La no­che de 12 años y la his­to­ria re­cien­te

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Les en­vío es­ta car­ta en res­pues­ta a la del se­ñor Es­te­ban G. Los San­tos, que me alu­de va­rias ve­ces.

Cor­dia­les saludos

Es­te­ban Va­len­ti El due­ño de la ver­dad ab­so­lu­ta. Cuan­do se re­la­ta la his­to­ria, y al­guien con­si­de­ra que es el due­ño de la ver­dad y el de­po­si­ta­rio del “pe­rro y que no hay más pe­rro que el cho­co­la­te” es ca­si im­po­si­ble dis­cu­tir. Pe­ro lo in­ten­ta­ré.

Pa­ra dis­cu­tir con el se­ñor Es­te­ban G. Los San­tos en su car­ta en Bús­que­da so­bre La no­che de 12 años y la his­to­ria re­cien­te, no voy a ave­ri­guar dón­de vi­vía el 9 de febrero de 1973 ni dón­de vive aho­ra, por­que le de­jo a él to­da esa ca­pa­ci­dad de ar­gu­men­ta­ción tan pro­fun­da y tan se­ria y su con­di­ción de sa­bue­so.

Le acla­ro que el 9 de febrero de 1973 no vi­vía don­de él di­ce, sino en Mal­vín, en De­croly 5071; no te­nía nin­gu­na ca­sa en Pun­ta Ba­lle­na, co­mo no la ten­go aho­ra, era tra­ba­ja­dor de vi­drio en Co­dar­vi, di­ri­gen­te es­tu­dian­til de la FEUU y nun­ca es­tu­ve en nin­gu­na is­la del Pa­cí­fi­co. Ter­mi­na­do es­te pe­ri­plo in­mo­bi­lia­rio tu­rís­ti­co vuel­vo al ve­ne­ra­ble es­cri­ba.

To­da su no­ta es­tá de­di­ca­da a de­mos­trar que to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, con ex­cep­ción de lo que él di­ce y pien­sa, es una enor­me men­ti­ra. Que la fun­da­ción del FA, las opiniones de sus di­ri­gen­tes, del ge­ne­ral Li­ber Se­reg­ni, de to­dos, con ex­cep­ción de Juan Pa­blo Terra, fue­ron un enor­me error.

Y que en reali­dad el Gol­pe fue el 9 de febrero de 1973 y no el 27 de ju­nio. Teo­ría que por otro la­do es­cu­cho des­de ha­ce mu­cho tiem­po. No apor­ta la más mí­ni­ma no­ve­dad o re­fle­xión.

Lo que es de an­to­lo­gía son al­gu­nas de sus pre­gun­tas: “3 º. Se­gún la no­ta de re­fe­ren­cia, es de Pe­ro­gru­llo que Va­len­ti re­co­noz­ca que se equi­vo­có y co­me­tió erro­res y que aho­ra pa­re­ce de­cir la ver­dad. A la al­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos, aca­so hoy ¿no se equi­vo­ca? ¿No mien­te? ¿Re­cuer­da to­do? ¿No ne­ce­si­ta a na­die que le abra los ojos? ¿Ya lle­gó a la ver­dad en­te­ra?”.

En su des­bor­de de ver­da­des le fal­tó pre­gun­tar: ¿Va­len­ti se com­pro­me­te a no equi­vo­car­se nun­ca más? Se­ñor G. Los San­tos, siem­pre es po­si­ble que al­guien apor­te nue­vos da­tos, nue­vas vi­sio­nes y de esa ma­ne­ra se cons­tru­ya un de­ba­te, un in­ter­cam­bio. Cla­ro que su tono y su “me­mo­ria de ele­fan­te” bas­tan­te chue­ca no con­tri­bu­yen en na­da a ese in­ter­cam­bio. Lo en­tien­do, se quie­re sa­car las ga­nas. Ade­lan­te.

No des­mien­te ni una so­la de mis afir­ma­cio­nes, que la “his­to­ria ofi­cial” cons­trui­da en to­dos es­tos años de que los tu­pa­ma­ros tu­vie­ron un pa­pel cen­tral en la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra es to­tal­men­te in­jus­ta y fal­sa, por una ra­zón muy bá­si­ca: no exis­tie­ron ni po­lí­ti­ca ni mi­li­tar­men­te du­ran­te esos 12 años.

No des­mien­te que a pe­sar del error, re­co­no­ci­do, asu­mi­do y gra­ve, de ha­ber apo­ya­do los co­mu­ni­ca­dos 4 y 7, la iz­quier­da, en pri­mer lu­gar el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, pu­so to­do lo que te­nía al ser­vi­cio de la huel­ga ge­ne­ral de 15 días con­tra el gol­pe de Es­ta­do del 27 de ju­nio de 1973 y du­ran­te 12 años lu­chó en la clan­des­ti­ni­dad con­tra la dic­ta­du­ra y pa­gó con mi­les de pre­sos, de tor­tu­ra­dos, de exi­lia­dos y sin em­bar­go nun­ca ba­jó sus bra­zos ni sus ban­de­ras. Esa huel­ga ge­ne­ral de la CNT y la FEUU no se dio en nin­gún otro país de Amé­ri­ca La­ti­na que su­frie­ra gol­pes de Es­ta­do. No es­pecu­lo en qué is­la es­ta­ba G. Los San­tos du­ran­te esos 15 días de huel­ga y mo­vi­li­za­ción po­pu­lar pa­ra ol­vi­dar ese pe­que­ño de­ta­lle con su “me­mo­ria de ele­fan­te”.

Se­reg­ni pi­dió la re­nun­cia de Bor­da­berry y que fue­ra sus­ti­tui­do por el vi­ce­pre­si­den­te Sa­pe­lli, en nom­bre del Fren­te Am­plio. ¿De quién más? Y era una sa­li­da per­fec­ta­men­te cons­ti­tu­cio­nal, pre­vis­ta en la Car­ta Mag­na.

En ho­nor a la ver­dad, uno so­lo de los se­na­do­res fren­team­plis­tas men­cio­na­dos por G. Los San­tos se re­ti­ró del FA du­ran­te la dic­ta­du­ra, es­tan­do Li­ber Se­reg­ni, su pre­si­den­te y má­xi­mo di­ri­gen­te, pre­so; fue el se­na­dor Juan Pa­blo Terra, que G. Los San­tos tan­to ad­mi­ra. Zel­mar Mi­che­li­ni fue ase­si­na­do. Al caer la dic­ta­du­ra, el FA sin pro­ble­mas ni re­cri­mi­na­cio­nes vol­vió a in­te­grar­se con sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.