La ca­li­fi­ca­do­ra Fitch es­pe­ra “más cla­ri­dad en una es­tra­te­gia” que ayu­de a sal­var el in­vest­ment gra­de

Búsqueda - - PORTADA - En­tre­vis­ta de Is­mael Grau

La vi­sión que t i ene Fitch Ra­tings so­bre Uru­guay es­tá le­jos de ser apo­ca­líp­ti­ca, pe­ro tam­bién lo es­tá del re­la­ti­vo optimismo que plan­tea el go­bierno. “No pro­yec­ta­mos una con­trac­ción fuer­te ( de la eco­no­mía) ni una in­fla­ción que se dis­pa­ra, sino que el es­pa­cio fiscal y mo­ne­ta­rio con­tra­cí­cli­co que ya era li­mi­ta­do, se achi­que aún más en un con­tex­to en el que los ries­gos au­men­tan”, ex­pli­có Todd Mar­tí­nez, el ana­lis­ta de esa ca­li­fi­ca­do­ra a cargo del se­gui­mien­to del país.

El vier­nes 5 Fitch l e man­tu­vo a Uru­guay la no­ta “BBB—”, el es­ca­lón más ba­jo den­tro de l a ca­te­go­ría de i nvest­ment gra­de asig­na­da a los deu­do­res con­fia­bles, aun­que pa­só de “es­ta­ble” a “ne­ga­ti­va” su pers­pec­ti­va. Ello in­di­ca que la pro­ba­bi­li­dad de que la ca­li­fi­ca­ción sea re­ba­ja­da es “de 50% o más”, pe­ro tam­bién “hay una bue­na chan­ce de que, por suer­te, por pro­yec­cio­nes me­jo­res” que las que ha­ce la ca­li­fi­ca­do­ra o por me­di­das que se adop­ten, el país con­ser­ve la no­ta.

Des­de Fitch evi­tan su­ge­rir ac­cio­nes con­cre­tas, aun­que sub­ra­yan la ne­ce­si­dad de ac­tuar, y no den­tro de mu­cho, pa­ra de­fen­der el in­vest­ment gra­de. “No ne­ce­sa­ria­men­te es­ta­mos es­pe­ran­do que de un día pa­ra el otro se es­ta­bi­li­ce la deu­da y ba­je el dé­fi­cit fuertemente, pe­ro sí más cla­ri­dad en una es­tra­te­gia —y no de muy me­diano pla­zo, pa­ra el pró­xi­mo go­bierno, sino an­tes de 2021”, di­jo Mar­tí­nez.

A con­ti­nua­ción una sín­te­sis de la con­ver­sa­ción que es­ta se­ma­na man­tu­vo con Bús­que­da des­de Nue­va York.

— Ha­ce va­rios me­ses que el dé­fi­cit fiscal os­ci­la en 4% del Pro­duc­to Bru­to In­terno ( PBI) y que la in­fla­ción anual su­pera el ran­go me­ta, por men­cio­nar al­gu­nos de los ar­gu­men­tos plan­tea­dos por Fitch en su co­mu­ni­ca­do. ¿Ba­jar la pers­pec­ti­va aho­ra tie­ne que ver con el ti­ming del aná­li­sis que ha­ce la ca­li­fi­ca­do­ra o hu­bo al­gún fac­tor des­en­ca­de­nan­te de la decisión?

— Ha­ce tiem­po que la in­fla­ción es­tá por arri­ba de la me­ta es­truc­tu­ral­men­te. Y ha­ce tiem­po que pro­yec­ta­mos que el go­bierno in­cum­pli­rá con sus me­tas fis­ca­les. ¿Qué cam­bió aho­ra? Aho­ra ve­mos más ries­go de que el dé­fi­cit au­men­te en vez de ba­jar. Tam­bién nues­tras pro­yec­cio­nes so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co han em­peo­ra­do; Uru­guay lle­va cin­co años con un desem­pe­ño bas­tan­te in­fe­rior a la me­dia­na de l a ca­te­go­ría “BBB” — que aho­ra pen­sa­mos se acen­tua­rá—, si bien mues­tra re­si­lien­cia en un ba­rrio com­pli­ca­do.

— Des­de el go­bierno se se­ña­ló sor­pre­sa con la re­vi­sión de la pers­pec­ti­va. ¿De­be­ría ha­ber­la o era una decisión es­pe­ra­ble?

— Los dos mo­ti­vos pa­ra nues­tra decisión son un desem­pe­ño eco­nó­mi­co in­fe­rior y un dé­fi­cit ma­yor al que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do an­tes, lo cual sig­ni­fi­ca­ría una sen­da más em­pi­na­da pa­ra la deu­da pú­bli­ca. Las au­to­ri­da­des ya es­ta­ban se­ña­lan­do preo­cu­pa­ción por es­tos te­mas, así que veo cier­ta coin­ci­den­cia de vi­sio­nes.

Por otro la­do, Uru­guay si­gue te­nien­do cuen­tas ex­ter­nas muy só­li­das, con re­ser­vas i nter­na­cio­na­les al­tas y un sec­tor pri­va­do que de­pen­de muy po­co del fi­nan­cia­mien­to ex­terno. Ade­más, re­co­no­ce­mos que el país si­gue sien­do im­pre­sio­nan­te­men­te es­ta­ble en un ba­rrio su­per­com­pli­ca­do. No pro­yec­ta­mos una con­trac­ción fuer­te, ni una in­fla­ción que se dis­pa­re, sino que el es­pa­cio fiscal y mo­ne­ta­rio con­tra­cí­cli­co que ya era li­mi­ta­do, se achi­que aún más en un con­tex­to en el que los ries­gos au­men­tan.

—Y en ese con­tex­to, el Par­la­men­to aca­ba de apro­bar una Ren­di­ción de Cuen­tas que au­men­ta el gas­to pú­bli­co en 2019 y 2020. ¿Có­mo ob­ser­va eso?

— Ese es un pun­to cla­ve; el go­bierno fun­da­men­ta el au­men­to del gas­to en ex­pec­ta­ti­vas que son di­fe­ren­tes a las nues­tras. Es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos me­ses, he­mos ba­ja­do esas ex­pec­ta­ti­vas.

— En­ton­ces, pa­ra us­te­des, in­cre­men­tar el gas­to pre­su­pues­tal no con­tri­bu­ye a la “con­so­li­da­ción fiscal” que el go­bierno di­ce bus­car.

— No­so­tros ve­mos me­nos pro­ba­ble que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha­ga rendir los re­cur­sos con los que el go­bierno es­tá con­tan­do pa­ra jus­ti­fi­car el au­men­to del gas­to. Con una des­ace­le­ra­ción, ve­mos un ries­go pa­ra la re­cau­da­ción.

Y por el la­do del gas­to, en los úl­ti­mos cin­co años las pro­yec­cio­nes del go­bierno so­bre el gas­to pri­ma­rio siem­pre han si­do su­pe­ra­das. En es­te mo­men­to ocu­rre lo mis­mo: es­pe­ran que el gas­to pri­ma­rio se man­ten­ga es­ta­ble, pe­ro en los da­tos de 2018 has­ta aho­ra lo que ve­mos es que los gas­tos en sa­la­rios se es­tán in­cre­men­tan­do, lo mis­mo que las trans­fe­ren­cias a la se­gu­ri­dad so­cial. To­do gra­dual­men­te, pe­ro no es­ta­bi­li­zán­do­se co­mo in­di­can las pro­yec­cio­nes de la Ren­di­ción de Cuen­tas.

— ¿Lo pru­den­te se­ría de­jar en sus­pen­so los re­cur­sos adi­cio­na­les que con­ce­de esa ley? ¿O in­clu­so re­cor­tar el gas­to?

— No ha­ce­mos re­co­men­da­cio­nes muy ex­plí­ci­tas de ese ti­po.

Si el go­bierno tie­ne ra­zón y el cre­ci­mien­to se ali­nea con sus pro­yec­cio­nes, es­tá to­do bien. Pe­ro si no, po­dría ha­ber me­di­das com­pen­sa­to­rias por el la­do de los in­gre­sos — aun­que eso cos­ta­ría por­que los im­pues­tos ya son al­tos—, lo que ayu­da­ría a con­tro­lar el dé­fi­cit. O po­dría ha­ber me­di­das por el la­do de los gas­tos. En es­te mo­men­to so­mos más ag­nós­ti­cos so­bre có­mo ac­tuar, pe­ro en cual­quier ca­so se­ría bueno pa­ra la pers­pec­ti­va y la ca­li­fi­ca­ción.

— Va­rios ana­lis­tas sos­tie­nen que se­rá inevi­ta­ble ha­cer un ajus­te fiscal. En su opi­nión, ¿se­ría me­jor im­ple­men­tar­lo aho­ra pa­ra no de­jar esa he­ren­cia a la si­guien­te ad­mi­nis­tra­ción?

— En es­te mo­men­to no te­ne­mos mu­cha vi­si­bi­li­dad so­bre qué va a ha­cer el pró­xi­mo go­bierno. Ade­más, la elec­ción es en un año y la nue­va ad­mi­nis­tra­ción que se ins­ta­la en mar­zo de 2020 de­be en­tre­gar su Pre­su­pues­to que em­pie­za a re­gir en 2021. Es un ho­ri­zon­te bas­tan­te lar­go pa­ra con­vi­vir con un dé­fi­cit al­to y una deu­da pú­bli­ca en una sen­da em­pi­na­da. Así que sí, al­gu­nas me­di­das de in­gre­sos o gas­tos pa­ra con­tro­lar es­tas va­ria­bles un po­co más, se­rían po­si­ti­vas. No ne­ce­sa­ria­men­te es­ta­mos es­pe­ran­do que de un día pa­ra el otro se es­ta­bi­li­ce la deu­da y ba­je el dé­fi­cit fuertemente, pe­ro sí más cla­ri­dad en una es­tra­te­gia —y no de muy me­diano pla­zo, pa­ra el pró­xi­mo go­bierno, sino an­tes de 2021.

— Co­mo reac­ción a la ba­ja en la pers­pec­ti­va anun­cia­da por Fitch, el mi­nis­tro Da­ni­lo As­to­ri di­jo que otras dos ca­li­fi­ca­do­ras man­tie­nen a Uru­guay dos es­ca­lo­nes den­tro de la es­ca­la de in­vest­ment gra­de y que los al­tos pre­cios de los bo­nos de­mues­tran la con­fian­za de los mer­ca­dos en el país. ¿Qué res­pon­de a eso?

— No hay mu­cho que de­cir so­bre lo que pien­san el mercado y l os otros ca­li­fi­ca­do­res, que tal vez uti­li­cen va­ria­bles distintas a las nues­tras y que reali­cen pro­yec­cio­nes al­go di­fe­ren­tes, es­pe­cial­men­te en cuan­to al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y las me­tas fis­ca­les.

— La se­ma­na pa­sa­da el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez in­for­mó que la re­vis­ta Glo­bal Mar­kets re­co­no­ció a As­to­ri co­mo mi­nis­tro de Fi­nan- zas del año en Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Le pa­re­ce me­re­ci­do?

— Es un buen pun­to pa­ra cla­ri­fi­car que una decisión so­bre la ca­li­fi­ca­ción de ries­go no es una ca­li­fi­ca­ción pa­ra el mi­nis­tro, sino pa­ra las va­ria­bles en su con­jun­to.

Por otro la­do, ese re­co­no­ci­mien­to al mi­nis­tro tie­ne bue­nos fun­da­men­tos: a él le ha to­ca­do ser el ma­lo de la fies­ta en mu­chas oca­sio­nes y to­mar tra­gos amar­gos su­bien­do los im­pues­tos bus­can­do equi­li­brar las fi­nan­zas pú­bli­cas. Es un mi­nis­tro que en­fren­ta mu­chas di­fi­cul­ta­des des­de den­tro de la pro­pia coa­li­ción y se es­tá es­for­zan­do lo más posible. Así que, a pe­sar de lo que hi­ci­mos con la ca­li­fi­ca­ción, igual le re­co­no­ce­mos mé­ri­tos.

— En sus su­pues­tos Fitch asu­me que UPM con­cre­ta­rá la ins­ta­la­ción de se­gun­da plan­ta de ce­lu­lo­sa, pe­ro ad­vier­te que los ni­ve­les de in­ver­sión en el país son ba­jos. ¿Uru­guay no es­tá sien­do atrac­ti­vo pa­ra los negocios?

— Esa plan­ta de UPM es, sin du­das, una bue­na no­ti­cia. La he­mos men­cio­na­do co­mo al­go a me­diano pla­zo, aun­que no mue­ve las va­ria­bles de for­ma muy sig­ni­fi­ca­ti­va en el ho­ri­zon­te que nos im­por­ta, que es de dos o tres años. Ex­clu­yen­do esa me­ga­in­ver­sión, ve­mos pa­ra Uru­guay un pa­no­ra­ma de in­ver­sión desafian­te. El país tie­ne ni­ve­les de in­ver­sión en relación con el PBI de los más ba­jos en­tre los de ca­te­go­ría “BBB” y ha acu­mu­la­do una caí­da de 25% en tér­mi­nos reales. Es­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo y es par­te de nues­tro diag­nós­ti­co de cre­ci­mien­to. En es­te mo­men­to ve­mos que ese ra­tio se po­dría es­ta­bi­li­zar, pe­ro te­ne­mos du­das de que se ini­cie una re­cu­pe­ra­ción fuer­te en los pró­xi­mos años.

En es­tos te­mas mi­cro­eco­nó­mi­cos no so­mos ex­per­tos, pe­ro ha­ce años que ve­ni­mos es­cu­chan­do que hay cue­llos de bo­te­lla, co­mo l a ri­gi­dez la­bo­ral, al­tos im­pues­tos — no ne­ce­sa­ria­men­te a la in­ver­sión pe­ro sí en ge­ne­ral so­bre el em­pleo— y ele­va­das ta­ri­fas pú­bli­cas, ade­más de te­mas co­mo la in­fra­es­truc­tu­ra y la in­ser­ción in­ter­na­cio­nal. El go­bierno es con­cien­te de es­to, pe­ro tie­ne li­mi­tan­tes po­lí­ti­cas y fis­ca­les pa­ra to­mar ac­cio­nes más fuer­tes.

— Des­de el pun­to de vis­ta de la con­duc­ción eco­nó­mi­ca, ¿cree que se­ría lo mis­mo que en las elec­cio­nes de 2019 ga­ne, por ejem­plo, Da­niel Mar­tí­nez o Luis La­ca­lle Pou?

— Te­ne­mos que ver qué pro­pues­tas con­cre­tas ha­rán res­pec­to a las va­ria­bles que lle­va­ron a nues­tra decisión, so­bre to­do en tér­mi­nos fis­ca­les. Hay re­co­no­ci­mien­to por par­te de to­da la cla­se po­lí­ti­ca — en el Frente Am­plio y la opo­si­ción— de que el dé­fi­cit es al­to. Pe­ro en es­te mo­men­to no ve­mos un es­ce­na­rio de una elec­ción que sig­ni­fi­que una pers­pec­ti­va mu­cho peor pa­ra el dé­fi­cit fiscal, más allá de que la so­lu­ción pue­da ser di­fe­ren­te. No es­tá del to­do cla­ro si la opo­si­ción qui­sie­ra un ajus­te más ace­le­ra­do y si po­dría lo­grar­lo, da­do que el gas­to es bas­tan­te rí­gi­do.

Es tem­prano pa­ra ha­cer pre­dic­cio­nes so­bre có­mo van a ser sus pla­nes fis­ca­les. Es­ta­re­mos aten­tos a las pro­pues­tas que se co­no­ce­rán el pró­xi­mo año.

Todd Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.