En­tre car­ní­vo­ros

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por An­drés Dan­za

Las gran­des de­fi­ni­cio­nes, esas que se trans­for­man en sa­bi­du­ría po­pu­lar con los años, sue­len ve­nir de los pro­ta­go­nis­tas de los he­chos y no de ob­ser­va­do­res o ana­lis­tas ex­ter­nos. Por eso, na­die me­jor que un po­lí­ti­co pa­ra rea­li­zar una des­crip­ción pre­ci­sa de sus co­le­gas y más to­da­vía si tie­ne en su cu­rrí­cu­lum el ha­ber ga­na­do el pre­mio ma­yor: la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

“Hay dos cla­ses de po­lí­ti­cos: los car­ní­vo­ros y los her­bí­vo­ros. Los pri­me­ros son los que lle­gan y los se­gun­dos siem­pre que­dan por el ca­mino”, con­clu­yó an­te al­gu­nos alle­ga­dos el ex­pre­si­den­te blan­co Luis Alberto La­ca­lle ha­ce ca­si dos dé­ca­das al re­fe­rir­se a Juan An­drés Ra­mí­rez, su com­pe­ti­dor en las elec­cio­nes in­ter­nas de 1999. No es­ta­ba equi­vo­ca­do; esa dispu­ta la ga­nó él: la ga­nó el car­ní­vo­ro.

La fra­se, que des­de ese mo­men­to se vol­vió re­cu­rren­te en­tre po­lí­ti­cos uru­gua­yos de pri­me­ra lí­nea, pue­de ser ilus­tra­ti­va de un he­cho his­tó­ri­co ocu­rri­do la se­ma­na pa­sa­da, por más que ocu­pó so­lo unas ho­ras en los prin­ci­pa­les ti­tu­la­res de la pren­sa lo­cal: el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, no se­rá can­di­da­to presidencial. Es un pun­to de quie­bre, el final de un pe­río­do cru­cial y pro­lon­ga­do, un ca­pí­tu­lo que ter­mi­na.

“Una pre­can­di­da­tu­ra co­mo la mía, que con­vo­ca es­ca­so apo­yo co­mo to­dos los son­deos de opi­nión lo es­tán in­di­can­do, me pa­re­ce que apor­ta­ría muy po­co. Y es mu­cho más im­por­tan­te pa­ra el país que si­ga ha­cien­do mi tra­ba­jo en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, so­bre to­do en las cir­cuns­tan­cias desafian­tes que vi­ve el país en es­te mo­men­to”, ex­pli­có el jue­ves 20 As­to­ri con su clá­si­ca par­si­mo­nia y ac­ti­tud do­cen­te, ro­dea­do por di­ri­gen­tes de su gru­po.

No de­be ha­ber si­do fá­cil pa­ra el mi­nis­tro pro­nun­ciar esas pa­la­bras. De he­cho, As­to­ri re­nun­ció a com­pe­tir pa­ra ser presidente de la Re­pú­bli­ca, por más que la ló­gi­ca in­di­ca­ba que se me­re­cía un turno. Pe­ro la po­lí­ti­ca es­tá le­jos de ser una cien­cia exac­ta y me­nos un con­cur­so de mé­ri­tos. Lo que cuen­ta es la su­per­vi­ven­cia, sea co­mo sea. Y en eso man­da la na­tu­ra­le­za: man­dan los car­ní­vo­ros.

Siem­pre es así, epi­so­dio tras epi­so­dio de la his­to­ria. El que cul­mi­nó la se­ma­na pa­sa­da se ha­bía ini­cia­do ha­ce más de dos dé­ca­das y tie­ne a As­to­ri y al presidente Ta­ba­ré Váz­quez y su an­te­ce­sor Jo­sé Mu­ji­ca co­mo pro­ta­go­nis­tas. Ellos son los gran­des res­pon­sa­bles de que el Fren­te Am­plio ha­ya asu­mi­do el po­der en 2005 y lo ha­ya man­te­ni­do por tres pe­río­dos con­se­cu­ti­vos. No hu­bie­ra ocu­rri­do sin la unión de los tres.

Váz­quez y Mu­ji­ca fuer on quie­nes l l ega­ron más le­jos, pe­ro con el apo­yo de­ci­di­do y fun­da­men­tal de As­to­ri. Lo ne­ce­si­ta­ban y lo tu­vie­ron. Des­de el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía o des­de la vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, As­to­ri dio con­ti­nui­dad y es­ta­bi­li­dad. Fue la co­lum­na ver­te­bral de los go­bier­nos del Fren­te Am­plio.

Pe­ro es­te pi­lar no ne­ce­sa­ria­men­te se trans­for­ma en vo­tos. El re­sul­ta­do pa­re­ce mos­trar lo con­tra­rio. Es­tar al fren­te de las fi­nan­zas de un país tie­ne un cos­to po­lí­ti­co y es evi­den­te que el ac­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía lo es­tá pa­gan­do, y en so­le­dad. Cla­ro que co­me­tió fa­llas im­por­tan­tes en su desem­pe­ño y ma­ne­jo po­lí­ti­co, pe­ro tam­bién tie­ne mé­ri­tos que no ha lo­gra­do ca­pi­ta­li­zar elec­to­ral­men­te.

Era ló­gi­co que As­to­ri es­pe­ra­ra asu­mir el li­de­raz­go en 2019 y te­ner el apo­yo de sus so­cios pa­ra ha­cer­lo. Tam­bién era evi­den­te que ocu­pa­ba el ter­cer lu­gar en la lí­nea su­ce­so­ria. Váz­quez ya fue presidente dos ve­ces y Mu­ji­ca una. Era su opor­tu­ni­dad, y así ini­ció el ac­tual go­bierno, en­tu­sias­ma­do por su fu­tu­ro.

El pro­ble­ma es su con­di­ción de her­bí­vo­ro en­tre car­ní­vo­ros, en la ac­tua­li­dad y a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Qui­zás es una de las per­so­nas que más no­ción de Es­ta­do tie­nen den­tro del Fren­te Am­plio y por eso que­da­rá en los libros de His­to­ria co­mo uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca uru­gua­ya des­pués de la cri­sis de 2002. Pe­ro no se­rá co- mo presidente. Ese lu­gar es­tá re­ser­va­do pa­ra los car­ní­vo­ros.

As­to­ri es­ta­ba con­ven­ci­do de que, lle­ga­do el mo­men­to, Váz­quez y Mu­ji­ca lo apo­ya­rían en la ca­rre­ra elec­to­ral pa­ra cruzarse la es­qui­va ban­da presidencial el 1º de mar­zo de 2020. No lo hi­cie­ron. Ni lo ha­rán. Y no es por­que con­si­de­ren que no tie­ne mé­ri­tos co­mo pa­ra ser presidente, así lo di­je­ron en pú­bli­co. Es por­que eva­lúan que no cuen­ta con los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar­lo y pre­fie­ren apos­tar por un even­tual triun­fo del Fren­te Am­plio en lu­gar de co­rres­pon­der a vie­jas leal­ta­des. Así ra­zo­nan los car­ní­vo­ros y por eso se ter­mi­nan im­po­nien­do. Siem­pre.

As­to­ri lo pu­do ha­ber pre­vis­to si fue­ra de la mis­ma es­pe­cie, pe­ro no lo es. Es un ex­ce­len­te aca­dé­mi­co que do­mi­na más que na­die al­gu­nos as­pec­tos de su dis­ci­pli­na, pe­ro in­ter­pre­ta de for­ma de­ma­sia­do cien­tí­fi­ca la reali­dad po­lí­ti­ca. Con­fía de una ma­ne­ra un tan­to inocen­te en los de­más lí­de­res con los que com­par­te es­ce­na­rio.

Váz­quez lo eli­gió co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía pa­ra ga­nar el pri­mer go­bierno y lo mos­tró an­te el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional co­mo car­ta de ga­ran­tía. Mu­ji­ca l o su­mó co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner lo que le fal­ta­ba pa­ra trans­for­mar­se en presidente. En el ter­cer pe­río­do, Váz­quez vol­vió a apos­tar por él al fren­te de la eco­no­mía en tiem­pos tur­bu­len­tos. “El cie­rre per­fec­to es que los dos me apo­yen co­mo can­di­da­to presidencial”, de­be ha­ber pen­sa­do As­to­ri.

Pe­ro, co­mo buen her­bí­vo­ro, no en­ten­dió que ese ra­zo­na­mien­to ya era par­te del pa­sa­do. Aho­ra son otros los can­di­da­tos que sa­lie­ron a la are­na pa­ra ali­men­tar el ru­gi­do de la mul­ti­tud. Váz­quez y Mu­ji­ca los aplau­den des­de la pri­me­ra fi­la de la pla­tea.

No era l o que As­to­ri pre­ten­día y por eso el triun­vi­ra­to se rom­pió, y con él una era de 15 años. Lo que es­tá por ver­se es si los que ini­cian el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo son sus he­re­de­ros o sus con­trin­can­tes. Los tras­pa­sos de po­der sue­len ser trau­má­ti­cos. De cuán­to de­pen­de el re­sul­ta­do de las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.