Pla­nes pa­ra Ve­ne­zue­la pos-ma­du­ro

Búsqueda - - ECONOMÍA -

En la no­ve­la de Er­nest He­ming­way El Sol tam­bién se le­van­ta, de 1926, a un per­so­na­je se le pre­gun­ta có­mo ca­yó en la ban­ca­rro­ta. “De dos for­mas”, re­pli­ca. “Pri­me­ro gra­dual y lue­go re­pen­ti­na­men­te”.

Es­ta es una bue­na des­crip­ción del co­lap­so de la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na. El ré­gi­men del pre­si­den­te Hu­go Chá­vez gas­tó mu­cho más allá de sus me­dios, pre­ci­sa­men­te cuan­do el pre­cio del pe­tró­leo iba en des­cen­so y los in­gre­sos fis­ca­les se es­tan­ca­ban, pa­ra lue­go co­men­zar a de­caer, co­mo con­se­cuen­cia de la con­trac­ción eco­nó­mi­ca. De ma­ne­ra que Chá­vez y su su­ce­sor, Ni­co­lás Ma­du­ro, se en­deu­da­ron to­do lo que pu­die­ron, has­ta que en 2013 los pres­ta­mis­tas pri­va­dos de­ja­ron de pres­tar.

En los úl­ti­mos dos años, el de­cli­ve ha ad­qui­ri­do una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. Aho­ra, cuan­do la im­pren­ta es la úni­ca he­rra­mien­ta de fi­nan­cia­mien­to dis­po­ni­ble, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal an­ti­ci­pa que la in­fla­ción llegará a 1.000.000% en 2018; la con­trac­ción del PBI eclip­sa las de la Gran De­pre­sión, la Gue­rra Ci­vil española, y la re­cien­te cri­sis grie­ga; el 87% de los ve­ne­zo­la­nos vi­ven en la po­bre­za, y va­rios mi­llo­nes han aban­do­na­do su país.

“Pri­me­ro gra­dual y lue­go re­pen­ti­na­men­te” tam­bién pue­de des­cri­bir el even­tual tér­mino del ré­gi­men. Si bien na­die en Ve­ne­zue­la o en el ex­te­rior pue­de te­ner cer­te­za so­bre el mo­do en que Ma­du­ro de­ja­rá el po­der, ca­da vez pa­re­ce más cla­ro que sí lo va a de­jar.

La in­cer­ti­dum­bre acer­ca de lo que pa­sa­ría el día si­guien­te es una de las ra­zo­nes por las cua­les Ma­du­ro se ha man­te­ni­do en el po­der. No se pue­de res­pon­sa­bi­li­zar a los ate­mo­ri­za­dos ciu­da­da­nos de cla­se me­dia que creen el di­cho fa­vo­ri­to de reyes y dic­ta­do­res: après moi, le de­lu­ge. Sin em­bar­go, es­tá co­men­zan­do a sur­gir una vi­sión de lo que se­ría Ve­ne­zue­la pos- Ma­du­ro, y ello de­be­ría ace­le­rar la des­apa­ri­ción del ré­gi­men.

Por so­bre to­do, la Ve­ne­zue­la pos- Ma­du­ro de­be­ría ser de­mo­crá­ti­ca. Lo que em­pe­zó co­mo un ré­gi­men po­pu­lis­ta, aun­que ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te, en los úl­ti­mos años ha de­ge­ne­ra­do en un au­to­ri­ta­ris­mo clá­si­co. Las ins­ti­tu­cio­nes ve­ne­zo­la­nas, des­de el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia has­ta el Con­se­jo Nacional Elec­to­ral y el Ban­co Cen­tral, han de­ja­do de te­ner au­to­no­mía. La Asam­blea Nacional (el Par­la­men­to uni­ca­me­ral), en la que la opo­si­ción tie­ne una ma­yo­ría de dos ter­cios, ha si­do des­po­ja­da de la ma­yor par­te de sus atri­bu­cio­nes. Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que se rea­li­za­ron en ma­yo, que ra­ti­fi­ca­ron a Ma­du­ro, fue­ron una far­sa, co­mo lo afir­ma­ron sin am­ba­ges un gran nú­me­ro de de­mo­cra­cias a tra­vés del mun­do.

Mu­cho ten­drá que cam­biar en los ám­bi­tos po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co pa­ra ga- ran­ti­zar la li­ber­tad de los ve­ne­zo­la­nos. No ha­ce fal­ta te­ner un tí­tu­lo de la Uni­ver­si­dad de Chica­go ni se­guir las hue­llas de Adam Smith pa­ra dar­se cuen­ta de que el co­lap­so de la pro­duc­ción en Ve­ne­zue­la obe­de­ce en gran par­te a la in­tro­mi­sión ca­da vez ma­yor por par­te del Estado, la que ha he­cho prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble pro­du­cir. Ma­du­ro pa­re­ce em­pe­ña­do en po­ner en prác­ti­ca su pro­pia ver­sión de la má­xi­ma de Ro­nald Rea­gan: si se mue­ve, pon­le un im­pues­to; si se si­gue mo­vien­do, re­gú­la­la; y si deja de mo­ver­se, na­cio­na­lí­za­la. Hoy día, el go­bierno po­see 457 em­pre­sas, mu­chas de ellas po­co más que cas­ca­ro­nes va­cíos. La jo­ya de la co­ro­na del Estado ve­ne­zo­lano, la gi­gan­tes­ca pe­tro­lí­fe­ra Pdv­sa , pro­du­ce un ter­cio de lo que pro­du­cía en 1998, cuan­do fue ele­gi­do Hu­go Chá­vez, el an­te­ce­sor de Ma­du­ro.

Res­ti­tuir los de­re­chos de pro­pie­dad y re­for­mar es­ta red de con­tro­les y re­gu­la­cio­nes se­rá una ta­rea ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca co­lo­sal, más pa­re­ci­da a las tran­si­cio­nes que ocu­rrie­ron en Eu­ro­pa Orien­tal y en la ex Unión So­vié­ti­ca que a los epi­so­dios pre­vios de es­ta­bi­li­za­ción y reforma en Amé­ri­ca La­ti­na. No obs­tan­te, una de las lec­cio­nes de las re­for­mas pro­mer­ca­do de la re­gión en los años 1980 y 1990 pa­re­ce re­le­van­te: la pri­va­ti­za­ción de­be ir acom­pa­ña­da de com­pe­ten­cia ge­nui­na. De no ser así, el re­sul­ta­do po­dría ser un es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co (los mo­no­po- lios pue­den ob­te­ner al­tas ga­nan­cias sin in­no­var) y una vio­len­ta reac­ción po­lí­ti­ca (los votantes que es­tán cons­cien­tes de es­to se al­te­ran no­ta­ble y rá­pi­da­men­te).

Asi­mis­mo, es pre­ci­so evi­tar el ca­pi­ta­lis­mo de com­pa­dres de mu­chas eco­no­mías pos­co­mu­nis­tas. Cuan­do los ad­mi­nis­tra­do­res a quie­nes se en­car­ga la res­ti­tu­ción de bie­nes a sus due­ños ori­gi­na­les ter­mi­nan por ser los due­ños de esos bie­nes, el cam­bio me­ra­men­te reemplaza una eli­te co­rrup­ta por otra, en lu­gar de de­vol­ver po­der a los ciu­da­da­nos.

Otra prio­ri­dad pa­ra los lí­de­res de la Ve­ne­zue­la pos-ma­du­ro se­rá ase­gu­rar­se de que el Estado ha­ga lo que se su­po­ne de­be ha­cer. El Estado ve­ne­zo­lano tie­ne cer­ca de tres mi­llo­nes de em­plea­dos y, se­gún un cálcu­lo, más de 4.200 ins­ti­tu­cio­nes. Sin em­bar­go, fracasa ro­tun­da­men­te a la ho­ra de cum­plir sus ta­reas más básicas, en­tre ellas, pro­por­cio­nar edu­ca­ción, sa­lud y se­gu­ri­dad.

To­me­mos la sa­lud: las clí­ni­cas y hos­pi­ta­les pú­bli­cos se es­tán de­rrum­ban­do y ca­re­cen de me­di­ca­men­tos (cu­yas im­por­ta­cio­nes ape­nas lle­gan a un ter­cio del ni­vel de 2012). Los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta di­cen que el 79% de las ins­ta­la­cio­nes ni si­quie­ra tie­ne agua co­rrien­te. Es­tas pre­ca­rias con­di­cio­nes se han tra­du­ci­do en la reapa­ri­ción de en­fer­me­da­des la­ten­tes des­de ha­ce mu­cho tiem­po, co­mo ma­la­ria, dif­te­ria, sa­ram­pión y tu­bercu­losis.

O con­si­de­re­mos la se­gu­ri­dad, que ha co­lap­sa­do de tal for­ma que Ve­ne­zue­la se en­cuen­tra al bor­de de ser un Estado fa­lli­do. Abun­dan am­plias zo­nas tan ale­ja­das de la ley que ni si­quie­ra las fuerzas po­li­cia­les y, en al­gu­nos ca­sos, el Ejér­ci­to, se atre­ven a en­trar en ellas. En los gran­des cen­tros ur­ba­nos, la ta­sa de ase­si­na­tos se ha ele­va­do de tal ma­ne­ra que ha co­lo­ca­do a Ve­ne­zue­la den­tro de los pri­me­ros lu­ga­res de los ran­kings mun­dia­les de ho­mi­ci­dios por de­ba­jo so­la­men­te de El Sal­va­dor y Hon­du­ras, y muy por en­ci­ma de Bra­sil, Co­lom­bia y México.

Un plan

Ve­ne­zue­la va a ne­ce­si­tar un Estado más re­du­ci­do pe­ro mu­cho más fuer­te, en­fo­ca­do en aque­llos ám­bi­tos en que la ac­ción gu­ber­na­men­tal es irreem­pla­za­ble. ¿Có­mo fi­nan­ciar la reforma de gran al­can­ce que se­rá ne­ce­sa­ria? Y, ¿có­mo fi­nan­ciar la in­dis­pen­sa­ble re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca?

El país se en­cuen­tra enor­me­men­te en­deu­da­do ( la pro­por­ción en­tre la deu­da pú­bli­ca ex­ter­na y las ex­por­ta­cio­nes es la más al­ta en­tre to­dos los paí­ses pa­ra los cua­les tie­ne da­tos el Ban­co Mun­dial) y ha ago­ta­do sus di­vi­sas. En con­se­cuen­cia, el to­tal de im­por­ta­cio­nes per cá­pi­ta lle­ga al 15% del ni­vel de 2012, lo que aca­rrea una es­ca­sez no so­lo de ali­men­tos y me­di­ci­nas, sino tam­bién de los re­pues­tos ne­ce­sa­rios pa­ra vol­ver a po­ner en mar­cha los ca­mio­nes y la ma­qui­na­ria del país.

Un plan que per­mi­ta a Ve­ne­zue­la importar y fun­cio­nar nue­va­men­te co­mo una eco­no­mía nor­mal ha de te­ner por lo me­nos tres com­po­nen­tes. Pri­me­ro, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be re­co­no­cer sin de­mo­ra que se ne­ce­si­ta una sus­tan­cial re­duc­ción de la deu­da, en lu­gar de di­la­tar la so­lu­ción del pro­ble­ma por años, co­mo lo hi­zo con Gre­cia. Se­gun­do, se ne­ce­si­ta­rá un pro­gra­ma del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal con prés­ta­mos pa­ra fi­nan­ciar la ba­lan­za de pa­gos, de cuan­tía no muy di­fe­ren­te de los que aca­ba de ob­te­ner Ar­gen­ti­na. Y, ter­ce­ro, se­rá ne­ce­sa­rio un com­po­nen­te de do­na­ción, que los ex­per­tos ve­ne­zo­la­nos es­ti­man en US$ 20.000 mi­llo­nes, pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des hu­ma­ni­ta­rias de emergencia y pa­ra evi­tar el error de Ar­gen­ti­na de per­mi­tir que la deu­da ex­ter­na se acu­mu­la­ra de­ma­sia­do rá­pi­da­men­te jus­to des­pués de una re­duc­ción de la deu­da.

El go­bierno de Ve­ne­zue­la ha em­pren­di­do una gue­rra con­tra su pro­pio pue­blo. Lo me­nos que pue­de ha­cer la co­mu­ni­dad i nter­na­cio­nal es po­ner­se, con ge­ne­ro­si­dad, del la­do de las víc­ti­mas. Al ha­cer­lo ayu­da­ría a evi­tar que Ve­ne­zue­la se trans­for­me en un Estado fa­lli­do, y de es­te mo­do mi­ni­mi­za­ría el im­pac­to so­bre la es­ta­bi­li­dad re­gio­nal y glo­bal de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria del país y de las ma­si­vas sa­li­das de re­fu­gia­dos — por no ha­blar del cre­cien­te trá­fi­co de dro­gas y la­va­do de dinero.

La tran­si­ción de Ve­ne­zue­la a la de­mo­cra­cia y a la eco­no­mía de mercado estará lle­na de pe­li­gros y di­fi­cul­ta­des, y exi­gi­rá mu­cho sa­cri­fi­cio. Los lí­de­res de la nue­va Ve­ne­zue­la de­be­rían re­co­no­cer es­to y ha­cer­se eco de Wins­ton Chur­chill cuan­do pro­me­tió “...es­fuer­zo, su­dor y lá­gri­mas”. Ese es­fuer­zo com­par­ti­do en­gen­dra­rá un fu­tu­ro nue­vo y me­jor. Más tem­prano que tar­de, el Sol tam­bién se le­van­ta­rá pa­ra to­dos los ve­ne­zo­la­nos.

(*) An­drés Velasco fue mi­nis­tro de Ha­cien­da de Chi­le du­ran­te el pri­mer go­bierno de la pre­si­den­ta so­cia­lis­ta Mi­che­lle Ba­che­let y es Pro­fes­sor of Pro­fes­sio­nal Prac­ti­ce in In­ter­na­tio­nal De­ve­lop­ment en la Es­cue­la de Asun­tos Pú­bli­cos e In­ter­na­cio­na­les de Co­lum­bia Uni­ver­sity, Es­ta­dos Uni­dos

© Pro­ject Syn­di­ca­te, 2018. ( Es­pe­cial pa­ra Bús­que­da)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.