Fal­ta de trans­pa­ren­cia

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Du­ran­te más de 40 años die­ron cla­ses de hon­ra­dez, pro­bi­dad y se­rie­dad ad­mi­nis­tra­ti­va, ada­li­des en la lucha por la jus­ti­cia y la rec­ti­tud. La trans­pa­ren­cia de los ac­tos de go­bierno era una ban­de­ra icó­ni­ca en to­dos los dis­cur­sos. Y me es­toy re­fi­rien­do a la coa­li­ción de go­bierno.

En los he­chos, a la ho­ra de la ver­dad, es to­do lo con­tra­rio. Ade­más del ma­ne­jo dis­pen­dio­so, pró­di­go y en mu­chos ca­sos irres­pon­sa­ble de los di­ne­ros pú­bli­cos (el “ca­so An­cap” es un pa­ra­dig­ma), de lo que se tra­ta es de ocul­tar to­do. To­do lo posible, es­gri­mien­do ar­gu­men­tos pue­ri­les y ca­si in­fan­ti­les.

No se pue­de sa­ber na­da del acuer­do por la plan­ta UPM II. Sien­do la in­ver­sión pro­yec­ta­da pri­va­da más gran­de de la his­to­ria e in­vo­lu­cran­do una in­ver­sión por par­te del go­bierno de más de US$ 2.000 mi­llo­nes pa­ra be­ne­fi­cio de una em­pre­sa pri­va­da, los tér­mi­nos de se­me­jan­te acuer­do son se­cre­tos. Y lo mis­mo des­de el pun­to de vis­ta am­bien­tal, tan gra­ve co­mo lo pri­me­ro.

En un mo­men­to se so­li­ci­tó al Co­di­cen sa­ber pú­bli­ca­men­te el re­sul­ta­do de las prue­bas PI­SA, pe­ro de­ta­lla­das se­gún ca­da li­ceo. Ob­via­men­te, es­to fue ca­ta­lo­ga­do co­mo top se­cret. Apa­ren­te­men­te, sa­ber­lo es­tig­ma­ti­za­ría a los ins­ti­tu­tos y de ahí a sus alum­nos. So­lo con el tiem­po y una so­li­ci­tud ju­di­cial fue posible ac­ce­der a cier­tos da­tos.

Ha­ce po­cos días se le so­li­ci­tan al Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res los gas­tos dis­cri­mi­na­dos por Em­ba­ja­das de nues­tro país en el ex­te­rior. Por su­pues­to, es­to tam­bién fue ca­ta­lo­ga­do por el je­rar­ca res­pec­ti­vo co­mo top se­cret por ra­zo­nes de “es­tra­te­gia”, se­gún di­je­ron ¿…?

La se­ma­na pa­sa­da se le so­li­ci­tan a UTE da­tos acer­ca de los apa­go­nes, du­ra­ción, clien­tes in­vo­lu­cra­dos, etc. Por su­pues­to, es­to tam­bién fue ca­ta­lo­ga­do co­mo se­cre­to de Estado. Cuan­do ya lle­gan­do al lí­mi­te de lo ab­sur­do y el ri­dícu­lo, el pre­si­den­te de UTE se avino a pro­por­cio­nar da­tos, por su­pues­to, no to­dos, co­mo pa­ra sa­lir del pa­so y sa­lir del bo­chorno.

Otro tan­to se pue­de de­cir del frus­tra­do pro­yec­to de la re­ga­si­fi­ca­do­ra. Una ad­ju­di­ca­ción “en­tre ga­llos y medias no­ches” a una em­pre­sa con ce­ro ex­pe­rien­cia en el ru­bro y a pre­cios por lo me­nos sos­pe­cho­sos (OAS es la em­pre­sa, con sus je­rar­cas presos en Bra­sil por corrupción y ha­bien­do de­cla­ra­do de ha­ber pa­ga­do coimas en nues­tro país) y que nos ha ge­ne­ra­do va­rias de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res de pér­di­das. De eso, no se pue­de sa­ber mu­cho por­que Gas Sa­ya­go ope­ra en el De­re­cho Pri­va­do. Las de­ci­sio­nes to­ma­das son com­ple­ta­men­te inex­pli­ca­bles. Ya el pro­yec­to des­de el co­mien­zo era un ab­sur­do to­tal. A du­ras pe­nas, hu­bo que has­ta ha­cer una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra en el Par­la­men­to pa­ra tra­tar de co­no­cer al­go los pro­ce­di­mien­tos.

Aná­lo­ga­men­te, se pue­de de­cir lo mis­mo, el se­cre­tis­mo to­tal en mu­chas co­sas más. El ca­so de los pri­sio­ne­ros de Guan­tá­na­mo, el ca­so del puerto de aguas pro­fun­das y sus cos­tos es­ta­ta­les, el ca­so de los inmigrantes pro­ce­den­tes de Si­ria. En es­te úl­ti­mo epi­so­dio, lue­go de so­li­ci­tu­des y com­pa­re­cen­cias va­rias por la Se­cre­ta­ría de la Pre­si­den­cia, se lo­gró sa­ber que el cos­to to­tal de la ope­ra­ción pa­ra traer 7 fa­mi­lias es­ta­ba en el en­torno de ¡4 mi­llo­nes de dó­la­res! Aun­que us­ted no lo crea. Por las du­das, me­re­ce acla­rar­se que hay unos ca­si 300.ooo com­pa­trio­tas vi­vien­do en asen­ta­mien­tos.

Lo que es­tá pró­xi­mo a inau­gu­rar­se y es otra per­la de es­te co­llar, es el ca­so del An­tel Are­na. Ade­más de ser una cons­truc­ción es­can­da­lo­sa­men­te ile­gal y por fue­ra de su Car­ta Or­gá­ni­ca, nos en­te­ra­mos en pri­me­ra ins­tan­cia que iba a cos­tar 40 mi­llo­nes, lue­go eran 80 y des­pués con to­do el equi­pa­mien­to y de­más ter­mi­na­cio­nes, no sa­be­mos cuán­to pue­de cos­tar. ¡An­tel cons­tru­yen­do y ad­mi­nis­tran­do un es­ta­dio! Ni si­quie­ra se pu­do sa­ber con pe­di­dos de in­for­ma­ción del pro­pio Par­la­men­to. La res­pues­ta de An­tel es que no se pue­den sa­ber los de­ta­lles por­que “An­tel es­tá en com­pe­ten­cia”, di­je­ron las au­to­ri­da­des. Ca­li­fi­que us­ted la res­pues­ta.

Ha­bría que acla­rar­les, si fue­se ne­ce­sa­rio, al pre­si­den­te, a los mi­nis­tros y los je­rar­cas de go­bierno que no son los due­ños del Estado. Sis­te­má­ti­ca­men­te se des­oyen to­das las ob­ser­va­cio­nes del Tri­bu­nal de Cuen­tas, que uno no sa­be exac­ta­men­te pa­ra qué exis­te. No pue­den ha­cer lo que se les plaz­ca con los di­ne­ros pú­bli­cos y de­ben dar cuen­ta y ex­pli­ca­cio­nes de los ac­tos de go­bierno y lle­ga­do el ca­so, tam­bién de­be­ría ser ri­gu­ro­sa­men­te an­te la Jus­ti­cia (lo que

ha­bi­tual­men­te se co­no­ce co­mo ac­coun­ta­bi­lity).

Pa­re­ce­ría ocio­sa es­ta acla­ra­ción, pa­ra quie­nes hi­cie­ron du­ran­te más de 40 años un dis­cur­so tan contundente a fa­vor de la trans­pa­ren­cia. Co­mo sim­ple ciudadano, es bo­chor­no­so es­cu­char to­dos los días las más va­ria­das excusas tra­tan­do de ocul­tar to­do. Gui­ller­mo Hernández

CI 1.417.266-1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.