La no­che de 12 años y la his­to­ria re­cien­te

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Por la pre­sen­te, no res­pon­de­ré a los mu­chos ad­je­ti­vos y es­ca­sos sus­tan­ti­vos con­te­ni­dos en la no­ta pu­bli­ca­da en Bús­que­da Nº 1.989 pág. 43- 44, por­que con­si­de­ro que uti­li­za, gra­tui­ta­men­te, al se­ma­na­rio en un con­tra­pun­to, qui­zás, sin in­te­rés pa­ra sus res­pe­ta­bles lec­to­res.

So­la­men­te di­go que: Nun­ca ja­más he men­ti­do ni he de­for­ma­do na­da; co­mo tam­po­co de­fien­do lo in­de­fen­di­ble. De­bo de ha­ber si­do el úni­co “lo­co” que, en abril/1986 acu­sé y re­cla­mé la ex­pul­sión del PDC de su úni­co dipu­tado, Héc­tor Les­cano, y de su su­plen­te, Carlos Va­sa­llo (pre­si­den­te y se­cre­ta­rio ge­ne­ral, res­pec­ti­va­men­te, de la Jun­ta Nacional), por el in­cum­pli­mien­to de un man­da­to de la Con­ven­ción del Par­ti­do, an­te el Con­gre­so de los par­ti­dos de­mó­cra­ta­cris­tia­nos de La­ti­noa­mé­ri­ca, ce­le­bra­do en San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca en fe­bre­ro o mar­zo de 1986.

Rea­fir­mo que, en mi mo­des­to sa­ber y en­ten­der, la dic­ta­du­ra mi­li­tar se dio el 9 de fe­bre­ro de 1973, en la Ba­se Aé­rea Cap. Boi­so Lan­za del Co­man­do Ge­ne­ral Fuer­za Aé­rea, ubi­ca­da en Av. Don Pe­dro de Men­do­za es­qui­na Cno. Cap. Co­ra­lio La­cos­te, le­jos, muy le­jos del Pa­la­cio Es­té­vez de la pla­za In­de­pen­den­cia.

Ese acia­go día, los ge­ne­ra­les (y al­gún co­ro­nel) del Ejér­ci­to de Tie­rra y al­tos man­dos de la Fuer­za Aé­rea se reunie­ron pa­ra po­ner con­di­cio­nes al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal, Juan Ma­ría Bor­da­berry. El pre­si­den­te tu­vo que ir (o lo obli­ga­ron, no sé) a la ci­ta­da Ba­se Aé­rea a aceptar las exi­gen­cias des­me­di­das de los gol­pis­tas, quie­nes de in­me­dia­to tu­vie­ron el apo­yo in­con­di­cio­nal del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, el dia­rio ofi­cial de ese Par­ti­do, El Po­pu­lar, la CNT con­du­ci­da por Jo­sé D’elía, el Gral. Se­reg­ni, la ma­yo­ría del Frente Am­plio, una mi­no­ría del Par­ti­do Nacional, al­gu­nos co­lo­ra­dos y… Y, si es­to no fue dic­ta­du­ra, ¿qué fue?

Sí, se­ño­res lec­to­res, con mi ma­yor res­pe­to, con­fir­mo que el Gral. Se­reg­ni coin­ci­dien­do con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta apo­ya­ron los Co­mu­ni­ca­dos 4 y 7 sin “pes­ta­ñear”; y en el ac­to ce­le­bra­do en la Unión, el Ge­ne­ral, ca­li­fi­có a los mi­li­cos gol­pis­tas de “mi­li­ta­res pe­rua­nis­tas” y pa­ra los jóvenes que, tal vez, no se ha­yan en­te­ra­do, ese ad­je­ti­vo era con referencia y alu­sión a los mi­li­ta­res del Pe­rú, quie­nes al man­do del Gral. Velasco Al­va­ra­do die­ron el gol­pe de Estado, de­po­nien­do al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Arq. Fernando Be­laún­de Terry. Era no­to­rio que la dic­ta­du­ra im­plan­ta­da en Pe­rú con­ta­ba con mu­chí­si­mos adep­tos en la iz­quier­da uru­gua­ya y esa dic­ta­du­ra es­tu­vo muy le­jos de co­me­ter ac­tos abo­mi­na­bles co­mo en los que in­cu­rrie­ron los mi­li­cos “pe­rua­nis­tas” de nues­tro país.

Lo di­cho en Bús­que­da Nº 1.988, con la ac­ti­tud de la CNT ofre­cien­do un pa­ro ge­ne­ral en apo­yo a los co­mu­ni­ca­dos 4 y 7 fue una in­ca­li­fi­ca­ble adu­lo­ne­ría; y, el 18 de ma­yo a no­ven­ta y ocho días del gol­pe de Estado (to­da­vía la CNT de “no­via” con los gol­pis­tas), el ma­yor de la Fuer­za Aé­rea, Carlos Pa­ce, úni­co ora­dor se des­pa­chó agra­de­cien­do el ges­to de la CNT pe­ro me­jor que un pa­ro ge­ne­ral acep­ta­ban, en cam­bio, que tra­ba­ja­ran un día fe­ria­do.

Si to­do lo ex­pre­sa­do son men­ti­ras mías o de­for­ma­da la ver­dad, he per­di­do el tiem­po en no ha­ber­me de­di­ca­do a rea­li­zar sai­ne­tes (por su­pues­to de muy mal gus­to) por­que fan­ta­sía ten­dría y mu­cha pa­ra ello.

To­da la ver­dad pue­do de­cir­la, pe­ro no de­bo por­que el se­ma­na­rio no de­di­ca­ría es­pa­cio gra­tui­to a las mu­chas que desea­ría de­cir. Tra­ta­ré de bus­car al­gún jo­ven pe­rio­dis­ta pa­ra ce­der­le to­das las no­tas que ten­go en men­te y que al­gu­nas de ellas soy el úni­co so­bre­vi­vien­te y que pue­den do­ler a al­guien.

Re­co­noz­co que la dic­ta­du­ra mi­li­tar es­ta­ble­ci­da el 9 de fe­bre­ro fue abor­ta­da des­de den­tro de los cuar­te­les por mi­li­ta­res que im­pu­sie­ron una lí­nea más fé­rrea, pe­ro sin des­pla­zar a los “pe­rua­nis­tas”, quie­nes des­man­te­la­ron a la Ma­ri­na — que fue la úni­ca Fuer­za Ar­ma­da fiel al res­pe­to de nues­tra Cons­ti­tu­ción y de­mo­cra­cia— (con una so­la ex­cep­ción, la del ma­yor o ca­pi­tán Jor­ge Na­der). Al­gu­nos ci­vi­les (de­ma­sia­dos) acom­pa­ña­ron y sir­vie­ron, co­mo lo fue el pre­si­den­te Bor­da­berry, y jun­tos to­dos die­ron el 27 de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.