Del la­tín me­dio­cris

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por An­drés Dan­za

Me­dio­cre: una pa­la­bra que im­po­ne res­pe­to. De esas que hay que pro­nun­ciar con én­fa­sis y que sue­nan de una ma­ne­ra in­ten­sa y pro­vo­ca­do­ra. Siem­pre es bueno ras­trear el ori­gen de ese ti­po de vo­ca­blos pa­ra sa­ber un po­co más acer­ca de dón­de en­con­tra­ron su for­ta­le­za.

Vie­ne de l a pa­la­bra la­ti­na me­dio­cris y sig­ni­fi­ca me­dio o co­mún. Es­tá com­pues­ta eti­mo­ló­gi­ca­men­te por me­dius —“me­dio o i nter­me­dio”— y ocris —“mon­ta­ña o pe­ñas­co”—, por lo que de­fi­ne a al­guien que se que­da a mi­tad de ca­mino en lu­gar de lle­gar a la ci­ma de la mon­ta­ña.

Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que sea el la­tín, el idio­ma ma­dre de l as l en­guas ro­man­ces co­mo el es­pa­ñol, el ita­liano y el por­tu­gués, el que dio ini­cio a ese vo­ca­blo. Más re­ve­la­dor to­da­vía es que el in­glés, que pro­vie­ne de las len­guas ger­má­ni­cas, no ten­ga una pa­la­bra si­mi­lar y tam­bién uti­li­ce me­dio­cre, aun­que con otra pro­nun­cia­ción, pa­ra de­fi­nir a ese ti­po de per­so­nas.

Es­to ex­pli­ca mu­chas co­sas. Los idio­mas son un re­fle­jo de las cul­tu­ras y la la­ti­na se asien­ta en la mi­tad de la mon­ta­ña sin in­ten­cio­nes de se­guir es­ca­lan­do de­ma­sia­do. Por su­pues­to que mu­chos sí lo ha­cen, pe- ro siem­pre tie­nen cer­ca a los me­dio­cres que se en­car­gan de ha­cer­les el ca­mino in­so­por­ta­ble.

Uru­guay es un fiel re­fle­jo de es­te fe­nó­meno. Aquí el pun­to me­dio ejer­ce una fuer­za de gra­ve­dad que atrae de una ma­ne­ra ca­si irre­sis­ti­ble. Son po­cos los que lo­gran des­pe­gar­se de ese imán y son vis­tos co­mo es­pe­cí­me­nes ex­tra­ños a los que hay que ais­lar.

Es cier­to que así las co­sas no hay gran­des ex­tre­mos, pe­ro tam­bién se ge­ne­ra una exal­ta­ción exas­pe­ran­te de lo i nsul­so y ano­dino. El éxi­to es vis­to co­mo al­go sos­pe­cho­so. El ca­mino di­fe­ren­te es el que me­nos trán­si­to tie­ne y el que más l ejos que­da. La in­no­va­ción pro­vo­ca irri­ta­ción y el sta­tu quo es el rey. Es­to va mu­cho más allá de ideo­lo­gías, cre­dos o par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es par­te de la idio­sin­cra­sia orien­tal y gran res­pon­sa­ble de la sies­ta cons­tan­te en la que vi­vi­mos.

Tres ejem­plos de los úl­ti­mos días sir­ven pa­ra ilus­trar es­ta me­dio­cri­dad que ex­pli­ca a un país tan es­ta­ble y tran­qui­lo que pa­re­ce que flo­ta­ra co­mo una bal­sa a la de­ri­va en el océano. Los tres sur- gen de acon­te­ci­mien­tos con cier­ta re­la­ción en­tre sí y que fue­ron in­for­ma­dos por Bús­que­da en su úl­ti­ma edi­ción.

El pri­me­ro es acer­ca de l as re­per­cu­sio­nes ge­ne­ra­das por la no­ti­cia brin­da­da por el se­ma­na­rio so­bre el sur­gi­mien­to de Juan Sar­to­ri co­mo nue­vo pre­can­di­da­to pre­si­den­cial en el Par­ti­do Na­cio­nal. Fue uno de los prin­ci­pa­les te­mas de los úl­ti­mos días. To­dos te­nían al­go pa­ra de­cir. No hu­bo ca­si nin­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción es­cri­to, ra­dial o te­le­vi­si­vo que no se re­fi­rie­ra al asun­to.

Al­gu­nos i nten­ta­ron pro­fun­di­zar en la in­for­ma­ción pa­ra des­ci­frar es­ta nue­va ju­ga­da po­lí­ti­ca que sa­cu­dió la par­si­mo­nia ge­ne­ra­li­za­da. Pe­ro otros, con im­por­tan­te au­dien­cia y re­per­cu­sión, se de­di­ca­ron a ras­trear quién ha­bía si­do la fuen­te de Bús­que­da. In­só­li­to. Lo im­por­tan­te pa­ra ellos no es la in­for­ma­ción: es la fuen­te que la brin­da. Muy me­dio­cre y con el se­llo uru­gua­yo.

En Es­ta­dos Uni­dos re­nun­ció un pre­si­den­te l ue­go de una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca. La no­ti­cia ori­gi­nal del ca­so co­no­ci­do co­mo Wa­ter­ga­te la dio The Wa­shing­ton Post, pe­ro lue­go se su­ma­ron a la ca­rre­ra The New York Ti­mes y otros me­dios im­por­tan­tes. A nin­gún pe­rio­dis­ta se le ocu­rrió que lo tras­cen­den­te era el su­pues­to so­plón en lu­gar de los he­chos.

Pe­ro en la su­re­ña pe­ni­lla­nu­ra le­ve­men­te on­du­la­da se cas­ti­ga a la pri­mi­cia o se la in­ten­ta des­acre­di­tar in­me­dia­ta­men­te. “Es­to es por­que ha­blan con Fu­lano” o “es ob­vio que es una ma­nio­bra de Men­gano”. ¿Y? Pa­ra ha­cer pe­rio­dis­mo hay que ha­blar con Fu­lano, Men­gano y Pe­ren­gano y con­fir­mar los he­chos pa­ra des­pués pu­bli­car­los. ¿Aca­so no es eso lo im­por­tan­te? ¿Qué más quie­re un pe­rio­dis­ta que ha­blar to­do lo po­si­ble con los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas? ¿Es ne­ce­sa­rio acla­rar­lo? Así ocu­rre en la tie­rra en la que to­do pa­re­ce ser una cons­pi­ra­ción.

El se­gun­do ejem­plo es la reac­ción que ge­ne­ró Sar­to­ri en una par­te im­por­tan­te del sis­te­ma po­lí­ti­co, y muy es­pe­cial­men­te en el Par­ti­do Na­cio­nal, don­de pre­ten­de com­pe­tir. No fue de bra­zos abier­tos que lo re­ci­bie­ron. Otra vez se im­pu­so el sta­tu quo, y le llo­vie­ron crí­ti­cas por su osa­día.

Un em­pre­sa­rio exi­to­so en el ex­te­rior me­nor de 40 años sin ha­ber pa­sa­do de­ma­sia­do tiem­po en Uru­guay ge­ne­ra ur­ti­ca­ria. Ca­paz que me­re­ce las crí­ti­cas y que re­sul­ta sien­do un des­ubi­ca­do, pe­ro mu­chos tie­nen esa pri­me­ra reac­ción sin si­quie­ra ave­ri­guar na­da. Es me­jor no dar­le una opor­tu­ni­dad. Que na­die de afue­ra ven­ga a sa­cu­dir el es­tan­que. Otra vez la me­dio­cri­dad co­mo la triun­fa­do­ra lo­cal.

Así t am­bién ocu­rre en el ter­cer ejem­plo pe­ro al re­vés: uno de ca­da cua­tro egre­sa­dos de la Fa­cul­tad de Cien­cias de Uru­guay de­ci­de emi­grar a otros paí­ses por­que aquí no en­cuen­tra es­pa­cios, se­gún in­for­mó Bús­que­da la se­ma­na pa­sa­da a par­tir de de­cla­ra­cio­nes del de­cano Juan Cris­ti­na.

Ca­si to­dos los egre­sa­dos de Cien­cias cuen­tan con em­pleo, pe­ro 45% tra­ba­ja en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca co­mo do­cen­te o in­ves­ti­ga­dor y 22% en or­ga­nis­mos pú­bli­cos, con im­por­tan­te pre­sen­cia en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­ló­gi­cas Cle­men­te Es­ta­ble. En cuan­to a los de- más egre­sa­dos, la ma­yo­ría se va.

El pa­no­ra­ma es de­sola­dor. Los in­ves­ti­ga­do­res cien­tí­fi­cos son los que ha­cen la di­fe­ren­cia. Así lo de­mues­tran to­dos los pe­río­dos de la his­to­ria. Pues en Uru­guay mu­chos pre­fie­ren no que­dar­se por­que las op­cio­nes la­bo­ra­les son la aca­de­mia o el Es­ta­do. La pis­ta pa­ra ellos es lar­ga y el des­pe­gue ca­si nun­ca lle­ga.

Así tam­bién ex­pul­sa a sus ta­len­tos el país en el que la me­dia­nía ga­na la ba­ta­lla co­ti­dia­na y se en­car­ga de for­mar una ca­pa de nie­bla en el am­bien­te. Así vi­vi­mos, ro­dea­dos de una es­pe­cie de ge­la­ti­na gris y es­pe­sa que di­fi­cul­ta ca­da uno de nues­tros mo­vi­mien­tos. Mu­cho más si ellos im­pli­can se­pa­rar­se del res­to.

Me­dio­cres por to­dos l ados que se que­dan mien­tras los otros emi­gran u op­tan por ocul­tar sus éxi­tos. Por­que la otra ca­ra de la me­dio­cri­dad es la en­vi­dia, el pe­ca­do ca­pi­tal por ex­ce­len­cia de los uru­gua­yos. Y no hay na­da más des­truc­ti­vo que la en­vi­dia. Es muy po­co lo que se pue­de avan­zar con ese sen­ti­mien­to es­par­ci­do co­mo si fue­ra un vi­rus. Ta­len­to so­bra por aquí, el te­ma es ge­ne­rar los lu­ga­res pa­ra que pue­da desa­rro­llar­se. Pa­re­ce ob­vio ¿no? Pe­ro no lo es. Y ese es el pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.