La tem­po­ra­da con los ar­gen­ti­nos se­rá “muy bue­na”, aun­que no “so­ña­da”, se­gún Ci­ti­bank

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Las campañas de pro­mo­ción que go­bierno y em­pre­sa­rios em­pren­die­ron en Ar­gen­ti­na pa­re­cen te­ner sus pri­me­ros re­sul­ta­dos. Las con­sul­tas de ese pú­bli­co — que re­pre­sen­ta ca­si 70% de los turistas que lle­gan al país— co­mien­zan a in­cre­men­tar­se de ca­ra a la tem­po­ra­da de sol y pla­ya.

Lue­go de que la Cámara Uru­gua­ya de Tu­ris­mo ( CUT) pu­bli­ca­ra en su pá­gi­na web los pre­cios pre­fe­ren­cia­les que Punta del Es­te ofre­ce has­ta me­dia­dos de diciembre así co­mo los pa­que­tes de des­cuen­tos de otros destinos, el ser­vi­dor co­lap­só. Esa or­ga­ni­za­ción de­bió re­ini­ciar el si­tio dos ve­ces — in­cre­men­tan­do la ca­pa­ci­dad de vi­si­tas ca­da vez— pa­ra aten­der el alu­vión de con­sul­tas. Y aun­que no tie­nen re­ser­vas con­cre­tas, los em­pre­sa­rios tu­rís­ti­cos ha­cen un ba­lan­ce po­si­ti­vo de la cam­pa­ña y co­mu­ni­ca­ción de pren­sa que se hi­zo días atrás en el mar­co de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo ( FIT) de Bue­nos Ai­res. Héc­tor Araú­jo, del Cen­tro de Hoteles de Punta del Es­te, di­jo a Bús­que­da que si tu­vie­ra que po­ner­le no­ta al evento, lo ca­li­fi­ca­ría con un nue­ve ( so­bre un má­xi­mo de 10) por­que “la gen­te se in­tere­só”.

“Con­sul­tas pa­ra la tem­po­ra­da ya hay. Que no ha­ya re­ser­vas es nor­mal, por­que te­ne­mos las elec­cio­nes en Bra­sil y Ar­gen­ti­na es un cam­po mi­na­do. Lo im­por­tan­te es que nos es­tán te­nien­do en cuen­ta” co­mo lu­gar de ve­ra­neo, con­si­de­ró.

“De a po­co se va lle­nan­do el va­so”, se­ña­ló por su par­te Juan Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la CUT.

Al­gu­nos ana­lis­tas co­mien­zan a des­car­tar los au­gu­rios más ca­tas­tró­fi­cos que sur­gie­ron des­pués del sal­to cam­bia­rio en Ar­gen­ti­na de agos­to y se­tiem­bre. En diá­lo­go con Bús­que­da, el eco­no­mis­ta je­fe de Ci­ti­bank en ese país, Ri­car­do Dessy, di­jo que, pa­ra Uru­guay, la pró­xi­ma tem­po­ra­da de ve­rano “no se­rá so­ña­da pe­ro va a ser muy bue­na igual”.

“Punta del Es­te es muy i ne­lás­ti­co pa­ra l os ar­gen­ti­nos. Va a es­tar más com­pli­ca­do pa­ra destinos co­mo Mia­mi, Aca­pul­co o las pla­yas del Ca­ri­be que son de cla­se me­dia y don­de uno de los mo­to­res pa­ra ir era el ba­jo cos­to del viaje. Punta del Es­te es par­te del al­ma de los ar­gen­ti­nos. Es co­mo tu bi­blio­te­ca o tu mú­si­ca fa­vo­ri­ta: lo que te gus­ta lo vas a com­prar igual, más allá del pre­cio”, ex­pli­có.

Re­cu­pe­rar la con­fian­za. Pa­ra ese eco­no­mis­ta, el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri bus­ca un “shock de con­fian­za” a tra­vés del cam­bio de su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y el nue­vo acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

El ban­co de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se pre­vé que el Pro­duc­to Bru­to In­terno de Ar­gen­ti­na cai­ga en­tre 1% y 1,5% es­te año y otro 1% en 2019 ( por efec­to de arras­tre es­ta­dís­ti­co). Se tra­ta de un pro­nós­ti­co más op­ti­mis­ta que el de otros ana­lis­tas o, in­clu­so, del pro­pio go­bierno, que es­ti­ma una ba­ja de 2,4% pa­ra diciembre. El de­ba­te, afir­ma el eco­no­mis­ta de Ci­ti­bank, es la for­ma que ten­drá la re­ce­sión: si en for­ma de V, con una caí­da abrup­ta y una re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da, o en U, don­de las subas y ba­jas sean más mo­de­ra­das.

“Van a con­cluir al­gu­nas obras de in­fra­es­truc­tu­ra que van a dar lu­gar a una pro­duc­ti­vi­dad ma­yor. Por ejem­plo, el tú­nel de Puerto Ma­de­ro pa­ra ca­mio­nes, que per­mi­ti­rá via­jes de 10 mi­nu­tos des­de la ciudad de Bue­nos Ai­res has­ta el puerto. Va a em­pe­zar a ha­ber al­gu­nos im­pac­tos po­si­ti­vos en tér­mi­nos de pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal que son más di­fí­ci­les de an­ti­ci­par hoy”, es­ti­mó Dessy.

“La cues­tión es si se lo­gra re­cu­pe­rar la con­fian­za, al­can­zan­do los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te y fiscal. Hoy se tie­ne un ti­po de cam­bio ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vo y el tu­ris­mo in­terno va a ser muy fuer­te. A eso hay que agre­gar­le que los ban­cos es­tán re­la­ti­va­men­te sa­nos en tér­mi­nos de ca­pi­tal y li­qui­dez, y que las pro­vin­cias es­tán sa­nas fis­cal­men­te. Eso es una no­ve­dad en Ar­gen­ti­na, por­que esos dos pun­tos fue­ron re­gue­ros de pól­vo­ra de otras cri­sis”, opi­nó.

En eso jue­ga tam­bién el rit­mo que ten­drá la suba de ta­sas de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos y el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co de Bra­sil, que ter­mi­na­rá de de­fi­nir es­te mes su nue­vo pre­si­den­te. Pe­ro por aho­ra, Ci­ti­bank en­cuen­tra un “mo­de­ra­do optimismo” en­tre los in­ver­so­res.

“Las me­di­das del Ban­co Cen­tral se to­ma­ron en un con­jun­to muy aco­ta­do de res­tric­cio­nes. Cuan­do las cri­sis o la vo­la­ti­li­dad cam­bia­ria du­ra de­ma­sia­do en el tiem­po, el ries­go es pa­sar a una in­cer­ti­dum­bre so­bre la con­fian­za en el go­bierno. La pre­gun­ta pa­sa a ser si el go­bierno es­tá le­yen­do bien lo que el mercado ne­ce­si­ta y si tie­ne un diag­nós­ti­co co- rrec­to. Ar­gen­ti­na es­ta­ba en­tran­do en un es­ce­na­rio don­de se em­pe­za­ba a ver que es­ta­ban per­di­dos”, ana­li­zó Dessy.

La se­ma­na pa­sa­da el go­bierno ins­ta­ló una “ban­da de f l ota­ción” cam­bia­ria; por de­ba­jo o por en­ci­ma de cier­tos va­lo­res el Ban­co Cen­tral ar­gen­tino in­ter­vie­ne, ya sea com­pran­do o ven­dien­do dó­la­res. Al mis­mo tiem­po, vie­ne re­ti­ran­do pe­sos del mercado — pa­gan­do pa­ra ello ta­sas muy al­tas—, con el ob­je­ti­vo de es­ta­bi­li­zar la ba­se mo­ne­ta­ria. Es­to vie­ne su­ma­do a fuer­tes me­di­das de ajus­te fiscal.

El go­bierno de Ma­cri di­ce que son de­ci­sio­nes de ca­rác­ter tem­po­ral. Y Ci­ti­bank cree que lo se­rán, al me­nos has­ta lo­grar ese “shock de con­fian­za” en los mer­ca­dos.

“Hoy la po­lí­ti­ca tie­ne dos an­clas: l a fiscal y agre­ga­dos mo­ne­ta­rios. El go­bierno es­ti­ma que el dé­fi­cit (pri­ma­rio) va a ser ce­ro y la ba­se mo­ne­ta­ria no va a cre­cer. La ta­sa de in­te­rés aho­ra pa­sa a ser en­dó­ge­na. Si quie­ren dó­la­res, hay que sa­car pe­sos del mercado. El Ban­co Cen­tral no es­tá matando la eco­no­mía, la eco­no­mía es­tá muer­ta y es­tá in­ten­tan­do re­su­ci­tar­la. Se es­tá in­ten­tan­do re­cu­pe­rar una con­fian­za per­di­da, y pa­ra eso hay que arran­car por la tur­bu­len­cia del pá­ni­co, con di­ná­mi­cas del pá­ni­co. Eso es es­ta suba del ti­po de cam­bio de más de 100%”, co­men­tó Dessy.

“Es­to es un t i po de cam­bio flo­tan­te con pre­ven­ción de tra­ge­dias. O con pi­cos li­ma­dos. Es una flo­ta­ción con la que se ad­vier­te que no de­ja­rán que por un te­mor es­pe­cu­la­ti­vo el dó­lar se va­ya a 45 pe­sos ar­gen­ti­nos, que es un over shoo­ting ( efec­to de so­bre­rreac­ción) que se tras­la­da a pre­cios. Por­que la gen­te per­ci­be que esos mo­vi­mien­tos dis­rup­ti­vos del ti­po de cam­bio se tras­la­dan a pre­cios, pe­ro cuan­do ( la mo­ne­da) se aco­mo­da no vuel­ven ha­cia atrás”, agre­gó.

Ci­ti­bank pre­vé que la pró­xi­ma co­se­cha agrí­co­la ar­gen­ti­na se­rá “muy bue­na” y en­con­tra­rá pre­cios del tri­go “ré­cord”. El pro­ble­ma ha­cia de­lan­te se­rá có­mo ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad, más allá del pre­cio del dó­lar.

“La con­fian­za se ga­na con me­di­das es­truc­tu­ra­les. Por­que aho­ra el dó­lar es la anes­te­sia. Pe­ro des­pués eso se va y si la mue­la si­gue mal, due­le. En­ton­ces hay que arre­glar la in­fec­ción. Eso se va a ha­cer, creo, en fun­ción del gran test de con­fian­za que se­rán las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre. Y es muy pro­ba­ble que des­pués ven­gan me­di­das más es­truc­tu­ra­les”, opi­nó el ana­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.