Cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les al ata­que

Búsqueda - - EMPRESAS Y NEGOCIOS - Por Gui­ller­mo Si­car­di

En Uru­guay no es fá­cil fun­dar una em­pre­sa. Ni ges­tio­nar­la. Y me­nos aún, hacerla ren­ta­ble. La car­ga im­po­si­ti­va, la bu­ro­cra­cia y la le­gis­la­ción la­bo­ral rí­gi­da, lo ha­cen ca­da vez más di­fí­cil. Y la Con­fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras Em­pre­sa­ria­les sa­len a ata­car es­tos pro­ble­mas.

Ha­ce po­cos días di­fun­die­ron el vi­deo Desafíos en ma­te­ria de com­pe­ti­ti­vi­dad: re­gu­la­ción la­bo­ral1, criticando el “sis­te­ma de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, que es inade­cua­do” ya que “no con­tem­pla di­fe­ren­cias a ni­vel de em­pre­sas den­tro de un mis­mo sec­tor, ya sea por ta­ma­ño, lo­ca­li­za­ción, modelo de ne­go­cios, re­sul­ta­dos u otros fac­to­res”, pues­to que “las re­gu­la­cio­nes es­tán di­se­ña­das pa­ra em­pre­sas de ma­yor por­te no sien­do la reali­dad de las Mipy­mes”. ( Mi­cro Pe­que­ñas y Me­dia­nas Em­pre­sas).

Cuan­to más rí­gi­da sea la le­gis­la­ción la­bo­ral y me­nos pro­duc­ti­va la mano de obra (por fal­ta de ap­ti­tu­des y ac­ti­tu­des), la res­pues­ta na­tu­ral se­rá me­nos con­tra­ta­ción, más ro­bo­ti­za­ción o di­rec­ta­men­te… la emi­gra­ción. An­te es­te pa­no­ra­ma, los em­pre­sa­rios es­tán con­tra­tan­do me­nos gen­te y mu­chos es­tán lle­van­do sus ne­go­cios a Pa­ra­guay, el país con ma­yor cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la re­gión gra­cias a los ba­jos im­pues­tos, una fuer­za la­bo­ral jo­ven y dis­pues­ta, don­de los sin­di­ca­tos no son un obs­tácu­lo al cre­ci­mien­to.

Uru­guay es ca­da día me­nos com­pe­ti­ti­vo. El ci­ta­do vi­deo nos re­cuer­da que nues­tro país es­tá en una “po­si­ción re­le­ga­da res­pec­to a la efi­cien­cia del mer­ca­do la­bo­ral”, ocu­pan­do el lu­gar 137º del Ín­di­ce de com­pe­ti­ti­vi­dad del World Eco­no­mic Fo­rum y yo les re­cuer­do que es­ta­mos en el lu­gar 94º del ran­king Doing Bu­si­ness del Ban­co Mun­dial, que es­ta­ble­ce las me­jo­res re­gu­la­cio­nes pa­ra em­pren­der. Lo en­ca­be­za Nue­va Ze­lan­da, Sin­ga­pur y Di­na­mar­ca y lo cie­rran Ve­ne­zue­la, Eri­trea y So­ma­lia.

Pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción, la Con­fe­de­ra­ción empresarial “se pro­po­ne mo­di­fi­car la le­gis­la­ción la­bo­ral; de­ro­gar el decreto que re­gu­la las ocu­pa­cio­nes, con­si­de­rar la reali­dad de las Mipy­mes en las negociaciones sa­la­ria­les y de­jar la ne­go­cia­ción tri­par­ti­ta so­la­men­te pa­ra de­fi­nir mí­ni­mos por ca­te­go­ría”. Tam­bién quie­re “sal­va­guar­dar el de­re­cho a la li­ber­tad de tra­ba­jo de los no huel­guis­tas y del em­pre­sa­rio” y fo­ca­li­zar­se en “negociaciones bi­par­ti­tas”.

No hay du­das de que to­das es­tas me­di­das se­rán bue­nas pa­ra el país y no so­lo pa­ra los em­pre­sa­rios. Pe­ro na­da de es­to se va a apro­bar mien­tras Juan Pue­blo no es­té preparado pa­ra cam­biar sus vie­jos pa­ra­dig­mas es­ta­tis­tas. Si la gen­te no en­tien­de los be­ne­fi­cios de ta­les me­di­das, nin­gún po­lí­ti­co las va a im­pul­sar. Ade­más, da­da la ma­la imagen de los em­pre­sa­rios, me­nos chan­ces de pros­pe­rar sus pro­pues­tas.

Las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les no se han co­mu­ni­ca­do bien con la so­cie­dad. Se han preo­cu­pa­do más en ha­cer lobby que en cam­biar la ma­triz cul­tu­ral es­ta­tis­ta por otra a fa­vor de la ca­li­dad, la com­pe­ten­cia y el li­bre mer­ca­do. La causa del lobby es so­lo bue­na pa­ra ellos, en cam­bio, la causa de la li­ber­tad de mer­ca­do es bue­na pa­ra la so­cie­dad to­da.

El vi­deo de la Con­fe­de­ra­ción ter­mi­na con una ver­dad irre­fu­ta­ble: “Es tiem­po de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. El país lo de­man­da”. Pe­ro so­lo tu­vo 11 vi­sua­li­za­cio­nes des­de que fue pu­bli­ca­do el vier­nes 28 de se­tiem­bre.

Si quieren te­ner éxi­to en sus pro­pues­tas, los em­pre­sa­rios de­be­rán cam­biar ra­di­cal­men­te la for­ma en que se co­mu­ni­can con las ma­sas. Pa­ra em­pe­zar, no ha­gan vi­deos so­lo con di­bu­ji­tos. Den la ca­ra. Cuen­ten sus his­to­rias de em­pren­de­du­ris­mo, ries­go y sa­cri­fi­cio. Abran las puer­tas de sus em­pre­sas y de­jen sa­lir el sol. Mués­tren­se co­mo lo que son: em­pren­de­do­res sin com­ple­jos, que crean em­pleos, ser­vi­cios y opor­tu­ni­da­des.

De es­ta ma­ne­ra, al­gún día, tal vez lle­guen a creer­les y sus pro­pues­tas pros­pe­ren. Y ese día, se­rá un gran día pa­ra la Re­pú­bli­ca.

(1) Vi­deo h t t p s : / / w w w. y o u t u b e . c o m / watch?v= L2TRUHIHX1K

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.