Lo que so­mos y lo que ha­ce­mos

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

Los años fi­na­les del si­glo XX fue­ron de una es­pe­cial efer­ves­cen­cia en Uru­guay. Eran tiem­pos de mu­cho rui­do pe­rio­dís­ti­co y de jó­ve­nes pu­bli­ca­cio­nes que se­ma­na tras se­ma­na sa­cu­dían a los tran­seún­tes con sus ti­tu­la­res acu­sa­to­rios en los quios­cos. Tiem­pos de “em­bes­ti­da ba­gua­la”, di­ría el ex­pre­si­den­te Luis Al­ber­to La­ca­lle, que en­fren­ta­ba una ola de de­nun­cias con­tra su re­cién cul­mi­na­do go­bierno.

Los su­pues­tos ca­sos de co­rrup­ción se su­ma­ban uno tras otro a tra­vés de re­vis­tas li­de­ra­das por pe­rio­dis­tas con al­to per­fil me­diá­ti­co, que me­nos­pre­cia­ban a los me­dios más tra­di­cio­na­les y que va­ti­ci­na­ban el fin del pe­rio­dis­mo iden­ti­fi­ca­do con un es­ti­lo me­nos es­can­da­lo­so.

El di­rec­tor de una de esas pu­bli­ca­cio­nes se­ma­na­les lle­gó in­clu­so en una opor­tu­ni­dad a ti­rar un ejem­plar de Bús­que­da al sue­lo fren­te a to­da la re­dac­ción y pa­sar las ho­jas con sus pies, en se­ñal de des­pre­cio a lo que rea­li­za­ba es­te se­ma­na­rio.

Pa­sa­ron más de vein­te años. Cam­bió el go­bierno, cam­bia­ron los pro­ta­go­nis­tas y mu­chas de­nun­cias que­da­ron por el ca­mino. Al­gu­nos je­rar­cas de la ad­mi­nis­tra­ción de La­ca­lle sí fue­ron pro­ce­sa­dos, in­clu­so con pri­sión, pe­ro las in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que iban a “cam­biar la his­to­ria” que­da­ron en la na­da y al­gu­nas re­vis­tas que las in­cluían ce­rra­ron.

Te­ne­mos muy pre­sen­te lo que apren­di­mos al res­pec­to en aque­llos años. Fue cuan­do in­cor­po­ra­mos a fue­go lo que ha­ce que Bús­que­da fun­cio­ne y si­ga sien­do re­fe­ren­te has­ta el día de hoy. Al­go muy sen­ci­llo de de­cir y de­fen­der pe­ro muy di­fí­cil de apli­car. El tra­ba­jo en equi­po por en­ci­ma de las in­di­vi­dua­li­da­des: ese es el se­cre­to.

En equi­po, una y otra vez, pen­san­do en el lec­tor y no en el lu­ci­mien­to per­so­nal. Siem­pre op­tan­do por la pro­fun­di­dad, el pro­fe­sio­na­lis­mo y la con­sis­ten­cia an­tes que por el al­to im­pac­to o el rui­do del vol­cán que ha­ce erup­ción pe­ro en el me­dio del océano y no ge­ne­ra más que una ola gi­gan­te que se di­lu­ye en la ori­lla.

Las dos dé­ca­das tam­bién pa­sa­ron pa­ra no­so­tros. Cam­bia­mos los di­rec­to­res. Cam­bia­mos los pe­rio­dis­tas. Cam­bia­mos las ge­ne­ra­cio­nes. Cam­bia­ron las tec­no­lo­gías y tam­bién las ma­ne­ras de trans­mi­tir la in­for­ma­ción. Pe­ro Bús­que­da nun­ca cam­bió su for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo.

Hoy, en épo­cas en las que la ca­rre­ra es pa­ra ver quién tie­ne más se­gui­do­res en las re­des so­cia­les o quién lo­gra ob­te­ner la ma­yor can­ti­dad de “me gus­ta” o lec­tu­ras de sus no­tas, la apues­ta que ha­ce­mos se­ma­na a se­ma­na es otra. No­so­tros apos­ta­mos al pe­rio­dis­mo de ca­li­dad y no al nom­bre y el ape­lli­do del que lo ejer­ce.

An­tes los ti­tu­la­res es­ta­ban en los quios­cos y aho­ra es­tán en Twit­ter o en al­gu­nas pá­gi­nas web. An­tes los pe­rio­dis­tas de pe­rio­dis­tas uti­li­za­ban sus za­pa­tos pa­ra pa­sar nues­tras pá­gi­nas y aho­ra re­cu­rren a sus cuen­tas per­so­na­les o a rea­li­zar sem­blan­zas de un pa­sa­do que pa­re­ce sa­li­do de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas. Son nue­vos sus mé­to­dos pe­ro no el con­te­ni­do.

No­so­tros se­gui­mos en el mis­mo ca­mino por­que así lo apren­di­mos du­ran­te es­tos años. Eso no quie­re de­cir que no nos va­ya­mos a adap­tar al mun­do en el que vi­vi­mos. Se­ría sui­ci­da no ha­cer­lo. Pe­ro siem­pre va­mos a in­ten­tar ofre­cer ca­li­dad, sea en el for­ma­to que sea.

Y así es co­mo abor­da­mos los te­mas. En la úl­ti­ma edi­ción de Bús­que­da hay dos ejemplos muy cla­ros al res­pec­to. El pri­me­ro es la no­ta so­bre la re­nun­cia del pre­si­den­te del Plan Cei­bal, Mi­guel Brech­ner, al Directorio del La­bo­ra­to­rio Tec­no­ló­gi­co del Uru­guay en re­pre­sen­ta­ción del Ban­co Re­pú­bli­ca. Ocu­rrió lue­go de una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el se­ma­na­rio du­ran­te se­ma­nas, en la que mu­chos otros — la ma­yo­ría— op­ta­ron por ha­cer si­len­cio.

El segundo es el lar­go in­for­me in­clui­do en la con­tra­ta­pa so­bre las de­nun­cias en torno a la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol. El rui­do me­diá­ti­co ya pa­só en ese ca­so, pe­ro no­so­tros op­ta­mos por se­guir in­ves­ti­gan­do pa­ra re­cons­truir de la mejor for­ma el rompecabezas, sin im­por­tar cuán­to tiem­po lle­va­ra. Lo im­por­tan­te es con­se­guir la ma­yor can­ti­dad de pie­zas, y eso fue lo que hi­ci­mos y pu­bli­ca­mos.

Y de esa mis­ma for­ma tra­ba­ja­mos en dos epi­so­dios re­cien­tes que cul­mi­na­ron con los úni­cos pro­ce­sa­mien­tos has­ta el mo­men­to de ex­je­rar­cas de go­bier­nos del Fren­te Am­plio: el del ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía Fernando Lo­ren­zo, lue­go ab­suel­to, el del ex­pre­si­den­te del Ban­co Re­pú­bli­ca Fernando Ca­lloia y el del ex vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, que ade­más re­nun­ció a su car­go.

Al­go se re­pi­te en esos ca­sos. En el pri­me­ro, la Jus­ti­cia de­ci­dió el pro­ce­sa­mien­to co­mo con­se­cuen­cia de un aval que el Ban­co Re­pú­bli­ca brin­dó a la em­pre­sa Cos­mo en for­ma irre­gu­lar en el mar­co de la subas­ta de los avio­nes de la ex Plu­na, una in­for­ma­ción que fue di­vul­ga­da en pri­me­ra ins­tan­cia por Bús­que­da. Pa­só bas­tan­te inad­ver­ti­da en su mo­men­to pe­ro el se­ma­na­rio si­guió in­for­man­do y pro­fun­di­zan­do so­bre ese pun­to, aun­que no ge­ne­ra­ra ma­yor im­pac­to.

En el segundo, la jue­za tam­bién se ba­só en una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Bús­que­da y en otros ele­men­tos pa­ra de­ci­dir el pro­ce­sa­mien­to de Sen­dic por pe­cu­la­do. Sen­dic ya es­ta­ba en el ojo de la tor­men­ta cuan­do el se­ma­na­rio pu­bli­có ha­ce más de un año un in­for­me so­bre los gas­tos irre­gu­la­res que reali­zó con su tar­je­ta cor­po­ra­ti­va en An­cap. Eran otros los pro­ta­go­nis­tas pe­rio­dís­ti­cos del mo­men­to y no­so­tros op­ta­mos por el mis­mo ca­mino, apos­tan­do por la in­for­ma­ción y por el tra­ba­jo en equi­po.

Mu­chos ca­li­fi­ca­ti­vos he­mos re­ci­bi­do por es­ta for­ma de tra­ba­jo. “Ofi­cia­lis­tas”, nos di­je­ron al­gu­nos di­ri­gen­tes del Par­ti­do Na­cio­nal. “Opo­si­to­res”, ase­gu­ran des­de el go­bierno. “La sec­ta de los jueves”, nos bau­ti­za­ron al­gu­nos co­le­gas. “Con un per­fil de­ma­sia­do ba­jo”, eva­lúan otros. Na­da nos es­ti­mu­la más pa­ra se­guir ha­cien­do lo que ha­ce­mos que esas eti­que­tas tan opues­tas en­tre sí y con­tras­ta­das por la reali­dad. No so­mos nombres pro­pios, no so­mos ope­ra­do­res po­lí­ti­cos, no so­mos pe­rio­dis­tas an­ti­cua­dos. So­mos Bús­que­da y eso es lo que va­mos a se­guir sien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.