En ma­te­ria de se­gu­ri­dad, los blan­cos “se van a dar con­tra las pa­re­des” si lle­gan al po­der por­que “no sa­ben de lo que es­tán ha­blan­do”, di­ce el mi­nis­tro Bo­no­mi

Se­gún el mi­nis­tro, “cuan­do se ha­bla del au­men­to de las ra­pi­ñas, tam­bién hay que ver qué ti­po de ra­pi­ña au­men­ta. No­so­tros me­ti­mos las ta­blets en los pa­tru­lle­ros y es­ta­mos re­gis­tran­do co­mo ra­pi­ña a una se­ño­ra que sa­le a co­rrer por la ram­bla y le ro­ban la bo

Búsqueda - - PORTADA - En­tre­vis­ta de Gui­ller­mo Dra­per y Juan Pit­ta­lu­ga

Aún no es en­fá­ti­co pa­ra ase­gu­rar que el ojo de la tor­men­ta ya pa­só, pe­ro Eduar­do Bo­no­mi adi­vi­na bas­tan­te más luz en el ho­ri­zon­te. Tras un tu­mul­tuo­so pri­mer se­mes­tre de 2018 don­de el au­men­to de 55,8% en ra­pi­ñas y 66,4% en ho­mi­ci­dos pro­fun­di­zó a la in­se­gu­ri­dad co­mo má­xi­ma preo­cu­pa­ción na­cio­nal, co­lo­có su fi­gu­ra co­mo cons­tan­te ob­je­ti­vo de crí­ti­ca po­lí­ti­ca y de re­cla­mo ciu­da­dano, y ge­ne­ró que él mis­mo pre­sio­na­ra pú­bli­ca­men­te a otros or­ga­nis­mos, el mi­nis­tro del In­te­rior con­si­de­ra que en de­ter­mi­na­dos pun­tos la si­tua­ción es­tá “ca­da vez me­jor”.

A par­tir de los cam­bios que se hi­cie­ron al Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal ( CPP) y a la ma­yor can­ti­dad de po­li­cías que se han su­ma­do a su car­te­ra, cree que los ope­ra­ti­vos po­li- cia­les que des­de ju­lio se rea­li­za­ron en si­tios co­mo Los Pa­lo­ma­res ( Ca­sa­va­lle), Com­ple­jo Que­ve­do ( Jar­di­nes del Hi­pó­dro­mo) y re­cien­te­men­te el edi­fi­cio Ibe­ria ( Cor­dón), lo­gra­ron que la gen­te vie­ra “que el de­lin­cuen­te la que­da­ba” y con­fíe en rea­li­zar “de­nun­cias fuer­tes” an­te la Po­li­cía al sa­ber “que van a te­ner efec­to”.

A po­cos me­ses de cum­plir ocho años al fren­te del mi­nis­te­rio, y con la cam­pa­ña elec­to­ral a la vuel­ta de la es­qui­na, Bo­no­mi sí es en­fá­ti­co pa­ra se­ña­lar que, si el Fren­te Am­plio pier­de un cuar­to go­bierno, no se­rá por la dis­con­for­mi­dad con la ges­tión de se­gu­ri­dad que él li­de­ra, sino por­que en el ofi­cia­lis­mo “hay gen­te que se de­di­ca a es­pe­rar el triun­fo en vez de cons­truir­lo”.

A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta que man­tu­vo con Bús­que­da.

— Des­pués de un co­mien­zo de año di­fí­cil pa­ra el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, ¿lo peor pa­só en ma­te­ria de se­gu­ri­dad?

—A es­ta al­tu­ra de la vi­da, no me ani­mo a de­cir que lo peor pa­só, pe­ro creo que sí. El año arran­ca mal en no­viem­bre con el Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal. Por­que si bien el có­di­go es­tá bien, hu­bo al­gu­nos cor­to­cir­cui­tos. Hu­bo un cre­ci­mien­to de la ra­pi­ña, de los ho­mi­ci­dios, muy im­por­tan­te. Cuan­do se aprue­ban las mo­di­fi­ca­cio­nes al có­di­go nue­vo, las co­sas se en­de­re­zan. En­ton­ces, otra vez em­pie­zan a em­pa­re­jar­se los pro­ce­sa­mien­tos con pri­sión des­pués del có­di­go con l os de an­tes del có­di­go. El pri­mer mes en el que los ho­mi­ci­dios se po­nen a tono con el año an­te­rior es se­tiem­bre, o sea, en­se­gui­da de la apro­ba­ción de los cam­bios. La otra co­sa fa­vo­ra­ble que pa­só ade­más de la mo­di­fi­ca­ción del có­di­go es que me pa­sé me­ses di­cien­do que nos es­ta­ban sa­can­do unos 600 po­li­cías por día pa­ra ca­sos de vio­len­cia do­més­ti­ca y aho­ra nos es­tán sa­can­do unos 200. Y la otra co­sa que pa­só po­si­ti­va f ue que se apro­ba­ron las mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra el in­gre­so a la Po­li­cía. Siem­pre ve­nía­mos co­rrien­do de atrás las va­can­tes. Des­de to­do es­te pun­to de vis­ta, es­ta­mos ca­da vez me­jor.

— ¿Pre­vén que va­yan a ba­jar los de­li­tos pa­ra fin de año?

— Lo que vi­mos des­pués de la apro­ba­ción de las mo­di­fi­ca­cio­nes del Có­di­go del Pro­ce­so, es que ha­bía un cre­ci­mien­to des­en­ca­de­na­do y que em­pe­zó a ba­jar la cur­va. Si­gue cre­cien­do, pe­ro ba­ja la cur­va de cre­ci­mien­to. Ya pa­sa­mos por es­to una vez, lo­gra­mos ba­jar la cur­va y me­jo­ra­mos. Pe­ro fue muy fuer­te el “efec­to no­viem­bre”.

— Se le fue al dia­blo la pro­me­sa elec­to­ral de ba­jar 30% las ra­pi­ñas.

— Di­fi­cul­tó mu­chí­si­mo su cum­pli­mien­to. Tam­po­co me ani­mo a de­cir que no la va­mos a cum­plir, es muy di­fí­cil, pe­ro no me ani­mo a des­car­tar­lo.

— ¿Es­tá ba­jo con­trol el de­li­to en Uru­guay?

— Cuan­do se ha­bla del au­men­to de las ra­pi­ñas, tam­bién hay que ver qué ti­po de ra­pi­ña au­men­ta. No­so­tros me­ti­mos las ta­blets en los pa­tru­lle­ros y es­ta­mos re­gis­tran­do co­mo ra­pi­ña a una se­ño­ra que sa­le a co­rrer por la ram­bla y le ro­ban la bo­te­lla de agua.

— ¿Por qué?

—Y si lo ha­cen con vio­len­cia, es una ra­pi­ña. Y esa se­ño­ra an­tes no iba a de­nun­ciar a la co­mi­sa­ría que le ro­ba­ron una bo­te­lla de agua. Hoy, si le pa­sa un pa­tru­lle­ro por al la­do o un po­li­cía por al la­do con la ta­blet, lo de­nun­cia. Y si lo de­nun­cia, au­men­ta. O sea, se de­nun­cia mu­cho más que an­tes. En cuan­to a si es­tá ba­jo con­trol, creo que es­tá en­cau­za­da la lu­cha con­tra el de­li­to.

— En el Par­la­men­to ha­bló de una epi­de­mia de de­li­tos con al­gu­nos fo­cos.

— Lo com­pa­ra­ba con un mé­di­co com­ba­ti­ne­do una epi­de­mia. La for­ma de me­dir su desem­pe­ño en ese ca­so no es si au­men­ta­ron las muer­tes, es si lo­gró evi­tar que au­men­ta­ran más. En el ca­so de la Po­li­cía, es si evi­ta o no más si­tua­cio­nes que es­tán ocu­rrien­do. Y yo creo que sí. Por­que en to­da la re­gión au­ment an mu­cho más. ¿ Por qué acá no? Si acá vie­nen chi­le­nos, ar­gen­ti­nos, bra­si­le­ños, co­lom­bia­nos, vie­nen de to­dos la­dos a de­lin­quir acá. La ban­da de me­xi­ca­nos que ro­bó acá y que se aga­rró a to­dos en tres días, an­tes ro­ba­ron en Ca­na­dá, en Mé­xi­co y en Cos­ta Ri­ca. Pe­ro los aga­rra­mos acá.

— ¿Por qué vie­nen a ro­bar acá?

— Por­que hay pla­ta. — ¿Y no por­que sea más fá­cil ro­bar?

—¿Y por qué en los de­más la­dos ro­ba­ron y no los aga­rra­ron, mien­tras que acá los aga­rra­mos en tres días? ¿Era más fá­cil ro­bar acá si los aga­rra­mos en tres días?

— ¿ Us­ted di­ce que vie­nen a ro­bar acá por­que hay más pla­ta?

— Es­ta com­pa­ra­ción la he he­cho mu­chas ve­ces. Cuan­do leía no­ve­las po­li­cia­les de jo­ven, to­das se desa­rro­lla­ban en don­de ha­bía ca­si­nos en Eu­ro­pa, en lu­ga­res tu­rís­ti­cos de Eu­ro­pa, por­que ahí iba la pla­ta. Bueno, es­tá vi­nien­do acá la pla­ta. Y con la pla­ta vie­nen los cho­rros de otros la­dos. La di­fe­ren­cia es que no­so­tros los aga­rra­mos. Los chi­le­nos que ve­nían a ro­bar los ca­je­ros lo ha­cían por­que

Eduar­do Bo­no­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.