El go­bierno de­bió re­no­var su ga­bi­ne­te con fi­gu­ras más jóvenes, y al ofi­cia­lis­mo le pue­de cos­tar “ca­rí­si­mo” man­te­ner su apo­yo a Sen­dic

La­ca­lle Pou es un “hi­pó­cri­ta” y Mar­tí­nez es el más “ca­paz” pa­ra li­de­rar el país, di­ce pro­se­cre­ta­rio de la IMM

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

en­tre­vis­ta de Lu­cía Cu­be­ros y Vic­to­ria Fer­nán­dez

Ch­ris­tian Di Can­dia es uno de los ros­tros más jóvenes del ga­bi­ne­te de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo ( IMM). Con 37 años, fue una de las apues­tas fuer­tes del i nten­den­te Da­niel Mar­tí­nez, que lo nom­bró pro­se­cre­ta­rio de la co­mu­na.

Hoy el es­tu­dian­te de Cien­cias Po­lí­ti­cas, que per­ten­ce al sec­tor Ca­sa Gran­de li­de­ra­do por Cons­tan­za Mo­rei­ra, se enor­gu­lle­ce de su tra­ba­jo en la in­ten­den­cia y es­tá con­ven­ci­do de que Mar­tí­nez dio so­bra­das mues­tras de que es un buen ges­tor. “En es­te mo­men­to es la per­so­na más ca­paz pa­ra ser pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca”, afir­ma, de­seo­so de que se con­cre­te su pre­can­di­da­tu­ra.

De to­dos mo­dos, cree que to­dos los po­si­bles pre­can­di­da­tos tie­nen “ca­pa­ci­da­des so­bra­das” pa­ra di­ri­gir al país y que se­ría una “ca­tás­tro­fe” que el Frente Am­plio pier­da las elec­cio­nes na­cio­na­les. Te­me un pró­xi­mo go­bierno de la de­re­cha por­que im­pli­ca­ría un re­tro­ce­so en la agen­da de de­re­chos y por­que no se pue­de con­fiar en su dis­cur­so: “La de­re­cha te di­ce una co­sa y sa­bés que va a ha­cer otra”. Men­cio­nó co­mo ejem­plo la “hi­po­cre­sía” del pren­ca­di­da­to blan­co Luis La­ca­lle Pou al sa­lu­dar la mar­cha de la di­ver­si­dad, cuan­do no res­pal­dó el ma­tri­mo­nio igualitario o la le­ga­li­za­ción del abor­to.

Di Can­dia cree que el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez de­bió cam­biar su ga­bi­ne­te y que es ur­gen­te un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y una pre­sen­cia pa­ri­ta­ria de las mu­je­res en el go­bierno. Ad­vier­te que “a la iz­quier­da le sa­le ca­rí­si­mo la pre­sun­ción de corrupción” y que por eso es un error ha­bi­li­tar­le al ex vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic — pro­ce­sa­do por abu­so de fun­cio­nes— in­te­grar una lis­ta: “La ne­ce­si­dad de reivin­di­ca­ción de una per­so­na no pue­de es­tar por en­ci­ma de un pro­yec­to co­lec­ti­vo”, afir­ma.

El pro­se­cre­ta­rio de la co­mu­na cree que du­ran­te es­ta ad­mi­nis­tra­ción Mon­te­vi­deo me­jo­ró en to­das las áreas —“no se me ocu­rre una en don­de la in­ten­den­cia ha­ya estado es­tan­ca­da”— y ase­gu­ra que hay me­jo­ras que hoy no se va­lo­ran, pe­ro que se no­ta­rán en el fu­tu­ro: “Den­tro de 15 años van a de­cir ‘esa ges­tión hi­zo un mon­tón de co­sas”.

— ¿Si Mar­tí­nez con­fir­ma su pre­can­di­da­tu­ra, va a ayu­dar­lo en la cam­pa­ña o se­gui­rá en el cargo?

— Soy de los que cree que Da­niel tie­ne que ser pre­can­di­da­to, no ten­go du­da. Du­ran­te es­te pe­río­do ha ter­mi­na­do de con­fir­mar sus do­tes co­mo ges­tor y en es­te mo­men­to es l a per­so­na más ca­paz pa­ra ser pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro tam­bién en­tien­do que son tiem­pos per­so­na­les y fa­mi­lia­res. Si es pre­can­di­da­to, es­toy ob­via­men­te más que dis­pues­to a acom­pa­ñar­lo, a ayu­dar­lo y a apo­yar­lo.

—¿Pien­sa que el Frente Am­plio va a vol­ver a ga­nar la in­ten­den­cia?

— Creo que es­ta­mos en gua­ris­mos muy bue­nos de acep­ta­ción, tan­to del tra­ba­jo de Da­niel co­mo de la ges­tión en ge­ne­ral de la IMM. Creo que el Frente Am­plio tie­ne to­do co­mo pa­ra ga­nar.

— ¿A quién le gustaría ver li­de­ran­do la in­ten­den­cia?

— Si uno di­je­ra “Da­niel pue­de se­guir cin­co años más”, se­ría ideal, pe­ro la reali­dad es que qui­zás es­té en otro lu­gar. Se­gu­ra­men­te ha­ya más de un can­di­da­to, que lo ter­mi­ne de­fi­nien­do la gen­te en las ur­nas. Po­si­bles can­di­da­tu­ras hay mu­chas: se nom­bra a Fe­rre­ri, Ber­ga­ra, a Cos­se, al Pa­cha Sánchez. Y es­te mis­mo equi­po pue­de te­ner tam­bién can­di­da­tos.

— ¿ Si Ca­sa Gran­de de­ci­de no res­pal­dar a Mar­tí­nez, qué va a ha­cer?

— Creo que Ca­sa Gran­de de­be vol­ver a tra­ba­jar en torno a un es­pa­cio po­lí­ti­co, más que a un sec­tor fir­me con­so­li­da­do. Vol­ver a for­ta­le­cer aque­llo que en su mo­men­to fue una alian­za de sec­to­res he­te­ro­gé­nea atrás de la can­di­da­tu­ra de Cons­tan­za Mo­rei­ra. Aque­lla con­for­ma­ción te­nía un po­ten­cial enor­me de re­pre­sen­ta­ción que qui­zás hoy no ten­ga tan­to, y que en aquel mo­men­to ha­bía per­mi­ti­do que re­pre­sen­ta­ra la he­te­ro­ge­nei­dad de mu­je­res, del fe­mi­nis­mo, de jóvenes, de cier­to de­sen­can­to con una ge­ron­to­cra­cia que de re­pen­te se veía más re­pre­sen­ta­da por Ta­ba­ré Vázquez co­mo pre­can­di­da­to. He­mos plan­tea­do en la in­ter­na del sec­tor la ne­ce­si­dad de que Ca­sa Gran­de con­flu- ya en las in­ter­nas co­mo un es­pa­cio po­lí­ti­co que ten­ga más de una lis­ta. Y en ese sen­ti­do ob­via­men­te nues­tra idea es po­der im­pul­sar una de es­tas lis­tas y que apo­ye a Da­niel Mar­tí­nez.

— En una en­tre­vis­ta con el se­ma­na­rio Vo­ces di­jo que no es­tá enamo­ra­do de es­te go­bierno del Frente Am­plio. ¿Por qué?

— Creo que a es­te go- bierno le fal­tó pro­fun­di­dad en al­gu­nas trans­for­ma­cio­nes, pe­ro tam­bién soy cons­cien­te de que el es­pa­cio po­lí­ti­co y la co­yun­tu­ra no es la mis­ma que ha­ce cin­co o diez años, in­clu­so en lo eco­nó­mi­co. Al­go que sí le re­co­noz­co es que ha si­do ca­paz de sos­te­ner un Uru­guay don­de no lle­ga­mos a un 10% de des­em­pleo, don­de si­gue cre­cien­do la eco­no­mía, en un con­tex­to in­ter­na­cio­nal re­gio­nal que da te­mor. Y sin em­bar­go lo sos­te­ne­mos. Me hu­bie­se gus­ta­do que la reforma de la “ca­ja mi­li­tar” se hu­bie­se re­suel­to mu­cho an­tes, que el Sis­te­ma de Cui­da­dos se hu­bie­ra he­cho con más pro­fun­di­dad, y que hu­bie­se exis­ti­do so­bre to­do un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y de dis­cur­so im­por­tan­te. Si yo tu­vie­ra un mi­nu­to con Vázquez, le di­ría que ha­ga un cam­bio de ga­bi­ne­te, co­mo lo hi­zo en el pri­mer go­bierno, cuan­do les dio can­cha a otros com­pa­ñe­ros que te­nían 15 o 20 años me­nos que los que ha­bían co­men­za­do en 2005.

— El mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, di­jo que no hay nin­gún can­di­da­to del Frente Am­plio que ten­ga un pro­yec­to de país. ¿Qué opi­na?

— Me pa­re­ce un dis­pa­ra­te ab­so­lu­to. Pri­me­ro por­que el pro­yec­to de país no lo po­nen so­la­men­te los can­di­da­tos. El Frente Am­plio has­ta el día de hoy si­gue cons­tru­yen­do el pro­gra­ma po­lí­ti­co, más allá de que siem­pre son lí­neas ge­ne­ra­les que per­mi­ten que los can­di­da­tos se mue­van en un mar­gen cohe­ren­te. Lo cons­tru­ye du­ran­te un año y me­dio de tra­ba­jo con cien­tos y cien­tos de mi­li­tan­tes. De­cir hoy que los can­di­da­tos del Frente no tie­nen un pro­yec­to país es de­cir que el Frente Am­plio no tie­ne un pro­yec­to país. Y en to­do ca­so es lo que ha- bría que pre­gun­tar­le a Bo­no­mi. Si va­mos a los que es­tán arri­ba de la me­sa —An­dra­de, Cos­se y Da­niel—, cual­quie­ra de los tres tie­ne ca­pa­ci­da­des so­bra­das pa­ra di­ri­gir un pro­yec­to país.

— ¿ Qué f ór­mu­la gustaría?

— Me en­can­ta­ría que fue­ra Mar­tí­nez- Mo­rei­ra. Tam­bién me gustaría que el Bo­ca fue­ra el pre­si­den­te del Se­na­do, pe­ro es una fór­mu­la que es muy di­fí­cil que se de. Le veo una ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción que va a ser su­ma­men­te ne­ce­sa­ria en ca­so de que el Frente Am­plio no ten­ga ma­yo­rías. Pe­ro es mo­men­to de que se dé el pa­so de que la fór­mu­la la in­te­gre un hom­bre y una mu­jer, que sea pa­ri­ta­ria. A Ca­ro­li­na la es­cu­ché en Ca­sa Gran­de, la veía ha­blan­do del fu­tu­ro y per­fec­ta­men­te pue­de ser al­guien pa­ra li­de­rar los cam­bios que ne­ce­si­ta la edu­ca­ción en el Uru­guay. Tie­ne el perfil, tie­ne el dis­cur­so, pien­sa en fu­tu­ro, es una pro­fe­sio­nal en su área su­per­apli­ca­da.

— ¿El Frente Am­plio ga­na­rá las elec­cio­nes na­cio­na­les?

—Va­mos a mi­li­tar pa­ra eso, pe­ro creo que sí. Se­ría una ca­tás­tro­fe que no ga­na­ra el Frente Am­plio.

—¿Se­rá sin ma­yo­rías par­la­men­ta­rias?

— De­pen­de de lo que ha­ga el frente de aquí en más, de las de­ci­sio­nes que to­me. No so­la­men­te en torno a las can­di­da­tu­ras, sino en có­mo pro­ce­sa al­gu­nos te­mas. Me preo­cu­pa por ejem­plo que Raúl Sen­dic sea ha­bi­li­ta­do a ce­rrar la lis­ta. Él pue­de con­si­de­rar que se es­tá co­mien­do un ga­rrón. Pe­ro in­clu­so con­si­de­ran­do eso, los proyectos co­lec­ti­vos tie­ne que es­tar por en­ci­ma de los per­so­na­les. Y a la iz­quier­da le sa­le ca­rí­si­mo la pre­sun­ción de corrupción. Aun­que te es­tés co­mien­do un ga­rrón, no so­la­men­te te­nés que “ser” sino que tam­bién te­nés que “pa­re­cer”. Y si no pa­re­cés, bueno, lo la­men­to. La ne­ce­si­dad de reivin­di­ca­ción de una per­so­na no pue­de es­tar por en­ci­ma de un pro­yec­to co­lec­ti­vo. Y lo di­go con pe­na por­que hu­ma­na­men­te Raúl es una per­so­na que nos ha da­do una mano bár­ba­ra a ni­vel de mi­li­tan­cia. Me da pe­na, pe­ro si bien to­do lo per­so­nal es po­lí­ti­co, la po­lí­ti­ca no es per­so­nal.

— ¿Por qué se­ría una “ca­tás­tro­fe” que el Frente Am­plio per­die­ra las elec­cio­nes?

— Me p r e o c u p a la agen­da de la de­re­cha. Pri­me­ro por­que ha op­ta­do en los úl­ti­mos años en La­ti­noa­mé­ri­ca por un dis­cur­so, que pa­ra la de­mo­cra­cia es bas­tan­te com­ple­jo, que es no de­cir lo que pien­so sino de­cir lo que la gen­te quie­re es­cu­char. le Eso me mo­les­ta mu­cho, in­clu­so cuan­do lo ha­cen com­pa­ñe­ros de la pro­pia fuer­za po­lí­ti­ca, por­que es fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble. Hay dos for­mas de ver la de­mo­cra­cia: o uno di­ce lo que cree y de lo que es­tá con­ven­ci­do y des­pués la gen­te lo vo­ta o no, o de­cís lo que la gen­te quie­re es­cu­char. Y la de­re­cha úl­ti­ma­men­te es­tá op­tan­do por es­ta op­ción. En­ton­ces me cues­ta mu­cho creer­le el dis­cur­so a la de­re­cha. Por­que que sal­ga La­ca­lle Pou a sa­lu­dar la Mar­cha por la Di­ver­si­dad... ¡un po­qui­to de de­cen­cia!

— ¿Le pa­re­ce que es hi­pó­cri­ta?

— Es hi­pó­cri­ta, ¿có­mo no lo va a ha­cer? Es co­mo si ma­ña­na por ne­ce­si­dad elec­to­ral se ha­ga una mar­cha por más va­can­tes en las Fuerzas Armadas y yo sa­lu­de la mar­cha. No lo voy a ha­cer por­que no los quie­ro re­pre­sen­tar, no quie­ro que me vo­ten. Por ga­nar no quie­ro un vo­to de ellos. Si no es­tás de acuer­do con el ma­tri­mo­nio igualitario, con la adop­ción de las pa­re­jas del mis­mo se­xo, con la Ley de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va, con la le­ga­li­za­ción del can­na­bis, ¿qué es­tás sa­lu­dan­do? In­clu­so has­ta por res­pe­to a la gen­te que te vo­ta.

— ¿Le da te­mor que gobierne la de­re­cha?

— Me da pi­la de mie­do que gobierne la de­re­cha, por­que evi­den­te­men­te te di­ce una co­sa y sa­bés que va a ha­cer otra. Y en­ci­ma el go­bierno de coa­li­ción ex­tre­mo que ten­dría que te­ner, por­que es­ta­ría el Par­ti­do Nacional con un por­cen­ta­je, los del Par­ti­do de la Gen­te con otro... Esas negociaciones son peo­res que las del Frente Am­plio sin ma­yo­ría. La gen­te tien­de a pen­sar, tam­bién por cul­pa de los po­li­tó­lo­gos, que es­tá bueno que se ne­go­cie, pe­ro es un caos es­tar ne­go­cian­do vo­to a vo­to. Es pre­fe­ri­ble que el país va­ya pa­ra un lu­gar, pe­ro que va­ya. Esa par­te de la po­lí­ti­ca es la que a ve­ces te ago­ta. Se­gu­ro que pre­ten­do man­te­ner el ar­chi­vo siem­pre, aun­que des­pués no me vo­te na­die.

— Hay quie­nes cri­ti­can que Mar­tí­nez me­jo­ró la co­mu­ni­ca­ción de la IMM, pe­ro no hi­zo cam­bios de fon­do. ¿ Qué pien­sa?

— No es así. Por­que en cual­quie­ra de las áreas que que­ra­mos dis­cu­tir, hay mu­chí­si­mo he­cho en tres años. No se me ocu­rre una en don­de la in­ten­den­cia ha­ya estado es­tan­ca­da. Pue­de ser que al­gu­nas es­tén mas flo­jas que otras, pe­ro me pa­re­ce que a ve­ces es di­fí­cil ver­lo en el mo­men­to. Con­fia­mos mu­cho en que den­tro de 15 años van a de­cir “esa ges­tión hi­zo un mon­tón de co­sas”.

Ch­ris­tian Di Can­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.