Ru­mo­res

Búsqueda - - VIDA CULTURAL - Por Ro­dol­fo M. Fat­to­ru­so

¿Es el ru­mor so­la­men­te una me­tá­fo­ra de la fal­se­dad? ¿O se tra­ta de la ge­nui­na len­gua ma­dre de un con­jun­to de su­je­tos aso­cia­dos de he­cho en al­gu­nas emo­cio­nes? En­tre las per­so­nas hay una per­cep­ción, hay una idea más o me­nos va­ga y hay tam­bién una ex­pe­rien­cia di­rec­ta del ru­mor; y no siem­pre coin­ci­den esas tres exis­ten­cias en el mis­mo ac­to de con­cien­cia.

En su es­tu­dio pio­ne­ro de 1947 Gor­don All­port in­for­ma las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­ben re­unir­se pa­ra te­ner la cer­te­za de es­tar fren­te al ru­mor. An­tes que na­da, su trans­mi­sión es per­so­nal, ocu­rre bo­ca a oí­do, pre­ci­sa ab­so­lu­ta­men­te del con­tac­to in­me­dia­to de los in­di­vi­duos; su con­te­ni­do es in­va­ria­ble­men­te in­for­ma­ti­vo y se re­la­cio­na con per­so­nas o acon­te­ci­mien­tos que de al­gún mo­do es­tán li­ga­das al in­te­rés de una co­mu­ni­dad de­ter­mi­na­da. Y lo más im­por­tan­te: res­pon­de a las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les de la co­mu­ni­dad, a esas an­sie­da­des co­mo el te­mor, la es­pe­ran­za, el re­sen­ti­mien­to o, en me­nor es­ca­la, la pie­dad, que ne­ce­si­tan una expansión le­gi­ti­man­te en la reali­dad. La cul­mi­na­ción feliz del ru­mor — que por na­tu­ra­le­za no es una no­ti­cia, por­que ca­re­ce de los re­cau­dos epis­te­mo­ló­gi­cos ade­cua­dos— es cuan­do al­can­za su pro­pa­ga­ción en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va, cuan­do un pe­rió­di­co o la ra­dio o la te­le­vi­sión con­si­guen ha­cer­se eco y re­fle­jar si­quie­ra par­te de sus con­te­ni­dos. En ese ca­so las con­ve­nien­tes bru­mas del fe­nó­meno se di­si­pan, el te­lón se co­rre, las lu­ces se en­cien­den y el ca­rác­ter sub­yu­gan­te que te­nía la ma­te­ria cir­cu­lan­te que­da mo­ri­ge­ra­da has­ta con­ver­tir­se en un dato más des­po­ja­do de to­do en­can­ta­dor mis­te­rio.

Una de las más cu­rio­sas con­clu­sio­nes a la que arri­ba el clá­si­co es­tu­dio de All­port — que reali­zó va­rias mediciones en dis­tin­tas con­di­cio­nes y con­for­me al con­trol de va­ria­bles di­fe­ren­tes— es que las per­so­nas tien­den a pro­pa­gar de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca y prin­ci­pal­men­te acrí­ti­ca en ma­yor vo­lu­men e in­ten­si­dad aque­llos ru­mo­res que con­va­li­dan sus pos­tu­ras o sen­ti­mien­tos so­bre de­ter­mi­na­dos asun­tos; los ru­mo­res cu­yo con­te­ni­do im­pli­ca un cues­tio­na­mien­to a las ideas, creen­cias o emo­cio­nes del in­di­vi­duo prác­ti­ca­men­te nau­fra­gan de­bi­do a que son in­ter­pe­la­dos crí­ti­ca­men­te, so­me­ti­dos a un tra­ta­mien­to ra­cio­nal y a ve­ces ex­haus­ti­vo. Es­to quie­re de­cir: pa­ra que el ru­mor sea efi­caz, la com­pla­cen­cia de pro­pa­gar­lo ne­ce­sa­ria­men­te ha de ser de la par­ti­da; de lo con­tra­rio se co­rre el ries­go de que se apa­gue ape­nas co­men­zó a ro­dar.

Sha­kes­pea­re pro­ba­ble­men­te le­yó lo que al res­pec­to in­mor­ta­li­zó Vir­gi­lio en aquel pa­sa­je que habla de có­mo co­rrió el ru­mor del ro­man­ce de la rei­na Di­do con el ex­tran­je­ro Eneas; se­gu­ra­men­te que­dó im­pac­ta­do con aque­lla po­de­ro­sa imagen del mons­truo que tie­ne “mil bo­cas y mil oí­dos” y que tra­ba­ja de no­che y de día y que co­rre ve­loz so­bre to­da la tie­rra. En la se­gun­da par­te de En­ri­que IV evo­ca ese an­te­ce­den­te en una ju­ga­da es­cé­ni­ca muy efi­caz, cual es la de per­so­ni­fi­car al ru­mor co­mo me­dia­dor en­tre la fá­bu­la de las úl­ti­mas se­ma­nas del rei­na­do de Henry Bo­ling­bro­ke y el es­pec­ta­dor. Hay pa­sa­jes que no des­mien­ten la lec­tu­ra de La Enei­da:

“Abrid los oí­dos, pues, ¿quién de vo­so­tros va a ta­pár­se­los cuan­do habla el Ru­mor? Des­de el Orien­te al de­caí­do oca­so, a lomos del vien­to, yo siem­pre di­fun­do lo que ocu­rre en es­ta es­fe­ra te­rre­nal. De con­ti­nuo via­jan ca­lum­nias en mis len­guas, que yo pro­pa­go en to­dos los idio­mas, lle­nan­do de no­ti­cias fal­sas los oí­dos: ha­blo de paz, mien­tras, ocul­to, el odio hie­re al mun­do ba­jo son­ri­sas im­pa­si­bles; y, ¿quién sino el Ru­mor, quién sino yo, ha­ce le­vas te­mi­bles y pre­pa­ra de­fen­sas, mien­tras al grá­vi­do año, re­ple­to de ma­les, se cree que lo ha pre­ña­do el mons­truo de la gue­rra, cuan­do es fal­so? El Ru­mor es una flau­ta en la que so­plan creen­cias, re­ce­los, con­je­tu­ras, y to­car­la es tan fá­cil y sen­ci­llo que has­ta el vul­go ve­lei­do­so y dis­cor­dan­te, tor­pe en­gen­dro de in­nú­me­ras ca­be­zas, sa­be hacerla so­nar. Mas, ¿pa­ra qué di­sec­ciono yo mi cuer­po an­te los míos, que tan bien lo co­no­cen? ¿Qué ha­ce aquí el Ru­mor? Me trae co­rrien­do la vic­to­ria del rey En­ri­que, que en la cruen­ta ba­ta­lla de Sh­rews­bury ha de­rro­ta­do al jo­ven Hots­pur y a sus tro­pas, apa­gan­do el fue­go de la osa­da re­be­lión con san­gre de re­bel­des”.

Es­te re­cur­so le per­mi­te al au­tor pre­sen­tar a los ojos del es­pec­ta­dor la si­mul­ta­nei­dad de los he­chos y de las an­sie­da­des, co­mo si en la vi­da real pu­die­ran se­pa­rar­se am­bas es­pe­cies. El ru­mor habla y los he­chos se ma­ni­fies­tan; el es­pec­ta­dor los ve ca­da uno en su des­nu­dez, no así los per­so­na­jes. Un ras­go más del in­creí­ble ar­te de Wi­lliam Sha­kes­pea­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.