UPM pre­vé au­men­to de la pros­ti­tu­ción, dro­gas y de­lin­cuen­cia en torno a su se­gun­da plan­ta

Pa­ra la em­pre­sa, va a ser ne­ce­sa­rio re­for­zar la ca­pa­ci­dad de las co­mi­sa­rías y ge­ne­rar pro­to­co­los de ac­tua­ción en­tre las je­fa­tu­ras de Ta­cua­rem­bó y Du­razno

Búsqueda - - PORTADA - Es­cri­be Juan Pit­ta­lu­ga

En Du­razno, cin­co ki­ló­me­tros al oes­te de Pue­blo Centenario y seis ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Pa­so de l os To­ros, se ubi­ca­rá la se­gun­da plan­ta de pro­duc­ción de pas­ta de ce­lu­lo­sa que la fin­lan­de­sa UPM pre­ten­de ins­ta­lar en el país. Co­mo la em­pre­sa es­pe­ra te­ner una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de 2,1 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año en su nue­va plan­ta, se es­ti­ma que su cons­truc­ción de­man­da­rá en­tre 3.500 y 4.000 pues­tos de tra­ba­jo pro­me­dio du­ran­te 27 me­ses, y que llegará a un pi­co má­xi­mo de 5.200 per­so­nas en los pe­río­dos de ma­yor ac­ti­vi­dad.

Aun­que una par­te de la mano de obra pro­ven­drá de la zo­na de in­fluen­cia ( Du­razno y Ta­cua­rem­bó), el res­to lo ha­rá de otros de­par­ta­men­tos del país e in­clu­so un má­xi­mo del 25% del to­tal de las ho­ras hom­bre se­rá ocu­pa­do por ex­tran­je­ros. La em­pre­sa con­si­de­ra que es­te cre­ci­mien­to en la po­bla­ción tran­si­to­ria pro­duc­to de la ne­ce­si­dad de em­plea­dos oca­sio­na­rá tam­bién un in­cre­men­to de los de­li­tos. “La lle- ga­da de per­so­nas fo­rá­neas pue­de au­men­tar la in­se­gu­ri­dad en las localidades en es­ta zo­na”, sos­tie­ne el es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal que UPM pre­sen­tó a la Di­rec­ción Nacional de Me­dio Am­bien­te.

“La pre­sen­cia de per­so­nas fo­rá­neas pue­de mo­ti­var la apa­ri­ción o el in­cre­men­to de la pros­ti­tu­ción, la ven­ta y con­su­mo de al­cohol y dro­gas y, en ge­ne­ral, la agi­ta­ción de la vi­da noc­tur­na y de com­por­ta­mien­tos an­ti­so­cia­les co­mo de­lin­cuen­cia y vio­len­cia”, agre­ga el es­tu­dio, que ad­vier­te que “el con­tac­to de per­so­nal del pro­yec­to, y en ge­ne­ral de fo­rá­neos, con po­bla­cio­nes lo­ca­les pue­de ser un me­dio de trans­mi­sión de en­fer­me­da­des co­mo HIV y he­pa­ti­tis”.

El in­for­me, ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra EIA y ele­va­do al go­bierno el mes pa­sa­do, iden­ti­fi­ca to­dos los im­pac­tos ( po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos) pro­du­ci­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te por el em­pren­di­mien­to, y pro­po­ne las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer ad­mi­si­bles aque­llas re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas. Aun­que gran par­te del es­tu­dio se en­fo­ca en te­mas am­bien­ta­les, tam­bién rea­li­za una eva­lua­ción so­cial en el área ale­da­ña a la fu­tu­ra plan­ta, com­pren­di­da por una mi­cro­rre­gión que com­po­nen los de­par­ta­men­tos de Du­razno y Ta­cua­rem­bó y que cuen­ta en­tre sus localidades a Pue­blo Centenario, Pa­so de los To­ros, Rin­cón del Bo­ne­te, Es­ta­ción Cham­ber­lain, Carlos Rey­les y Bay­go­rria. A par­tir de en­cues­tas pro­pias y en­tre­vis­tas en pro­fun­di­dad con los ha­bi­tan­tes de esas co­mu­ni­da­des, UPM concluye que su em­pren­di­mien­to “po­la­ri­za opi­nio­nes” pe­ro no so­bre po­si­cio­nes rí­gi­das sino por­que los ve­ci­nos “ne­ce­si­tan ma­ne­jar con ma­yor cer­te­za los im­pac­tos aso­cia­dos a la plan­ta”.

En­tre esos im­pac­tos, y co­mo uno de los ar­gu­men­tos que se­ña­lan quie­nes se opo­nen a la obra, es­tá la preo­cu­pa­ción de que la ins­ta­la­ción de la plan­ta se tra­te de “una pros­pe­ri­dad tran­si­to­ria car­ga­da de pro­ble­mas o ries­gos de lar­go pla­zo, co­mo la con­for­ma­ción de asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res y de una sub­cul­tu­ra de­lic­ti­va que hoy la zo­na no tie­ne”.

Al iden­ti­fi­car y va­lo­rar los im­pac­tos que pue­den pro­du­cir­se es­pe­cí­fi­ca­men­te du­ran­te la fa­se de cons­truc­ción, el in­for­me aler­ta que seis de 63 son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te “al­tos”: en­tre ellos se en­cuen­tran las “mo­les­tias” a los ha­bi­tan­tes de las localidades don­de se ubi­quen los alo­ja­mien­tos tem­po­ra­les pa­ra la mano de obra y la “per­cep­ción so­cial ne­ga­ti­va” lo­cal an­te el au­men­to de tra­ba­ja­do­res en la zo­na. “La po­bla­ción ac­tual­men­te es­tá preo­cu­pa­da por la posible pér­di­da de la tran­qui­li­dad co­ti­dia­na y por en­de, dis­mi­nu­ción de su ca­li­dad de vi­da”, afir­ma.

Re­cur­sos hu­ma­nos, vehícu­los y ele­men­tos de co­mu­ni­ca­ción. Des­de 2007, UPM tie­ne en fun­cio­na­mien­to una fá­bri­ca de pas­ta de ce­lu­lo­sa en Fray Ben­tos. En su re­cien­te es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal afir­ma que ni ese ni otros proyectos an­te­rio­res arro­ja­ron re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, pe­ro en el do­cu­men­to ad­mi­te que la si­tua­ción cam­bió más de una dé­ca­da des­pués. “Los tiem­pos son di­fe­ren­tes, el con­tex­to ac­tual de au­men­to de de­ter­mi­na­dos ti­po de de­li­tos, ejem­plo el homicidio por ajus­te de cuen­tas o vio­len­cia de gé­ne­ro, ha­ce im­po­si­ble eva­luar efectos es­pe­ra­dos”, in­di­ca.

Por eso, an­te el cre­ci­mien­to es­ti­ma­do de la po­bla­ción pro­duc­to de la fa­se de cons­truc­ción, cree que se­rá ne­ce­sa­rio re­for­zar la ca­pa­ci­dad de la co­mi­sa­ría de Pue­blo Centenario en re­cur­sos hu­ma­nos, vehícu­los y ele­men­tos de co­mu­ni­ca­ción, en­tre otros. “A la vez, se­ría im­por­tan­te la coor­di­na­ción en­tre las je­fa­tu­ras de Ta­cua­rem­bó y Du­razno pa­ra ge­ne­rar pro­to­co­los de ac­tua­ción y pro­ce­di­mien­to, an­te la cer­ca­nía y unión de am­bas localidades”, pro­po­ne. El in­for­me tam­bién con­si­de­ra que la es­truc­tu­ra ac­tual de la co­mi­sa­ría de Pa­so de los To­ros “de­be­ría ser re­for­za­da pa­ra ga­ran­ti­zar una bue­na aten­ción a la po­bla­ción”.

“Se pue­de afir­mar que el in­cre­men­to de la po­bla­ción tran­si­to­ria ten­drá un im­pac­to pro­por­cio­nal en la de­man­da de ser­vi- cios pú­bli­cos y no pú­bli­cos: ac­ce­so al agua, sa­nea­mien­to, trans­por­te, ener­gía, te­le­fo­nía, sa­lud pú­bli­ca, aten­ción po­li­cial y Bom­be­ros, po­ten­cial­men­te afec­tan­do el ser­vi­cio que re­ci­ben los po­bla­do­res ac­tua­les de la zo­na de in­fluen­cia del pro­yec­to. Por otra par­te, el pro­yec­to en sí de­man­da­rá ser­vi­cios tan­to pú­bli­cos co­mo no pú­bli­cos pu­dien­do afec­tar el ac­ce­so de las po­bla­cio­nes ac­tua­les a los bie­nes y ser­vi­cios que acos­tum­bran uti­li­zar”.

Fuer­te pre­sen­cia sin­di­cal. Ade­más de la se­gu­ri­dad, UPM men­cio­na que, du­ran­te la cons­truc­ción de su fá­bri­ca, la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes lo­ca­les tam­bién po­dría ser afec­ta­da por un cre­ci­mien­to en las mo­vi­li­za­cio­nes sin­di­ca­les. “La gran con­cen­tra­ción de mano de obra del sec­tor de la cons­truc­ción trae­rá un au­men­to de la ac­ti­vi­dad sin­di­cal, con su con­se­cuen­cia de mo­vi­li­za­ción en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, con efectos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos pa­ra la co­mu­ni­dad. Las localidades más pró­xi­mas tie­nen po­ca cultura sin­di­cal”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.