Po­la­ri­za­ción y po­pu­lis­mo

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

por Pau Delgado Igle­sias

La se­ma­na pa­sa­da un gru­po de es­tu­dian­tes ar­gen­ti­nas de­nun­cia­ron du­ran­te su ce­re­mo­nia de egre­so a va­rios pro­fe­so­res y au­to­ri­da­des del Co­le­gio Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res por aco­so se­xual, mi­so­gi­nia, ho­mo­fo­bia y dis­cri­mi­na­ción. Las ado­les­cen­tes ex­pli­ca­ron que du­ran­te sus años de edu­ca­ción — en­tre 2012 y 2017— no con­ta­ban ins­ti­tu­cio­nal­men­te con un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra ser es­cu­cha­das por es­tos pro­ble­mas, y que por eso ha­bían de­ci­di­do plan­tear­lo aho­ra pú­bli­ca­men­te. Con­si­de­ra­ron que ha­cer­lo de es­te mo­do po­día ayu­dar, ade­más, a que el te­ma “se ex­tien­da a otros co­le­gios”, ya que en­tien­den que es­ta reali­dad no es ex­clu­si­va “del Na­cio­nal”.

En la ac­ti­tud de las ado­les­cen­tes se pue­de ver el im­pac­to que el mo­vi­mien­to # Me­too y el for­ta­le­ci­mien­to del fe­mi­nis­mo han ge­ne­ra­do a es­ca­la glo­bal: son jó­ve­nes que to­ma­ron con­cien­cia de los abu­sos a los que han es­ta­do ex­pues­tas so­lo por ser mu­je­res, y cuen­tan con las he­rra­mien­tas dis­cur­si­vas ne­ce­sa­rias pa­ra in­ten­tar po­ner­le fin a una im­pu­ni­dad his­tó­ri­ca.

A pe­sar de es­to, des­es­ta­bi­li­zar y des­na­tu­ra­li­zar pri­vi­le­gios no es, por su­pues­to, una ta­rea fá­cil, y las mu­je­res que rom­pen el si­len­cio se en­fren­tan a una cre­cien­te ola de re­sis­ten­cias y re­cha­zo. Un buen ejem­plo es la tor­men­ta que se desató a par­tir del ca­so Ka­va­naugh en Es­ta­dos Uni­dos: lue­go de ha­ber si­do no­mi­na­do por Trump pa­ra la Cor­te Su­pre­ma, el juez Brett Ka­va­naugh fue acu­sa­do por Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford de ha­ber­la agre­di­do se­xual­men­te en 1982, cuan­do eran ado­les­cen­tes. Bla­sey de­cla­ró que ha­bía du­da­do mu­cho an­tes de ha­cer pú­bli­co es­te he­cho, pe­ro que sin­tió el “de­ber cí­vi­co” de aler­tar a la ciu­da­da­nía so­bre la in­te­gri­dad mo­ral de la per­so­na que du­ran­te años ocu­pa­ría la ma­yor au­to­ri­dad ju­di­cial de su país.

Des­de que su nom­bre se hi­zo pú­bli­co, ella y su fa­mi­lia han re­ci­bi­do cons­tan­tes ata­ques y ame­na­zas de muer­te. Al­go si­mi­lar de­be ha­ber mo­ti­va­do a las es­tu­dian­tes del Co­le­gio Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res pa­ra ani­mar­se a tal gra­do de ex­po­si­ción: pro­ba­ble­men­te el pro­fun­do de­seo de que es­tas co­sas no pa­sen más o, al me­nos, que de­jen de pa­sar des­aper­ci­bi­das, y que no si­gan sien­do ava­la­das cul­tu­ral y po­lí­ti­ca­men­te.

Mien­tras que mu­chas per­so­nas (en su ma­yo­ría mu­je­res) sien­ten em­pa­tía ha­cia la si­tua­ción re­la­ta­da por Bla­sey, o lo ex­pre­sa­do por las jó­ve­nes ar­gen­ti­nas, otras mu­chas per­so­nas se sien­ten mo­les­tas. Las je­rar­quías de gé­ne­ro es­tán sien­do pro­fun­da­men­te desafia­das por las mu­je­res y es­to pro­vo­ca un enor­me mie­do. El pro­pio Do­nald Trump ( él mis­mo con más de 10 acu­sa­cio­nes de abu­so) de­cla­ró es­ta se­ma­na que “es un mo­men­to ate­rra­dor pa­ra los hom­bres jó­ve­nes en Amé­ri­ca”, ya que “po­dés ha­ber si­do una per­so­na per­fec­ta to­da tu vi­da y al­guien pue­de acu­sar­te de al­go”.

En l ugar de acom­pa­ñar l os cam­bios y en­ten­der que es mo­men­to de plan­tear­nos re­la­cio­nes ho­ri­zon­ta­les y res­pe­tuo­sas en­tre mu­je­res y hom­bres ( muy es­pe­cial­men­te en el plano de la se­xua­li­dad), una gran par­te de la po­bla­ción eli­ge res­pon­der con fu­ria y en­fren­ta­mien­to.

Co­mo plan­tea el pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co Gi­deon Rach­man, lo ge­ne­ra­do a par­tir del ca­so Ka­va­naugh de­ja en evi­den­cia el gran eno­jo que pro­vo­ca en mu­chos hom­bres la sen­sa­ción de “pér­di­da de es­ta­tus”, y mues­tra “el po­der po­la­ri­za­dor” de los de­ba­tes de gé­ne­ro. Com­par­to con Rach­man la idea de que es­ta po­la­ri­za­ción vie­ne sien­do apro­ve­cha­da por el po­pu­lis­mo con­ser­va­dor, que uti­li­za dis­cur­sos mi­só­gi­nos pa­ra ga­nar vo­tos. Co­mo afir­ma el pe­rio­dis­ta, aun­que las ex­pli­ca­cio­nes más po­pu­la­res pa­ra el re­cien­te au­men­to del po­pu­lis­mo en el mun­do se han cen­tra­do en “de­sigual­dad y raza”, lo ocu­rri­do en torno al ca­so Ka­va­naugh “apun­ta a un ter­cer fac­tor: la ira mas­cu­li­na”. Es­te te­mor a “per­der el po­der” se ha­ce ca­da vez más evi­den­te en el “tono mi­só­gino de los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas en Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Fi­li­pi­nas, Italia y otros lu­ga­res” (Rach­man, 2018).

El pró­xi­mo do­min­go se pon­drá a prue­ba en Bra­sil el po­pu­lis­mo de de­re­cha más con­ser­va­dor de la re­gión, con el can­di­da­to a pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro. Las afir­ma­cio­nes del can­di­da­to abar­can des­de las más es­ca­lo­frian­tes pos­tu­ras ho­mo­fó­bi­cas y mi­só­gi­nas, has­ta el apo­yo a la pe­na de muer­te, la de­fen­sa de la tor­tu­ra y el elo­gio al ré­gi­men mi­li­tar. Los dis­cur­sos de odio y vio­len­cia que por un la­do hi­cie­ron sur­gir fuer­tes mo­vi­mien­tos en su con­tra (co­mo la cam­pa­ña # Elenão lle­va­da ade­lan­te por cien­tos de mi­les de mu­je­res bra­si­le­ras), son, por otro la­do, los mis­mos que le su­man vo­tan­tes ca­da día, ya que la po­la­ri­za­ción ali­men­ta al po­pu­lis­mo.

La res­pues­ta au­to­má­ti­ca y reac­cio­na­ria con­tra el avance en términos de de­re­chos, nos pue­de ter­mi­nar lle­van­do co­mo so­cie­dad ha­cia ca­mi­nos que se­gu­ra­men­te no sean los que que­ra­mos tran­si­tar. Evi­te­mos con­ver­tir­nos en el blan­co fá­cil de un po­pu­lis­mo con­ser­va­dor que nos sub­es­ti­me al pun­to de con­ven­cer­nos de que to­dos nues­tros ma­les son cul­pa del fe­mi­nis­mo y de “la ideo­lo­gía de gé­ne­ro”. El eno­jo sis­te­má­ti­co fren­te a los com­ple­jos cam­bios que es­ta­mos viviendo en términos de igual­dad, pro­ba­ble­men­te no nos deje ver con cla­ri­dad la ne­ce­si­dad to­da­vía ur­gen­te de es­tas trans­for­ma­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.