Uru­guay “des­per­di­cia” el ta­len­to de las mu­je­res por­que los “ses­gos” las ex­pul­san de áreas co­mo la cien­cia y la tec­no­lo­gía

Se­gún la de­ca­na de In­ge­nie­ría, el “desbalance” em­pie­za en el li­ceo, cuan­do, con­di­cio­na­das “por cier­tas vi­sio­nes so­cia­les so­bre qué es bueno o ade­cua­do”, po­cas eli­gen las opciones cien­tí­fi­cas

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Cuan­do Ma­ría Si­mon in­gre­só en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, en 1974, no era co­mún en­con­trar mu­je­res en los pa­si­llos de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría que hoy di­ri­ge. Más aun, en su ca­rre­ra de In­ge­nie­ría In­dus­trial, op­ción Elec­tró­ni­ca, tu­vo so­lo una com­pa­ñe­ra. Sin em­bar­go, “eso no fue un obs­tácu­lo” du­ran­te la tra­yec­to­ria de quien se con­ver­ti­ría en la pri­me­ra de­ca­na de In­ge­nie­ría, en 1998. “Den­tro de es­ta fa­cul­tad no hay pro­ble­mas de gé­ne­ro o, a es­ta al­tu­ra he em­pe­za­do a des­con­fiar tan­to, que ca­paz que los hay y yo no los veo”, di­ce Si­mon a Bús­que­da. Pa­ra la de­ca­na “los pro­ble­mas empiezan con el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión”, y qui­zás an­tes, en los úl­ti­mos años de la edu­ca­ción me­dia. “Cuan­do los mu­cha­chos y las mu­cha­chas tie­nen que de­fi­nir su orien­ta­ción, por­que por al­go te­ne­mos tan po­cas mu­je­res”.

De he­cho, Si­mon go­bier­na una de las fa­cult ades con ma­yor por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes hom­bres. Aun­que en los úl­ti­mos años au­men­tó la can­ti­dad de mu­je­res en In­ge­nie­ría, el pro­me­dio de alum­nas os­ci­la en­tre 20% y 25% en una po­bla­ción de 7.000 es­tu­dian­tes. En pa­la­bras de la de­ca­na, es­ta si­tua­ción es “bas­tan­te atí­pi­ca” en una uni­ver­si­dad don­de ha­ce dé­ca­das se ob­ser­va una fe­mi­ni­za­ción de la ma­trí­cu­la, aun­que los hom­bres con­ti­núen sien­do ma­yo­ría en los al­tos car­gos. Dos de ca­da tres es­tu­dian­tes que in­gre­san a la uni­ver­si­dad son mu­je­res, igual que dos de ca­da tres que egre­san. Sin em­bar­go, en los má­xi­mos gra­dos do­cen- tes la re­la­ción se in­vier­te: dos de ca­da tres gra­do 5 son hom­bres.

Por eso, es­ta ingeniera de 64 años, do­cen­te gra­do 5 en Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, vie­ne a ser “una ex­cep­ción” del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio. Fue la pri­me­ra mu­jer que lle­gó al de­ca­na­to en su fa­cul­tad, car­go pa­ra el que f ue re­elec­ta en 2002. En 2005 re­nun­ció pa­ra pre­si­dir An­tel, y en 2008 asu­mió co­mo mi­nis­tra de Edu­ca­ción. En 2015 vol­vió a ser ele­gi­da co­mo de­ca­na, has­ta febrero de 2019, y tie­ne la op­ción de pre­sen­tar­se una vez más, al­go que aún no tie­ne re­suel­to.

“Sí, soy una ex­cep­ción. Pe­ro no hay que ha­cer­se el lo­co con las ex­cep­cio­nes. Nun­ca hay que sa­lir a de­cir ‘si te es­for­zás, po­dés’. ¡ No! Por­que pa­ra al­gu­na gen­te es más di­fí­cil que pa­ra otra”, afir­ma Si­mon, cu­yo nom­bre tam­bién se ha ba­ra­ja­do va­rias ve­ces en­tre po­si­bles can­di­da­tos a rec­tor de la Uni­ver­si­dad. “Siem­pre sos­ten­go que par­te de mi en­can­to co­mo can­di­da­ta re­si­día en mi im­po­si­bi­li­dad”, bro­mea. “La uni­ver­si­dad es­tá fun­cio­nan­do bien y en es­te mo­men­to no lo con­si­de­ro”.

En la uni­ver­si­dad hay dos mu­je­res por ca­da hom­bre, pe­ro “eso tam­po­co es ne­ce­sa­ria­men­te un mo­ti­vo de ale­gría, sino de aná­li­sis”, di­ce Si­mon. Al igual que au­men­tó la can­ti­dad de alum­nas, tam­bién la can­ti­dad de mu­je­res do­cen­tes cre­ció unos seis pun­tos por­cen­tua­les des­de el 2000, y la po­bla­ción de fun­cio­na­rias se ubi­ca en torno al 66% ( Bús­que­da Nº 1.960).

In­clu­so, 15 años atrás no ha­bía de­ca­nas y hoy son cin­co: ade­más de Si­mon, es­tá Ma­ría To­rre ( Quí­mi­ca), Ma­ría Jo­sé Bag­na­to ( Psi­co­lo­gía), Ma­ría Ce­ret­ta ( In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción) y Mer­ce­des Pérez ( En­fer­me­ría).

Así y to­do, la si­tua­ción de las mu­je­res “con­ti­núa sien­do di­fí­cil”, in­sis­te Si­mon, quien si bien pre­fie­re no ha­blar de “te­cho de cris­tal” — ex­pre­sión que ya en 1970 em­pe­zó a cir­cu­lar en los ám­bi­tos aca­dé­mi­cos y ha­ce re­fe­ren­cia a la barrera in­vi­si­ble que im­pi­de a las mu­je­res ac­ce­der a los pues­tos más al­tos—, ase­gu­ra que el se­xo fe­me­nino aún se ve li­mi­ta­do por un cue­llo de em­bu­do ya en edu­ca­ción me­dia y lue­go en el sec­tor pri­va­do, aun­que tam­bién en cier­tas áreas del Es­ta­do, de los sin­di­ca­tos y de la uni­ver­si­dad.

Su­bre­pre­sen­ta­das. El he­cho de ser mu­jer y ma­dre tam­bién sue­le ser “una barrera” pa­ra avan­zar en la pro­fe­sión, ex­pli­ca Si­mon, quien pron­to unió su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca con la do­cen­cia, la in­ves­ti­ga­ción y el tra­ba­jo en em­pre­sas lo­ca­les y en el exterior. Una ca­rre­ra mu­chas ve­ces re­quie­re ex­ten­sas jor­na­das la­bo­ra­les, dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po pa­ra via­jar a cur­sos y con­gre­sos, aca­so tam­bién estudios de pos­gra­do y una gran ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va, to­do lo cual “es di­fí­cil” de com­pa­ti­bi­li­zar con la vi­da fa­mi­liar. “Hay más co­sas a ven­cer siem­pre”, por­que “la so­cie­dad aún les reserva mu­chas más ocu­pa­cio­nes a las mu­je­res que a los hom­bres, co­mo el cui­da­do de los ni­ños y de los vie­jos”.

“Las ex­clu­sio­nes tam­bién sue­len ex­pli­car­se por fac­to­res in­ter­nos, por creer que no se es­tá a la al­tu­ra, que no se es tan ca­paz o in­te­li­gen­te pa­ra al­go”, ad­vier­te la de­ca­na. “Ese desbalance se em­pie­za a dar en quin­to y sex­to año de edu­ca­ción me­dia, cuan­do hay que op­tar en­tre las orien­ta­cio­nes de ca­rre­ra, y ahí ya po­cas mu­je­res eli­gen las opciones cien­tí­fi­co­tec­no­ló­gi­cas, l l eva­das por cier­tas vi­sio­nes so- cia­les so­bre qué es bueno o ade­cua­do”.

Se­gún Si­mon, “esas pre­sio­nes sua­ves res­trin­gen la li­ber­tad de elec­ción de las per­so­nas”. “Ese es un pri­mer ses­go que ya es­tá ahí, a eda­des tan tem­pra­nas co­mo esas, cuan­do aun no se tie­ne mu­cha idea de lo que se va a ser”, agre­ga la ingeniera.

A mo­do de ejem­plo, ex­pli­ca que el me­nor por­cen­ta­je fe­me­nino que cur­sa In­ge­nie­ría a su vez “es­con­de asi­me­trías” en­tre al­gu­nas ca­rre­ras. Por ejem­plo, en In­ge­nie­ría Quí­mi­ca y en In­ge­nie­ría de Ali­men­tos hay pa­ri­dad de gé­ne­ro, lo cual im­pli­ca que en las otras opciones ha­ya me­nos del 20% de mu­je­res. Es el ca­so de In­ge­nie­ría en Compu­tación — ca­rre­ra que con­cen­tra ca­si la mi­tad de los ins­crip­tos—, don­de la pro­por­ción de alum­nas es de 15%. “Es­to es muy sor­pren­den­te, por to­do lo que de­ci­mos de que se es­tá avan­zan­do y me­jo­ran­do en igual­dad”, apun­ta la de­ca­na.

Si­mon en­tien­de que ese “ses­go” exis­te ya en el li­ceo o en la UTU. Pe­ro lo más preo­cu­pan­te pa­ra la de­ca­na es que las ado­les­cen­tes ya ten­gan una per­cep­ción ne­ga­ti­va de sí mis­mas: “Que no se crean tan in­te­li­gen­tes co­mo la me­dia. Me lo pre­gun­to ca­si con ho­rror, por­que eso es al­go que la so­cie­dad les di­ce: ‘¿Por qué ha­cés es­to y no lo otro?’. Y la pre­sión so­cial no es po­ca a esas eda­des, y los pre­jui­cios per­sis­ten. Esa es la peor hi­pó­te­sis”.

En es­te sen­ti­do, se­gún la de­ca­na, “el país es­tá per­dien­do opor­tu­ni­da­des pre­cio­sas”, por­que “Uru­guay ne­ce­si­ta mu­cha más gen­te en te­mas de cien­cia y tec­no­lo­gía”. “Hay mu­chí­si­mas em­pre­sas que re­quie­ren de per­so­nal ca­pa­ci­ta­do en es­tas áreas don­de hay más de­man­da que ofer­ta” y sec­to­res que mues­tran una “de­socu­pa­ción ne­ga­ti­va”.

Ob­ser­va que, “por un la­do, la gen­te pier­de el ses­go de li­ber­tad pa­ra ele­gir su fu­tu­ro por pre­jui­cios so­cia­les y, por otro, el país de­sa­pro­ve­cha el desa­rro­llo de talentos en lu­ga­res en que los pre­ci­sa y mu­cho”. Es­to no se da so­lo por la con­di­ción de gé­ne­ro, sino tam­bién por ex­clu­sión eco­nó­mi­ca o geo­grá­fi­ca, en­tre otros mo­ti­vos, aña­de Si­mon.

Uno de ellos lo ubi­ca a ni­vel de las em­pre­sas pri­va­das. “Sabemos que hay mu­je­res que en­vían sus cu­rrícu­los a em­pre­sas y lue­go se en­te­ran de que no las lla­ma­ron, pe­se a te­ner me­jo­res con­di­cio­nes que sus co­le­gas se­lec­cio­na­dos, por­que pre­fie­ren con­tra­tar a hom­bres”, cuen­ta. “No hay for­ma de cuan­ti­fi­car es­ta­dís­ti­ca­men­te es­to, y me­nos de de­nun­ciar­lo, pe­ro es así. Simplemente no las lla­man por ser mu­je­res”. Y ese, di­ce, tam­bién es “un ses­go que, aun­que de a po­co va cam­bian­do, cues­ta y hay que pe­leár­se­lo”.

Des­de su ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, siem­pre co­mo “fren­team­plis­ta in­de­pen­dien­te”, en­tien­de que hoy en el Es­ta­do exis­te un “ac­ce­so ra­zo­na­ble­men­te igua­li­ta­rio” y tam­bién que hay em­pre­sas que ha­cen es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar la equi­dad.

No obs­tan­te, Si­mon ad­vier­te “una es­pe­cie de pe­re­za men­tal” en mu­chas áreas del sec­tor pú­bli­co. “Cuan­do se va a con­for­mar un gru­po, una co­mi­sión o un tri­bu­nal, ca­si siem­pre se re­cu­rre a los mis­mos pro­fe­sio- na­les, y en ge­ne­ral son to­dos hom­bres”, di­ce. “Un mo­men­to, ¿no hay nin­gu­na mu­jer que se­pa de es­to? ¡ Cla­ro que hay! ¡ Hay pi­la! Pe­ro se­gui­mos lla­man­do a Fu­lano y Men­gano”. Agre­ga que esa “pe­re­za men­tal” obe­de­ce a que a la ho­ra de ele­gir a al­guien pa­ra un car­go, más que por su con­di­ción pro­fe­sio­nal, pe­sa la re­la­ción per­so­nal, el con­tac­to pre­vio.

Pa­ra Si­mon es­to ha ido cam­bian­do: “Es­tá avan­zan­do, se va mo­vien­do, y es bueno, no so­lo por el in­gre­so de mu­je­res a car­gos de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, sino pa­ra que ha­ya gen­te dis­tin­ta, sean hom­bres o mu­je­res, pa­ra que nues­tras vir­tu­des y de­fec­tos se com­pen­sen, pa­ra que ha­ya otras vi­sio­nes y otra ri­que­za”. Con­si­de­ra que co­mo de­ca­na o po­lí­ti­ca tam­bién “tie­ne que preo­cu­par­se por eso, y ha­cer el én­fa­sis en el lla­ma­do a mu­je­res y en ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des” a otras pro­fe­sio­na­les.

De to­das for­mas, si bien Si­mon en­cuen­tra que los ro­les so­cia­les hoy es­tán “al­go más li­ma­dos” que años atrás, cree que to­da­vía hay mu­chos lu­ga­res de la uni­ver­si­dad, de los sin­di­ca­tos y del Es­ta­do en que las mu­je­res es­tán “su­bre­pre­sen­ta­das”, afir­ma, “cuan­do el país y el mun­do no es­tán pa­ra des­per­di­ciar talentos”.

Ma­ría Si­mon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.