) lo acep­ta. Se va­lo­ra, se ido­la­tra, a quien de­mues­tra ma­yor talento, ha­bi­li­dad o tem­ple. No hay pre­jui­cios, no im­por­ta el co­lor de la piel, la creen­cia re­li­gio­sa o la ra­za. Y no es que el fút­bol por ar­te de ma­gia ha­ya anu­la­do o ca­mu­fla­do es­tas di­fe­ren­cias. Ca­da cual si­gue sien­do co­mo es, tie­ne el as­pec­to fí­si­co que tie­ne, se per­sig­na o no an­tes de pa­tear un pe­nal, agra­de­ce el gol que aca­ba de ha­cer al­zan­do la vis­ta y las ma­nos al cie­lo o apo­yan­do la frente en el pi­so. Es la ca­rac­te­rís­ti­ca per­so­nal de ca­da uno y co­mo tal se res­pe­ta. En na­da afec­ta a las re­glas del jue­go, que es lo que a to­dos nos im­por­ta.

Vol­vien­do al te­ma que nos ocu­pa. Las re­glas del jue­go en ca­da país son el re­sul­ta­do de un lar­go pro­ce­so acu- mu­la­ti­vo de com­pro­mi­sos y acuer­dos y su vir­tud fun­da­men­tal es que son acep­ta­das. Ellas es­ta­ble­cen tam­bién que hay un prin­ci­pio de autoridad que to­dos acuer­dan re­co­no­cer. Quien vi­ve en un país, o quien se in­te­gra a él, de­be res­pe­tar las re­glas de jue­go. Es­to no sig­ni­fi­ca que no pue­da in­ten­tar in­fluen­ciar­las y cam­biar­las de al­gún mo­do, pe­ro no pue­de ava­sa­llar­las. El in­mi­gran­te no pue­de im­po­ner con­di­cio­nes que esa so­cie­dad aún no ha acep­ta­do. ¿De­be re­nun­ciar a sus prin­ci­pios, a sus idea­les? De nin­gu­na ma­ne­ra. Na­die se lo exi­ge. Sus prin­ci­pios y va­lo­res son par­te de su fue­ro ín­ti­mo. De­ben ser res­pe­ta­dos de la mis­ma ma­ne­ra que él de­be res­pe­tar los pac­tos de la so­cie­dad que lo aco­ge.

Gon­za­lo Pé­rez del Cas­ti­llo Sr. Di­rec­tor:

in­com­ple­to co­mo des­crip­ción de una vi­da ple­na de­di­ca­da a rea­li­zar los me­jo­res apor­tes en to­dos y ca­da uno de los ám­bi­tos en que ac­tuó. Tan­to co­mo profesional uni­ver­si­ta­rio re­fe­ren­te, do­cen­te for­ma­dor de ge­ne­ra­cio­nes de in­ge­nie­ros, fa­mi­liar que mantuvo la cohe­sión de una fa­mi­lia con la lla­ma de sus an­ces­tros, cul­tor de la amis­tad, em­pre­sa­rio exi­to­so y crea­ti­vo y, so­bre to­do, orien­ta­do ha­cia la per­ma­nen­te y de­sin­te­re­sa­da apli­ca­ción de su ca­pa­ci­dad e in­ge­nio en bien del desa­rro­llo del país.

2. Pu­bli­ca­ción del UNIT. Por ello re­cu­rri­mos a la pá­gi­na web del UNIT (Ins­ti­tu­to Uru­gua­yo de Nor­mas Téc­ni­cas), del que fue crea­dor y pri­mer pre­si­den­te (19381945), en la que fi­gu­ra una pre­sen­ta­ción más com­ple­ta, con imá­ge­nes y tex­tos, que rea­li­za­mos con mo­ti­vo de los 100 años de su gra­dua­ción (1917-2017), pu­bli­ca­do gracias a la gentileza del Acad. Ing. Pa­blo Be­nia, di­rec­tor ge­ren­te del UNIT.

http:// www.unit.org.uy/ tmp/ 2018- 02- 07Ing­car­lo­sBer­ta.pdf 2

3. Ac­tua­cio­nes prin­ci­pa­les

1951-1958. Su re­nun­cia al car­go, que de­jó pro­li­ja­men­te do­cu­men­ta­da, es un ejem­plo éti­co que de­be­rían leer to­dos los vin­cu­la­dos a nues­tra Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca.

y de­sin­te­re­sa­do apor­te al país y al desa­rro­llo de la in­ge­nie­ría na­cio­nal:

Pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Energía Ató­mi­ca.

pro­pul­sor de be­cas de es­tu­dio a los es­tu­dian­tes de In­ge­nie­ría ( Ofi­cial de la Le­gión de Ho­nor por esa

Pre­si­den­te de Com­pau ( Co­mi­sión Téc­ni­ca Mix­ta Puen­te Ar­gen­ti­na- Uru­guay).

de La­bo­ra­to­rios Tec­no­ló­gi­cos e In­ves­ti­ga­cio­nes In­dus­tria­les (pre­cur­so­ra del LATU).

Gian­nat­ta­sio, Ber­ta y Váz­quez S. A. ( fun­da­da en 1923); lue­go Gian­nat­ta­sio y Ber­ta S. A. y, fi­nal­men­te In­ge­nie­ría Ci­vil S. A.

Eje­cu­ción de importantes obras de in­ge­nie­ría en to­do el país. Va­rias de las obras in­clui­das en el li­bro de la AIU100 años de in­ge­nie­ría construyendo el Uru­guay lo cuen­tan co­mo re­fe­ren­te.

Cons­truc­ción del pri­mer puen­te de hor­mi­gón pre­com­pri­mi­do del país ( Puen­te de Mer­ce­des). Cons­truc­ción de un di­que flo­tan­te de hor­mi­gón ar­ma­do

Eduar­do Gar­cía de Zú­ñi­ga opi­nó que “lo con­sa­gra co­mo el ma­yor ex­po­nen­te de la In­ge­nie­ría en ac­ción” (set. 1949).

amis­tad y de la fa­mi­lia.

Co­mo re­su­men de su vi­da, creo no equi­vo­car­me si afir­mo que fue un maes­tro y un vi­sio­na­rio.

Re­cien­te­men­te, nos en­te­ra­mos de que, ade­más de los re­co­no­ci­mien­tos que ya co­no­cía­mos, Car­los E. Ber­ta in­te­gró el se­lec­to gru­po de los 15 pri­me­ros in­ge­nie­ros de la Aca­de­mia de In­ge­nie­ría del Uru­guay, de­sig­na­dos por la Aso­cia­ción de In­ge­nie­ros del Uru­guay (AIU) en ma­yo de 1965.

El 27 de se­tiem­bre de 1965 se reali­zó la so­lem­ne inau­gu­ra­ción de la Aca­de­mia, con una con­fe­ren­cia del Ing.

pre­si­den­te y el Ing. Car­los E. Ber­ta co­mo vi­ce­pre­si­den­te. Se­ría de in­te­rés pa­ra nues­tra pro­fe­sión, y de jus­to re­co­no­ci­mien­to pa­ra to­dos sus in­te­gran­tes, co­no­cer la nó­mi­na com­ple­ta de esos pri­me­ros aca­dé­mi­cos.

Pe­ro ese te­ma va más allá de nues­tra com­pe­ten­cia e in­te­rés es­pe­cí­fi­co.

Aquí pre­ten­de­mos cul­mi­nar se­ña­lan­do que lo más ade­cua­do pa­ra re­cor­dar a Car­los E. Ber­ta no es la enu­me­ra­ción de sus tí­tu­los, me­da­llas y otros ele­men­tos de re­co­no­ci­mien­to sub­je­ti­vo y tem­po­ral.

La ver­da­de­ra hue­lla de Car­los E. Ber­ta fue su di­men­sión hu­ma­na, que va­rios de sus co­le­gas ha­brán co­no­ci­do, pe­ro creo que nin­guno la ha­brá po­di­do apre­ciar co­mo mu­chos de sus fa­mi­lia­res que tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de con­vi­vir con él mu­chos años y per­du­ra aún en no­so­tros co­mo en­se­ñan­za y ejem­plo de vi­da.

¡ Gracias, Car­los! Ing. Juan A. Ber­to CI 1.007.479- 8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.