Con­se­jos de Sa­la­rios ge­ne­ran “al­ta per­sis­ten­cia” in­fla­cio­na­ria

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Ac­tual­men­te la eco­no­mía en­fren­ta una ten­sión en­tre em­pleo y sa­la­rios — can­ti­dad y pre­cio— que lle­ga has­ta los Con­se­jos de Sa­la­rios, una dis­cu­sión en in­ter­ac­ción con otras va­ria­bles, co­mo la in­fla­ción.

En las su­ce­si­vas ron­das se fue­ron al­te­ran­do la du­ra­ción de los con­ve­nios, la pe­rio­di­ci­dad de los ajustes, el ni­vel de me­jo­ra del po­der de com­pra de las re­mu­ne­ra­cio­nes, así co­mo su gra­do de in­de­xa­ción. Pe­ro más allá de esos cam­bios, la ne­go­cia­ción sa­la­rial co­lec­ti­va hi­zo per­sis­ten­te el “pro­ce­so in­fla­cio­na­rio”, di­fi­cul­tan­do el pro­pó­si­to de en­cau­zar el al­za de los pre­cios a los ni­ve­les desea­dos por las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas.

Eso i nter­pre­tan tres eco­no­mis­tas del Ban­co Cen­tral ( BCU) en Con­se­jos de Sa­la­rios y su uti­li­dad co­mo ins­tru­men­to de proyección de la in­fla­ción, un do­cu­men­to de tra­ba­jo de ese or­ga­nis­mo. El fo­co de su aná­li­sis lo po­nen en un Ín­di­ce de Con­se­jos de Sa­la­rios (ICS).

Ne­go­cia­ción cam­bian­te. Co­mo in­tro­duc­ción con­cep­tual, el es­tu- dio in­di­ca que los sa­la­rios jue­gan un rol cen­tral en el pro­ce­so de for­ma­ción de pre­cios de las em­pre­sas des­de dos pers­pec­ti­vas: al ser par­te de su ecua­ción de cos­tos y por ope­rar co­mo un com­po­nen­te im­por­tan­te de la de­man­da agre­ga­da, al cons­ti­tuir la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­so de la ma­yo­ría de los ho­ga­res. Es­tos efec­tos son in­cor­po­ra­dos en va­rios mo­de­los de proyección que uti­li­za el Área de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria del BCU.

Des­de 2005 la evo­lu­ción de los sa­la­rios ha es­ta­do “mar­ca­da” por la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, que fue re­ins­ta­la­da con el pri­mer go­bierno del Fren­te Am­plio, se­ña­la.

La du­ra­ción de los con­ve­nios, con el co­rrer de las ron­das, se fue ex­ten­dien­do de un año en la pri­me­ra a en­tre dos y tres (y en al­gu­nos ca­sos más en las úl­ti­mas). En for­ma si­mé­tri­ca au­men­tó el por­cen­ta­je de acuer­dos que ajus­ta por pe­río­dos se­mes­tra­les (pa­só de 40% a 90% en las dos úl­ti­mas ron­das, res­pec­ti­va­men­te).

Otro de l os cam­bios re­le­van­tes fue la im­ple­men­ta­ción de ajustes no­mi­na­les, in­cor­po­ra­dos en prác­ti­ca­men­te to­dos los con­ve­nios fir­ma­dos. An­te­rior­men­te, la am­plia ma­yo­ría acor­da­ba la par­te real (por en­ci­ma de la in­fla­ción) a par­tir de va- ria­bles exó­ge­nas es­ta­ble­ci­das por ca­da con­ve­nio. Des­de l a pers­pec­ti­va de la in­de­xa­ción sa­la­rial, am­bos cam­bios tie­nen efec­tos con­tra­rios, en la me­di­da que la ma­yor fre­cuen­cia de ajustes au­men­ta la in­de­xa­ción, mien­tras que los ajustes no­mi­na­les y los co­rrec­ti­vos me­nos fre­cuen­tes la re­du­cen.

En re­la­ción con los in-

Du­ra­ción de los con­ve­nios di­ca­do­res pa­ra ajus­tar la in­fla­ción, mien­tras en las pri­me­ras ron­das era co­mún que se em­plea­ra la en­cues­ta de ex­pec­ta­ti­vas de los ana­lis­tas pu­bli­ca­da por el BCU, en las si­guien­tes el Po­der Eje­cu­ti­vo pu­so más én­fa­sis en que la re­fe­ren­cia fue­ra la me­ta gu­ber­na­men­tal; eso fue in­cor­po­ra­do pa­ra la ma­yor par­te de la ma­sa sa­la­rial, has­ta la úl­ti­ma ron­da que to­ma los ajustes no­mi­na­les por to­do con­cep­to.

A lo lar­go del tiem­po (y las ron­das) las “re­glas de jue­go” en la fi­ja­ción de los sa­la­rios se han ido mo­di­fi­can­do, re­su­me el do­cu­men­to. Ade­más, pre­vio a la re­ins­ta­la­ción de los Con­se­jos los ajustes no se ha­cían de for­ma sin­cro­ni­za­da, ni siem­pre en l os mis­mos me­ses de ca­da año; lue­go de 2005 se em­pe­zó a ver una es­ta­cio­na­li­dad más fuer­te, con enero y ju­lio co­mo me­ses pa­ra apli­car los in­cre­men­tos sa­la­ria­les.

Pro­ce­so in­fla­cio­na­rio. “El cre­ci­mien­to sa­la­rial du­ran­te las pri­me­ras ron­das de ne­go­cia­ción ju­gó un rol re­le­van­te en la ace­le­ra­ción de los pre­cios, en la me­di­da que los au­men­tos eran cla­ra­men­te su­pe­rio­res a la in­fla­ción vigente, lle­van­do a que el sa­la­rio real au­men­ta­ra por en­ci­ma de la pro­duc­ti­vi­dad”, afir­ma el do­cu­men­to de tra­ba­jo. Agre­ga que los cos­tos la­bo­ra­les no­mi­na­les uni­ta­rios, jun­to al di­na­mis­mo de la de­man­da agre­ga­da, “cons­ti­tu­ye­ron una de las prin­ci­pa­les pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias a par­tir de la se­gun­da ron­da de ne­go­cia­ción” y lle­va­ron a los pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios no tran­sa­bles i nter­na­cio­nal­men­te a cre­cer a ta­sas ma­yo­res a 10%.

Por otro la­do, las de­mo­ras en­tre el ven­ci­mien­to de un acuer­do y la fir­ma del si­guien­te, pro­vo­ca una dis­mi­nu­ción del cre­ci­mien­to in­ter­anual de los sa­la­rios al tér­mino de una ron­da y una va­ria­ción inusual­men­te ele­va­da al prin­ci­pio de la si­guien­te. Es­to su­ce­de por­que el ajus­te ini­cial del con­ve­nio se otor­ga unos me­ses más tar­de, lo que lle­va, por ejem­plo, a que la va­ria­ción in­ter­anual de los sa­la­rios in­cor­po­re el equi­va­len­te a tres ajustes se­mes­tra­les un año más tar­de. Lo que tie­ne con­se­cuen­cias en el fe­nó­meno in­fla­cio­na­rio en la me­di­da que la pre­sión so­bre los pre­cios no tran­sa­bles tien­de a dis­mi­nuir mien­tras se sus­tan­cian las negociaciones y a in­cre­men­tar­se cuan­do se empiezan a apli­car los acuer­dos. “En­ten­der es­te fe­nó­meno per­mi­te rea­li­zar un diag­nós­ti­co más cla­ro de los mo­vi­mien­tos de la in­fla­ción sub­ya­cen­te”, re­mar­ca el do­cu­men­to del BCU.

Del mis­mo mo­do, l a ge­ne­ra­li­za­ción de l os co­rrec­ti­vos por in­fla­ción “con­tri­bu­yó a dar­le ma­yor per­sis­ten­cia a l os di­fe­ren­tes shocks in­fla­cio­na­rios, au­men­tan­do la iner­cia del pro­ce­so”. Pe­ro la apro­ba­ción en la sex­ta ron­da sa­la­rial de au­men­tos no­mi­na­les con co­rrec­ti­vos me­nos fre­cuen­tes “po­dría con­tri­buir a dis­mi­nuir la per­sis­ten­cia de la in­fla­ción y a con­so­li­dar­la den­tro del ran­go me­ta”, es­ti­man los eco­no­mis­tas.

En su­ma, ad­vier­ten que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va “ha lle­va­do a que el pro­ce­so in­fla­cio­na­rio ten­ga una al­ta per­sis­ten­cia y ha con­fi­gu­ra­do una fuer­te pre­sión al al­za en la in­fla­ción no tran­sa­ble. Am­bos fe­nó­me­nos han di­fi­cul­ta­do el ac­cio­nar de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”.

El ín­di­ce. Las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to sa­la­rial que sur­gen del ICS in­cor­po­ran fac­to­res “tran­si­to­rios”, re­la­cio­na­dos con la di­ná­mi­ca de los Con­se­jos de Sa­la­rios, jun­to con otros más “es­truc­tu­ra­les”, que in­ci­den en la fi­ja­ción de los suel­dos (co­mo las es­ti­ma­cio­nes del Pro­duc­to Bru­to In­terno y el em­pleo).

Ello ha­ce del ín­di­ce un i ns­tru­men­to es­pe­cial­men­te ap­to pa­ra la proyección de la evo­lu­ción de las re­mu­ne­ra­cio­nes tan­to a cor­to co­mo me­diano pla­zo, se­gún los au­to­res. Se ha­lló una “muy bue­na” ca­pa­ci­dad pre­dic­ti­va del ín­di­ce — tes­tea­da has­ta ocho tri­mes­tres ha­cia de­lan­te—, al me­nos en com­pa­ra­ción con otras pro­yec­cio­nes dis­po­ni­bles. Ad­mi­ten, sin em­bar­go, que el ICS po­dría te­ner un ses­go a sub­es­ti­mar el cre­ci­mien­to efec­ti­vo de los sa­la­rios en la me­di­da que los con­ve­nios es­ta­ble­cen ajustes mí­ni­mos y even­tual­men­te tam­bién ni­ve­les mí­ni­mos de re­mu­ne­ra­cio­nes. “Las pre­sio­nes en el mer­ca­do de tra­ba­jo po­drían im­pul­sar a las em­pre­sas a otor­gar au­men­tos por en­ci­ma de lo pre­vis­to en los con­ve­nios”, si bien el ses­go de los erro­res de­tec­ta­do no es re­le­van­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.