De­mo­cra­ti­zar la ac­ción sin­di­cal

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Carlos Ra­me­la

El jueves de la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do se ce­le­bró un pa­ro ge­ne­ral par­cial, cir­cu­la­ba en mi vehícu­lo por la ca­lle Jun­cal, des­de la Pla­za In­de­pen­den­cia en di­rec­ción a la ca­lle Rincón, cuan­do con otros con­duc­to­res fui­mos sor­pren­di­dos, al lle­gar a la in­ter­sec­ción de esas dos ca­lles, por una mar­cha sin­di­cal que se des­pla­za­ba por Rincón. De­bi­mos pa­rar nues­tros vehícu­los y es­pe­rar por más de 20 mi­nu­tos pa­ra po­der vol­ver a cir­cu­lar, mien­tras al­gu­nas per­so­nas mar­cha­ban a pa­so can­sino, lo más len­to po­si­ble y bien se­pa­ra­das, co­sa de alar­gar la mar­cha y de­mo­rar su pa­so lo má­xi­mo po­si­ble. De­trás nues­tro, de­ce­nas de vehícu­los ha­cían so­nar sus bo­ci­nas y el tran­ca­zo se ex­ten­día has­ta la pro­pia cir­cun­va­la­ción de la Pla­za In­de­pen­den­cia.

Más allá del de­re­cho de las per­so­nas a rea­li­zar pa­ros y a mar­char por sus re­cla­mos, que di­ga­mos de pa­so que en nues­tro país es­tá to­tal­men­te dis­tor­sio­na­do, lo que me pre­gun­ta­ba cuan­do es­ta­ba sen­ta­do en mi au­to re­pro­gra­man­do una agen­da que ya era im­po­si­ble de cum­plir y sien­do cons­cien­te de que de­ja­ría plan­ta­das a va­rias per­so­nas, era por qué los ma­ni­fes­tan­tes no te­nían, al me­nos, la de­li­ca­de­za de ha­cer una pe­que­ña in­te­rrup­ción ca­da cin­co o diez mi­nu­tos, pa­ra per­mi­tir des­com­pri­mir la si­tua­ción del trán­si­to y de­jar cir­cu­lar a las per­so­nas que, co­mo yo, es­tu­vi­mos tan­to per­dien­do tiem­po. No po­día com­pren­der có­mo esos ma­ni­fes­tan­tes, que nos re­ga­la­ban a su pa­so una mi­ra­da de sa­tis­fac­ción por su ejer­ci­cio so­be­rano de po­der, no eran ca­pa­ces de asu­mir una ac­ti­tud com­pa­ti­ble con esa má­xi­ma de­mo­crá­ti­ca esen­cial que re­za “que el de­re­cho de uno ter­mi­na don­de em­pie­za el de­re­cho de los de­más”, pa­ra res­pe­tar, mí­ni­ma­men­te, a los tan­tos otros que es­ta­ban per­ju­di­can­do. Esa era la ac­ti­tud de­mo­crá­ti­ca que de­be­rían mos­trar, pe­ro — la­men­ta­ble­men­te— trans­mi­tie­ron una ya reite­ra­da imagen de so­ber­bia y des­bor­de, con­fir­man­do una vez más que el ejer­ci­cio del po­der sin­di­cal es­tá ca­da vez más le­jos del sen­tir de la gen­te. Hoy por hoy, son los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les y un pe­que­ño nú­cleo con­tra to­do el res­to. Los de­re­chos de los de­más no exis­ten.

La in­for­ma­ción que se co­no­ció so­bre el gra­do de aca­ta­mien­to que tu­vo el pa­ro ge­ne­ral del 22 de agos­to úl­ti­mo, más allá de co­mo siem­pre los di­ri­gen- tes de la cen­tral obre­ra hi­cie­ron alar­de de que la ad­he­sión fue muy im­por­tan­te, de­mues­tra cla­ra­men­te que la gen­te es­tá har­ta y no acom­pa­ña me­di­das de lu­cha que no com­par­te y con las cua­les no se sien­te iden­ti­fi­ca­da. Se­gún los da­tos da­dos a co­no­cer por Equi­pos Con­sul­to­res, el 57% de los ocu­pa­dos de­cla­ran que fue­ron a tra­ba­jar ese día, mien­tras el 34% de­cla­ra que no lo hi­zo y el 9% res­tan­te que no de­bía tra­ba­jar por al­gún mo­ti­vo. Pe­ro co­mo se se­ña­la tam­bién en el in­for­me de re­fe­ren­cia, a po­co que se pro­fun­di­za el aná­li­sis, se ad­vier­te que de esa ci­fra del 34% que no fue­ron a tra­ba­jar, la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res no fue a tra­ba­jar por­que no pu­die­ron en ra­zón de la fal­ta de trans­por­te o por­que tu­vie­ron que que­dar­se en su ca­sa a cuidar a al­guien. Y a la vez, agre­go yo por mi cuen­ta, de ese 17% re­sul­tan­te que no fue a tra­ba­jar vo­lun­ta­ria­men­te, hay que ba­jar to­da­vía a los mu­chos em­plea­dos pú­bli­cos que no fue­ron a tra­ba­jar por­que mu­chas ofi­ci­nas pú­bli­cas cie­rran sus puer­tas en esas jor­na­das, por lo que al aca­ta­mien­to real del pa­ro de­be ha­ber es­ta­do, tí­mi­da­men­te, muy po­co por en­ci­ma del 10%. O sea que más que ad­he­ren­tes a esas me­di­das, que son po­cos, hay rehe­nes que no pue­den ha­cer su vo­lun­tad por­que no hay trans­por­te o por­que el Es­ta­do cie­rra mu­chas de sus puer­tas, más allá, to­da­vía, de que mu­chos apro­ve­chan ese día pa­ra dar­se al­gún gus­to o to­mar­se una li­cen­cia, aun cuan­do no ten­gan la más mí­ni­ma iden­ti­fi­ca­ción con el mo­ti­vo del re­cla­mo.

Na­die nie­ga ni pre­ten­de des­co­no­cer que la ac­ti­vi­dad sin­di­cal tie­ne, bien ejer­ci­da, una ra­zón jus­ta y va­le­de­ra por la cual exis­tir, pe­ro tam­bién es cier­to que si se ana­li­za esa ac­ti­vi­dad en el Uru­guay de hoy se ad­vier­te, cla­ra­men­te, que las cú­pu­las sin­di­ca­les, que re­suel­ven las co­sas, es­tán cla­ra­men­te de es­pal­das a la reali­dad y so­lo sa­ben pe­dir y pe­dir más, sin con­si­de­rar la reali­dad del país y el es­ta­do de las em­pre­sas. En su mo­men­to pi­die­ron y lo­gra­ron be­ne­fi­cios im­por­tan­tes, cuan­do la reali­dad del país era pro­me­te­do­ra, pe­ro hoy, cuan­do la si­tua­ción ha cam­bia­do y to­dos, sin ex­cep­ción, re­co­no­cen que hay una reali­dad preo­cu­pan­te (me­nos ac­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad, ma­yor dé­fi­cit y deu­da pú­bli­ca, tur­bu­len­cias re­gio­na­les y ba­ja im­por­tan­te del pre­cio de nues­tros pro­duc­tos de ex­por­ta­ción), se im­po­ne otra pru­den­cia y otra ma­du­rez, pa­ra evitar que los ma­les se in­ten­si­fi­quen y que la pér­di­da o des­truc­ción del em­pleo sea la úni­ca va­ria­ble po­si­ble. Los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, em­ban­de­ra­dos con su lu­cha de cla­ses y ce­ga­dos por su ideo­lo­gía co­mu­nis­ta, pa­re­cen des­co­no­cer que sin in­ver­sión y sin em­pre­sas no hay desa­rro­llo o cre­ci­mien­to po­si­ble, por lo que sus de­man­das, cuan­do su­pe­ran lo ra­zo­na­ble y ter­mi­nan can­san­do y co­rrien­do al em­pre­sa­rio que de­be arries­gar su ca­pi­tal, con­de­nan a mi­les de tra­ba­ja­do­res a per­der su fuen­te de tra­ba­jo y a que­dar sin po­si­bi­li­dad de sus­ten­to, pasando a de­pen­der del siem­pre errá­ti­co y po­co gra­ti­fi­can­te asistencialismo es­ta­tal.

De­más es­tá de­cir que en ese ejer­ci­cio des­me­di­do de sus re­cla­mos, a su vez, con la com­pli­ci­dad si­len­cio­sa del go­bierno, uti­li­zan prácticas que son con­tra­rias a la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca y al res­pe­to de las nor­mas del Es­ta­do de de­re­cho. Pi­que­tes, blo­queos y ocu­pa­cio­nes de em­pre­sas, des­co­no­cien­do el de­re­cho de pro­pie­dad de sus due­ños y el de­re­cho a po­der tra­ba­jar de los mu­chos tra­ba­ja­do­res — que son ma­yo­ría— que lo quieren ha­cer; ac­ti­tu­des de pre­ten­di­do co­go­bierno en las em­pre­sas, des­co­no­cien­do el de­re­cho ele­men­tal de los em­pre­sa­rios a ges­tio­nar su pro­pia em­pre­sa; per­ma­nen­te apli­ca­ción de los pa­ros par­cia­les dis­tor­si­vos, con los que pre­ten­den co­brar igual el jor­nal del día aun cuan­do im­pi­den el desa­rro­llo nor­mal de la jor­na­da de tra­ba­jo; des­co­no­ci­mien­to asi­duo de las cláu­su­las de paz que pac­tan en los con­ve­nios pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios a cam­bio, etc.

Pa­re­ce­ría que ha lle­ga­do el mo­men­to de de­mo­cra­ti­zar la ac­ción sin­di­cal y re­gu­lar el ejer­ci­cio de sus de­re­chos, im­po­nien­do cri­te­rios transparentes y uni­ver­sa­les pa­ra la elec­ción de los di­ri­gen­tes y pa­ra la adop­ción de me­di­das de lu­cha. Se de­be re­gu­lar la ac­ti­vi­dad sin­di­cal pa­ra pro­te­ger su sano ejer­ci­cio, apun­tan­do a que la ac­tua­ción de los gre­mios ten­ga una cla­ra re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y que sus de­ci­sio­nes re­fle­jen real­men­te un sen­tir ma­yo­ri­ta­rio.

Si no da­mos es­ta ba­ta­lla por mie­do a que nos eti­que­ten co­mo “fa­chos”, es­ta­re­mos en­tre­gan­do una ac­ti­vi­dad no­ble y dig­na a unos po­cos apro­ve­cha­do­res, que ha­cen po­lí­ti­ca e ideo­lo­gía ba­ra­ta in­vo­can­do, con muy po­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, la vo­lun­tad de tra­ba­ja­do­res que no los eli­gie­ron ni res­pal­dan sus me­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.