¿Otro gol­pe al sec­tor pro­duc­ti­vo?

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

La po­si­bi­li­dad de que otra vez de­ban ajus­tar­se las ta­ri­fas de los com­bus­ti­bles, ya que tan­to el pre­cio del cru­do co­mo el va­lor del dó­lar se en­cuen­tran por en­ci­ma de las re­fe­ren­cias que An­cap tie­ne fi­ja­das en su pa­ra­mé­tri­ca, ha pues­to nue­va­men­te en aler­ta a los sec­to­res pro­duc­ti­vos. Pa­ra las em­pre­sas pri­va­das, ló­gi­ca­men­te, eso se­ría una pé­si­ma no­ti­cia que de­te­rio­ra­ría to­da­vía más su ya men­gua­da com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ob­je­ti­va­men­te, ha­ce me­ses que el cos­to real pa­ra An­cap su­pera al asu­mi­do cuan­do se fi­ja­ron por úl­ti­ma vez las ta­ri­fas, por lo que las fi­nan­zas de la em­pre­sa pú­bli­ca de­ben ab­sor­ber di­cha di­fe­ren­cia, al­go que no pue­de sos­te­ner­se in­de­fi­ni­da­men­te. Tam­bién es cla­ro que los pre­cios de los com­bus­ti­bles en Uru­guay son los más ca­ros de la re­gión, lo que jus­ti­fi­ca la preo­cu­pa­ción de los di­fe­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos. Co­mo el dé­fi­cit fis­cal es­tá en el or­den del 4% del Pro­duc­to Bru­to In­terno y por en­ci­ma de lo que es sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo, el di­le­ma es muy cla­ro, to­da vez que pa­ra el go­bierno ba­jar el gas­to del Es­ta­do es al­go que no es­tá en con­si­de­ra­ción.

Y aquí pre­ci­sa­men­te es don­de ra­di­ca el pro­ble­ma de fon­do. Mien­tras no ha­ya vo­lun­tad pa­ra re­du­cir de ma­ne­ra drás­ti­ca el gas­to glo­bal, ha­brá que so­por­tar ni­ve­les de pre­sión tri­bu­ta­ria for­mal y de ta­ri­fas pú­bli­cas que van a cas­ti­gar de ma­ne­ra ca­da vez ma­yor a la pro­duc­ción. Y por más abu­rri­do que sea vol­ver so­bre el te­ma una y otra vez, no hay otra so­lu­ción po­si­ble.

Es que el boom de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y la bo­nan­za eco­nó­mi­ca re­gio­nal ter­mi­nó allá por 2013 y 2014, y aho­ra te­ne­mos por de­lan­te va­rios años de “va­cas fla­cas”, en el me­jor de los ca­sos. Co­mo los ar­gen­ti­nos lo es­tán vi­vien­do en es­tos mo­men­tos, al fi­nal la reali­dad ter­mi­na pri­man­do. Y cuan­to más se de­mo­ra el ajus­te, más vio­len­to y du­ro ten­drá que ser.

En el ca­so de Ar­gen­ti­na, la in­fla­ción y la fuer­te de­pre­cia­ción cam­bia­ria de es­te año han he­cho el tra­ba­jo de re­du­cir el ni­vel de gas­to pri­ma­rio que el sis­te­ma po­lí­ti­co no qui­so ha­cer, con mu­cho da­ño co­la­te­ral por el ca­mino y sin que es­té cla­ro to­da­vía si es que la si­tua­ción ac­tual se va a es­ta­bi­li­zar o si se­rá ne­ce­sa­ria una nue­va ron­da de in­fla­ción y de­va­lua­ción ( ade­más de un po­si­ble de­fault) pa­ra po­ner el gas­to pú­bli­co a un ni­vel com­pa­ti­ble con el nue­vo con­tex­to ex­terno en ma­te­ria de pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, ta­sas de in­te­rés, li­qui­dez in­ter­na­cio­nal y cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial. Co­mo sue­le de­cir el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía ar­gen­tino Ri­car­do Ló­pez Murphy, es ab­sur­do e im­po­si­ble sos­te­ner un ni­vel de gas­to pen­sa­do pa­ra cuan­do la so­ja es­ta­ba a US$ 600 la to­ne­la­da, cuan­do el grano co­ti­za ac­tual­men­te a la mi­tad.

El mis­mo pro­ble­ma de Ar­gen­ti­na lo tie­ne Bra­sil, aun­que ese ve­cino co­rre con la ven­ta­ja de que se ins­ta­la­rá un nue­vo go­bierno a par­tir del 1º de enero de 2019; ha­brá que ver en ese mo­men­to có­mo se plan­ta an­te el desafío de ba­jar de ma­ne­ra sus­tan­cial el ni­vel de gas­to pú­bli­co.

En el ca­so de Uru­guay, las se­ña­les que ha da­do en torno al ma­ne­jo fis­cal el ac­tual go­bierno — y los dos an­te­rio­res del Fren­te Am­plio— no per­mi­ten ser de­ma­sia­do op­ti­mis­tas, por lo que al me­nos por los pró­xi­mos 16 me­ses no se de­be­rían es­pe­rar me­di­das que ayu­den a me­jo­rar los ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad y ren­ta­bi­li­dad.

Cuán­tas em­pre­sas y pues­tos de tra­ba­jo que­da­rán por el ca­mino en lo que que­da de es­ta ad­mi­nis­tra­ción, es una de las gran­des in­cóg­ni­tas en la ac­tual co­yun­tu­ra. Otra es si los par­ti­dos de opo­si­ción van a pre­sen­tar pro­pues­tas creí­bles pa­ra re­ver­tir de ma­ne­ra con­tun­den­te es­ta di­ná­mi­ca fis­cal y de deu­da pú­bli­ca in­sos­te­ni­ble o si, al es­ti­lo de Mau­ri­cio Ma­cri en Ar­gen­ti­na, van a in­ten­tar pre­sen­tar una vi­sión de ajus­te “gra­dual” que, co­mo la pro­pia ex­pe­rien­cia mues­tra, no con­du­ci­rá a nin­gu­na par­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.