Es­tu­dio aca­dé­mi­co de­tec­tó un “ses­go” a fa­vor de los va­ro­nes en las ca­li­fi­ca­cio­nes es­co­la­res de alum­nos de ter­cer año

Se­gún la investigación de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les, los do­cen­tes que dis­cri­mi­nan al eva­luar son los de ma­yor edad; en sex­to la de­sigual­dad des­apa­re­ce por la me­jor ca­li­dad de los maestros

Búsqueda - - HUMOR -

Las mu­je­res t i enen más l ogros y me­jo­res desem­pe­ños que los va­ro­nes en to­dos los ni­ve­les de la edu­ca­ción pú­bli­ca uru­gua­ya. Registran ma­yo­res ta­sas de cul­mi­na­ción de los ci­clos obli­ga­to­rios (en­se­ñan­za pri­ma­ria y me­dia) y de asis­ten­cia a los cen­tros edu­ca­ti­vos, y me­no­res ín­di­ces de re­pe­ti­ción y de aban­dono. Ade­más, se re­gis­tra una fe­mi­ni­za­ción de la ma­trí­cu­la y del egre­so universitario en to­dos los ni­ve­les aca­dé­mi­cos y de es­tu­dios superiores.

No obs­tan­te, al ana­li­zar las ca­li­fi­ca­cio­nes fi­na­les de ren­di­mien­to en alum­nos de ter­cer año de es­cue­la, se ob­ser­va un “ses­go” a fa­vor de los va­ro­nes, se­gún un es­tu­dio del De­par­ta­men­to de Eco­no­mía de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca (Ude­lar).

Esa “dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro” se di­lu­ye en­tre l os es­co­la­res de sex­to año, pre­ci­sa la au­to­ra de la investigación, Clau­dia Con­tre­ras, quien vin­cu­la ese ses­go al me­ca­nis­mo de elec­ción de maestros. “Una posible in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos es que los di­rec­to­res asig­nan los me­jo­res do­cen­tes a sex­to gra­do”, eva­lúa.

Se­gún el pro­ce­di­mien­to de asig­na­ción de los do­cen­tes de Pri­ma­ria, el di­rec­tor de la es­cue­la de- ter­mi­na a qué gra­do de­be asig­nar­se a ca­da maes­tro. Con­tre­ras ex­pli­ca que los di­rec­to­res de­sig­nan los me­jo­res maestros al pri­mer y se­gun­do gra­dos, lue­go asig­nan a los de sex­to —“con los do­cen­tes más ade­cua­dos pa­ra el cargo”— y, por úl­ti­mo, com­ple­tan los otros ni­ve­les edu­ca­ti­vos.

Del aná­li­sis sur­ge que esa “bre­cha” en ter­cer año es­co­lar res­pon­de, de he­cho, al com­por­ta­mien­to de los maestros y no al de los alum­nos, ya que “so­la­men­te” co­rri­gen con ses­go los do­cen­tes de ma­yor edad ( más de 39 años) y con más de 10 años de ex­pe­rien­cia.

“In­tui­ti­va­men­te, po­dría l l amar l a aten­ción que sean l os do­cen­tes de ma­yor edad y con más ex­pe­rien­cia los que ca­li­fi­quen con ses­go”, apun­ta la au­to­ra. Sin em­bar­go, di­ce, es­te re­sul­ta­do coin­ci­de con lo que su­ce­de en paí­ses co­mo Bra­sil, Is­rael o No­rue­ga, don­de los do­cen­tes de más edad “son quie­nes más dis­cri­mi­nan”.

Una ex­pli­ca­ción su­ge­ri­da en la investigación es que es­tos do­cen­tes es­tán “más ten­sos y su ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va más de­man­da­da de­bi­do a otras obli­ga­cio­nes”. Tam­bién que acu­mu­lan “vi­cios en la co­rrec­ción”, o que la di­fe­ren­cia se de­be a “un cam­bio cul­tu­ral” y ge­ne­ra­cio­nal, por lo cual los do­cen­tes j óve­nes son “más sus­cep­ti­bles al pro­ble­ma de la dis­cri­mi­na­ción”, y “con­tro­lan” el ses­go al co­rre­gir.

La i nves­ti­ga­ción, fe­cha­da en se­tiem­bre, com­pa­ró las ca­li­fi­ca­cio­nes de las prue­bas del Ter­cer Es­tu­dio Re­gio­nal Com­pa­ra­ti­vo y Ex­pli­ca­ti­vo ( Ter­ce), un pro­yec­to desa­rro­lla­do por la Unes­co que eva­luó el desem­pe­ño es­co­lar de 1.967 ni­ños de ter­ce­ro y 2.099 de sex­to año de escuelas pú­bli­cas ur­ba­nas y ru­ra­les de to­do el país.

Con­tre­ras ana­li­zó las ca­li­fi­ca­cio­nes glo­ba­les, y abor­dó una se­rie de va­ria­bles in­di­ca­do­ras de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va y de la res­pon­sa­bi­li­dad del alumno. Así com­pro­bó por ejem­plo que las ni­ñas de­di­can más tiem­po al es­tu­dio en el ho­gar en am­bos ni­ve­les y que no hay di­fe­ren­cias en la can- ti­dad de asistencias por gé­ne­ro en nin­gún ca­so.

To­dos los re­sul­ta­dos se ana­li­za­ron ba­jo el su­pues­to de que l os do­cen­tes ca­li­fi­can en for­ma in­de­pen­dien­te el ren­di­mien­to y la con­duc­ta de los alum­nos, se­gún es­ta- ble­ce la Ad­mi­nis­tra­ción Nacional de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (ANEP).

Mo­de­lo de pre - jui­cios. En Uru­guay no hay di­fe­ren­cias “im­por­tan­tes” en los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos de va­ro­nes y mu­je­res, co­mo sí ocu­rre en otros paí­ses, di­jo Ra­fael Rof­man, es­pe­cia­lis­ta en es­tos te­mas del Ban­co Mun­dial que ayer, miér­co­les 10, co­men­tó en una vi­deo­con­fe­ren­cia pa­ra pe­rio­dis­tas de Mon­te­vi­deo un nue­vo ín­di­ce so­bre ca­pi­tal hu­mano di­fun­di­do en el mar­co de la asam­blea anual de ese or­ga­nis­mo y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal en In­do­ne­sia.

De he­cho, Pri­ma­ria no mues­tra di­fe­ren­cias im­por­tan­tes por gé­ne­ro en el ac­ce­so y egre­so. Aun­que sí hay dis­pa­ri­dad por gé­ne­ro en la ta­sa de re­pe­ti­ción y ca­sos de ex­tra­edad, con ma­yo­res lo­gros de las ni­ñas.

Las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res en el ac­ce­so a la edu­ca­ción obli­ga­to­ria co­mien­zan a ob­ser­var­se a par­tir de los 14 años, y la bre­cha se agran­da en­tre los 16 y 17 años y se man­tie­ne has­ta los 22.

Ade­más, los va­ro­nes asis­ten con re­za­go o aban­do­nan en una ma­yor pro­por­ción que las mu­je­res. La di­fe­ren­cia lle­ga a un má­xi­mo de 16 pun­tos a fa­vor de las jóvenes al fi­nal del ci­clo me­dio su­pe­rior a los 22 años, se­gún el Ins­ti­tu­to Nacional de Eva­lua­ción Edu­ca­ti­va.

En la elec­ción de las ca­rre­ras tam­bién exis­te se­gre­ga­ción por se­xo: en ma­yor pro­por­ción las mu­je­res de­ci­den se­guir op­cio­nes hu­ma­nís­ti­cas y los va­ro­nes las cien­cias básicas, tec­no­ló­gi­cas y ma­te­má­ti­cas ( Bús­que­da N° 1.989).

Por otra par­te, los ma­yo­res l ogros y desem­pe­ños edu­ca­ti­vos fe­me­ni­nos se dan en la edu­ca­ción for­mal obli­ga­to­ria tan­to en el sis­te­ma pú­bli­co co­mo en el pri­va­do. En el ca­so universitario, se ob­ser­va una fe­mi­ni­za­ción en el in­gre­so so­lo pa­ra la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, pe­ro hay ma­yo­res egre­sos de mu­je­res tam­bién en las pri­va­das.

En su tra­ba­jo, Con­tre­ras de­tec­tó una “bre­cha” a fa­vor de los va­ro­nes en ter­cer año de es­cue­la, pe­ro no en las ca­li­fi­ca­cio­nes de sex­to año.

“El ses­go ha­lla­do re­sul­tó com­pa­ti­ble con el ejer­ci­cio de dis­cri­mi­na­ción do­cen­te”, di­ce la au­to­ra, pe­se a que la am­plia ma­yo­ría de los maestros son mu­je­res.

La dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro en ca­li­fi­ca­cio­nes se de­fi­ne co­mo un tra­to de­sigual a va­ro­nes y mu­je­res al ser eva­lua­dos a pa­re­jo ni­vel de desem­pe­ño aca­dé­mi­co.

Si bien la am­plia ma­yo­ría de los maestros di­je­ron no te­ner “es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro” so­bre la fa­ci­li­dad de apren­di­za­je de los alum­nos, es­to “no i mpli­ca que no ten­gan otros es­te­reo­ti­pos al ca­li­fi­car”, afir­ma la au­to­ra, y ad­vier­te so­bre una “dis­cri­mi­na­ción im­plí­ci­ta o es­ta­dís­ti­ca”. “Es posible que se es­té frente a un ca­so de dis­cri­mi­na­ción por pre­jui­cios”.

Con­tre­ras t am­po­co des­car­ta que los do­cen­tes “po­sean cier­tos es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro aso­cia­dos al desem­pe­ño y, al es­tar más ten­sos o en­fren­tar ma­yo­res de­man­das si­mul­tá­neas, ejer­zan dis­cri­mi­na­ción im­plí­ci­ta e in­clu­so dis­cri­mi­na­ción es­ta­dís­ti­ca al ca­li­fi­car”.

Pa­ra la i nves­ti­ga­do­ra, los re­sul­ta­dos “son com­pa­ti­bles con el mo­de­lo de pre­jui­cios” so­bre los do­cen­tes, y plan­teó tres hi­pó­te­sis. Una es que “sim­ple­men­te tie­nen una ma­yor sim­pa­tía ha­cia los va­ro­nes”; otra es que “son más exi­gen­tes con las ni­ñas, por­que de­po­si­tan ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas so­bre ellas” y la tercera es que los do­cen­tes, “cons­cien­tes del fe­nó­meno de la mas­cu­li­ni­za­ción del fra­ca­so es­co­lar, fa­vo­re­cen a los ni­ños en sus ca­li­fi­ca­cio­nes co­mo me­di­da pa­ra es­ti­mu­lar su pro­gre­so aca­dé­mi­co, frente a la evi­den­cia de sus peo­res lo­gros”.

Pa­ra la au­to­ra del es­tu­dio, “el ses­go a fa­vor de l os va­ro­nes en l as ca­li­fi­ca­cio­nes de ter­cer gra­do de­be­ría es­ti­mu­lar su es­fuer­zo y su vin­cul ación al sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Sin em­bar­go, si el ses­go do­cen­te fue­se acom­pa­ña­do por me­no­res es­tí­mu­los pa­ra l os ni­ños, de­bi­do a me­no­res ex­pec­ta­ti­vas so­bre su desem­pe­ño, los va­ro­nes po­drían es­tar sien­do per­ju­di­ca­dos”.

En ge­ne­ral, los ni­ños tie­nen peor desem­pe­ño que las ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.