Fal­tan re­cur­sos pa­ra aten­der a víc­ti­mas de de­li­tos en el in­te­rior

La aten­ción es “mu­cho más efec­ti­va” en Mon­te­vi­deo

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Escribe Fe­de­ri­ca Chia­rino

El nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal ( CPP), que en­tró en vi­gen­cia el pa­sa­do no­viem­bre, men­cio­na la pa­la­bra “víc­ti­ma” más de 60 ve­ces. El có­di­go an­te­rior, nin­gu­na. Eso re­fle­ja el rol pre­pon­de­ran­te que la re­for­ma bus­có dar a las per­so­nas que fue­ron víc­ti­mas de de­li­tos. Aho­ra se les per­mi­te par­ti­ci­par del pro­ce­so, pre­sen­tar prue­bas, asis­tir a los jui­cios y te­ner in­for­ma­ción so­bre los avan­ces o re­tro­ce­sos de la in­ves­ti­ga­ción. La Fiscalía creó in­clu­so una nue­va ofi­ci­na — la Uni­dad de Víc­ti­mas y Tes­ti­gos— pa­ra aten­der a quie­nes deseen in­vo­clu­rar­se en el pro­ce­so. La uni­dad cuen­ta con un equi­po de 10 téc­ni­cos, in­te­gra­do por tra­ba­ja­do­res so­cia­les, psi­có­lo­gos y abo­ga­dos, que tra­ba­jan en to­do el país.

Las per­so­nas que de­ci­den for­mar par­te del pro­ce­so l o ha­cen en bus­ca de “in­for­ma­ción, jus­ti­cia y re­pa­ra­ción”, di­ce la di­rec­to­ra de la uni­dad, Ma­rie­la So­la­ri. Des­de que se creó la ofi­ci­na, sus téc­ni­cos aten­die­ron a unas 1.000 víc­ti­mas. So­la­ri sos­tie­ne que el nú­me­ro ha ido en au­men­to y que se­gui­rá cre­cien­do. La uni­dad se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra el in­gre­so de 28 téc­ni­cos nue­vos, que aten­de­rán la ma­yor de­man­da, en par­ti­cu­lar en el in­te­rior del país.

La uni­dad, sin em­bar­go, no les pro­vee a las víc­ti­mas asis­ten­cia le­gal. Pa­ra con­se­guir un abogado — gra­tui­to— que de­fien­da sus in­tere­ses en el jui­cio, las per­so­nas que su­frie­ron un de­li­to pue­den re­cu­rrir a dos ins- ti­tu­cio­nes: la De­fen­so­ría Pú­bli­ca o el Con­sul­to­rio Ju­rí­di­co de la Fa­cul­tad de De­re­cho es­ta­tal. La De­fen­so­ría, que asis­tía so­lo a los sos­pe­cho­sos de co­me­ter de­li­tos, aho­ra tie­ne tres abo­ga­dos de­di­ca­dos a las víc­ti­mas, aun­que no son su­fi­cien­tes: “Ne­ce­si­ta­mos más”, di­jo a Bús­que­da la di­rec­to­ra na­cio­nal de la De­fen­so­ría Pú­bli­ca, Ve­ró­ni­ca Acu­ña.

El Con­sul­to­rio Ju­rí­di­co atien­de úni­ca­men­te a la po­bla­ción de Mon­te­vi­deo. Pa­ra aten­der a las víc­ti­mas del in­te­rior, so­lo es­tá la De­fen­so­ría. Ade­más, am­bos exi­jen un lí­mi­te má­xi­mo de in­gre­sos a las per­so­nas que bus­can asis­ten­cia y si es­te se su­pera, es ne­ce­sa­rio con­tra­tar un abogado pri­va­do.

En una com­pa­re­cen­cia en el Par­la­men­to el 14 de se­tiem­bre, Juan Raúl Wi­lli­man, quien ade­más de di­ri­gir el Con­sul­to­rio Ju­rí­di­co tra­ba­ja co­mo i nte­gran­te de l a Aso­cia­ción de Fa­mi­lia­res y Víc­ti­mas de la Del i ncuen­cia, di­jo que l a aten­ción a las víc­ti­mas es “mu­cho más efec­ti­va” en Mon­te­vi­deo que en el in­te­rior del país.

A di­fe­ren­cia de la ca­pi­tal, en el in­te­rior la De­fen­so­ría no creó de­fen­so­res es­pe­cia­li­za­dos en víc­ti­mas, sino que dis­pu­so que “los abo­ga­dos que tie­nen me­nos car­ga de tra­ba­jo” asu­man ese tra­ba­jo, ex­pli­có Acu­ña a Bús­que­da. Eso im­pli­ca que l as víc­ti­mas sean aten­di­das por de­fen­so­res del área ci­vil, de adua­na o fa­mi­lia, sin ex­pe­rien­cia en pe­nal.

Acu­ña di­jo que es­to se de­be a que la De­fen­so­ría cuen­ta con “los re­cur­sos ma­te­ria­les mí­ni­mos e im­pres­cin­di­bles”, pe­ro que se­ría ne­ce­sa­rio te­ner de­fen­so­res es­pe­cia­li­za­dos en to­do el país, por­que “la ciu­da­da­nía lo es­tá pi­dien­do”.

Asis­ten­cia “t o - pea­da”. El nue­vo CPP es­ta­ble­ce, en su ar­tícu­lo 79.4, que se brin­da­rá asis­ten­cia le­gal gra­tui­ta “a las víc­ti­mas ca­ren­tes de re­cur­sos que así lo so­li­ci­ten”. Por tan­to, en la De­fen­so­ría se fi­ja­ron “to- pes” de in­gre­sos pa­ra las víc­ti­mas que bus­quen un abogado de ofi­cio.

En el Par­la­men­to, Wi­lli­man plan­teó que eso ha­ce que ha­ya “un gran nú­me­ro de per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad que tie­nen un pro­ble­ma de ac­ce­so a la Jus­ti­cia” en el in­te­rior del país. Los to­pes ri­gen tam­bién en Mon­te­vi­deo, pe­ro la ca­pi­tal po­see ade­más la aten­ción del Con­sul­to­rio Ju­rí­di­co que tie­ne to­pes más al­tos.

“Un impu­tado, por más que sea mi­llo­na­rio, no tie­ne por qué pa­gar un de­fen­sor, por­que si no lo tie­ne, se lo asig­nan. No fun­cio­na así pa­ra las víc­ti­mas”, di­jo Wi­lli­man a Bús­que­da.

So­la­ri re­co­no­ció que la exis­ten­cia de los to­pes pue­de de­jar fue­ra de la asis­ten­cia gra­tui­ta a per­so­nas que lo ne­ce­si­tan: “Ha pa­sa­do que al­gu­na víc­ti­ma di­ga ‘quie­ro par­ti­ci­par pe­ro no pue­do pa­gar un abogado’”.

“En eso te­ne­mos que avan­zar. Exis­te el de­re­cho y tie­ne que exis­tir l a opor­tu­ni­dad de que las per­so­nas ac­ce­dan a eso”, aña­dió.

Sin em­bar­go, la di­rec­to­ra de l a De­fen­so­ría ase­gu­ró que los to­pes no li­mi­tan el ac­ce­so de las víc­ti­mas a la jus­ti­cia y di­jo que no es­tá de acuer­do con que to­das las víc­ti­mas re­ci­ban asis­ten­cia le­tra­da gra­tui­ta, sin im­por­tar sus in­gre­sos. Es que una víc­ti­ma no ne­ce­si­ta un de­fen­sor, por­que “no hi­zo na­da”, ex­pli­có. Pa­ra Acu­ña, las si­tua­cio­nes del impu­tado y de la víc­ti­ma no son com­pa­ra­bles por­que, en el ca­so del pri­me­ro, “es­tán en jue­go sus ga­ran­tías”.

Por tan­to, opina que si la víc­ti­ma tie­ne re­cur­sos, “tie­ne que ir a un de­fen­sor par­ti­cu­lar”.

La De­fen­so­ría de­be brin­dar asis­ten­cia a to­das las per­so­nas que re­quie­ran sus ser­vi­cios cu­yos in­gre­sos no su­peren las tres BPC ( Ba­se de Pres­ta­cio­nes y Con­tri­bu­cio­nes), lo que equi­va­le a unos $ 11.000, siem­pre que no ten­gan fa­mi­lia­res a car­go. Si la per­so­na es ca­sa­da o tie­ne fa­mi­lia­res a car­go, sus in­gre­sos no pue­den su­pe­rar los cin­co BPC, unos $ 19.000. Si la per­so­na pa­ga una ren­ta su­pe­rior a $ 18.000 o tie­ne más de dos hi­jos me­no­res de edad, el to­pe pue­de lle­gar a los $ 28.000.

Acu­ña ar gu­men­tó, ade­más, que si la De­fen­so­ría Pú­bli­ca aten­die­ra a to­das las víc­ti­mas sin dis­tin­ción, se ge­ne­ra­ría una “com­pe­ten­cia desl eal con el co­le­gio de abo­ga­dos” que “t i ene su de­re­cho a tra­ba­jar”. Agre­gó que, aun­que hu­bie­se vo­lun­tad y la ley lo per­mi­tie­ra, “no da­rían los re­cur­sos pa­ra aten­der­los a to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.