El Co­le­gio de Abo­ga­dos de­be mo­der­ni­zar­se pa­ra cam­biar su imagen de ins­ti­tu­ción “an­ti­cua­da”, di­ce su nue­vo pre­si­den­te

La afi­lia­ción obli­ga­to­ria es “im­pos­ter­ga­ble” pa­ra me­jo­rar el con­trol so­bre los “ines­cru­pu­lo­sos” y “pres­ti­giar” una pro­fe­sión que “al­gu­na vez” ocu­pó lu­ga­res de re­lie­ve en la so­cie­dad

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - En­tre­vis­ta de Vic­to­ria Fer­nán­dez

Mo­der­ni­zar el Co­le­gio de Abo­ga­dos. Qui­tar­le la imagen de “an­ti­cua­do” y con­ser­va­dor. Con­tri­buir a re­cu­pe­rar el rol de pres­ti­gio que al­gu­na vez los abo­ga­dos tu­vie­ron en la so­cie­dad, cuan­do eran mi­nis­tros, le­gis­la­do­res, ar­tis­tas. Im­pul­sar la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria, un te­ma ya “im­pos­ter­ga­ble”, pa­ra te­ner ma­yor con­trol so­bre los abo­ga­dos “ines­cru­pu­lo­sos”.

En los pró­xi­mos días, Die­go Pes­ca­de­re asu­mi­rá la pre­si­den­cia del Co­le­gio de Abo­ga­dos — lue­go de que la Lis­ta 1 con- si­guie­ra la ma­yo­ría de los vo­tos en la elec­ción del jueves 27 de se­tiem­bre— y sus pla­nes son am­bi­cio­sos. Es­te abogado de 50 años, es­pe­cia­li­za­do en De­re­cho Tri­bu­ta­rio y do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo, quie­re apro­ve­char el “re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal” de la nue­va di­rec­ti­va, en la que va­rios ten­drán me­nos de 40, pa­ra ag­gior­nar la ins­ti­tu­ción a los nue­vos tiem­pos.

Es que en ma­yo de 2019 el co­le­gio cum­pli­rá 90 años. “Es una ins­ti­tu­ción an­ti­gua, con una tra­yec­to­ria res­pe­ta­da, pe­ro l e fal­ta mo­der­ni- zar­se”, di­ce Pes­ca­de­re.

Pa­ra eso, el f utu­ro pre­si­den­te quie­re co- no­cer mejor a los cer­ca de 4.000 abo­ga­dos que in­te­gran el co­le­gio. Por ejem­plo, quie­re sa­ber el por­cen­ta­je de hom­bres y mu­je­res en­tre los so­cios, al­go que no es­tá me­di­do, y sus eda­des. “Son de los te­mas que per­so­nal­men­te me in­tere­sa­ría mu­cho cuan­ti­fi­car. Por­que lo que no se pue­de me­dir no se pue­de me­jo­rar”.

Lo que si­gue es un resumen de la en­tre­vis­ta que man­tu­vo con Bús­que­da.

— ¿Qué prio­ri­da­des tie­ne co­mo fu­tu­ro pre­si­den­te del co­le­gio?

— Hay un gru­po de desafíos que son cons­tan­tes, que ha­ce 20 años otro pre­si­den­te los hu­bie­ra nom­bra­do y se­gui­rán pre­sen­tes. Lo que l l ama­mos l a “de­fen­sa de la de­fen­sa”, de­fen­der al abogado en su rol de de­fen­sor. Se lo in­ter­pre­ta co­mo una pre­rro­ga­ti­va cor­po­ra­ti­va, pe­ro en el ca­so de los abo­ga­dos lo que se de­fien­de es un po­co más, es­tás de­fen- dien­do que el jus­ti­cia­ble ten­ga una de­bi­da de­fen­sa. Otro desafío es el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de Jus­ti­cia, que siem­pre tie­ne pro­ble­mas, y la de­fen­sa del Es­ta­do de de­re­cho. Tam­bién la de­fen­sa del pres­ti­gio de la pro­fe­sión. Ca­da tan­to, sea des­de el sis­te­ma po­lí­ti­co, la pren­sa o la opi­nión pú­bli­ca, se con­fun­de lo que es la fun­ción del abogado con el clien­te, se aso­cian un mon­tón de ma­los ele­men­tos que de­ni­gran l a pro­fe­sión. En al­gu­nos pla­nos tie­ne mu­cho pres­ti­gio pe­ro es fá­cil ata­car­la, en­tre otras co­sas por­que te­ne­mos mu­chos co­le­gas que ha­cen las co­sas mal y eso ha­ce que se ge­ne­ra­li­ce un jui­cio ne­ga­ti­vo de la pro­fe­sión.

— ¿Y cuá­les son los desafíos más ac­tua­les?

— El co­le­gio cum­ple 90 años el año que vie­ne. Es una i ns­ti­tu­ción an­ti­gua, con una tra­yec­to­ria res­pe­ta­da, pe­ro le fal­ta mo­der­ni­zar­se, que­dó un po­co re­le­ga­da. Los abo­ga­dos, y los ju­ris­tas en ge­ne­ral, so­mos muy con­ser­va­do­res. El De­re­cho es un pa­ra­dig­ma y nos pen­sa­mos que los úni­cos cam­bios que se dan son cuan­do las nor­mas se mo­di­fi­can. Y las nor­mas van atrás de la reali­dad, al­go que aho­ra pa­sa mu­cho más.

— Ha­bló del pres­ti­gio de la pro­fe­sión y de los “ma­los abo­ga­dos” que le ha­cen da­ño. ¿Con­si­de­ra que la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria es im­por­tan­te en ese sen­ti­do?

— Es fun­da­men­tal ve­lar por el cum­pli­mien­to es­tric­to de los valores y re­glas de nues­tro Có­di­go de Éti­ca pro­fe­sio­nal. So­mos los pri­me­ros in­tere­sa­dos en des­te­rrar prácticas re­ñi­das con el mar­co deon­to­ló­gi­co de nues­tra pro­fe­sión que pue­dan de­sa­rro­llar abo­ga­dos ines­cru­pu­lo­sos. Y el mejor con­trol de esos valores se de­be ha­cer en­tre pa­res. Ac­tual­men­te, el co­le­gio es de ads­crip­ción vo­lun­ta­ria, y por en­de, más allá de que pue­de in­clu­si­ve pro­nun­ciar fa­llos con­tra co­le­gas que no sean so­cios, los efec­tos no pa­san de una efí­me­ra y le­ve re­per­cu­sión. Por eso soy un con­ven­ci­do de que es ne­ce­sa­rio que se con­sa­gre un ré­gi­men de co­le­gia­ción le­gal obli­ga­to­ria de los abo­ga­dos co­mo el que ya exis­te pa­ra los mé­di­cos o los ve­te­ri­na­rios. A es­ta al­tu­ra creo que es im­pos­ter­ga­ble. El directorio del co­le­gio es­tá tra­tan­do en es­te mo­men­to un an­te­pro­yec­to de ley de co­le­gia­ción le­gal y se­rá una de las ac­ti­vi­da­des que em­pren­de­re­mos.

— ¿Cam­bió el rol del abogado si lo com­pa­ra con al­gu­nas dé­ca­das atrás?

— Cam­bió el rol del abogado en la so­cie­dad. Has­ta ha­ce no mu­chos años, el abogado ocu­pa­ba mu­chos más lu­ga­res de re­lie­ve: le­gis­la­do­res, mi­nis­tros, pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca. En pla­nos ar­tís­ti­cos, tam­bién, ha­bía una pre­sen­cia de la abo­ga­cía que la pres­ti­gia­ba. Ese fe­nó­meno hoy por hoy no se es­tá dan­do. Es­ta­mos me­nos en esos ro­les. Si mi­rás las fi­gu­ras más re­le­van­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ¿cuán­tos abo­ga­dos hay? Mu­chos me­nos que ha­ce 10, 20 o 30 años. En el Par­la­men­to tam­bién, y es un te­ma sen­si­ble por­que la ca­li­dad de las le­yes ha de­caí­do mu­cho. Po­de­mos en­sa­yar mu­chas teo­rías. Yo creo que es la fal­ta de fle­xi­bi­li­dad pa­ra adap­tar­nos a l os cam­bios. So­mos muy rápidos pa­ra adap­tar­nos a los cam­bios nor­ma­ti­vos, pe­ro en las ul­ti­mas dé­ca­das la so­cie­dad cam­bió mu­cho en to­do sen­ti­do.

— ¿Qué pue­de ha­cer el co­le­gio fren­te a eso?

— Hay cam­bios que el co­le­gio no pue­de re­ver­tir. Pe­ro una co­sa que hay que ha­cer es mo­der­ni­zar­lo. Lo pri­me­ro es cam­biar la for­ma de co­mu­ni­car­nos, con la opi­nión pú­bli­ca, con el sis­te­ma de Jus­ti­cia, con los so­cios. Esa co­mu­ni­ca-

Die­go Pes­ca­de­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.