To­po­lansky pla­ni­fi­ca una re­fac­ción in­te­gral del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo tra­tan­do de evi­tar que “se ha­ga al­go que es­tro­pee el edi­fi­cio”

Res­tau­ra­ción del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo a siete años de su centenario

Búsqueda - - PORTADA - Sil­va­na Tan­zi

Aho­ra tie­ne 93 años y aún lu­ce la ele­gan­cia sun­tuo­sa de sus pri­me­ros días, pe­ro es­te gi­gan­te de már­mol vie­ne su­frien­do los acha­ques del tiem­po en su es­truc­tu­ra y en bue­na par­te de su acer­vo pa­tri­mo­nial. A siete años de ce­le­brar el centenario de su inau­gu­ra­ción, el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo se prepara tam­bién pa­ra ser re­fac­cio­na­do. Con tal mo­ti­vo, el Par­la­men­to vo­tó es­te año una ley pa­ra la con­me­mo­ra­ción de los cien años, que se cum­pli­rán en 2025, que con­tem­pla no so­lo las ce­re­mo­nias, sino la preservación y re­cu­pe­ra­ción del Pa­la­cio.

Los tres cuer­pos que in­te­gran el Po­der Le­gis­la­ti­vo des­ti­na­ron una re­ser­va de dinero (unos 54 mi­llo­nes de pe­sos) pa­ra un fon­do de conservación edi­li­cia. La vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Lu­cía To­po­lansky, pre­si­den­ta de la Asam­blea Ge­ne­ral, de la Cámara de Se­na­do­res y de la Co­mi­sión Ad­mi­nis­tra­do­ra del Pa­la­cio es­tá es­pe­cial­men­te in­tere­sa­da en lle­var ade­lan­te un plan que va­ya más allá de 2025 y ga­ran­ti­ce la con­ti­nui­dad en las ta­reas de preservación y “pues­ta en va­lor” del Pa­la­cio en la ciudad y en su en­torno.

“Lo que vo­ta­mos fue una par­ti­da de la Co­mi­sión Ad­mi­nis­tra­ti­va, otra de Dipu­tados y otra de Se­na­do­res y for­ma­mos un pe­que­ño fon­do de arran­que. En el pró­xi­mo pre­su­pues­to ten­dre­mos que agre­gar más ru­bros, y el go­bierno nacional al­go ten­drá que po­ner. El pro­ble­ma es que la conservación pa­tri­mo­nial cues­ta mu­cho. Por eso an­da­mos pa­san­do el som­bre­ro por el mun­do”, ex­pli­có To­po­lansky en en­tre­vis­ta con Bús­que­da.

La vi­ce­pre­si­den­ta de l a Re­pú­bli­ca “pa­só el som­bre­ro” en su visita al Par­la­men­to ru­so y re­ci­bió una bue­na se­ñal pa­ra co­la­bo­rar en la re­fac­ción. Tam­bién es­tu­vo en Chi­na y aho­ra es­tá en con­ver­sa­cio­nes pa­ra lo­grar apo­yos. “Ellos tie­nen mu­cha ex­per­ti­se en man­te­ni­mien­to de edi­fi­cios y es lo que nos pue­den dar, ade­más del apo­yo eco­nó­mi­co. Te­ne­mos bue­nos ar­te­sa­nos, pe­ro el pe­li­gro es que de bue­na fe se ha­ga al­go que es­tro­pee el edi­fi­cio”.

La úl­ti­ma re­fac­ción gran­de que se hi­zo en el Pa­la­cio fue la de los te­chos de co­bre, que es­ta­ban de­te­rio­ra­dos y de­ja­ban en­trar el agua. Las fil­tra­cio­nes ha­bían per­ju­di­ca­do el Sa­lón de Fiestas y la ma­de­ra que re­vis­te la Bi­blio­te­ca. En 2009, cuan­do Nin No­voa pre­si­día la Co­mi­sión Ad­mi­nis­tra­do­ra, se cam­bia­ron los te­chos.

La otra re­fac­ción im­por­tan­te co­men­zó con la ad­mi­nis­tra­ción de Da­ni­lo As­to­ri y aca­ba de ter­mi­nar. Con te­cho la­mi­na­do en oro, el sa­lón con- ser­va cua­dros de Pe­dro Bla­nes Via­le y de Ma­nuel Ro­sé, que los pin­tó en el lu­gar. Esas obras fue­ron res­tau­ra­das jun­to con el sa­lón.

Fue­ra del edi­fi­cio, se aca­ba de t er­mi­nar el arreglo de la ex­pla­na­da so­bre Avenida del Li­ber­ta­dor, que se es­ta­ba hun­dien­do. Aho­ra esa ex­pla­na­da es so­lo pea­to­nal, lo que sig­ni­fi­ca que no se pue­den es­ta­cio­nar au­tos.

To­po­lansky quie­re for­mar una co­mi­sión ho­no­ra­ria pa­ra que su­per­vi­se las refacciones. Es­tá pen­san­do en un in­te­gran­te por par­ti­do con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, en al­guien de la Co­mi­sión de Pa­tri­mo­nio, de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y de un his­to­ria­dor.

Da­ños co­la­te­ral es. Son mu­chos l os fac­to­res que per­ju­di­can un edi­fi­cio de más de 90 años, al­gu­nos di­fí­ci­les de ima­gi­nar pa­ra el vi­si­tan­te co­mún. El re­pi­que­teo que pro­vo­ca el trán­si­to, el smog, el con­ti­nuo tra­ji­nar de fun­cio­na­rios, le­gis­la­do­res y vi­si­tan­tes, y has­ta el ro­ce de te­las o ban­de­ras en la pa­red.

La ar­qui­tec­ta Leo­nor In­da, es­pe­cia­li­za­da en mu­seos y pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co, es en es­te mo­men­to la en­car­ga­da de ha­cer un diag­nós­ti­co de la si­tua­ción del edi­fi­cio pa­ra lue­go ela­bo­rar un plan de ac­ción.

“La fa­cha­da del Pa­la­cio ne­ce­si­ta una re­fac­ción con ur­gen­cia. Las vi­bra­cio­nes del trán­si­to y el smog la van per­ju­di­can­do y eso es ex­po­nen­cial. No es que es­té así aho­ra y en cien años va a ser el do­ble. Hay que tra­tar la fa­cha­da con­tra to­dos los agen­tes abra­si­vos que la fue­ron per­ju­di­can­do en es­tos años”, ex­pli­có a Bús­que­da.

Las cua­tro fa­cha­das son de már­mo­les na­cio­na­les ex­traí­dos de can­te­ras de La­va­lle­ja, Mal­do­na­do y Ca­ne­lo­nes. El Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos es­tá re­ves­ti­do de már­mo­les, in­clu­so su pi­so, que tam­bién ne­ce­si­ta una ur­gen­te re­fac­ción.

Pa­ra To­po­lansky, los uru­gua­yos “so­mos har­to des­pro­li­jos”, por eso una vez que el Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos es­té to­tal­men­te re­fac­cio­na­do, hay que edu­car a los vi­si­tan­tes. “Los za­pa­tos ho­ra­dan el pi­so y te­ne­mos que ha­cer un ma­nual de uti­li­za­ción del edi­fi­cio, usar ca­mi­ne­ros e in­di­car que por ahí se de­be ca­mi­nar. Eso sé que va a ser pa­ra lío, pe­ro va­le la pe­na”.

Igual que los már­mo­les, el gra­ni­to de las pa­re­des es nacional y se usa­ron más de 30 va­rie­da­des. En el diag­nós­ti­co que se es­tá rea­li­zan­do se quie­re de­ter- mi­nar cuá­les son esas pie­dras.

Otro as­pec­to que In­da eva­lúa es la ilu­mi­na­ción ex­te­rior del edi­fi­cio. “Pa­ra po­der po­ner­lo en va­lor co­mo sím­bo­lo, tam­bién hay que ilu­mi­nar­lo con al­go ac­tual, pe­ro no se pue­de ha­cer de cual­quier ma­ne­ra. Es­to es un pro­yec­to en sí mis­mo”, ex­pli­ca To­po­lansky.

Pa­ra In­da, no es im­por­tan­te so­lo la preservación ar­qui­tec­tó­ni­ca del Pa­la­cio, sino tam­bién de sus ar­tes de­co­ra­ti­vas y pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial: lo que el edif i cio re­pre­sen­ta pa­ra to­dos l os ciu­da­da­nos. “Ha­cia aden­tro exis­te la me­mo­ria de los que han tra­ba­ja­do acá to­da la vi­da, y pa­ra la preservación es fun­da­men­tal, tie­nen un co­no­ci­mien­to que se ha tras­la­da­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Por ejem­plo, en los ofi­cios”. Por es­te mo­ti­vo, cuan­do se reconocieron a al­gu­nos de los fun­cio­na­rios con 30 años de tra­ba­jo se los ex­hor­tó a que es­cri­bie­ran sus me­mo­rias. Al­gu­nos de ellos han con­ser­va­do ob­je­tos, por ejem­plo, to­dos los mi­cró­fo­nos que se usa­ron en las Cá­ma­ras.

En 1995 se inau­gu­ró el Edi­fi­cio Ane­xo, don­de tie­nen sus ofi­ci­nas los dipu­tados. “En ese mo­men­to Pe­pe te­nía el des­pa­cho en el Pa­la­cio y los co­rre­do­res te­nían co­mo unas ca­si­llas. Él siem­pre di­ce que su des­pa­cho era el cuar­ti­to de las es­co­bas. El es­cri­to­rio de la Se­cre­ta­ría es­ta­ba en el des­can­so de la es­ca­le­ra”, re­cuer­da To­po­lansky.

Aun­que la cons­truc­ción del Ane­xo ayu­dó, el Pa­la­cio con­ti­núa so­bre­car­ga­do de des­pa­chos y ta­bi­ques pa­ra se­pa­rar ofi­ci­nas. Tam­bién de apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do que go­tean ha­cia los pa­tios cen­tra­les so­bre los es­gra­fia­dos de las pa­re­des.

“Ten­dría­mos que ha­cer en el Ane­xo una to­rre pa­ra los des­pa­chos de los le­gis­la­do­res y ofi­ci­nas pa­ra que es­te edi­fi­cio que­de co­mo edi­fi­cio pa­tri­mo­nial y fun­cio­ne so­lo la Bi­blio­te­ca y las sa­las de se­sio­nes. Pe­ro eso es una me­ta que va más allá de 2025”.

Ha­llaz­gos y te­so­ros. Cer­ca de 500 cua­dros de ar­tis­tas na­cio­na­les, mo­sai­cos ve­ne­cia­nos, es­cul­tu­ras, ba­jo­rre­lie­ves, ma­de­ras ta­lla­das y vi­tra­les vis­ten al gi­gan­te de már­mol que se de­cla­ró en 1975 Mo­nu­men­to Histórico Nacional.

Se inau­gu­ró el 25 de agos­to de 1925, des­pués de que el Par­la­men­to se­sio­nó ca­si un si­glo en el Ca­bil­do. Coin­ci­dió con el centenario de la De­cla­ra­to­ria de la In­de­pen­den­cia. Fue en­ton­ces que una co­mi­sión con­vo­có en 1903 a un concurso in­ter­na­cio­nal de proyectos. Se eli­gió el pre­sen­ta­do por el ar­qui­tec­to Vit­to­rio Meano, quien mu­rió de for­ma trá­gi­ca en Bue­nos Ai­res, ase­si­na­do por el aman­te de su mu­jer.

La cons­truc­ción del Pa­la­cio pa­só por va­rias eta­pas has­ta que la co­mi­sión le en­car­gó al ar­qui­tec­to Gae­tano Mo­ret­ti la di­rec­ción de la cons­truc­ción. Mo­ret­ti le im­pri­mió un es­ti­lo neo­clá­si­co y ecléc­ti­co, fun­cio­nal y ma­jes­tuo­so. Cons­tru­yó, ade­más, una ma­que­ta en ye­so ar­ma­do con los prin­ci­pa­les de­ta­lles de la obra.

Esa ma­que­ta que­dó atra­pa­da en uno de los al­ti­llos. No se pue­de sa­car de allí por­que no pa­sa por las puer­tas. “Ha­bría que ha­ber­la sa­ca­do cuan­do se cam­bió el te­cho, pe­ro no se hi­zo. Hay que ver si se pue­de des­agre­gar pa­ra ex­hi­bir­la en los cien años, in­clu­so en los es­pa­cios ex­te­rio­res”, di­ce To­po­lansky.

Los de­pó­si­tos, al­ti­llos y ca­sas que per­te­ne­cen al Po­der Le­gis­la­ti­vo guar­dan cien­tos de ob­je­tos cu­yo va­lor es aún in­cal­cu­la­ble. Aho­ra tam­bién se es­tá ha­cien­do un in- ven­ta­rio de lo que pue­de ser un te­so­ro es­con­di­do o sim­ple­men­te un ob­je­to des­car­ta­ble.

In­da en­con­tró, ca­si an­tes de que lo ti­ra­ran a la ba­su­ra, un ál­bum con el di­se­ño de las ara­ñas de te­cho del Pa­la­cio, que tie­ne lám­pa­ras de cris­tal de Mu­rano. Des­cu­brie­ron en­ton­ces que el di­se­ño es de una em­pre­sa sue- ca que aún exis­te y que pue­den co­nec­tar­se con ella por las lám­pa­ras que tie­nen que re­pa­rar.

Un si­llón que per­te­ne­ció a Ri­ve­ra, es­ta­tuas que en al­gún mo­men­to se sa­ca­ron de su so­por­te y de­ja­ron ni­chos va­cíos y un bus­to de Jo­sé Batlle y Or­dó­ñez fue­ron al­gu­nos de los ob­je­tos que apa­re­cie­ron en es­te in­ven­ta­rio.

Pa­ra To­po­lansky, los cua­dros que in­te­gran la pi­na­co­te­ca de­be­rían sa­car­se de los des­pa­chos y ex­hi­bir­se a los vi­si­tan­tes. Ella mis­ma tie­ne en el su­yo un Fi­ga­ri que hay que res­tau­rar. Su des­pa­cho es una mues­tra del es­ti­lo del Pa­la­cio: los po­sa­bra­zos de los si­llo­nes tie­nen ta­lla­dos unos pá­ja­ros en ma­de­ra y el es­cri­to­rio es­tá ro­dea­do de una guar­da de es­ti­lo grie­go, que es la mis­ma que se re­pli­ca en los as­cen­so­res y en otros lu­ga­res del edi­fi­cio. “Era un di­se­ño de Mo­ret­ti y hay que po­ner­lo en va­lor. Ese di­se­ño sim­bo­li­za y ha­ce al con­jun­to del Pa­la­cio”, di­ce In­da.

Una épo­ca de es­plen­dor. El ar­qui­tec­to Mar­ce­lo Dan­za, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, re­ci­bió la in­vi­ta­ción de To­po­lansky pa­ra que la Fa­cul­tad par­ti­ci­pa­ra en las refacciones del Pa­la­cio. Dan­za es­tá de acuer­do con es­ta pro­pues­ta y se­gui­rá en con­ver­sa­cio­nes. “Cuan­do se cons­tru­yó te­nían una no­ble­za enor­me, lo que ha­ce que al día de hoy lle­gue en buen estado. Pe­ro se ha­ce ne­ce­sa­rio un man­te­ni­mien­to, co­mo en cual­quier cons­truc­ción de más de 80 años. Mon­te­vi­deo tu­vo cons­truc­cio­nes de muy buen ni­vel en­tre 1880 y 1950. En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX se cons­truía el Es­ta­dio Centenario, se lla­mó a concurso pa­ra el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, se cons­tru­ye­ron las fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na, de Quí­mi­ca, el edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad. Ima­gi­na­te lo que se­ría pa­ra un mon­te­vi­deano ir por la ca­lle vien­do es­tas obras en pro­ce­so. Una per­so­na que vi­si­tó Mon­te­vi­deo en 1920 y re­gre­só en 1940 en­con­tró una ciudad com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te”, ex­pli­có Dan­za a Bús­que­da.

La Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra tie­ne un di­plo­ma en Intervención Ar­qui­tec­tó­ni­ca en Edi­fi­cios Pa­tri­mo­nia­les que di­ri­ge el ar­qui­tec­to Wi­lliam Rey y que se­ría una de las áreas que po­dría in­ter­ve­nir en la re­fac­ción del Pa­la­cio.

“Es im­por­tan­te to­do el con­tex­to ur­ba­nís­ti­co”, di­ce Dan­za. “El Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo tie­ne sen­ti­do no so­lo co­mo edi­fi­cio, sino co­mo un ele­men­to es­truc­tu­ra­dor de Mon­te­vi­deo y to­do el con­tex­to de al­re­de­dor es­tá es­pe­ran­do el mar­co pa­ra el que fue pen­sa­do. Hay un ni­vel cir­cu­la­to­rio que se fue so­lu­cio­nan­do con al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes, pe­ro hay mu­cho pa­ra re­con­fi­gu­rar del es­pa­cio cir­cun­dan­te. Por lo tan­to, no es so­lo un edi­fi­cio”.

Pa­ra Dan­za, en es­tos siete años que fal­tan pa­ra el centenario se pue­de ha­cer una intervención ur­ba­nís­ti­ca más am­bi­cio­sa pa­ra com­ple­tar el pro­yec­to que se pu­so en mo­vi­mien­to cuan­do se creó el Pa­la­cio. “Aque­lla ge­ne­ra­ción que cons­tru­yó tan bien nos pa­só la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ser­var sus edi­fi­cios. Ade­más te­ne­mos que pen­sar la ciudad pa­ra den­tro de 80-100 años, es de­cir, qué edi­fi­cios es­ta­mos ha­cien­do hoy pa­ra que al­guien, y oja­lá pa­se, es­té preo­cu­pa­do por có­mo man­te­ner­los”.

Con el di­fí­cil equi­li­brio en­tre la preservación y el uso, el edi­fi­cio más em­ble­má­ti­co de la de­mo­cra­cia uru­gua­ya comienza a po­ner­se a pun­to pa­ra fes­te­jar sus pri­me­ros cien años.

Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.