Des­apa­re­ce pe­rio­dis­ta sau­dí que cri­ti­ca­ba al ré­gi­men ára­be; fue vis­to por úl­ti­ma vez en­tran­do al Con­su­la­do de su país en Tur­quía

Búsqueda - - PERIODISMO -

Pa­re­ce la tra­ma de una pe­lí­cu­la de es­pio­na­je: un pe­rio­dis­ta in­de­pen­dien­te y crí­ti­co con el Po­der Eje- cu­ti­vo au­to­ri­ta­rio de su país re­co­rre el mun­do ex­po­nien­do los pro­ble­mas de ese go­bierno. Tra­ba- ja pa­ra me­dios in­de­pen­dien­tes in­ter­na­cio­na­les y su voz se trans­for­ma en una referencia so­bre los te­mas de ac­tua­li­dad en esa re­gión del mun­do.

Un día, en Tur­quía, en­tra al Con­su­la­do de su país pa­ra rea­li­zar un trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co. Nun­ca más vuel­ve a sa­lir. Des­apa­re­ce sin de­jar ras­tros.

Pa­re­ce pe­ro no lo es: Ja­mal Khas­hog­gi en­tró al Con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul ( Tur­quía) el mar­tes 2 de oc­tu­bre y nun­ca más sa­lió. Las au­to­ri­da­des sau­di­tas ase­gu­ran que Khas­hog­gi se re­ti­ró a las ho­ras del Con­su­la­do, pe­ro tan­to fa­mi­lia­res co­mo alle­ga­dos se­ña­la­ron a va­rios me­dios que el pe­rio­dis­ta si­gue des­apa­re­ci­do.

En un vi­ra­je aún más trá­gi­co, las au­to­ri­da­des po­li­cia­les tur­cas, que ini­cia­ron una investigación al res­pec­to, ase­gu­ra­ron a va­rios me­dios que la hi­pó­te­sis prin­ci­pal es que Khas­hog­gi fue ase­si­na­do den­tro del Con­su­la­do por hom­bres del go­bierno sau­di­ta en­via­dos a Es­tam­bul con esa mi­sión.

El pe­rio­dis­ta fue edi­tor je­fe del ca­nal de noticias Al Arab News y era co­lum­nis­ta del dia­rio The Was­hing­ton Post. De­bi­do a sus con­tri­bu­cio­nes a una ma­yor aper­tu­ra del ré­gi­men sau­di­ta y a su in- ten­ción de ha­cer pe­rio­dis­mo den­tro del ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, Khas­hog­gi tu­vo que exi­liar­se. Aban­do­nó su país en se­tiem­bre de 2017.

Unos días des­pués de exi­liar­se, pu­bli­có su pri­mer ar­tícu­lo crí­ti­co en The Was­hing­ton Post. “Cuan­do ha­blo del mie­do, la in­ti­mi­da­ción, arres­to y hu­mi­lla­ción pú­bli­ca de in­te­lec­tua­les y lí­de­res re­li­gio­sos que se atre­ven a ha­blar li­bre­men­te y lue­go te di­go que soy de Ara­bia Sau­di­ta, ¿eso te sor­pren­de?”, co­men­za­ba su co­lum­na ti­tu­la­da Ara­bia Sau­di­ta no fue siem­pre así de re­pre­si­va. Aho­ra es in­to­le­ra­ble.

“Cuan­do el jo­ven prín­ci­pe Moha­med Bin Sal­mán ( MBS) lle­gó al po­der pro­me­tió abra­zar una reforma so­cial y eco­nó­mi­ca. Ha­bló de ha­cer a nues­tro país más abier­to y to­le­ran­te y pro­me­tió que aten­de­ría las co­sas que es­tán man­te­nien­do a nues­tro país en el pa­sa­do, co­mo la prohi­bi­ción de con­du­cir a las mu­je­res”, sos­tu­vo.

“Pe­ro to­do lo que veo hoy — agre­gó— es una ola de arres­tos. En la se­ma­na pa­sa­da unas 30 per­so­nas fue­ron arres­ta­das por la po­li­cía”.

En­tre l os arres­ta­dos es­ta­ba su ami­go Esam al Za­mil, un eco­no­mis­ta que cri­ti­có el plan de MBS pa­ra sa­car en la bol­sa 5% de la em­pre­sa nacional de pe­tró­leo sau­di­ta.

“Po­co an­tes de su au­to­exi­lio le ha­bían re­ti­ra­do la co­lum­na que escribía pa­ra Al Ha­yat, un periódico pa­ná­ra­be pro­pie­dad de un so­brino del rey pe­ro que se im­pri­me en Londres. Tam­bién le ha­bían ve­da­do ex­pre­sar­se a tra­vés de las re­des so­cia­les y des­de fi­na­les de 2016 te­nía prohi­bi­do ha­blar con pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros, tal co­mo le con­fió a es­ta co­rres­pon­sal cuan­do qui­so con­sul­tar­le al­go. Por­que Khas­hog­gi, que se dio a co­no­cer con sus en­tre­vis­tas a Osa­ma Bin La­den, siem­pre ha si­do ge­ne­ro­so con los co­le­gas in­ter­na­cio­na­les que pe­dían su opi­nión”, se­ña­ló la pe­rio­dis­ta Án­ge­les Es­pi­no­sa en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por El País de Ma­drid.

“Tal vez se creía pro­te­gi­do por sus re­la­cio­nes con al­gu­nos miem­bros de la fa­mi­lia real. Fue con­se­je­ro del prín­ci­pe Tur­ki al Fai­sal, ex­je­fe de la in­te­li­gen­cia sau­dí, du­ran­te su tiem­po de em­ba­ja­dor en Londres. Tam­bién man­te­nía amis­tad con el mul­ti­mi­llo­na­rio Al­wa­lid Bin Ta­lal (lue­go de­pu­ra­do en la pur­ga del Ritz- Carl­ton), quien le en­co­men­dó un pro­yec­to de te­le­vi­sión, Al Arab TV, clau­su­ra­do ape­nas 24 ho­ras des­pués de su lan­za­mien­to. Una vez más, Khas­hog­gi qui­so ejer­cer de pe­rio­dis­ta y lle­vó al pla­tó a un miem­bro de la opo­si­ción chií de Bah­réin”, es­cri­bió Es­pi­no­sa.

Mien­tras, las ver­sio­nes en­con­tra­das so­bre su pa­ra­de­ro man­tie­nen a me­dios y fa­mi­lia­res en vi­lo: el Post pu­bli­có par­te de una pá­gi­na en blan­co, don­de de­be­ría ir su co­lum­na.

Fuen­tes del go­bierno tur­co han di­cho a va­rios me­dios que la teo­ría más plau­si­ble es que el pe­rio­dis­ta ha­ya si­do ase­si­na­do en el Con­su­la­do y lue­go fue­ra des­cuar­ti­za­do y sus res­tos tras­la­da­dos fue­ra del edi­fi­cio.

Ade­más, si bien el go­bierno sau­di­ta se man­tie­ne en su pos­tu­ra de que Khas­hog­gi sa­lió del edi­fi­cio, no hay re­gis­tros en nin­gu­na de las cá­ma­ras pú­bli­cas que lo res­pal­den. Sí hay, y fue­ron di­fun­di­dos por va­rios me­dios, una se­rie de vi­deos de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que mues­tran al pe­rio­dis­ta en­tran­do al Con­su­la­do.

Tam­bién se di­vul­ga­ron imá­ge­nes de los sos­pe­cho­sos de su des­apa­ri­ción, un grupo de 15 ciu­da­da­nos sau­di­tas que vo­la­ron a Es­tam­bul ese mis­mo día a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y re­gre­sa­ron por la no­che a su país, in­for­ma El País de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.