Pa­si­vos plan­tean pla­ta­for­ma pa­ra una fu­tu­ra reforma pre­vi­sio­nal

Suba de la edad de re­ti­ro y de la ta­sa de re­em­pla­zo, y apor­tes pa­tro­na­les “por la tec­no­lo­gía”

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Cer­ca de cum­plir 81 años, Six­to Ama­ro di­ce que aún tie­ne es­pe­ran­zas de ver una se­gun­da gran reforma de la se­gu­ri­dad so­cial. Los pa­si­vos, a los que él re­pre­sen­ta en el Ban­co de Pre­vi­sión So­cial ( BPS), es­tán dis­cu­tien­do pro­pues­tas en ese sen­ti­do de ca­ra al pró­xi­mo go­bierno.

A me­dia­dos de es­te mes, la Or­ga­ni­za­ción Nacional de Jubilados y Pen­sio­nis­tas ( Onaj­pu) ce­le­bra­rá su con­gre­so anual. Una pla­ta­for­ma ya fue dis­cu­ti­da por las di­fe­ren­tes re­gio­na­les que la aso­cia­ción tie­ne en el in­te­rior del país. Y co­mo “no hay peor lucha que la que no se da”, se vol­ve­rá a plan­tear eli­mi­nar las ad­mi­nis­tra­do­ras de aho­rros pre­vi­sio­na­les (AFAP), di­jo Ama­ro a Bús­que­da. Tam­bién sur­gen otros de­ba­tes, co­mo el au­men­to a 65 años de la edad mí­ni­ma de re­ti­ro y la suba de la ta­sa de re­em­pla­zo (el por­cen­ta­je del suel­do que acom­pa­ña a la per­so­na du­ran­te su eta­pa inac­ti­va).

“Hay una si­tua­ción de­mo­grá­fi­ca que no se pue­de sos­la­yar, por­que Uru­guay tie­ne un cre­ci­mien­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da real­men­te im­pac­tan­te. La cien­cia ha me­jo­ra­do, y hoy po­de­mos vi­vir más años”, apun­tó el re­pre­sen­tan­te de los pa­si­vos en el BPS.

“Es­ta reali­dad nos da que a los 60 años te­ne­mos una ex­pec­ta­ti­va de vi­da que en el ca­so de las mu­je­res, que su­pera a la de los hom­bres, lle­ga a 24 años más. Vi­vi­mos con más ener­gía. El pro­ble­ma es có­mo va­mos a vi­vir, y pa­ra no­so­tros hay que ha­cer­lo con dig­ni­dad. Con sa­lud y dig­ni­dad”, agre­gó.

En 1996 co­men­zó a re­gir la reforma que de­jó en ma­nos del BPS la ad­mi­nis­tra­ción del sis­te­ma de so­li­da­ri­dad intergeneracional ( don­de los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos apor­tan pa­ra sol­ven­tar las ju­bi­la­cio­nes de quie­nes se re­ti­ran), mien­tras que sur­gie­ron las AFAP pa­ra ges­tio­nar un nue­vo pi­lar de aho­rro in­di­vi­dual (don­de los apor­tes de ca­da tra­ba­ja­dor son invertidos bus­can­do in­cre­men­tar la pa­si­vi­dad fu­tu­ra pa­ga­da co­mo una ren­ta vi­ta­li­cia). Tras esa reforma la edad mí­ni­ma pa­ra el re­ti­ro pa­só a 60 años, con 30 de tra­ba­jo y 45% de ta­sa de re­em­pla­zo. Se­gún da­tos ofi­cia­les, la edad me­dia a la que los uru­gua­yos de­jan de tra­ba­jar ron­da los 63 o 64 años.

Los mi­nis­tros de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, y de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, Er­nes­to Mu­rro, han di­cho que es ne­ce­sa­rio dis­cu­tir cam­bios al ré­gi­men pre­vi­sio­nal. El pri­me­ro, in­clu­so, ase­gu­ró que eso de­be ser una prio­ri­dad pa­ra el pró­xi­mo go­bierno, que de­be­rá en­ca­rar en el pri­mer año de ges­tión ( Bús­que­da Nº 1.982).

“Es­ta­mos dis­pues­tos a dis­cu­tir la edad mí­ni­ma de ju­bi­la­ción. Po­de­mos co­men­zar con 65 años y se­guir dis­cu­tien­do. Pe­ro es inapro­pia­do y fue­ra de con­tex­to dis­cu­tir so­lo eso. Tie­ne que es­tar de la mano, por lo me­nos, de la ta­sa de re­em­pla­zo. Ade­más pen­sa­mos en au­men­tar la edad den­tro de un pro­ce­so. La se­gu­ri­dad so­cial no es es­tá­ti­ca, te­ne­mos que ir­nos ade­cuan­do a las nue­vas reali­da­des de­mo­grá­fi­cas”, es­ti­mó Ama­ro. A su vez, sos­tu­vo, ha­bría que “uni­ver­sa­li­zar” la po­si­bi­li­dad de otor­gar una ju­bi­la­ción par­cial.

Tec­no­lo­gía y AFAP. “Hay que es­tar pen­san­do en la reforma del sis­te­ma, por­que no es que va­ya­mos a te­ner pro­ble­mas ma­ña­na o pa­sa­do. Pe­ro vis­to en el fu­tu­ro exis­te la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo sus­ten­ta­ble, pen­san­do en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, di­jo el di­rec­tor del BPS en re­pre­sen­ta­ción de los pa­si­vos. Con­si­de- ró que es­to de­be­ría te­ner en cuen­ta los cam­bios que es­tán ocu­rrien­do en el mercado de tra­ba­jo.

En ese sen­ti­do, plan­teó que los em­pre­sa­rios de­be­rían “apor­tar por la tec­no­lo­gía” que in­cor­po­ran así co­mo por el “pro­duc­to” que ge­ne­ran gra­cias a ella.

Con­si­de­ró que “no es jus­to” que el apor­te pa­tro­nal sea de 7,5%, mien­tras que los tra­ba­ja­do­res con­tri­bu­yen con 15% de su sa­la­rio.

“Es i rreal de­cir que los pues­tos de tra­ba­jo se pier­den por­que hay aumentos de sa­la­rios. ¿ Cuán­to cues­ta en la Co­ca- Co­la el apor­te por los tra­ba­ja­do­res? Yo no es­toy en el mun­do del tra­ba­jo des­de ha­ce mu­chos años, por­que me ju­bi­lé en el 94, pe­ro no de­be lle­gar al 3%. Es mí­ni­mo. Es un cuen­to chino que el apor­te a la se­gu­ri­dad so­cial o que el au­men­to que se les da a los tra­ba­ja­do­res in­ci­da en el cos­to de pro­duc­ción de una em­pre­sa. Se pue­de per­fec­ta­men­te or­ga­ni­zar”, ar­gu­men­tó.

To­do eso, en­tien­de Ama­ro, de­be­ría in­cor­po­rar­se en un nue­vo diá­lo­go so­bre la se­gu­ri­dad so­cial, si­mi­lar al que el go­bierno del Frente Am­plio con­vo­có en 2005. Y en un ám­bi­to co­mo ese las AFAP “no tie­nen na­da que ha­cer”. Ama­ro, de he­cho, no des­car­ta vol­ver a plan­tear un ple­bis­ci­to pa­ra eli­mi­nar el lu­cro en el sis­te­ma pre­vi­sio­nal y, con eso, sa­car a esas ad­mi­nis­tra­do­ras ( una vía que se in­ten­tó pe­ro no al­can­zó el mí­ni­mo de fir­mas). “Pe­ro aho­ra apues­to al diá­lo­go”, acla­ró.

“Es el diá­lo­go en­tre to­dos los sec­to­res que es­ta­mos vin­cu­la­dos a la se­gu­ri­dad so­cial, y las AFAP son una em­pre­sa, so­cie­da­des anó­ni­mas, no t i ene por qué ( es­tar). No tie­nen que ver. ¿Atien­den las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res, al se­gu­ro de pa­ro, al se­gu­ro de en­fer­me­dad? No, no tie­nen nin­gún te­ma”, opi­nó.

“¿Va a se­guir exis­tien­do el lu­cro en la se­gu­ri­dad so­cial? ¿20 años no die­ron pa­ra ver que la ley ocu­pó un es­pa­cio en la his­to­ria y es ho­ra de re­for­mar­la? La al­ter­na­ti­va es vol­ver al sis­te­ma so­li­da­rio. Te­ne­mos que ver, por ejem­plo, de au­men­tar el apor­te em­pre­sa­rial. Y re­cu­pe­rar el apor­te que se ha­ce a las AFAP. Esas son so­lu­cio­nes que se van in­cor­po­ran­do a una reforma que tie­ne que ser ma­yor. Pe­ro el ob­je­ti­vo es eli­mi­nar el lu­cro, por­que si no el dé­fi­cit siem­pre va a ocu­rrir, sin te­ner nin­gu­na ne­ce­si­dad de te­ner­lo”, agre­gó.

Pa­ra el re­pre­sen­tan­te de la Onaj­pu, “al­gún ti­po de ca­pi­ta­li­za­ción” pue­de con­ser­var­se. Pe­ro pa­ra tra­ba­ja­do­res con sa­la­rios “muy al­tos” y cu­ya ren­ta­bi­li­dad se vier­ta en “to­do el sis­te­ma”.

“Que­re­mos en­con­trar una equi­dad pa­ra to­dos los uru­gua­yos. Esa ren­ta­bi­li­dad de­be­ría vol­car­se a to­do el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, pa­ra ir­lo desa­rro­llan­do. Por su­pues­to que quien lo apor­ta vea una par­te, y otra par­te pa­ra el sis­te­ma. La dis­cu­sión es muy compleja y pro­fun­da. Lo que más se ne­ce­si­ta es la ho­nes­ti­dad y el com­pro­mi­so de bus­car ca­mi­nos que nos lle­ven de una vez por to­das a apli­car una po­lí­ti­ca de Estado en la se­gu­ri­dad so­cial”, di­jo.

Six­to Ama­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.