Del dipu­tado Ope Pas­quet

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR - Ope Pas­quet

Sr. Di­rec­tor:

Un mi­nis­tro en­so­ber­be­ci­do. El pa­sa­do jueves 12 de ju­lio, Bús­que­da pu­bli­có una no­ta con el si­guien­te tí­tu­lo: El go­bierno qui­so canjear la res­ti­tu­ción de un des­pi­do en una es­ta­ción de ser­vi­cio por de­jar sin efec­to una ins­pec­ción.

La es­ta­ción de ser­vi­cio, ubicada en San­ta Cla­ra de Oli­mar (Trein­ta y Tres), era La Ca­ta­lu­ña. El due­ño des­pi­dió a un em­plea­do, el sin­di­ca­to del sec­tor (la UNTMRA) or­ga­ni­zó una pro­tes­ta en el lu­gar, los ve­ci­nos se pu­sie­ron del la­do del em­plea­dor y se pro­du­jo un in­ci­den­te que lle­gó a la pren­sa na­cio­nal. Mien­tras el sin­di­ca­to acu­día a la Jus­ti­cia pa­ra pe­dir la res­ti­tu­ción del em­plea­do des­pe­di­do, el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo me­dia­ba pa­ra so­lu­cio­nar el con­flic­to. Fue en el mar­co de esa me­dia­ción que, se­gún Bús­que­da, el di­rec­tor de Tra­ba­jo, Jor­ge Me­sa, pro­pu­so que el em­plea­dor re­to­ma­ra al tra­ba­ja­dor, ofre­cien­do a cam­bio de ello que no se rea­li­za­ra una ins­pec­ción que ya se ha­bía dis­pues­to ha­cer en la es­ta­ción. Pe­ro el em­plea­dor re­cha­zó la pro­pues­ta, y la ins­pec­ción se hi­zo (sin re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos).

An­te la pu­bli­ca­ción de la no­ta de Bús­que­da, pe­dí in­for­mes al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, pa­ra sa­ber si era cier­to lo que allí se de­cía y, de ser así, qué me­di­das ha­bía to­ma­do el mi­nis­tro res­pec­to de lo que ha­bría si­do un evi­den­te ex­ce­so del di­rec­tor de Tra­ba­jo. La res­pues­ta del Mi­nis­te­rio me lle­gó a fi­nes de agos­to, en un tono des­co­me­di­do e im­per­ti­nen­te que no es fre­cuen­te, fe­liz­men­te, en los in­ter­cam­bios en­tre los le­gis­la­do­res y el Po­der Eje­cu­ti­vo. La res­pues­ta re­pro­cha a Bús­que­da el ha­ber con­sul­ta­do a una so­la fuen­te pa­ra dar la no­ti­cia, así co­mo el pre­sen­tar la in­for­ma­ción de ma­ne­ra “su­ges­ti­va” y “ma­ni­pu­la­do­ra” (es­to, por­que al de­cir que el em­plea­dor no re­to­mó al tra­ba­ja­dor des­pe­di­do y que la ins­pec­ción se hi­zo, se es­ta­ría in­si­nuan­do que una co­sa fue con­se­cuen­cia de la otra...). So­bre la cues­tión de fon­do, lo que se di­ce es que “des­de lue­go que ese ti­po de arre­glos no ha­cen ( sic) par­te del pro­ce­der de es­te mi­nis­te­rio”, se in­vo­ca el sen­ti­do de la éti­ca del di­rec­tor de Tra­ba­jo y de sus fun­cio­na­rios y se vuel­ve a ha­cer cau­dal de que Bús­que­da con­sul­tó a una “fuen­te so­li­ta­ria”.

Pe­ro aquí se in­cu­rría en un cla­ro error. La no­ta de Bús­que­da de­cía que la in­for­ma­ción que pre­sen­ta­ba es­ta­ba con­fir­ma­da por de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos, pre­sen­ta­das en au­dien­cia an­te el Juz­ga­do Le­tra­do de Trein­ta y Tres. Ob­tu­ve el ac­ta de la au­dien­cia y, efec­ti­va­men­te, de ella sur­ge que hay dos tes­ti­gos que, di­rec­ta­men­te uno e in­di­rec­ta­men­te la otra, se re­fie­ren a la pro­pues­ta de res­ti­tu­ción por ins­pec­ción. Me co­mu­ni­qué ade­más con una abo­ga­da que es­tu­vo pre­sen­te en la reunión tri­par­ti­ta rea­li­za­da en el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, y tam­bién ella con­fir­mó que, “su­til­men­te”, se ha­bía he­cho el plan­teo en cues­tión.

Con es­tos ele­men­tos fui a la Co­mi­sión de Le­gis­la­ción del Tra­ba­jo de la Cá­ma­ra de Dipu­tados y pe­dí que se ci­ta­ra a de­cla­rar a las dos per­so­nas que se pre­sen­ta­ron co­mo tes­ti­gos an­te la Jus­ti­cia y a la abo­ga­da a la que me aca­bo de re­fe­rir, así co­mo al mi­nis­tro de Tra­ba­jo y al di­rec­tor de Tra­ba­jo. La Co­mi­sión, don­de tie­ne ma­yo­ría el Fren­te Am­plio, no ac­ce­dió a con­vo­car a los tes­ti­gos pro­pues­tos, pe­ro au­to­ri­zó que, cuan­do los je­rar­cas del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo com­pa­re­cie­ran an­te ella por otros te­mas, les plan­tea­ra yo es­te asun­to.

El mi­nis­tro Mu­rro fue a la Co­mi­sión es­te mar­tes 2, acom­pa­ña­do por al­gu­nos ase­so­res pe­ro no por el di­rec­tor de Tra­ba­jo. Cuan­do lle­gó el mo­men­to, ex­pu­se an­te él lo que aca­bo de re­su­mir en los pá­rra­fos pre­ce­den­tes y le pe­dí las co­rres­pon­dien­tes ex­pli­ca­cio­nes. La res­pues­ta del mi­nis­tro fue que no ha­bía con­cu­rri­do a la Co­mi­sión pa­ra re­fe­rir­se a ac­tas de au­dien­cias ju­di­cia­les, y pun­to fi­nal, no di­jo na­da más.

Evi­den­te­men­te, el mi­nis­tro Mu­rro es­tá en­so­ber­be­ci­do. Al am­pa­ro de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que lo res­pal­da, actúa co­mo si no le de­bie­ra ex­pli­ca­cio­nes a la opo­si­ción ni al país por lo que ha­cen él y los fun­cio­na­rios por los que él es res­pon­sa­ble. Cree que pue­den ha­cer lo que se les an­to­je, ya sea apre­tar a los em­pre­sa­rios, con­tes­tar­les mal a los le­gis­la­do­res, de­cir­le a la pren­sa có­mo de­be ha­cer su tra­ba­jo o postularse a car­gos elec­ti­vos en fla­gran­te vio­la­ción de la Cons­ti­tu­ción.

No po­de­mos im­pe­dir los des­ma­nes de la ma­yo­ría, pe­ro se­gui­re­mos se­ña­lán­do­los an­te la ciu­da­da­nía; ya no fal­ta tan­to pa­ra que ella pue­da pro­nun­ciar­se al res­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.