El otro, el her­mano

Búsqueda - - VIDA CULTURAL - Por An­to­nio Pip­po

Hay tres co­sas di­fí­ci­les pa­ra la vi­da y re­co­no­ci­mien­to de un ar­tis­ta.

Vi­vir a la som­bra de otro.

Que ese otro sea tu her­mano.

Y que tu ca­rác­ter so­se­ga­do se con­fun­da con ex­ce­si­va mo­des­tia.

Fran­cis­co De Ca­ro fue el pri­mo­gé­ni­to de una pa­re­ja ita­lia­na vin­cu­la­da a la mú­si­ca y el can­to, que emi­gró a Ar­gen­ti­na pa­ra ca­sar­se. Ya en Bue­nos Ai­res se ins­ta­ló en Bal­va­ne­ra y tu­vo 12 hi­jos: el segundo fue Ju­lio, al que el des­tino, con el tiem­po, eri­gió en un gran­de del tan­go, el re­no­va­dor que ini­ció la gran evo­lu­ción que cul­mi­na­ría Piaz­zo­lla.

Y, sin em­bar­go, fue Fran­cis­co el ci­mien­to de la obra de su her­mano. Nun­ca hu­bo en­vi­dias. Ju­lio siem­pre lo qui­so y ad­mi­ró y así lo re­co­no­ció en su li­bro El tan­go en mis re­cuer­dos:

— Siem­pre lo tu­ve a mi la­do, cui­dán­do­me las es­pal­das.

Pe­ro tam­bién in­ci­dió, sin que­rer­lo —aun­que Fran­cis­co tu­vo el en­cen­di­do re­co­no­ci­mien­to de sus pa­res—, en im­pe­dir, por la pre­po­ten­cia na­tu­ral con que ejer­cía su ar­te, que el pú­bli­co co­mún di­vi­sa­se a su her­mano ma­yor de­trás de la som­bra que él pro­yec­ta­ba. Cla­ro, a ve­ces tam­bién los de­más se con­ta­gia­ban, qui­zás in­cons­cien­te­men­te: en Lu­ces de Bue­nos Ai­res, los que acom­pa­ñan a Gar­del en To­mo y obli­go son Pe­dro Láu­renz y Fran­cis­co y Ju­lio De Ca­ro. El úni­co que no se ve en la pan­ta­lla es Fran­cis­co. Sus pa­dres los ini­cia­ron jó­ve­nes en la mú­si­ca clá­si­ca, pues no que­rían que si­quie­ra ro­za­ran las ex­pre­sio­nes po­pu­la­res. Y hu­bo una ar­bi­tra­rie­dad: pa­ra Fran­cis­co, el vio­lín; pa­ra Ju­lio, el piano. Esa per­fec­ta contradicción de las in­cli­na­cio­nes na­tu­ra­les de am­bos fue zan­ja­da por la ma­dre, quien per­sua­dió a su ma­ri­do del error.

¿Mú­si­ca clá­si­ca? Sí, apren­die­ron. Pe­ro ya ha­bían si­do se­du­ci­dos por las me­lo­días de Aro­las y Bar­di. Por eso, en au­sen­cia del pa­dre, sa­lían a to­car en dúo, a par­tir de 1913, y has­ta reunían ami­gos en su ca­sa pa­ra to­car, en­tre otros tan­gos, El irre­sis­ti­ble, Sans Sou­ci y La cum­par­si­ta.

Qué pe­na. Fue­ron des­cu­bier­tos y el du­ro pa­dre los echó de la ca­sa: con el tiem­po, Fran­cis­co se ami­gó con él; Ju­lio si­guió ene­mis­ta­do has­ta el fi­nal de su vi­da.

El sor­pre­si­vo des­am­pa­ro tu­vo un efec­to ines­pe­ra­do: Ju­lio fue a vi­vir a Mon­te­vi­deo, se­pa­ra­do de Fran­cis­co, que lle­gó me­ses des­pués. El vio­li­nis­ta ac­tuó con En­ri­que Del­fino y con Mi­not­to Di Cic­co, en 1922. Me­ses más tar­de in­du­jo a Di Cic­co a in­cor­po­rar a Fran­cis­co, sus­ti­tu­yen­do al her­mano del di­rec­tor, Fio­ra­van­ti, quien se ha­bía re­ti­ra­do de la or­ques­ta. Una época fe­cun­da: tra­ba­jo, éxi­tos y las pri­me­ras obras de los her­ma­nos De Ca­ro en con­jun­to: Ma­la Pin­ta, Mi en­can­to, Pu­ra la­bia, Don An­to­nio, Grin­gui­ta y La pa­la­da.

No obs­tan­te, en 1924, re­gre­sa­ron a Bue­nos Ai­res ten­ta­dos por la ofer­ta de crear un sex­te­to pa­ra ac­tuar en fiestas de fa­mi­lias de cla­se al­ta. Muy bue­na pa­ga y ac­tua­ción de es­mo­quin, pe­che­ra du­ra y mo­ñi­ta al cue­llo; así na­ció el pri­mer fa­mo­so sex­te­to con la di­rec­ción de Ju­lio De Ca­ro. Es cu­rio­so: el con­tra­to fue he­cho a Fran­cis­co. Qui­zás in­ci­dió su talante sereno fren­te a la eri­za­da ener­gía de Ju­lio.

De ahí en ade­lan­te si­guie­ron jun­tos, va­rian­do el res­to de los in­te­gran­tes al pa­so de los años, has­ta crear la obra que con­mo­vió los ci­mien­tos del tan­go clá­si­co. Am­bos aban­do­na­ron la ac­ti­vi­dad en 1955.

El res­pe­to y la ad­mi­ra­ción por Ju­lio han des­pa­rra­ma­do di­fu­sión, pla­cas, mo­nu­men­tos y un re­cuer­do in­dem­ne.

De Fran­cis­co que­da­ron en pie otros re­co­no­ci­mien­tos.

Ga­briel Chu­la Clau­si y Juan Carlos Lamadrid com­pu­sie­ron A Fran­cis­co De Ca­ro: En las Flo­res ne­gras de tu des­pe­di­da,/ la lo­ca bohe­mia de tu co­ra­zón,/ y quién sa­be qué me­mo­ria/ de un tan­go que se fue,/ con las pá­gi­nas muer­tas/ de los poe­mas de tu fe.

Pe­dro Gae­ta sen­ten­ció: —Te­nía la mo­des­tia de los ta­len­to­sos, esa mis­ma que ca­rac­te­ri­zó a Raúl Gon­zá­lez Tu­ñón.

Or­lan­do del Gre­co di­jo: — Creó una nue­va es­cue­la. Fue un ade­lan­ta­do que ins­pi­ró, en­tre otros, a Ho­ra­cio Sal­gán. Mo­derno y sen­si­ble, lí­ri­co, crea­dor del ver­da­de­ro tan­go ro­man­za. Un poe­ta del piano que merece las pa­la­bras que Hei­ne de­di­có a Cho­pin: “Su ar­te de flo­res fra­gan­tes so­lo se en­tre­ga en la pe­num­bra cre­pus­cu­lar”.

Fran­cis­co De Ca­ro creó obras me­mo­ra­bles. Es obli­ga­do re­cor­dar Flo­res ne­gras, Lo­ca bohe­mia, Poe­ma de amor y Sue­ño azul, en­tre tan­tas. Na­ció el 23 de mar­zo de 1898 y mu­rió el 31 de ju­lio de 1976. Cua­tro años des­pués fa­lle­ció Ju­lio. Am­bas tum­bas es­tán jun­tas, en La Cha­ca­ri­ta.

En un vie­jo re­por­ta­je, mi­rán­do­se, am­bos ha­bían coin­ci­di­do, pe­se a tan­tas di­fe­ren­cias de ca­rác­ter:

— So­mos her­ma­nos de san­gre y es­pí­ri­tu. Nin­guno po­dría vi­vir sin el otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.