Aun­que el Ejér­ci­to me­jo­ró su imagen, arras­tra di­fi­cul­ta­des en

El pre­sen­te de la dic­ta­du­ra que ter­mi­nó ha­ce 33 años y el sis­te­ma de dis­ci­pli­na es­pan­ta a los jó­ve­nes

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Escribe Ser­gio Is­rael y Juan Pa­blo Mos­tei­ro

Lue­go de un breve aplau­so, mien­tras se en­cen­dían las lu­ces, uno de los emocionados es­pec­ta­do­res que el pa­sa­do fin de se­ma­na vie­ron en un ci­ne de Po­ci­tos la pe­lí­cu­la La no­che de 12 años, que na­rra el pa­de­ci­mien­to de tres de los 20 rehe­nes (11 mu­je­res) del Ejér­ci­to, re­su­mió: “¡ Qué hi­jos de pu­ta los mi­li­cos!”.

No muy le­jos de allí, en To­le­do, Ca­ne­lo­nes, 42 ca­de­tes de cuar­to año de la Es­cue­la Mi­li­tar se pre­pa­ran pa­ra lo­grar una an­sia­da me­ta: re­ci­bir el es­pa­dín de ofi­cial.

¿Có­mo hu­bie­ran reac­cio­na­do esos ofi­cia­les si les hu­bie­ra tocado ser­vir en la Fuer­za me­dio si­glo atrás, cuan­do la Cons­ti­tu­ción y los có­di­gos mi­li­ta­res pa­sa­ron a ser pa­pel mo­ja­do?

Los es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Mi­li­tar en­tre­vis- ta­dos por Bús­que­da di­cen que no se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con el pa­sa­do, aun­que el alo­ja­mien­to de los as­pi­ran­tes lle­va el nom­bre de un ofi­cial muer­to en 1972 fren­te a un lo­cal co­mu­nis­ta del Pa­so Mo­lino.

“Las pe­lí­cu­las mi­li­ta­res mues­tran lo cru­do de lo for­ma­ti­vo, lo ex­tre­mo, el con­flic­to, van a lo ne­ga­ti­vo. No mues­tran lo que es la reali­dad de la for­ma­ción mi­li­tar aca­dé­mi­ca. Has­ta hay quie­nes hoy te pre­gun­tan si an­tes de re­ci­bir­te tie­nes que de­go­llar a un pe­rri­to...”, di­ce con cier­ta inocen­cia una de las ca­de­tes en­tre­vis­ta­das.

La fu­tu­ra ofi­cial qui­zás i gno­ra que, en efec­to, du­ran­te un pe­río­do de la dic­ta­du­ra, en ese mis­mo re­cin­to los ca­de­tes te­nían que criar una mas­co­ta y lue­go ma­tar­la, una prác­ti­ca des­te­rra­da des­de ha­ce años, así co­mo las gui­ña­das al na­zis­mo.

La jo­ven ofi­cial es op­ti­mis­ta res­pec­to al fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. “Hoy ser mi­li­tar ya no es un ta­bú. El co­man­dan­te en je­fe (Gui­do Ma­ni­ni Ríos) po­ten­ció es­tas po­lí­ti­cas de puer­tas abier­tas y sus dis­cur­sos van en esa lí­nea: siem­pre habla y lla­ma a in­te­grar a los mi­li­ta­res a la so­cie­dad, y vi­ce­ver­sa, pa­ra que se se­pa qué es lo que pien­sa un sol­da­do y qué es lo que ha­ce. So­mos par­te de la so­cie­dad, so­mos per­so­nas y ciu­da­da­nos”, co­men­ta.

Caos y dis­ci­pli­na. La gue­rra, ca­li­fi­ca­da co­mo “la más ne­ga­ti­va de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas”, es caos y muer­te. Pa­ra pre­pa­rar a los pro­fe­sio­na­les que la de­ben co­man­dar en ca­so de ne­ce­si­dad, los ejér­ci­tos en ca­si to­do el mun­do apli­can dos con­cep­tos que lue­go re­sul­tan de uti­li­dad en el cam­po de ba­ta­lla, cuan­do l as pa­pas que­man: ver­ti­ca­li­dad y dis­ci­pli­na.

Pa­ra cum­plir con su fun­ción en el en­gra­na­je, el ofi­cial de­be apren­der a obe­de­cer y a man­dar. El Ejér­ci­to Na­cio­nal, una ins­ti­tu­ción que de­cla­ra te­ner 207 años, for­ma sus cua­dros du­ran­te to­da la ca­rre­ra, des­de la Es­cue­la Mi­li­tar has­ta el Ins­ti­tu­to Mi­li­tar de Estudios Su­pe­rio­res ( IMES), an­tes lla­ma­do Es­cue­la de Gue­rra.

Ape­nas se in­gre­sa a la Es­cue­la Mi­li­tar de To­le­do, un edi­fi­cio cons­trui­do por la Igle­sia ca­tó­li­ca y que sir­vió pa­ra for­mar cu­ras has­ta fi­nes de la dé­ca­da de 1960, se res­pi­ra or­den y dis­ci­pli­na.

Los as­pi­ran­tes de pri­mer año y los ca­de­tes (de 2 º a 4º ) tie­nen que es­tar for­ma­dos a las 06: 30. Pa- ra ese en­ton­ces, se es­pe­ra de ellos que es­tén ba­ña­dos, pei­na­dos y afei­ta­dos y ten­gan los cuar­tos en or­den.

Lue­go de desa­yu­nar co­mien­zan l as cla­ses, que se ex­tien­den has­ta las 13: 30, cuan­do lle­ga el al­muer­zo y el an­sia­do re­creo de ran­cho, el úni­co mo­men­to en el que, du­ran­te una me­dia ho­ra dos ve­ces al día, los ca­de­tes po­drán en­trar en con­tac­to con fa­mi­lia, ami­gos, no­vios y el mun­do exterior, In­ter­net me­dian­te.

Por la tar­de tie­nen lu­gar la ins­truc­ción de or­den cerrado y abier­to, las cla­ses de ti­ro y la edu­ca­ción fí­si­ca.

Le­van­tar­se tem­prano, lle­gar en ho­ra, co­mer y mo­ver­se de acuer­do a un plan, no ac­ce­der a Net­flix y a su celular cuan­do quie­ran y re­ci­bir ór­de­nes y san­cio­nes sin dis­cu­tir son de las co­sas que lle­van a los as­pi­ran­tes a desis­tir a pe­sar de su amor por las ar­mas, la equi­ta­ción o las ar­tes marciales.

De he­cho, son po­cos los que lle­gan. En tiem­pos más glo­rio­sos al­can­za­ron a ser 1.500, hu­bo años de 800, mien­tras que el año pa­sa­do se pre­sen­ta­ron ape­nas unos 150 pa­ra las 82 va­can­tes, a pe­sar de que los alum­nos re­ci­ben, ade­más de ma­te­ria­les, ca­sa y co­mi­da,

Los ca­de­tes de in­fan­te­ría apren­den a con­vi­vir en cuar­tos co­mu­nes se­pa­ra­dos por una mam­pa­ra y ro­dea­dos de la mís­ti­ca del ar­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.