Ro­ger Wa­ters par­ti­ci­pa­rá en Mon­te­vi­deo en un ac­to con­tra Is­rael por su po­lí­ti­ca con Pa­les­ti­na

En nue­ve días, Ro­ger Wa­ters ac­tua­rá por pri­me­ra vez en Uru­guay

Búsqueda - - PORTADA -

An­tes que na­da, la­ti­dos car­día­cos, se­gui­dos de vo­ces, ese so­ni­do me­tá­li­co de ca­ja re­gis­tra­do­ra tan fa­mi­liar, el tra­que­teo de una má­qui­na in­dus­trial y gri­tos de mu­jer. El acor­de cre­ce en dra­ma­tis­mo y sa­tu­ra la mez­cla. La gra­ba­ción es de 1973 pe­ro pa­re­ce del fu­tu­ro. Speak to Me se trans­for­ma en Breat­he y se pro­du­ce una ex­plo­sión de pla­cer en la zo­na au­di­ti­va. Así, con la ober­tu­ra de esa pie­za maes­tra lla­ma­da The Dark Si­de of the Moon co­mien­za Us + Them, el con­cier­to de Ro­ger Wa­ters, que lle­ga­rá al Es­ta­dio Cen­te­na­rio a las 21 h del sá­ba­do 3 de no­viem­bre, tras re­co­rrer Bra­sil du­ran­te ca­si un mes.

Lue­go de Paul Mccart­ney ( 2012 y 2014) y los Ro­lling Sto­nes ( 2016), Wa­ters com­ple­ta­rá la tri­lo­gía de los gran­des pi­la­res de la cul­tu­ra rock con el le­ga­do de Pink Floyd vi­bran­do en el ce­men­to del mo­nu­men­to al fút­bol. Es­te año gran­des le­yen­das co­mo Da­vid Byr­ne, The Pre­ten­ders, Phil Co­llins y Nick Ca­ve die­ron con­cier­tos me­mo­ra­bles en Mon­te­vi­deo. Pe­ro sin du­das que por la mez­cla de ca­li­dad ar­tís­ti­ca, in­fluen­cia his­tó­ri­ca y po­pu­la­ri­dad, el de Wa­ters se­rá el acon­te­ci­mien­to del año, y de lo que va del si­glo, jun­to a los dos arri­ba men­cio­na­dos.

El fla­co de me­le­na y bar­ba ca­no­sa na­ci­do en 1943 en el con­da­do de Su­rrey, a 50 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Lon­dres, nun­ca ha si­do nin­gu­na ma­ra­vi­lla co­mo ba­jis­ta, pe­ro ha te­ni­do la su­fi­cien­te in­te­li­gen­cia co­mo pa­ra es­tar siem­pre ade­lan­te. A me­dia­dos de los 60, jun­to a Rick Wright y Nick Ma­son fun­dó un gru­po que tras to­car co­vers de blues y em­bar­car­se en la van­guar­dia psi­co­dé­li­ca, con el in­gre­so del no­ta­ble gui­ta­rris­ta Da­vid Gil­mour co­men­zó a con­ce­bir un con­cep­to sos­te­ni­do en los cli­mas i ns­tru­men­ta­les, en el en­sam­ble, en la su­ges- tión de es­ta­dos de áni­mo a tra­vés de la or­ques­ta­ción. Allí, en la su­ma de las par­tes y no tan­to en el vir­tuo­sis­mo in­di­vi­dual, se ci­men­tó la le­yen­da de Pink Floyd, a quie­nes les ca­be la de­fi­ni­ción de la ban­da de cul­to más po­pu­lar de to­dos los tiem­pos. Y ade­más ese fla­co del ba­jo es quien, 40 años atrás, in­ven­tó el rock de es­ta­dios: el con­cep­to de pues­ta en es­ce­na pa­ra gran­des au­di­to­rios, en los que hay que cau­ti­var a de­ce­nas de mi­les de es­pec­ta­do­res y ha­cer­les sen­tir que es­tán en una sa­la de tea­tro.

A los 75 años, Wa­ters se man­tie­ne asom­bro­sa­men­te ac­ti­vo en los es­ce­na­rios (una gi­ra mun­dial ca­da cua­tro años) y en muy bue­na for­ma, no so­lo fí­si­ca, sino ar­tís­ti­ca, co­mo lo de­mos­tró con su re­cien­te dis­co Is This the Life We Really Want?, el pri­me­ro de can­cio­nes nue­vas en 25 años, del que oi­re­mos cua­tro te­mas en el Cen­te­na­rio. Pe­ro ade­más de com­po­si­tor, can­tan­te, ba­jis­ta y — even­tual­men­te— gui­ta­rris­ta, Wa­ters ha cons­trui­do una tra­yec­to­ria co­mo ac­ti­vis­ta so­cial y po­lí­ti­co, una aris­ta fun­da­men­tal de ca­da una de sus vi­si­tas. Ya des­de los tiem­pos de Ani­mals, cuan­do en 1976 apa­re­ció Al­gie, el chan­cho in­fla­ble vo­la­dor con­ce­bi- do por Wa­ters co­mo un icono sa­tí­ri­co de la cla­se po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca — pa­ra mu­chos es una alu­sión di­rec­ta a Re­be­lión en la gran­ja— y por­ta­dor des­de en­ton­ces de mil y una con­sig­nas. The Wall es, ade­más de una so­ber­bia ópe­ra rock, una fu­ri­bun­da de­nun­cia de l a pro­ble­má­ti­ca de l a edu­ca­ción de­ci­mo­nó­ni­ca, de la alie­na­ción de­ri­va­da del ca­pi­ta­lis­mo ra­di­cal y un au­tén­ti­co ale­ga­to an­ti­bé­li­co a tra­vés de la evo­ca­ción de su pa­dre mi­li­tar muer­to en la II Gue­rra Mun­dial. Es­te per­fil ex­tra­mu­si­cal de Wa­ters se con­so­li­dó cuan­do ins­cri­bió su nom­bre en la his­to­ria po­lí­ti­ca del si­glo XX, en ju­lio de 1990, al des­pa­char­se con una me­ga­fun­ción de The Wall en la mis­mí­si­ma Puer­ta de Bran­dem­bur­go, en Ber­lín, jun­to a las rui­nas del re­cién de­rrum­ba­do Mu­ro. Ese po­ro­to no se lo sa­ca na­die. El con­cier­to sim­bo­li­zó la reuni­fi­ca­ción cul­tu­ral en­tre los dos blo­ques has­ta en­ton­ces se­pa­ra­dos por la Cor­ti­na de Hie­rro y ca­ta­pul­tó a Wa­ters co­mo lí­der de opi­nión en los al­bo­res de la glo­ba­li­za­ción.

El pro­ble­ma Bol­so­na­ro. Pa­ra mues­tra de su al­to per­fil po­lí­ti­co, en es­tos días en Bra­sil, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, no du­dó en in­cluir al can­di­da­to Jair Bol­so­na­ro en una lis­ta de lí­de­res de ul­tra­de­re­cha en la pan­ta­lla gi­gan­te, en la que fi­gu­ran Trump, Le Pen, Fa­ra­ge y Pu­tin ba­jo la le­yen­da Neo-fas­cism on the ri­se, jun­to al hash­tag # Ele­não. De he­cho, en San Pa­blo y Río, don­de Bol­so­na­ro es­tá fuer­te, pu­do apre­ciar­se la “grieta” en­tre sus vo­tan­tes y sus de­trac­to­res, con silbidos tan fuer­tes co­mo aplau­sos cuan­do su nom­bre apa­re­ció en la pan­ta­lla. Wa­ters de­bió acla­rar en una en­tre­vis­ta pa­ra la Glo­bo que hu­bo

un error en la pro­yec­ción que ge­ne­ró una ma­la in­ter­pre­ta­ción del men­sa­je que que­ría dar.

Pai­sa­je fa­bril. La pues­ta en es­ce­na de Us + Them com­bi­na la i co­no­gra­fía que Pink Floyd fue cons­tru­yen­do con el tiem­po. Lue­go del mu­ro om­ni­pre­sen­te en The Wall Li­ve, aho­ra el leit­mo­tiv vi­sual es l a vie­ja Bat­ter­sea Po­wer Sta­tion, la cen­tral ter­mo­eléc­tri­ca por la que Wa­ters so­lía pa­sar, en las afue­ras de Lon­dres, cuan­do bus­ca­ba i ns­pi­ra­ción pa­ra la por­ta­da de Ani­mals. Sus cua­tro enor­mes chi­me­neas l e re­mi­tie­ron a l os cua­tro pi­la­res his­tó­ri­cos de Pink Floyd: Wa­ters, Syd Ba­rrett — lue­go sus­ti­tui­do por Gil­mour—, Wright y Ma­son. Aho­ra la vie­ja fá­bri­ca es pro­yec­ta­da so­bre el mu­ro- pan­ta­lla que ocu­pa­rá to­do el an­cho de la can­cha, jun­to a la tri­bu­na Ams­ter­dam, de Olím­pi­ca a Amé­ri­ca.

El re­per­to­rio de es­ta gi­ra se re­pi­te cal­ca­do de ciu­dad en ciu­dad, siem­pre en el mis­mo or­den, so­lo con una va­ria­ción en el úl­ti­mo bis ( Mot­her o Two Suns in the Sun­set), y es­tá con­cen­tra­do en Wa­ters co­mo com­po­si­tor. Dark Si­de… es­tá prác­ti­ca­men­te com­ple­ta. A la du­pla ini­cial, el set list su­ma los clá­si­cos Ti­me, Mo­ney, The Great Gig In The Sky, Us and Them, Brian Da­ma­ge y Eclip­se. Aten­ción ve­te­ra­nos, lle­ven pa­ñue­los por si se les suel­ta al­gún mo­co con las dos bom­bas de Ani­mals: Dogs y Pigs. Ade­más de la tre­men­da ba­la­da ho­mó­ni­ma, vin­cu­la­da con el re­cuer­do de Ba­rrett, Wish You We­re He­re apor­ta la re­tro­fu­tu­ris­ta Wel­co­me to the Ma­chi­ne. El ba­jo de Wa­ters es­tre­me­ce­rá el co­lo­so de ce­men­to con One of The­se Days, un ro­can­ro­la­zo pro­ta­go­ni­za­do por los sin­te­ti­za­do­res de Wright y la gui­ta­rra de Gil­mour, del me­nos co­no­ci­do —y no me­nos ma­gis­tral— Medd­le. Y por su­pues­to, es­ta­rá la tría­da fun­da­men­tal de The Wall, que co­mien­za con el he­li­cóp­te­ro y los gri­tos be­li­ge­ran­tes de The Hap­piest Days of our Li­ves y las dos par­tes en que se di­vi­de Otro la­dri­llo en la pa­red. Y otros dos pe­sos pe­sa­dos pa­ra el cie­rre: Mot­her y Com­for­tably Numb.

De los pri­me­ros cua­tro dis­cos so­lis­tas de Wa­ters no ha­brá na­da. Sí de su nue­vo dis­co, por le­jos el más pink­floy­diano de to­dos y pa­ra­dó­ji­ca­men­te con el nom­bre me­nos poé­ti­co de to­da su ca­rre­ra: ¿Es es­ta la vi­da que real­men­te que­re­mos? Oi­re­mos cua­tro can­cio­nes de es­ta obra de fuer­te im­pron­ta po­lí­ti­ca, que vuel­ve, en te­mas co­mo The Last Re­fu­gee, Dé­jà Vu y Smell the Ro­ses so­bre los te­mas de siem­pre: la alie­na­ción, la in­jus­ti­cia so­cial y la gue­rra, con la va­ria­ción de que aho­ra el po­der ya no es­tá so­lo aso­cia­do a la po­ten­cia mi­li­tar e in­dus­trial sino tam­bién a los me­dios de in­for­ma­ción y el ma­ne­jo de la vi­da pri­va­da de las per­so­nas co­mo he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­ciar el con­su­mo.

Wa­ters ha ma­ne­ja­do con aplo­mo esa con­tra­dic­ción en la que inevi­ta­ble­men­te caen los ar­tis­tas de per­fil con­tes­ta­ta­rio y com­pro­me­ti­dos con ideas po­lí­ti­cas. Su pro­pia crí­ti­ca al con­su­mis­mo exa­cer­ba­do se trans­for­ma en ob­je­to de con­su­mo en sí mis­mo, el prin­ci­pal pro­duc­to que ven­de ese enor­me em­po­rio del en­tre­te­ni­mien­to glo­bal en que se han trans­for­ma­do es­te ti­po de gi­ras. Wa­ters lle­ga en un frá­gil pun­to de equi­li­brio en­tre la ho­nes­ti­dad ar­tís­ti­ca y po­lí­ti­ca y la ex­per­ti­cia en el ma­ne­jo del es­pec­tácu­lo co­mo pro­duc­to de al­to — al­tí­si­mo— pre­cio, un pro­duc­to que re­quie­re de va­rios mi­les de pe­sos pa­ra ser vis­to a me­nos de me­dia cua­dra de dis­tan­cia.

Ca­si ago­ta­das. En Red UTS que­dan me­nos de dos mil en­tra­das pa­ra to­dos l os sec­to­res del Es­ta­dio ( me­nos cam­po ge­ne­ral), a pre­cios que van de $ 1.610 ( t alud Co­lom­bes) a $ 16.100 ( Vip fron­ta­les). El bri­tá­ni­co y su equi­po, en el cual es­ta­rá pre­sen­te el di­se­ña­dor in­te­gral del show Je­remy Lloyd ( Bús­que­da N º 1.987) lle­ga­rán a Mon­te­vi­deo con tiem­po, pues el con­cier­to an­te­rior es el mar­tes 30 en Por­to Ale­gre. Wa­ters se­rá de­cla­ra­do Vi­si­tan­te Ilus­tre de Mon­te­vi­deo. Ja­vier Al­fon­so

Ro­ger Wa­ters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.