Pro­ble­mas en la ges­tión de la plan­ta de OSE que abas­te­ce la ca­pi­tal y el área me­tro­po­li­ta­na ge­ne­ran “im­pac­tos acu­mu­la­ti­vos” so­bre la ca­li­dad del agua, afir­ma la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos

La Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de­tec­tó “ma­las con­di­cio­nes de man­te­ni­mien­to” en la usi­na y or­de­nó a la em­pre­sa es­ta­tal que en 30 días pre­sen­te un plan con so­lu­cio­nes

Búsqueda - - PORTADA -

El fun­cio­na­mien­to de la plan­ta po­ta­bi­li­za­do­ra de OSE en la zo­na de Aguas Co­rrien­tes, Ca­ne­lo­nes, tie­ne des­de ha­ce años preo­cu­pa­dos a los ha­bi­tan­tes de la zo­na. Es que la des­car­ga so­bre el río San­ta Lu­cía de los lo­dos ge­ne­ra­dos por el pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción del agua es­ta­rían ge­ne­ran­do un im­pac­to en el cau­ce del río y el mon­te na­ti­vo, e in­clu­so afec­ta­rían la ca­li­dad del agua con la que se abas­te­ce a Mon­te­vi­deo y la zo­na me­tro­po­li­ta­na.

An­te l a fal­ta de res­pues­ta de las au­to­ri­da­des de OSE, el al­cal­de de Aguas Co­rrien­tes, Ál­va­ro Al­fon­so, jun­to a con­ce­ja­les mu­ni­ci­pa­les y po­bla­do­res de la zo­na, de­ci­die­ron de­nun­ciar el pro­ble­ma an­te la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos ( INDDHH).

Es­ta se­ma­na, el or­ga­nis­mo se pro­nun­ció so­bre el te­ma. La resolución, fir­ma­da el 2 de oc­tu­bre y a la que ac­ce­dió Bús­que­da, con­clu­yó que “exis­te mé­ri­to su­fi­cien­te pa­ra con­si­de­rar que la des­car­ga di­rec­ta de los lo­dos re­si­dua­les del pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción en Aguas Co­rrien- tes pro­du­ce i mpac­tos ad­ver­sos so­bre los de­re­chos hu­ma­nos, da­da por la inade­cua­da ges­tión de re­si­duos por par­te de OSE”.

Se­gún el INDDHH, la acu­mu­la­ción de l odos “pro­du­jo la al­te­ra­ción de las con­di­cio­nes hi­dro­mor­fo­ló­gi­cas del cau­ce del río San­ta Lu­cía”, lo que ge­ne­ró im­pac­tos so­bre los eco­sis­te­mas y li­mi­tó los usos del río. Tam­bién sos­tu­vo que la des­car­ga di­rec­ta de los re­si­duos al río “no co­rres­pon­de a una ges­tión sus­ten­ta­ble de los re­cur­sos hí­dri­cos y po­dría es­tar ge­ne­ran­do im­pac­tos acu­mu­la­ti­vos so­bre la ca­li­dad del agua”.

La ins­ti­tu­ción cues­tio­nó tam­bién que los da­tos apor­ta­dos por OSE so­bre el im­pac­to de los pro­ce­sos en el am­bien­te y en la sa­lud “son in­su­fi­cien­tes”.

OSE de­be­rá pre­sen­tar en un pla­zo de 30 días un plan de ges­tión de los lo­dos re­si­dua­les del pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción en Aguas Co­rrien­tes y una pro­pues­ta con ac­cio­nes pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma a cor­to pla­zo, se­gún dis­pu­so la INDDHH. Ade­más, exi­gió a la OSE que man­ten­ga jun­to con Di­na­ma una reunión con los de­nun­cian­tes en un pla­zo de 10 días pa­ra brin­dar­les la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, y or­de­nó al Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Me­dio Am­bien­te (MVOT­MA) que “for­ta­lez­ca su rol de mo­ni­to­reo y coor­di­na­ción en re­la­ción al te­ma a la bre­ve­dad”.

“El fa­llo es la­pi­da­rio”, di­jo a Bús­que­da el al­cal­de Al­fon­so. “Hi­ci­mos la denuncia por­que te­nía­mos que pa­rar es­to, ya que la vi­da de Aguas Co­rrien­tes, que es el río, iba a desaparecer. Lo úni­co que que­re­mos es que se so­lu­cio­ne el te­ma”, agre­gó.

● Im­pac­to am­bien­tal. La zo­na afec­ta­da se en­cuen­tra den­tro del área pro­te­gi­da de l os Hu­me­da­les de San­ta Lu­cía. En el re­cla­mo an­te la INDDHH, los po­bla­do­res plan­tea­ron que en cier­tos mo­men­tos la can­ti­dad de co­li­for­mes en el río su­peró el lí­mi­te per­mi­ti­do. Ade­más, de­nun­cia­ron que mu­chas de las ac­cio­nes pre­vis­tas en el plan pa­ra la protección de la ca­li­dad del agua del río nun­ca se lle­va­ron ade­lan­te. Una de esas ac­cio­nes era, pre­ci­sa­men­te, im­ple­men­tar una “so­lu­ción de­fi­ni­ti­va al ma­ne­jo y dis­po­si­ción de lo­dos de la plan- ta de tra­ta­mien­to de agua po­ta­ble”.

“OSE no se per­ca­tó de que es­tá ma­tan­do la úni­ca ve­na que tie­ne el río San­ta Lu­cía en épo­cas de se­quía o en la tem­po­ra­da es­ti­val. El bom­beo de aguas aba­jo cons­ti­tu­ye una im­por­tan­te fuen­te adi­cio­nal de agua”, aña­die­ron los lo­ca­ta­rios. Se­gún ex­pli­ca­ron, es­ta for­ma no so­lo re­in­tro­du­ce los lo­dos desecha­dos por la usi­na aguas aba­jo, sino que tam­bién agre­ga por arras­tre las aguas ver­ti­das al río del sis­te­ma de la­gu­nas de oxi­da­ción del sa­nea­mien­to. “To­do ello con­lle­va un ma­yor gas­to de pro­duc­tos quí­mi­cos, así co­mo un ma­yor con­trol de los la­bo­ra­to­rios”, in­di­ca­ron.

Tras re­ci­bir la denuncia, in­te­gran­tes del INDDHH rea­li­za­ron una re­co­rri­da por el lu­gar. Allí, po­bla­do­res y de­nun­cian­tes ma­ni­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción con res­pec­to a los da­ños pro­du­ci­dos por los lo­dos re­si­dua­les, de­bi­do a que se des­co­no­cen sus po­si­bles efec­tos en la sa­lud. In­clu­so al­gu­nos sos­tu­vie­ron que va­rios pes­ca­do­res su­frie­ron reac­cio­nes alér­gi­cas en la piel tras per­ma­ne­cer mu­chas ho­ras den­tro del agua.

Se­gún de­ta­lla la resolución del or­ga­nis­mo de de­re­chos hu­ma­nos, al re­co­rrer la plan­ta de sa­nea­mien­to de OSE “se ob­ser­va­ron ma­las con­di­cio­nes de man­te­ni­mien­to e inexis­ten­cia de per­so­nal en el lu­gar”.

Tras ser con­sul­ta­das por el INDDHH, las au­to­ri­da­des de OSE ase­gu­ra­ron que el agua “es mo­ti­vo de un se­gui­mien­to per­ma­nen­te y ri­gu­ro­so”. “Esa ma­te­ria prima es un re­cur­so de uso pú­bli­co aguas arri­ba de la to­ma de OSE y por tan­to es pa­si­ble de con­ta­mi­na­ción por uso inade­cua­do, lo que de su­ce­der afec­ta­ría di­rec­ta­men­te a la pro­duc­ción”, plan­tea­ron.

Por eso, afir­ma­ron que des­de ha­ce dé­ca­das tie­ne ba­jo eva­lua­ción el tra­ta­mien­to de lo­dos re­si­dua­les, y que han ana­li­za­do al­ter­na­ti­vas pa­ra me­jo­rar­lo. Sin em­bar­go, los pro­yec­tos re­quie­ren una in­ver­sión muy al­ta, y por eso han si­do pos­pues­tos por los úl­ti­mos go­bier­nos.

En cuan­to al plan de ac­ción pa­ra el San­ta Lu­cía, que pre­veía me­di­das pa­ra so­lu­ci­nar el te­ma de los re­si­duos, las au­to­ri­da­des de OSE in­di­ca­ron que ese pun­to fue apla­za­do has­ta 2020 por mo­ti­vos pre­su­pues­ta­les, y ase­gu­ra­ron que el MVOT­MA y la Di­na­ma apro­ba­ron la pos­ter­ga­ción.

Aña­die­ron que si bien es­tá a es­tu­dio qué ha­cer con los lo­dos que ge­ne­ra la plan­ta, los úl­ti­mos aná­li­sis que se rea­li­za­ron en­tre 2013 y 2014 no iden­ti­fi­ca­ron “sus­tan­cias pe­li­gro­sas”. Asi­mis­mo, ase­gu­ra­ron que la pre­sen­cia de los valores de co­li­for­mes fe­ca­les de­tec­ta­dos en el río San­ta Lu­cía en 2017 “no se pue­den atri­buir” a los pro­ce­sos de po­ta­bi­li­za­ción que rea­li­za la usi­na.

An­tes de re­sol­ver, la ins­ti­tu­ción so­li­ci­tó la co­la­bo­ra­ción de la Fa­cul­tad de Cien­cias. Des­de la aca­de­mia afir­ma­ron que los lo­dos “sa­tu­ran el le­cho del río con los re­si­duos de los ele­men­tos usa­dos en la po­ta­bi­li­za­ción”, y se­ña­la­ron que ade­más con­tie­nen to­dos los re­si­duos del agua po­ta­ble, co­mo pes­ti­ci­das y otros con­ta­mi­nan­tes. A su vez ad­vir­tie­ron que tam­bién po­drían con­te­ner bac­te­rias y vi­rus, y que si bien OSE no ge­ne­ra los co­li­for­mes, sí “los cap­tu­ra, los con­cen­tra y los desecha” jun­to con los re­si­duos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.