Che­lo y piano, ce­ros y unos

Ja­ques Mo­re­len­baum y Lu­ciano Su­per­vie­lle en Clás­si­ca No­va

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

mu­chas idas y ve­ni­das, las es­tre­llas se ali­nea­ron y Mo­re­len­baum y Su­per­vie­lle con­cre­ta­ron el pro­yec­to de ha­cer coin­ci­dir sus uni­ver­sos, des­de hoy jue­ves 11, en un con­cier­to a dúo: Clás­si­ca No­va, en la sa­la Bal­zo del Au­di­to­rio del So­dre. Es­ta­rán los dos so­los: a un la­do, el ape­lli­do ale­mán de­ve­ni­do en sím­bo­lo bra­si­le­ño del vio­lon­che­lo; al otro, el ape­lli­do fran­cés de­ve­ni­do en sím­bo­lo uru­gua­yo de la fu­sión en­tre piano y elec­tró­ni­ca. Anun­cia­da por sus pro­ta­go­nis­tas co­mo “una vi­sión re­fi­na­da y re­fle­xi­va de la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea sud­ame- ri­ca­na”, es­ta fu­sión en­tre la so­no­ri­dad clá­si­ca- di­gi­tal del pia­nis­ta, can­tan­te, pro­duc­tor y DJ uru­gua­yo y el com­bo de bos­sa no­va, sam­ba y otros gé­ne­ros afi­nes que apor­ta el ex­pe­ri­men­ta­do che­lis­ta, com­po­si­tor, arre­gla­dor y di­rec­tor or­ques­tal bra­si­le­ño, agotó las dos pri­me­ras fun­cio­nes, por lo que se ha­bi­li­tó una tercera pa­ra el sá­ba­do 13 (en­tra­das en Tic­kan­tel de $ 550 a $ 1.250).

Fiel a la fron­do­sa tra­di­ción de reunio­nes de so­lis­tas en for­ma de par­ce­ría que ca­rac­te­ri­za a la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, Clás­si­ca No­va es un cru­ce de ca­mi­nos en­tre es­tos dos mú­si­cos re­fe­ren­cia­les que se pro­po­nen ge­ne­rar un len­gua­je nue­vo. El bra­si­le­ño tie­ne 64 años, to­có diez años con Tom Jo­bim, cin­co con Eg­ber­to Gis­mon­ti y co­la­bo­ró con Da­vid Byr­ne, Sting, Bill Fri­sell, Ce­sa­ria Evo­ra y Ryui­chi Sa­ka­mo­to, en­tre otros, y fue du­ran­te mu­cho tiem­po el prin­ci­pal arre­gla­dor y di­rec­tor mu­si­cal de Cae­tano Ve­lo­so, con su che­lo co­mo la­de­ro es­te­lar del bahiano. Es­tá en ple­na ac­ti­vi­dad y si­gue sien­do un fuer­te ani­ma­dor de la es­ce­na mu­si­cal bra­si­le­ña.

A los 41 años, el uru­gua­yo ex­hi­be un le­ga­jo mu­si­cal va­ria­dí­si­mo que va des­de Plá­tano Ma­cho, uno de los gru­pos pio­ne­ros del rap y hip hop en Uru­guay, a Ba­jo­fon­do, con fre­cuen­tes co­la­bo­ra­cio­nes con Jor­ge Drex­ler y una só­li­da ca­rre­ra so­lis­ta que ya tie­ne cua­tro obras y va­rias ban­das so­no­ras de ci­ne y ballet. Su úl­ti­mo dis­co, Sui­te pa­ra piano y pul­so ve­la­do, plas­mó con éxito de pú­bli­co y crí­ti­ca el cru­ce en­tre el piano clá­si­co y el mun­do arre­glís­ti­co de fac­tu­ra di­gi­tal.

El oí­do del bra­si­le­ño fue mol­dea­do por Los Beatles, la bos­sa no­va y el tro­pi­ca­lis­mo. En sus 15 años jun­to a Cae­tano Ve­lo­so, Mo­re­len­baum es­tu­vo a cargo de los arre­glos or­ques­ta­les de dis­cos em­ble­má­ti­cos co­mo Cir­cu­la­dô, Li­vro, Fi­na es­tam­pa y A Fo­reign Sound. Su cu­rrí­cu­lum tam­bién in­clu- ye nombres co­mo Gil­ber­to Gil, Gal Cos­ta, Chan­go Spa­siuk y Juana Molina. Creó las ban­das so­no­ras de Es­ta­ción cen­tral y Tie­ta do Agres­te y fue el prin­ci­pal arre­gla­dor de Piaz­zo­llan­do, el tri­bu­to bra­si­le­ño a Piaz­zo­lla gra­ba­do en 1992.

“Pri­me­ro hi­ci­mos un brains­tor­ming a la dis­tan- cia con de­ce­nas de te­mas po­si­bles, en­tre los que en­sa­ya­mos una sel ec­ción es­ta se­ma­na”, con­tó Su­per­vie­lle a Bús­que­da el mar­tes 9, lue­go de un en­sa­yo de más de siete ho­ras con su so­cio bra­si­le­ño. “El re­per­to­rio se ba­sa en te­mas de am­bos y otros aje­nos que nos gus­tan: Tom Jo­bim, Cae­tano, Vi­gliet­ti y otras pie­zas más ac­tua­les”. Y anun­ció que es­ta es la pri­me­ra eta­pa de un pro­yec­to más am­bi­cio­so: “El año que vie­ne ha­re­mos un con­cier­to con una or­ques­ta de cámara, con pie­zas de am­bos, con es­te len­gua­je hí­bri­do en­tre má­qui­nas e ins­tru­men­tos con­ven­cio­na­les. Él se en­car­ga­rá de la or­ques­ta­ción y di­rec­ción. En­ton­ces, es­te es un pre­tex­to pa­ra co­no­cer­nos y bus­car ideas jun­tos pa­ra ese con­cier­to”.

Su­per­vie­lle se ex­pla­yó so­bre el co­mún de­no­mi­na­dor mu­si­cal en­tre am­bos: “Com­par­ti­mos una fuer­te in­fluen­cia de mú­si­ca clá­si­ca, don­de él tie­ne una for­ma­ción mu­cho más só­li­da que la mía. Es un or­ques­ta­dor, un di­rec­tor de or­ques­ta, un con­cer­tis­ta de vio­lon­che­lo. Yo soy más vi­si­tan­te en ese mun­do, pe­ro de to­dos mo­dos es­tu­dié piano clá­si­co mu­chos años y creo que eso se tra­du­ce en mi mú­si­ca. Al mis­mo tiem­po es un ti­po muy cu­rio­so que ha estado en distintas van­guar­dias, siem­pre ávi­do de in­ves­ti­gar y con una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al en­fren­tar­se a mú­si­cas nue­vas. Es un aman­te del tan­go y yo de la MPB y de ge­nios co­mo Gis­mon­ti. En fin, te­ne­mos mu­cho en co­mún”.

El uru­gua­yo en­ca­ra es­tos recitales co­mo “un de- sa­fío muy gran­de” que lo obli­ga a sa­lir de su “zo­na de con­fort” y des­cri­be el diá­lo­go co­mo muy abier­to: “Hoy en el en­sa­yo él hi­zo su­ge­ren­cias pa­ra el di­se­ño de los beats y las se­cuen­cias rít­mi­cas. A su vez, yo siem­pre con­ce­bí el piano co­mo el ele­men­to prin­ci­pal de una or­ques­ta­ción, por lo que ahí tam­bién coin­ci­di­mos”.

Dos años atrás, Mo­re­len­baum es­tu­vo a ho­ras de to­car en La Tras­tien­da, pe­ro una huel­ga de avia­ción en Bue­nos Ai­res for­zó la can­ce­la­ción del con­cier­to. “Soy hi­jo de inmigrantes, y pri­me­ra ge­ne­ra­ción de bra­si­le­ños. Des­de muy pe­que­ño bus­qué mi iden­ti­dad en la cultura eu­ro­pea y en la mú­si­ca clá­si­ca. Has­ta que des­cu­brí el sam­ba y cam­bió mi vi­da”, ha­bía de­cla­ra­do a Bús­que­da. “Mi pa­dre to­ca­ba el vio­lín y era di­rec­tor de or­ques­ta. Mi ma-

dre era pia­nis­ta y es­ta­ba muy en­ci­ma de mí pa­ra que apren­die­ra mú­si­ca. Pri­me­ro piano y des­pués el che­lo. Mis her­ma­nos tam­bién son mú­si­cos”.

So­bre la tan men­ta­da si­mi­li­tud en­tre el so­ni­do del che­lo y la voz hu­ma­na, co­men­tó: “Su so­no­ri­dad es muy se­me­jan­te a la con­jun­ción de la voz femenina y la mas­cu­li­na, y la téc­ni­ca del ar­co man­tie­ne el so­ni­do muy lar­go. Sue­lo con­fun­dir­me cuan­do se unen el che­lo y las vo­ces, me pa­re­ce una con­ti­nua­ción. El che­lo tie­ne una cua­li­dad ro­mán­ti­ca que trae cier­ta me­lan­co­lía, un sen­ti­mien­to amo­ro­so”.

A raíz de las gi­ras con su úl­ti­mo dis­co, Sui­te pa­ra piano y pul­so ve­la­do, su obra más pia­nís­ti­ca, Su­per­vie­lle di­ce ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do en Eu­ro­pa una co­rrien­te am­plia, prin­ci­pal­men­te en Ale­ma­nia, de mú­si­cos que cru­zan clá­si­ca, elec­tró­ni­ca y hip hop con un cri­te­rio si­mi­lar al su­yo. “Hay to­da una ge­ne­ra­ción de mú­si­cos que cre­cie­ron ro­dea­dos de elec­tró­ni­ca co­mo un gé­ne­ro po­pu­lar, co­mo una tra­di­ción es­ta­ble­ci­da. Pa­ra ellos, trans­gre­dir mú­si­ca elec­tró­ni­ca es­tá en el mis­mo gra­do que trans­gre­dir mú­si­ca clá­si­ca. So­mos una ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do en­tre una di­ver­si­dad enor­me de sonidos. Tan­to los ar­tis­tas co­mo el pú­bli­co. Por eso con Clás­si­ca No­va que­re­mos tras­la­dar ese con­cep­to al so­ni­do sud­ame­ri­cano”. Y agre­ga: “La gran sen­si­bi­li­dad de Ja­ques le apor­tó un vue­lo nue­vo e in­sos­pe­cha­do a vie­jos te­mas míos. Los lle­vó pa­ra otro la­do. Es­toy muy hon­ra­do de com­par­tir es­ce­na­rio con él y a su vez el lo­co se mues­tra muy agra­de­ci­do”. J. A.

Lu­ciano Su­per­vie­lle

Ja­ques Mo­re­len­baum

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.