Da­niel, el tra­vie­so de­ma­go­go

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Cuan­do un go­ber­nan­te se equi­vo­ca tie­ne la obli­ga­ción mo­ral de ad­mi­tir­lo con la mis­ma ener­gía que me­tió la pa­ta. Si no lo ha­ce y pa­ra jus­ti­fi­car­se omi­te men­cio­nar sus erro­res, mien­te o uti­li­za ar­gu­cias, muy mal asun­to pa­ra el ciu­da­dano que ten­drá so­bra­das ra­zo­nes pa­ra du­dar so­bre sus ac­cio­nes de go­bierno. Las pre­sen­tes y las fu­tu­ras.

Ocu­rre con el in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo y pre­can­di­da­to pre­si­den­cial del Fren­te Am­plio, Da­niel Mar­tí­nez. Con bom­bos y pla­ti­llos anun­ció que an­tes de fin de año se eri­gi­ría en la ex­pla­na­da mu­ni­ci­pal una es­ta­tua del di­rec­tor téc­ni­co ce­les­te, Os­car Was­hing­ton Ta­bá­rez, pe­ro tras un de­ba­te pú­bli­co el en­tre­na­dor le pi­dió que la de­ja­ra sin efec­to.

“Tal vez no­so­tros no vi­sua­li­za­mos el im­pac­to que (la pro­pues­ta) iba a te­ner. Yo no par­ti­ci­pé, por más de que ob­via­men­te me lle­vé to­dos los pa­los, pe­ro tran­qui­lo, ya se ce­rró el te­ma. Nos co­mu­ni­ca­mos con la fa­mi­lia de Ta­bá­rez y bueno, va­mo’ arri­ba… No hay que bus­car ha­cer dra­ma por al­go que no lo tie­ne”, anun­ció el tra­vie­so Mar­tí­nez.

Lo di­jo co­mo si ese “error” le fue­ra ajeno: “Yo no par­ti­ci­pé”. Pa­ra sal­var su pe­lle­jo an­te la opi­nión pú­bli­ca ti­ró a la ho­gue­ra a sus sub­al­ter­nos, los res­pon­sa­bles de que se lle­va­ra “to­dos los pa­los”. ¡ Muy feo, com­pa­ñe­ro! La úni­ca ver­dad es que el 18 de se­tiem­bre el in­ten­den­te anun­ció en su Twit­ter per­so­nal que se ha­ría la es­ta­tua. Con esa adic­ción las men­ti­ras tie­nen pa­tas cor­tas.

Ade­más, aun cuan­do Ta­bá­rez no hu­bie­ra desis­ti­do, no la ha­bría po­di­do concretar. El in­ten­den­te les ocul­ta a los mon­te­vi­dea­nos que hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do la apro­ba­ción de 2/ 3 de vo­tos de los edi­les de la Jun­ta De­par­ta­men­tal (en to­tal 21 y el Fren­te Am­plio tie­ne 18). Di­fí­cil, por no de­cir im­po­si­ble.

Tam­po­co se re­fi­rió al decreto que so­lo per­mi­te in­cluir el nom­bre de per­so­nas en el no­men­clá­tor (la es­ta­tua se con­si­de­ra den­tro de ese ru­bro) lue­go de trans­cu­rri­dos 10 años de su fa­lle­ci­mien­to pa­ra de­can­tar el exi­tis­mo. El pla­zo se re­ba­ja de 10 a cin­co años cuan­do se tra­ta de per­so­nas de re­le­van­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

¿Qué re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal tie­ne Ta­bá­rez apar­te de que pa­ra Uru­guay ha si­do un téc­ni­co des­ta­ca­do? ¿No es su­fi­cien­te con que en 2012 la Jun­ta De­par­ta­men­tal lo ha­ya de­sig­na­do ciu­da­dano ilus­tre? En to­do ca­so, si Mar­tí­nez pre­ten­de que ten­ga una es­ta­tua, que la im­pul­se en el Com­ple­jo Ce­les­te, en la se­de de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol o en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, que es de pro­pie­dad mu­ni­ci­pal.

So­bre la opi­nión de los mon­te­vi­dea­nos, Mon­te­vi­deo Por­tal hi­zo una en­cues­ta me­dian­te con­sul­ta a sus lec­to­res: ¿Es­tá de acuer­do en que se co­lo­que una es­cul­tu­ra del maes­tro Os­car Ta­bá­rez en la ex­pla­na­da de la in­ten­den­cia? Res­pon­die­ron 7.404 per­so­nas y 64,04% ex­pre­só no es­tar de acuer­do, 24,26% di­jo es­tar de acuer­do, 4,75% di­jo no sa­ber y 6,90% que no le in­tere­sa­ba. Ter­mi­nan­te.

La opo­si­ción man­tu­vo un si­len­cio cóm­pli­ce, por­que los pa­sio­na­les irre­fle­xi­vos del fút­bol les pue­den com­pli­car los vo­tos cuan­do en­fren­ten a Mar­tí­nez en las elec­cio­nes na­cio­na­les

En ju­nio el tra­vie­so Da­niel ha­bía mos­tra­do su hi­la­cha po­pu­la­che­ra y de­ma­gó­gi­ca. Or­de­nó ves­tir la es­ta­tua del Da­vid con el equi­po de la Se­lec­ción. Al­gu­nos, co­mo el exin­ten­den­te Ma­riano Arana, lo con­si­de­ra­ron so­lo una hu­mo­ra­da. ¿Opi­na­rían lo mis­mo si “vis­tie­ran” o “dis­fra­za­ran” las es­ta­tuas de Ar­ti­gas, Batlle, He­rre­ra, Ori­be, Jo­sé Pe­dro Va­re­la o el monumento a Li­ber Se­reg­ni? ¡ Las co­sas en su lu­gar!

La ini­cia­ti­va par­tió del so­ció­lo­go Eric Ál­vez y Mar­tí­nez la asu­mió. Pro­pu­so que su au­tor fue­ra Al­ber­to Mo­ra­les, el au­tor de la ca­ri­ca­tu­ra con for­ma de es­ta­tua de Luis Suá­rez eri­gi­da en Sal­to. De ha­ber­se con­cre­ta­do la idea, hu­bie­ran lu­ci­do jun­tas en la ex­pla­na­da de la in­ten­den­cia obras de Mi­guel Án­gel Buo­na- rro­ti y de Mo­ra­les. ¡ Qué país de lo­cos!

Ni si­quie­ra el pri­mer in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo (1909-1911), Da­niel Mu­ñoz, po­lí­ti­co, es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y di­plo­má­ti­co, tie­ne una es­ta­tua allí.

De­je­mos de la­do los as­pec­tos le­ga­les, es­té­ti­cos y po­lí­ti­cos pa­ra ir a la his­to­ria de­por­ti­va. La ma­yo­ría de los uru­gua­yos ig­no­ra quién fue Al­ber­to Su­pic­ci, sal­vo los co­lo­nien­ses, por­que el prin­ci­pal es­ta­dio de Co­lo­nia, don­de na­ció, lle­va su nom­bre. Fue di­rec­tor téc­ni­co de Uru­guay en el pri­mer Cam­peo­na­to Mun­dial de 1930 y, en con­se­cuen­cia, el pri­me­ro en el mun­do en al­can­zar ese lau­ro. En­tre­nó a la Se­lec­ción en­tre 1928 y 1941.

Más no­to­rio es Juan López. Di­ri­gió a la Ce­les­te pa­ra el segundo tí­tu­lo mun­dial en Bra­sil, el ma­yor lo­gro del fút­bol uru­gua­yo y uno de los más im­por­tan­tes en la his­to­ria de­por­ti­va mun­dial. Es­tu­vo al fren­te de la Se­lec­ción en dos pe­río­dos: 1949-1955 y 1957-1959.

No re­cuer­do que se ha­yan pro­pues­to es­ta­tuas de Su­pic­ci o López. No di­go que sean más re­le­van­tes que Ta­bá­rez — aun­que en tí­tu­los mun­dia­les lo son am­plia­men­te—, sino que eri­gir a per­pe­tui­dad una es­ta­tua sin sen­ti­do ar­tís­ti­co o his­tó­ri­co, se­ría un des­pro­pó­si­to pro­pio de un po­pu­la­che­ro.

Re­cien­tes de­sig­na­cio­nes mues­tran la con­tra­ca­ra. En ju­lio la Jun­ta De­par­ta­men­tal de­sig­nó ca­lles con los nombres de Ade­la Re­ta y Héctor Grauert. Re­ta fue ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho Pe­nal, de­fen­so­ra de pre­sos po­lí­ti­cos, re­dac­to­ra de la ley de am­nis­tía y mi­nis­tra de Edu­ca­ción de la de­mo­cra­cia re­cu­pe­ra­da. Grauert fue sie­te ve­ces le­gis­la­dor, pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal, seis ve­ces mi­nis­tro y dos ve­ces pre­si­den­te de la Jun­ta De­par­ta­men­tal. So­bra­dos mé­ri­tos.

¡ In­ten­te ser se­rio, Mar­tí­nez! El fút­bol es un ne­go­cio dis­fra­za­do de de­por­te que ca­da tan­to vo­mi­ta ma­fio­sos. Pre­ten­der equi­pa­rar­lo con la pa­tria, la edu­ca­ción o la his­to­ria gran­de del país es una bar­ba­ri­dad.

Así nos va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.