Lo que se ha vis­to del “ca­so An­cap” es “so­lo una pe­que­ña par­te de to­do lo que hay” y lle­va­rá “mu­cho tiem­po” re­com­po­ner a la em­pre­sa, ad­vier­te su di­rec­tor blan­co

Des­de el ofi­cia­lis­mo “fal­ta un re­co­no­ci­mien­to real” de que hu­bo diez años con “mu­chos erro­res”

Búsqueda - - PORTADA - En­tre­vis­ta de Jo­sé Pe­ral­ta

Die­go La­bat eli­ge cui­da­do­sa­men­te las pa­la­bras que usa. Se to­ma un tiem­po en­tre co­men­ta­rio y co­men­ta­rio, y en po­cas oca­sio­nes uti­li­za ad­je­ti­vos o fra­ses “de im­pac­to”. Qui­zás esa ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se mar­que la pau­ta de lo que ha si­do su po­si­cio­na­mien­to den­tro del Di­rec­to­rio de An­cap, don­de es el úni­co in­te­gran­te de la opo­si­ción. La­bat dice que no es par­ti­da­rio de “pe­gar por pe­gar” y que re­co­no­ce el “es­fuer­zo” de los di­rec­to­res ofi­cia­lis­tas en tra­tar de me­jo­rar la em­pre­sa y su­pe­rar “mu­chos de los pro­ble­mas” que “he­re­da­ron” de ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das.

El di­rec­tor por el Par­ti­do Na­cio­nal de la pe­tro­le­ra es­ta­tal com­par­te la “in­ten­ción” de su­pe­rar es­tos pro­ble­mas pe­ro, de ser ma­yo­ría, ha­bría op­ta­do por “otras so­lu­cio­nes”, co­mo ha­cer re­es­truc­tu­ras más pro­fun­das en sec­to­res de­fi­ci­ta­rios o li­be­rar la com­pe­ten­cia en la im­por­ta­ción de com­bus­ti­bles, aun con el ries­go de que An­cap “se va­ya a la B”.

Tam­bién se opo­ne a la suba de ta­ri­fas en los com­bus­ti­bles: “La va­ria­ble cen­tral que mi­de si la ges­tión de An­cap es bue­na o ma­la es la ta­ri­fa de com­bus­ti­bles. No hay vuel­ta. La reali­dad es que hoy te­ne­mos ta­ri­fas caras y des­de el ofi­cia­lis­mo se tien­de co­mo a abro­que­lar­se y de­cir que no es cul­pa de An­cap y lo cier­to es que hay par­te que sí: des­de los ne­go­cios de­fi­ci­ta­rios que es­tán car­gan­do la fac­tu­ra hasta la to­ma de va­rias de­ci­sio­nes”, di­jo La­bat en en­tre­vis­ta con Bús­que­da.

El j erar­ca cues­tio­na que el nue­vo di­rec­to­rio, a pe­sar de que tra­ba­ja pa­ra de­jar atrás los pro­ble­mas de ges­tión, co­me­te “una fa­lla muy im­por­tan­te” que es “la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to de los erro­res que se co­me­tie­ron” en los “úl­ti­mos diez años”.

“Lo que se ha vis­to del ‘ca­so An­cap’ es so­lo una pe­que­ña par­te de to­do lo que hay. Hu­bo mu­chas de­nun­cias más, pe­ro en mu­chos ca­sos ca­re­cían de mé­to­dos pa­ra com­pro­bar­las. Se tar­da­rá mu­cho tiem­po en re­com­po­ner a la em­pre­sa en su con­jun­to, tan­to en as­pec­tos fi­nan­cie­ros co­mo en el cli­ma in­terno”, agre­gó.

Esa “fal­ta de re­co­no­ci­mien­to” des­de el go­bierno ha­cia el pú­bli­co en ge­ne­ral y a la in­ter­na de An­cap “no per­mi­te ce­rrar el te­ma com­ple­ta­men­te”, ase­gu­ra. “Hay ge­ren­tes y ac­to­res de An­cap que si­guen en­ten­dien­do que eso fue un buen pro­ce­so”, aña­dió.

— En la pre­sen­ta­ción del ba­lan­ce se­mes­tral la mi­nis­tra de In­dus­tria, Ca­ro­li­na Cos­se, lo men­cio­nó di­rec­ta­men­te co­mo el “ejem­plo” de que se pue­de “pen­sar dis­tin­to” e igual “tra­ba­jar jun­tos”. ¿Lo com­par­te?

— Lo que le re­co­noz­co a la mi­nis­tra y al Di­rec­to­rio de An­cap es que han in­ten­ta­do tra­ba­jar y su­pe­rar mu­chos de los pro­ble­mas que An­cap he­re­dó de los pe­río­dos pa­sa­dos. Re­co­noz­co esa ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. Yo ele­gi­ría so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes. Con la ase­ve­ra­ción es­tric­ta de la mi­nis­tra coin­ci­do: he­mos po­di­do tra­ba­jar con re­glas de jue­go com­par­ti­das, no con so­lu­cio­nes com­par­ti­das. Si bien com­par­ti­mos la in­ten­ción de su­pe­rar los pro­ble­mas he­re­da­dos, creo que a ni­vel con­cep­tual hay una fa­lla muy im­por­tan­te que es la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to de los erro­res que se co­me­tie­ron. Uno de los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra su­pe­rar los pro­ble­mas de An­cap es el re­co­no­ci­mien­to de los erro­res del pa­sa­do, y eso no se ha he­cho. Los diez años an­te­rio­res de An­cap fue­ron muy ma­los des­de to­do pun­to de vis­ta y eso no fue re­co­no­ci­do. La ges­tión fue muy ma­la, los re­sul­ta­dos de esa ges­tión ter­mi­na­ron sien­do muy ma­los. Al prin­ci­pio pa­re­cía una co­sa muy lin­da pe­ro ter­mi­na- ron sien­do tan ma­los que el Es­ta­do uru­gua­yo tu­vo que po­ner US$ 620 mi­llo­nes, cam­bian­do al di­rec­to­rio. En­ton­ces por la vía de los he­chos se ter­mi­nó re­co­no­cien­do pe­ro no exis­tió un re­co­no­ci­mien­to for­mal y real y eso nos con­ge­la en las me­jo­ras.

— ¿Tam­bién fue­ron ma­los los con­tro­les? ¿Có­mo pu­die­ron pa­sar tan­tos años sin que sal­ta­ra al­gu­na aler­ta?

— Fue un com­bo pa­ra una tor­men­ta per­fec­ta. Hu­bo un error de diag­nós­ti­co de por dón­de pa­sa­ban los pro­ble­mas de An­cap, se pen­sa­ba que era la fal­ta de in­ver­sión. Ha­bía un go­bierno cor­po­ra­ti­vo muy dé­bil, sin ge­ren­te ge­ne­ral, sin ade­cua­dos con­tro­les en las sub­si­dia­rias y a es­to se le su­man dos co­sas: las ex­pec­ta­ti­vas po­lí­ti­cas de los di­rec­to­res ofi­cia­lis­tas y la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos que pa­re- cía que so­bra­ban por la ca­ja gi­gan­tes­ca que te­nía An­cap con el acuer­do con Ve­ne­zue­la. Si fal­ta­ba cual­quie­ra de esas cua­tro co­sas no se da­ba lo que se dio. Si a vos te fal­ta­ba esa ca­ja fi­nan­cie­ra po­drías te­ner mu­chas ga­nas de ser presidente de la Re­pú­bli­ca pe­ro no lo ibas a con­se­guir. ¿Qué se ha he­cho con el cam­bio de di­rec­to­rio? Se han tra­ta­do de me­jo­rar to­das es­tas fa­llas y eso lo re­co­noz­co: el tra­ba­jo por so­lu­cio­nar y las an­sias de su­pe­rar es­to. In­sis­to que son re­ce­tas dis­tin­tas. Yo iría por ca­mi­nos dis­tin­tos a los ele­gi­dos.

— ¿En qué as­pec­tos pun­tua­les coin­ci­de con la po­lí­ti­ca del ofi­cia­lis­mo y en cuá­les dis­cre­pa El sa­nea­mien­to fi­nan­cie­ro que se reali­zó es bien ra­zo­na­ble y apro­pia­do. La aus­te­ri­dad con la que se ha tra­ba­ja­do tam­bién. Las me­jo­ras en los con­tro­les fue­ron bue­nas, pe­ro sin du­das fal­ta mu­chí­si­mo. Tam­bién me­jo­ró la or­ga­ni­za­ción de la em­pre­sa y su es­truc­tu­ra. To­do es­to son co­sas bá­si­cas que tie­ne que te­ner cual­quier em­pre­sa y que An­cap no las te­nía.

En qué no con­cuer­do: en to­do el pro­ce­so de la re­ga­si­fi­ca­do­ra, que aho­ra es­tá en vías de ce­rrar­se pe­ro que se pro­lon­gó in­ne­ce­sa­ria­men­te y con un gas­to in­ne­ce­sa­rio. Es­to for­ma par­te de ese com­por­ta­mien­to don­de cues­ta re­co­no­cer los erro­res. Tam­po­co com­par­tí l as de­ci­sio­nes so­bre có­mo se ce­rró el pro­ce­so en Ar­gen­ti­na con Car­bo­clor. Hu­bie­ra pre­fe­ri­do cum­plir con to­das las obli­ga­cio­nes y no ha­cer el pro­ce­so de li­qui­da­ción que se hi­zo. No acom­pa­ñé la ida al con­cur­so. Mu­chos de los pro­ce­sos de re­es­truc­tu­ra han te­ni­do ne­go­cia­cio­nes con los sin­di­ca­tos, con­ce­sio­nes que yo no com­par­to.

— ¿ El ne­go­cio del portland es un ejem­plo de esas ne­go­cia­cio­nes sin­di­ca­les?

— Al­gu­nas de ellas se die­ron ahí. Hu­bo acuer­dos que di­la­tan en el tiem­po re­es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias. Al­gu­nas ve­ces acom­pa­ñé igual con mi fir­ma por­que en­ten­dí que era la me­jor so­lu­ción po­si­ble pa­ra el ca­so da­do. Pe­ro sin du­das yo hu­bie­ra ac­tua­do di­fe­ren­te. Se lo­gró un mon­tón en el sec­tor del portland. Ten­go mis du­das que si no pro­fun­di­za­mos más las re­es­truc­tu­ras ini­cia­das lle­gue­mos al equi­li­brio fi­nan­cie­ro en el sec­tor. Pro­ba­ble­men­te ha­ya que ha­cer más in­cen­ti­vos pa­ra re­ti­ros an­ti­ci­pa­dos, re­pen­sar al­gu­nos mer­ca­dos... Se han he­cho bue­nas co­sas, pe­ro no nos ga­ran­ti­za lle­gar a buen puer­to.

— Las ta­ri­fas de com- bus­ti­ble tam­bién han si­do te­ma de dis­cre­pan­cias. ¿Cuál es su vi­sión al res­pec­to?

— No f ui­mos por el buen ca­mino con el te­ma ta­ri­fas. La va­ria­ble cen­tral que mi­de si la ges­tión de An­cap es bue­na o ma­la es la ta­ri­fa de com­bus­ti­bles. No hay vuel­ta. La reali­dad es que hoy te­ne­mos ta­ri­fas caras y ahí des­de el ofi­cia­lis­mo se tien­de co­mo a abro­que­lar­se y de­cir que no es cul­pa de An­cap y lo cier­to es que hay par­te que sí: des­de los ne­go­cios de­fi­ci­ta­rios que es­tán car­gan­do la fac­tu­ra hasta la to­ma de va­rias de­ci­sio­nes. Des­pués es cier­to que hay ele­men­tos co­mo los tri­bu­ta­rios que es­ca­pan a la em­pre­sa, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no que­den co­sas pa­ra ha­cer en An­cap que per­mi­tan ba­jar las ta­ri­fas que hoy sub­si­dian otros ne­go­cios. Hay de­ci­sio­nes que se to­ma­ron en ese di­rec­to­rio que no tie­nen efec­to in­me­dia­to pe­ro que van a ayu­dar a ba­jar las ta­ri­fas. Crear un co­mi­té de au­di­to­rías no ba­ja la ta­ri­fa, pe­ro se­gu­ro que si hu­bie­se exis­ti­do an­tes no se ha­brían to­ma­do al­gu­nas de­ci­sio­nes y hoy ten­dría­mos ta­ri­fas más ba­ra­tas. Te­ne­mos que ver por el clien­te. ¿El clien­te es­tá pa­gan­do ta­ri­fas caras o ba­ra­tas? En­ton­ces que­da mu­cho por ha­cer aún. Hay que me­jo­rar el go­bierno cor­po­ra­ti­vo de las sub­si­dia­rias. Yo era par­ti­da­rio de te­ner di­rec­to­res in­de­pen­dien­tes en las sub­si­dia­rias. Al final se op­tó por no te­ner di­rec­to­res de An­cap en esas com­pa­ñías, es un pun­to me­dio. Es me­jor que lo que ha­bía pe­ro se pue­de ha­cer más. Hay que me­jo­rar la ges­tión de An­cap pa­ra que no sea de­pen­dien­te de las per­so­nas.

— ¿ No l e ayu­da a An­cap el mo­no­po­lio de im­por­ta­ción de com­bus­ti­bles?

— Pa­ra na­da. Te­ner un re­gu­la­dor fuer­te te ha­ce ser más cui­da­do­so y me­jor. Lo mis­mo pa­sa con la com­pe­ten­cia. En el lar­go pla­zo es pre­fe­ri­ble com­pe­tir, in­clu­so en la im­por­ta­ción de com­bus­ti­bles. Si no, pa­sa co­mo con los cua­dros uru­gua­yos: ga­nan el cam­peo­na­to in­terno pe­ro no pa­sa­mos de la pri­me­ra ron­da afue­ra. La com­pe­ten­cia le ha­ría bien al con­su­mi­dor final, eso es lo que te­ne­mos que ver.

— Pe­ro esa com­pe­ten­cia im­pli­ca el ries­go de que An­cap “se va­ya a la B”...

—Y sí. Pe­ro ven­der so­lo am­pa­ra­do en el Es­ta­do... Ha­ce unos me­ses el go­bierno pro­mo­vió un de­cre­to pa­ra que las obras pú­bli­cas se ha­gan con ce­men­to de An­cap. Uno po­dría pen­sar que es­tá bien, pe­ro no lo es­tá. En el lar­go pla­zo es­to me achan- cha y no me es­fuer­zo por brin­dar un buen ser­vi­cio. No po­de­mos ol­vi­dar que An­cap tie­ne una fun­ción mar­ca­da por ley, una razón de exis­tir y uno tie­ne que ser muy fiel a esa razón y no am­pa­rar­me en ve­ri­cue­tos pa­ra sub­sis­tir. An­cap pue­de ope­rar en un mar­co de com­pe­ten­cia y en ese mar­co es­toy con­ven­ci­do de que ten­dría­mos una me­jor An­cap.

— ¿ Si­gue afec­tan­do el “ca­so Sen­dic” a An­cap o es un te­ma ce­rra­do?

— Lo que se ha vis­to del ‘ca­so An­cap’ es so­lo una pe­que­ña par­te de to­do lo que hay. Hu­bo mu­chas de­nun­cias más, pe­ro en mu­chos ca­sos ca­re­cían de mé­to­dos pa­ra com­pro­bar­las. Se t ar­da­rá mu­cho tiem­po en re­com­po­ner a la em­pre­sa en su con­jun­to, tan­to en as­pec­tos fi­nan­cie­ros co­mo en el cli­ma in­terno. Ha­cia afue­ra ob­via­men­te fue un te­rre­mo­to y el cli­ma in­terno no ha si­do el me­jor. Al­go ha me­jo­ra­do, no pue­do pre­de­cir cuán­to va a de­mo­rar, pe­ro fal­ta. En gran me­di­da es por la fal­ta de ese re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de que se co­me­tie­ron mu­chos erro­res. Si An­cap es­tá co­mo es­tá hoy es por to­do lo que se hi­zo en los úl­ti­mos diez años. Esa fal­ta de re­co­no­ci­mien­to des­de el go­bierno ha­cia el pú­bli­co en ge­ne­ral y a la in­ter­na de An­cap no per­mi­te ce­rrar el te­ma com­ple­ta­men­te. Hay ge­ren­tes y ac­to­res de An­cap que si­guen en­ten­dien­do que eso fue un buen pro­ce­so. Una for­ma de que sea un po­qui­to más rá­pi­do es­te pro­ce­so de re­com­po­ner es re­co­no­cien­do ese error. Lo que pa­só en esos años fue ma­lo pa­ra An­cap, pa­ra el país y pa­ra los con­su­mi­do­res. He tra­ta­do de ser muy cau­to en es­tos te­mas por­que to­do es­to lo tie­ne que de­fi­nir la Jus­ti­cia. Mi si­len­cio no quiere de­cir que yo con­va­li­de lo que se hi­zo. ¿Se­gui­rán sal­tan­do co­sas? Hoy no lo pue­do de­cir. Ac­tual­men­te no hay in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so. Hay mu­chos te­mas que se dis­cu­tie­ron en la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra que en mi fue­ro ín­ti­mo me de­jan mu­chas du­das.

— ¿ Le exi­gen una pos­tu­ra más com­ba­ti­va en su par­ti­do?

— He tra­ta­do de ser cohe­ren­te y con­sis­ten­te en mis po­si­cio­nes. Uno nun­ca lo­gra la cohe­ren­cia to­tal. Pe­ro una co­sa es acom­pa­ñar una ne­go­cia­ción pun­tual que trae una me­jo­ra y otra es ser com­pla­cien­te. No soy par­ti­da­rio de pe­gar por pe­gar. Me sien­to res­pal­da­do tan­to por ( Luis) La­ca­lle Pou co­mo por to­do mi par­ti­do. Fui a ren­dir cuen­tas ca­da vez que me lo pi­die­ron y nun­ca me pi­die­ron al­go así.

Die­go La­bat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.