El bull­ying

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

En la edi­ción nú­me­ro 1989 de Bús­que­da del pa­sa­do jue­ves 4 de oc­tu­bre, en la no­ta ti­tu­la­da El bull­ying pue­de des­en­ca­de­nar el sui­ci­dio de un me­nor, pe­ro di­fí­cil­men­te sea el mo­ti­vo cen­tral por el que se qui­ta la vi­da, el sub­di­rec­tor del Co­le­gio Ale­mán, Juan Carlos No­ya, de­cla­ra que es­cu­chó “a una psi­có­lo­ga de­cir en la te­le­vi­sión que el 30% de los alum­nos del Uru­guay son víc­ti­mas de bull­ying y que el 100% de los sui­ci­dios de ado­les­cen­tes tie­nen que ver con si­tua­cio­nes de bull­ying”, agre­gan­do que es­to “es un dis­pa­ra­te”.

Co­mo in­ves­ti­ga­do­ra es­pe­cia­li­za­da en es­te te­ma tan gra­ve y com­ple­jo, des­de ha­ce años ven­go rea­li­zan­do di­fu­sión en los me­dios te­le­vi­si­vos pa­ra dar­le vi­si­bi­li­dad; por lo tan­to, asu­mo que ese men­sa­je ha si­do di­ri­gi­do con­tra mi per­so­na.

An­tes que na­da, de­bo pre­ci­sar que efec­ti­va­men­te el 30% de los alum­nos uru­gua­yos son víc­ti­mas de bull­ying, pe­ro que la mis­ma investigación re­ve­la que el ín­di­ce de sui­ci­dios en esa po­bla­ción de­bi­do a es­ta cau­sa es del 19% y no del 100%, co­mo ci­ta equi­vo­ca­da­men­te el en­tre­vis­ta­do. Son da­tos que po­seen aval cien­tí­fi­co y que in­clu­yo en la pá­gi­na 66 de mi úl­ti­mo li­bro Bull­ying & Mob­bing: ha­cien­do vi­si­ble lo in­vi­si­ble, edi­ta­do por Pen­guin Ran­dom Hou­se – Gri­jal­bo en 2017.

Es­to no es nin­gún dis­pa­ra­te. Por el con­tra­rio, lo dis­pa­ra­ta­do es que al­guien que se au­to­de­no­mi­na es­pe­cia­lis­ta en bull­ying des­acre­di­te a un co­le­ga a tra­vés de la pren­sa, con ci­tas equi­vo­ca­das y apre­cia­cio­nes erra­das e irres­pe­tuo­sa­men­te des­pec­ti­vas.

Ten­go al­gu­nos pun­tos de coin­ci­den­cia con el co­le­ga No­ya, pe­ro hay un con­cep­to ge­ne­ral en sus de­cla­ra­cio­nes con el que dis­cre­po abier­ta­men­te: pa­re­ce que su in­ten­ción fue­ra mi­ni­mi­zar la gra­ve­dad del bull­ying en los cen­tros edu­ca­ti­vos uru­gua­yos, tal vez con la in­ten­ción de pro­te­ger a la ins­ti­tu­ción don­de él tra­ba­ja.

Ha­ce unos días se con­cre­tó la pri­me­ra sen­ten­cia de bull­ying en el país, que ge­ne­ró ner­vio­sis­mo en al­gu­nos cen­tros de en­se­ñan­za y vol­vió a po­ner en el ta­pe­te un pro­yec­to de ley que hi­ci­mos en 2016, pre­sen­ta­do por la dipu­tada Lour­des Ra­pa­lín, que se cen­tra en la pre­ven­ción de es­te fla­ge­lo y en la res­pon­sa­bi­li­dad de los cen­tros de es­tu­dio don­de se pro­du­ce, ha­cién­do­los pa­si­bles de sanciones.

No­ya tam­bién se equi­vo­ca cuan­do ha­bla de una su­pues­ta “ley” de 2013. No fue tal: fue ape­nas un pro­to­co­lo de con­vi­ven­cia es­co­lar, que ni si­quie­ra lle­gó a re­gla­men­tar­se y que en un so­lo pun­to re­fie­re al bull­ying, de­fi­nién­do­lo en for­ma equi­vo­ca­da.

Lo re­cuer­do muy bien, por­que en ma­yo de ese mis­mo año or­ga­ni­cé en Uru­guay el pri­mer con­gre­so in­ter­na­cio­nal de Mob­bing y Bull­ying, al que asis­tie­ron fi­gu­ras con re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal en am­bos te­mas, co­mo Ma­rieF­ran­ce Hi­ri­go­yen, con quien es­tu­dié y me es­pe­cia­li­cé.

Fe­liz­men­te, mi tra­ba­jo de investigación, así co­mo de tra­ta­mien­to a las víc­ti­mas, no res­pon­den a nin­gún in­te­rés aca­dé­mi­co, ins­ti­tu­cio­nal, ideo­ló­gi­co o par­ti­da­rio, lo que me da la li­ber­tad de ges­tio­nar­lo con in­de­pen­den­cia y pro­fun­di­dad. Yo tra­ba­jo pa­ra las víc­ti­mas y sus fa­mi­lias dia­ria­men­te, tan­to aquí co­mo en el ex­te­rior, en con­tac­to con el do­lor que ge­ne­ra el bull­ying, con chi­cos que se han in­ten­ta­do sui­ci­dar in­clu­so más de una vez, sin pre­sen­tar pa­to­lo­gía psí­qui­ca al­gu­na. Por­que to­dos los es­pe­cia­lis­tas en sa­lud men­tal sa­be­mos que no tie­ne por qué ha­ber una pa­to­lo­gía pa­ra que una per­so­na se sui­ci­de, al­go que des­acre­di­ta el se­ñor No­ya, con la cla­ra in­ten­ción de suavizar los efectos del bull­ying. Y al acu­sar a las víc­ti­mas de te­ner al­gún pro­ble­ma pro­pio, tam­bién las des­acre­di­ta a es­tas, lo que las re­vic­ti­mi­za y con ello acen­túa los per­jui­cios del aco­so. Tam­bién tra­ba­jo con fa­mi­lias des­tro­za­das co­mo con­se­cuen­cia de sui­ci­dios por bull­ying.

Co­mo pro­fe­sio­nal, me irri­ta pro­fun­da­men­te te­ner que ha­cer es­tas pun­tua­li­za­cio­nes, por­que la opi­nión de mi co­le­ga que us­te­des han pu­bli­ca­do re­ve­la una vez más la exis­ten­cia de cen­tros edu­ca­ti­vos que se nie­gan a abor­dar el te­ma con la se­rie­dad que ame­ri­ta. Ade­más, deja en evi­den­cia la di­so­nan­cia cog­ni­ti­va de al­gu­nos profesionales y un re­la­cio­na­mien­to con­flic­ti­vo en­tre co­le­gas.

Se­ría pre­fe­ri­ble po­le­mi­zar me­nos a tra­vés de los me­dios y po­ner­nos a tra­ba­jar man­co­mu­na­da y se­ria­men­te pa­ra com­ba­tir es­te fla­ge­lo. A es­ca­la in­ter­na­cio­nal hay una aler­ta que nos in­vi­ta a to­dos los paí­ses a tra­ba­jar en pre­ven­ción, da­do que pa­ra 2025 se pro­yec­ta el sui­ci­dio de unos 850.000 ni­ños y jóvenes en to­do el mun­do por es­ta cau­sa. Un pro­ble­ma que vie­ne en cre­ci­mien­to, por lo que no es ex­tra­ño que una me­di­ción en 2012 ha­ya de­ter­mi­na­do que lo su­fren en­tre 3 y 4 chi­cos de ca­da diez, y si otra he­cha en 2014, se­gún No­ya –no sé si fue una en­cues­ta–, hable de un 10%, cuan­do las ci­fras re­sul­ta­do de in­ves­ti­ga­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas e in­ter­na­cio­na­les no so­lo po­nen a Uru­guay en ter­cer lu­gar en La­ti­noa­mé­ri­ca, sino que es­te fla­ge­lo vie­ne cre­cien­do, es­pe­cial­men­te en paí­ses que no tie­nen una ley y no se tra­ba­ja en pre­ven­ción, co­mo su­ce­de en el nues­tro.

Lo di­cho nos lle­va a la con­clu­sión de que de­be­ría­mos, co­mo ven­go ad­vir­tien­do des­de ha­ce tiem­po, ha­cer una me­di­ción en to­do Uru­guay y en el más am­plio ran­go eta­rio. Jus­ta­men­te es­ta es una de las ac­cio­nes plas­ma­das en el pro­yec­to de ley de 2016.

De es­ta for­ma ten­dre­mos un pa­no­ra­ma ob­je­ti­vo y cien­tí­fi­co pa­ra co­men­zar a tra­ba­jar en equi­po, lo que co­rres­pon­de pa­ra ha­cer las co­sas co­rrec­ta­men­te, co­mo lo me­re­cen nues­tros ni­ños y jóvenes. Lic. Sil­va­na Gia­che­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.