El Se­na­do apro­bó un pro­yec­to de ley que es un “cam­bio ra­di­cal” res­pec­to al pa­pel de los mi­li­ta­res en la se­gu­ri­dad in­ter­na

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Que el Ejér­ci­to reali­ce ta­reas de vigilancia y se­gu­ri­dad in­ter­na es un te­ma que pone in­có­mo­do a más de un di­ri­gen­te del Frente Am­plio. Pe­se a eso, el mar­tes 9 el ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción die­ron sus vo­tos pa­ra apro­bar un pro­yec­to de ley que ha­bi­li­ta a las Fuerzas Armadas a que reali­cen ta­reas de vigilancia y apo­yo en zo­nas fron­te­ri­zas.

Es un “cam­bio ra­di­cal” en se­gu­ri­dad y de­fen­sa, afirmó Ja­vier Gar­cía ( Par­ti­do Nacional). Des­de el Frente Am­plio, Carlos Ba­rái­bar (Asam­blea Uru­guay) ad­mi­tió que es un “pa­so im­pres­cin­di­ble”. Pe­ro tam­bién hu­bo una voz que mos­tró su dis­cre­pan­cia con la ini­cia­ti­va. Cons­tan­za Mo­rei­ra (Ca­sa Gran­de) di­jo que vo- ta­ba por “dis­ci­pli­na par­ti­da­ria” y “res­pe­to” a sus com­pa­ñe­ros, pe­ro ase­gu­ró que no pue­de es­tar “más que en con­tra de la mi­li­ta­ri­za­ción de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca”.

El pro­yec­to en­co­mien­da a las Fuerzas Armadas la “vigilancia” de la zo­na fron­te­ri­za. De­li­mi­ta esa zo­na co­mo una fran­ja de te­rri­to­rio nacional de 20 ki­ló­me­tros de an­cho con­ta­dos a par­tir de los lí­mi­tes de­fi­ni­dos en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les.

Las ta­reas de los efec­ti­vos mi­li­ta­res se­rán el pa­tru­lla­je, la iden­ti­fi­ca­ción de per­so­nas y con­trol de vehícu­los y la detención en ca­so de fla­gran­te de­li­to. “En ca­so de de­tec­tar una pre­sun­ta irre­gu­la­ri­dad, las Fuerzas Armadas co­mu­ni­ca­rán su ac­tua­ción de for­ma in­me- dia­ta al fiscal, de­bien­do adop­tar las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra pre­ser­var el lu­gar o es­ce­na de los he­chos”, di­ce el tex­to que fue en­via­do a la Cámara de Dipu­tados.

El pro­yec­to agre­ga que en ca­so de que el per­so­nal mi­li­tar de­ba uti­li­zar “me­di­das materiales de coac­ción, de­be­rá ha­cer­lo de for­ma ra­cio­nal, pro­gre­si­va y pro­por­cio­nal, ago­tan­do pre­via­men­te los me­ca­nis­mos de di­sua­sión que es­tén a su al­can­ce, se­gún ca­da ca­so”.

Ru­ben Mar­tí­nez Huel­mo ( Es­pa­cio 609) di­jo que uno de los prin­ci­pa­les de­ba­tes que ge­ne­ró el tex­to tie­ne que ver con el pa­pel de las Fuerzas Armadas co­mo “au­xi­lia­res” de la Jus­ti­cia. Se­ña­ló co­mo cla­ve una intervención en co­mi­sión del fis- cal de Corte, Jor­ge Díaz, quien se­ña­ló que esa se­rá una de sus ta­reas, ya que ten­drá la fa­cul­tad de de­te­ner per­so­nas.

Mar­tí­nez Huel­mo des­ta­có que abo­ga­dos de las Fuerzas Armadas tra­ba­ja­ron en la redacción del pro­yec­to de ley.

Es­te pun­to fue re­to­ma­do por el se­na­dor blan­co Gar­cía. “En es­te pro­yec­to par­ti­ci­pó de la dis­cu­sión el Ejér­ci­to. Co­le­gis­la­ron sin que hu­bie­ra un eri­zo de piel”, di­jo y re­cor­dó que es­ta no fue la ac­ti­tud de la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta cuan­do se dis­cu­tió el pro­yec­to de ley que reforma la se­gu­ri­dad so­cial de los re­ti­ra­dos mi­li­ta­res.

De apro­bar­se la ini­cia­ti­va, agre­gó, se da­rá un “cam­bio de 180 gra­dos so­bre la concepción de se­gu­ri­dad in­ter­na” por par­te del Frente Am­plio.

Ase­gu­ró que es ne­ce­sa­rio apro­bar es­te tex­to, ya que hay pro­ble­mas de se­gu­ri­dad en la fron­te­ra. Por allí, di­jo, “pa­san de lar­go con la dro­ga, la pla­ta su­cia y co­rrup­ta”. Ade­más, se “li­be­ran re­cur­sos de la Po­li­cía y se re­fuer­za su ca­pa­ci­dad”.

“Sus­cept i b l e”. Cons­tan­za Mo­rei­ra fue la le­gis­la­do­ra más crí­ti­ca con el pro­yec­to. Di­jo que de no ha­ber he­cho el cam­bio res­pec­to a quién de­bían res­pon­der las Fuerzas Armadas cuan­do de­tu­vie­ran a al­guien, se es­ta­ban vio­lan­do “prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les”.

“La ad­ju­di­ca­ción de fun­cio­nes tie­ne que ser com­ple­ta­men­te es­pe­cí­fi­ca”, afirmó. “El Uru­guay tie­ne una his­to­ria ho­rri­ble res­pec­to a es­to, tie­ne una ho­rri­ble his­to­ria en relación con la mi­li­ta­ri­za­ción de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y tie­ne una ho­rri­ble his­to­ria en relación con la ac­tua­ción de sus cuer­pos ar­ma­dos res­pec­to a l os ci­vi­les i nde­fen­sos. Así que per­dó­nen­me que sea ab­so­lu­ta­men­te sus­cep­ti­ble res­pec­to de es­te víncu­lo en­tre los cuer­pos ar­ma­dos y los ciu­da­da­nos”, agre­gó.

Tam­bién se re­fi­rió al he­cho de que Jair Bol­so­na­ro ha­ya si­do el po­lí­ti­co más vo­ta­do en las elec­cio­nes de Bra­sil el do­min­go pa­sa­do. “No es ca­sual que ten­ga­mos un mi­li­tar can­di­da­to a pre­si­den­te con un mi­li­tar can­di­da­to a vi­ce en el país que, des­pués de Co­lom­bia, es el que más mi­li­ta­ri­za­da tie­ne su se­gu­ri­dad pú­bli­ca. La mi­li­ta­ri­za­ción avan­za en Amé­ri­ca La­ti­na an­te la de­man­da de se­gu­ri­dad de las so­cie­da­des. Avan­za la se­gu­ri­dad en relación con la li­ber­tad”.

La se­na­do­ra ase­gu­ró que la redacción ori­gi­nal del pro­yec­to ela­bo­ra­do por el go­bierno era “t erri­ble”. Agre­gó que en­tien­de que con es­tas me­di­das se es­tá “in­no­van­do y co­lo­can­do a las Fuerzas Armadas en el rol de au­xi­lia­res de la Jus­ti­cia”.

Re­cor­dó asi­mis­mo que en el pro­gra­ma del Frente Am­plio la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, por ejem­plo, la tie­ne a su cargo el Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Mo­rei­ra eva­luó que “hay una ten­den­cia en Amé­ri­ca La­ti­na a la mi­li­ta­ri­za­ción de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca” y que por eso no le pa­re­ce “cohe­ren­te vo­tar” el pro­yec­to. “Lo ha­go por dis­ci­pli­na par­ti­da­ria y por­que la mo­di­fi­ca­ción deja al­gún res­guar­do ga­ran­tis­ta con res­pec­to a es­tas fun­cio­nes y, ade­más, por res­pe­to a mis com­pa­ñe­ros. Sin em­bar­go, no pue­do es­tar más que ab­so­lu­ta­men­te en con­tra de la mi­li­ta­ri­za­ción de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca”.

Jor­ge La­rra­ña­ga ( Par­ti­do Nacional) di­jo que no com­par­te la idea de que la “mi­li­ta­ri­za­ción lle­va la pér­di­da de la li­ber­tad”.

“Bien­ve­ni­dos al club”, di­jo mi­ran­do a la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta. La­rra­ña­ga afirmó que de no en­fren­tar la “reali­dad” que vi­ve hoy Uru­guay en ma­te­ria de de­lin­cuen­cia, es­te pro­ble­ma “se va a lle­var la con­vi­ven­cia y la paz del país”.

Carlos Ba­rái­bar di­jo que el pro­yec­to es ne­ce­sa­rio y afirmó que hoy no se es­tá en la “reali­dad” de 1972 o de 1984.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.