Can­ci­lle­ría ele­va ni­vel de su re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca en Ca­ra­cas

El go­bierno uru­gua­yo de­sig­nó un en­car­ga­do de negocios pa­ra la de­le­ga­ción en Ve­ne­zue­la des­pués de fra­ca­sar en su in­ten­to por nom­brar un em­ba­ja­dor, un cargo va­can­te des­de ha­ce más de dos años

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Uru­guay no tie­ne un em­ba­ja­dor en Ve­ne­zue­la des­de ha­ce más de dos años. La Can­ci­lle­ría ma­ne­jó can­di­da­tos pa­ra ocu­par el cargo y has­ta lle­gó a pre­sen­tar la ve­nia de uno de ellos pa­ra que el Par­la­men­to die­ra el aval fi­nal. Pe­ro las di­fi­cul­ta­des con la opo­si­ción po­lí­ti­ca y con el pro­pio go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro hi­cie­ron que nin­gu­na de esas po­si­bi­li­da­des pros­pe­ra­ra y que la re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca con­ti­nua­ra ma­ne­ja­da por man­dos me­dios.

El go­bierno uru­gua­yo de­ci­dió dar una so­lu­ción par­cial al te­ma. Me­dian­te una re­so­lu­ción fir­ma­da por el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez y el canciller Ro­dol­fo Nin No­voa, el Po­der Eje­cu­ti­vo nom­bró a Jo­sé Luis Re­me­di co­mo en­car­ga­do de negocios de la re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca en Ca­ra­cas. El di­plo­má­ti­co ac­tua­rá de he­cho co­mo em­ba­ja­dor en ejer­ci­cio has­ta que se de­sig­ne al ti­tu­lar.

An­tes de la de­sig­na­ción, fir­ma­da el 17 de agos­to, Re­me­di era cón­sul ge­ne­ral en Cu­ri­ti­ba, Bra­sil. Es un di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra con l ar­ga ex­pe­rien­cia, ya que fue em­ba­ja­dor en tres oca­sio­nes, una de ellas en Irán.

La me­di­da adop­ta­da por la Can­ci­lle­ría im­pli­ca au­men­tar el ni­vel de su re­pre­sen­ta­ción en Ve­ne­zue­la, pe­ro sin te­ner que nom­brar un nue­vo em­ba­ja­dor, lo que po­día ser vis­to co­mo una se­ñal po­si­ti­va ha­cia Ma­du­ro en mo­men­tos en que en­fren­ta crí­ti­cas muy du­ras de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Ade­más, im­pli­có que el te­ma no fue­ra dis­cu­ti­do por el Par­la­men­to.

Es posible ha­cer va­rias l ec­tu­ras so­bre la decisión de Uru­guay, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das por Bús­que­da. Los ve­ne­zo­la­nos pue­den “que­dar sa­tis­fe­chos”, por­que has­ta aho­ra la Em­ba­ja­da era ma­ne­ja­da por per­so­nal de me­nor ca­te­go­ría, eva­luó uno de los in­for­man­tes.

En Can­ci­lle­ría, en cam­bio, ma­ne­jan otra lec­tu­ra. El go­bierno de­ci­dió en­viar a un di­plo­má­ti­co con ex­pe­rien­cia a un lu­gar que vi­ve una si­tua­ción com­pli­ca­da, don­de hay mu­chos ciu­da­da­nos uru­gua­yos y lo hi­zo sin te­ner que nom­brar un em­ba­ja­dor, ex­pli­ca­ron las fuen­tes.

In­ten­tos fa­lli­dos. La pos­tu­ra de Uru­guay so­bre lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la ha si­do un do­lor de ca­be­za pa­ra el go­bierno de Ta­ba­ré Vázquez, lo que ex­pli­ca, al me­nos en par­te, que na­die sus­ti­tu­ye­ra al em­ba­ja­dor Ós­car Ra­mos cuan­do en fe­bre­ro del 2016 aban­do­nó su pues­to en Ca­ra­cas.

Uru­guay es­tu­vo cer­ca de nom­brar un nue­vo em­ba­ja­dor en dos oca­sio­nes. Pri­me­ro qui­so en­viar a Ós­car Ba­rrios, di­plo­má­ti­co vin­cu­la­do al Par­ti­do Co­lo­ra­do. En el Frente Am­plio esa po­si­bi­li­dad ca­yó mal y el Po­der Eje­cu­ti­vo de­bió dar mar­cha atrás.

El se­gun­do i nten­tó lle­gó con Al­ber­to Fa­jar­do, cu­yo nom­bra­mien­to con­ta­ba con el be­ne­plá­ci­to del go­bierno ve­ne­zo­lano des­de prin­ci­pios del 2017. Sin em­bar­go, en abril de ese año, Ma­du­ro acu­só al canciller Ro­dol­fo Nin No­voa de “agre­dir” a su país y coor­di­nar “con el De­par­ta­men­to de Estado” de Es­ta­dos Uni­dos “agre­sio­nes con­tra Ve­ne­zue­la”. Vázquez emi­tió un co­mu­ni­ca­do ho­ras más tar­de en el que exigió que Ma­du­ro pre­sen­ta­ra prue­bas o se re­trac­ta­ra pú­bli­ca­men­te “en vir­tud de que ex­pre­sio­nes co­mo las ma­ne­ja­das afectan gra­ve­men­te el re­la­cio­na­mien­to tra­di­cio­nal­men­te amistoso en­tre los dos paí­ses”.

Las dis­cul­pas pú­bli­cas nun­ca lle­ga­ron, pe­ro igual el go­bierno uru­gua­yo en­vió la ve­nia al Par­la­men­to. En enero, el ofi­cia­lis­mo i nten­tó ace­le­rar la de­sig­na­ción de Fa­jar­do en la Co­mi­sión Permanente, pe­ro la opo­si­ción lo im­pi­dió. Tras fra­ca­sar, la Can­ci­lle­ría so­li­ci­tó la ve­nia pa­ra nom­brar a Fa­jar­do em­ba­ja­dor en San­tia­go de Chi­le.

Des­pués de t odos esos pro­ble­mas, el go­bierno de­ci­dió re­cu­rrir a la de­sig­na­ción de un en­car­ga­do de negocios.

I nfor­ma­ción. Un di­plo­má­ti­co con ex­pe­rien­cia di­jo a Bús­que­da que el go­bierno ne­ce­si­ta te­ner una Em­ba­ja­da só­li­da en Ve­ne­zue­la, por­que la si­tua­ción po­lí­ti­ca en ese país es com­pli­ca­da y es ne­ce­sa­rio te­ner “in­for­ma­ción de pri­me­ra mano”.

De he­cho, es­ta se­ma­na la Can­ci­lle­ría de­bió to­mar po­si­ción so­bre la muer­te del con­ce­jal del Mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor y di­ri­gen­te del par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la, Fernando Al­bán, quien es­ta­ba de­te­ni­do en ins­ta­la­cio­nes del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­ves­ti­ga­cio­nes (Se­bin).

Al­bán, acu­sa­do de par­ti­ci­par el 4 de agos­to en el pre­sun­to in­ten­to de mag­ni­ci­dio de Ma­du­ro, ca­yó des­de el dé­ci­mo pi­so del edi­fi­cio de Se­bin. Las au­to­ri­da­des ase­gu­ra­ron que se tra­tó de un sui­ci­dio, pe­ro la fa­mi­lia sos­tu­vo que lo ase­si­na­ron. La Ofi­ci­na de la Al­ta Co­mi­sio­na­da pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos de las Na­cio­nes Uni­das ( ONU) pi­dió a Ve­ne­zue­la li­de­rar una investigación in­de­pen­dien­te so­bre el ca­so.

An­te es­to, Uru­guay emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que pi­dió a Ve­ne­zue­la una “investigación ob­je­ti­va y ba­jo to­das las ga­ran­tías le­ga­les” pa­ra “determinar las cau­sas de la muer­te y es­ta­ble­cer even­tua­les res­pon­sa­bi­li­da­des”.

La Can­ci­lle­ría pre­fi­rió no pro­nun­ciar­se so­bre si la investigación de­bía ser lle­va­da ade­lan­te por el go­bierno de Ma­du­ro o por un equi­po de la ONU.

Ni­co­lás Ma­du­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.