La so­ja co­mo víc­ti­ma de gue­rra

Búsqueda - - CAMPO - Por Gon­za­lo Gu­tié­rrez

Mien­tras los agri­cul­to­res uru­gua­yos afi­nan los nú­me­ros y de­fi­nen sus cul­ti­vos a sem­brar pa­ra el pró­xi­mo ve­rano, la so­ja si­gue sien­do la víc­ti­ma co­la­te­ral de la gue­rra co­mer­cial en­tre EE.UU. y Chi­na. En la me­di­da que van pa­san­do las se­ma­nas y no hay se­ña­les que la re­tó­ri­ca be­li­cis­ta co­mer­cial amai­ne un po­co, el mercado se re­cues­ta en los da­tos que ya tie­ne: una co­se­cha muy abun­dan­te en EE.UU. al­go ame­na­za­da por el cli­ma y un Bra­sil que vie­ne sem­bran­do al fir­me pe­ro con in­cer­ti­dum­bres res­pec­to del fu­tu­ro po­lí­ti­co.

Em­pe­ce­mos por l os l í os en­tre EE.UU. y Chi­na. Los cam­bios han si­do enor­mes y en muy po­co pla­zo. Por un la­do, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se des­plie­ga to­do su ar­se­nal de ayu­das a sus agri­cul­to­res y sa­le a bus­car mer­ca­dos pa­ra co­lo­car su co­se­cha ré­cord tan­to den­tro de te­rri­to­rio (mo­di­fi­can­do las mez­clas de bio­com­bus­ti­bles) co­mo fue­ra ( pre­sio­nan­do por acuer­dos co­mer­cia­les en sus tér­mi­nos, cla­ro es­tá).

Del la­do de Chi­na los mo­vi­mien­tos van des­de re­du­cir la de­pen­den­cia de la ha­ri­na de so­ja en las ra­cio­nes de los cer­dos ( lo que per­mi­te re­du­cir la de­man­da de so­ja), com­prar bie­nes sus­ti­tu­tos y bus­car acuer­dos de abas­te­ci­mien­to de lar­go pla­zo tan­to de pro­duc­ción pro­pia co­mo bus­can­do en el mercado opor­tu­ni­da­des. En to­dos los ca­sos, los chi­nos quie­ren que se no­te que es­tán ha­cien­do cam­bios pro­fun­dos en su sis­te­ma de com­pras y que tie­nen me­nos in­te­rés que an­tes en la so­ja.

En la re­gión, Bra­sil es­tá su­mi­do en el shock de sa­ber quién se­rá su nue­vo pre­si­den­te. Los cam­bios por ve­nir no de­mo­ra­ron en ha­cer­se no­tar con una fuer­te va­lo­ri­za­ción del real (lo que es po­si­ti­vo por­que al me­nos ha­ce que la so­ja bra­si­le­ña sea más cos­to­sa) y nos res­ta pre­sión ba­jis­ta. Ar­gen­ti­na pien­sa pi­sar el ace­le­ra­dor de la agri­cul­tu­ra, a pe­sar de to­dos los pro­ble­mas, por­que sa­be que es la úni­ca for­ma de sa­lir de la cri­sis.

El gran pro­ble­ma es que si Bra­sil y Ar­gen­ti­na no tie­nen pro­ble­mas con el cli­ma, la co­mar­ca ten­drá una co­se­cha muy abun­dan­te de so­ja (es­pe­cial­men­te por­que Ar­gen­ti­na pa­sa a pro­du­cir en­tre 52 y 56 mi­llo­nes de to­ne­la­das, cuan­do el año pa­sa­do ape­nas lo­gró 35 mi­llo­nes). El país nor­te­ño au­men­ta su área de siem­bra 3% y lo­gra­rá al­go en el eje de los 120 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Chi­na mien­tras tan­to re­du­ce un po­co su con­su­mo a 94 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

El mercado de so­ja no sa­be a don­de mi­rar. Los fun­da­men­tos apun­tan a que se­rá di­fí­cil, a me­nos que ocu­rra un ac­ci­den­te cli­má­ti­co gra­ve, que los pre­cios de la so­ja suban mu­cho. Si Chi­na em­pie­za a mos­trar avi­dez por la so­ja y hay al­gún atis­bo de so­lu­ción con EE.UU., en­ton­ces ahí sí te­ne­mos una bue­na opor­tu­ni­dad de que la subida de pre­cios se ace­le­re un po­co pa­ra que­dar más có­mo­dos con los pre­cios.

Por el con­tra­rio, to­da se­ñal de que las co­sas se en­frían del la­do co­mer­cial o peor aun, se agra­van, in­di­can que hay que pre­pa­rar­se pa­ra un lar­go pe­río­do de pre­cios de­pri­mi­dos. De mo­men­to es­to úl­ti­mo pa­re­ce po­co pro­ba­ble y to­do apun­ta a que los pre­cios de la so­ja ya pa­sa­ron su peor mo­men­to y tie­nen por de­lan­te una re­cu­pe­ra­ción le­ve y que se­rá agó­ni­ca.

Es en ese mun­do que hoy el agri­cul­tor uru­gua­yo, más con el co­ra­zón que con la ra­zón, se ti­ra a ha­cer el cul­ti­vo sal­va­dor. No so­lo tie­ne que pa­gar los cos­tos de es­ta za­fra, sino que tie­ne que sa­car co­mo pa­ra pa­gar la deu­da que acu­mu­la de al me­nos dos za­fras de una agri­cul­tu­ra que le ha si­do es­qui­va en el re­sul­ta­do. No es sim­ple la apues­ta.

Ne­ce­si­ta­mos que la ofer­ta se achi­que en to­dos la­dos (y que a no­so­tros no nos to­que). Tam­bién nos ayu­da­ría que los cul­ti­vos de in­vierno pue­dan co­se­char­se sin con­tra­tiem­pos y que los pre­cios se man­ten­gan. En es­pe­cial el tri­go, que tu­vo un buen año de pre­cios, em­pie­za a sem­brar­se en el he­mis­fe­rio nor­te y si au­men­ta su pro­duc­ción, la ten­dre­mos com­pli­ca­da el año que vie­ne. Si se le dan las con­di­cio­nes, el agri­cul­tor siem­pre res­pon­de, pe­ro hay que ser pa­cien­te y te­ner una es­tra­te­gia de ven­ta de­fi­ni­da pa­ra ser exi­to­so. Lo preo­cu­pan­te es que mu­cha gen­te ne­ce­si­ta un re­sul­ta­do real­men­te ex­cep­cio­nal pa­ra sa­lir del po­zo. En ca­so con­tra­rio, se­gui­mos com­pran­do tiem­po en un mun­do que no la tie­ne fá­cil en el cor­to pla­zo. Nos to­có es­tar del la­do de los da­ños co­la­te­ra­les y cam­biar de op­cio­nes agrí­co­las lle­va­rá tiem­po y es­fuer­zo.

(*) El au­tor es in­ge­nie­ro agró­no­mo ( Dr.), ase­sor pri­va­do y pro­fe­sor de Agro­ne­go­cios en la Uni­ver­si­dad ORT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.