Puer­to de Mon­te­vi­deo y UPM

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

El pro­yec­to de ins­ta­la­ción de una nue­va plan­ta pa­ra pro­du­cir pas­ta de ce­lu­lo­sa por par­te de la em­pre­sa fin­lan­de­sa UPM ha ge­ne­ra­do re­cha­zos y cues­tio­na­mien­tos des­de dis­tin­tos ám­bi­tos. El con­tra­to ce­le­bra­do por nues­tro país ha si­do se­ria­men­te pues­to en en­tre­di­cho, en for­ma es­pe­cial por las po­tes­ta­des de los que in­ter­vi­nie­ron y fir­ma­ron, co­mo por las con­di­cio­nes y pri­vi­le­gios a los que se obli­gó nues­tro país. Lue­go, ambientalistas aler­tan so­bre las con­se­cuen­cias que ge­ne­ra­rá es­ta me­ga­plan­ta, po­nien­do de ma­ni­fies­to que no se han rea­li­za­do es­tu­dios se­rios de fac­ti­bi­li­dad e im­pac­to que ava­len el pro­yec­to. La fu­tu­ra cons­truc­ción de vías fé­rreas, es­ta­cio­nes, pa­sos a ni­vel y to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra unir la plan­ta con el puer­to de Mon­te­vi­deo ha te­ni­do ob­je­cio­nes de to­do ti­po. Es­ta vía fé­rrea se­rá prác­ti­ca­men­te de uso ex­clu­si­vo de la plan­ta, afec­tan­do po­bla­dos, ru­tas y cru­ces en va­rios de­par­ta­men­tos, pre­vién­do­se com­pli­ca­cio­nes en el trán­si­to ca­rre­te­ro y en la cir­cu­la­ción en las ciu­da­des, en for­ma prin­ci­pal en Mon­te­vi­deo. To­das es­tas ob­je­cio­nes han si­do en par­te pro­mo­vi­das por la po­ca in­for­ma­ción que se tie­ne so­bre mu­chos pun­tos del pro­yec­to y en for­ma es­pe­cial por los cos­tos que de­be­rá afron­tar el país, que al­gu­nos va­ti­ci­nan se­rán de un mon­to ma­yor que el que in­ver­ti­rá UPM en su nue­va plan­ta. Hay otros as­pec­tos que se su­man al des­con­cier­to que se tie­ne con res­pec­to a la in­con­di­cio­nal de­fen­sa del pro­yec­to que ha­ce el go­bierno, pe­ro en lo que de­seo cen­trar­me es en el im­pac­to que es­ta obra ten­drá en el puer­to de Mon­te­vi­deo. Es­ta nue­va plan­ta pro­yec­ta pro­ce­sar has­ta 2,6 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pas­ta de ce­lu­lo­sa. Pa­ra po­der car­gar los bu­ques sin de­mo­ras la ce­lu­lo­sa de­be­rá es­tar en el puer­to, por lo que se­rá ne­ce­sa­rio cons­truir gran­des de­pó­si­tos te­cha­dos y pre­ver áreas de ma­nio­bras, tan­to pa­ra los con­vo­yes de tre­nes que lle­guen y sal­gan co­mo pa­ra los equi­pos que trans­por­ten y ma­ni­pu­len la car­ga a pie de mue­lle, pa­ra lo que se de­be­rá des­ti­nar un área im­por­tan­te del puer­to que en for­ma ex­clu­si­va uti­li­za­rá UPM. Es­ta ter­mi­nal tam­bién re­ci­bi­rá bu­ques con pro­duc­tos quí­mi­cos, in­su­mos, ma­qui­na­ria, etc. con des­tino a la plan­ta. Se de­be­rá pre­ver lu­ga­res de al­ma­ce­na­mien­to y tras­bor­do a los tre­nes, por lo que mu­chas ve­ces po­drá ha­ber va­rios bu­ques ope­ran­do, car­gan­do unos y des­car­gan­do otros. Es­to com­ple­ji­za­rá la ope­ra­ti­va por­tua­ria y qui­ta­rá es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to y mo­vi­mien­to de otras car­gas ( con­te­ne­do­res, gra­nos, arroz, fer­ti­li­zan­tes, ga­na­do, ma­qui­na­ria, vehícu­los, etc.). Pe­ro lo alar­man­te a te­ner en cuen­ta es que es­ta me­ga­plan­ta com­pe­ti­rá con las dos ya exis­ten­tes ( Bot­nia y Mon­tes del Pla­ta) en la provisión de ma­te­ria pri­ma, tron­cos. En un fu­tu­ro muy cer­cano es­tas plan­tas, y muy es­pe­cial­men­te la nue­va de UPM da­do su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción, im­por­ta­rán tron­cos de cual­quier par­te del mun­do que eco­nó­mi­ca­men­te sea ren­ta­ble, lle­ga­rán a puer­to mu­chos bu­ques con tron­cos, los que se su­ma­rán a los de car­ga de ce­lu­lo­sa y a los que trae­rán pro­duc­tos pa­ra los pro­ce­sos. Si bien en nues­tro país hay gran­des ex­ten­sio­nes de bos­ques, el ma­ne­jo de es­tos y los tiem­pos de re­bro­te ha­rán que sea ne­ce­sa­rio la im­por­ta­ción de ma­te­ria pri­ma pa­ra las plan­tas en for­ma com­ple­men­ta­ria. Es­tos mi­les de to­ne­la­das de tron­cos se tras­la­da­rán por vía fé­rrea a la plan­ta, por lo que se in­cre­men­ta­rán las co­rri­das de tre­nes. El im­pac­to en la lo­gís­ti­ca por­tua­ria y en la nue­va vía fé­rrea se irá in­cre­men­tan­do pau­la­ti­na­men­te, ne­ce­si­tan­do más es­pa­cio de ma­nio­bra y lon­gi­tud de mue­lles en puer­to y que­dan­do la vía fé­rrea en ex­clu­si­vi­dad al ser­vi­cio de la nue­va plan­ta. La idea de puer­to hub com­pi­tien­do con otros de la re­gión en dar ser­vi­cios de al­ma­ce­na­je y tras­bor­dos se ve­rá se­ve­ra­men­te afec­ta­da, per­dien­do opor­tu­ni­da­des y ven­ta­jas. Aho­ra bien, es­ta­mos en con­di­cio­nes de pre­ver y mi­ni­mi­zar el im­pac­to en el trans­por­te y la lo­gís­ti­ca que es­te pro­yec­to pro­du­ci­rá, dan­do me­jo­res con­di­cio­nes a nues­tro co­mer­cio y ven­ta de ser­vi­cios. La al­ter­na­ti­va es que to­do es­te mo­vi­mien­to fé­rreo y por­tua­rio se reali­ce en otro puer­to, ya exis­ten­te o a cons­truir, en el río Uru­guay. En su mo­men­to, un es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad que so­li­ci­tó en for­ma par­ti­cu­lar Cor­po­ra­ción Navíos, que ope­ra una ter­mi­nal en el puer­to de Nue­va Pal­mi­ra, y que dio a co­no­cer a tra­vés de la pren­sa, con­cluía, en­tre otros, que la dis­tan­cia de la fu­tu­ra plan­ta en el río Ne­gro al puer­to de Nue­va Pal­mi­ra era la mis­ma que des­de es­ta al puer­to de Mon­te­vi­deo. El pro­yec­to de Mon­tes del Pla­ta in­clu­yó la cons­truc­ción de su pro­pio puer­to en Pun­ta Pe­rei­ra, ope­ra­ti­vo des­de la inau­gu­ra­ción de la plan­ta; Bot­nia cons­tru­yó M’bo­pi­cuá, puer­to de su uso ex­clu­si­vo, y ade­más uti­li­za el de Nue­va Pal­mi­ra. Si la vía fé­rrea unie­ra el cen­tro del país con Nue­va Pal­mi­ra y lue­go se ex­ten­die­ra a los puer­tos men­cio­na­dos, in­clui­do Fray Ben­tos, se pro­du­ci­ría una re­vo­lu­ción des­de el pun­to de vis­ta del trans­por­te y ma­ne­jo de gran­des car­gas. Con es­tos an­te­ce­den­tes por­tua­rios, que han da­do ex­ce­len­te re­sul­ta­do, no se de­be­ría pe­dir lo mis­mo a UPM. Se de­be te­ner en cuen­ta que hay otras zo­nas, pró­xi­mas a la desem­bo­ca­du­ra del río Uru­guay y su con­fluen­cia con el río Paraná, don­de se po­dría cons­truir un ter­mi­nal por­tua­rio apro­ve­chan­do ac­ce­si­bi­li­dad, bue­nas pro­fun­di­da­des y cer­ca­nía del ca­nal prin­ci­pal y se­gu­ra­men­te a me­nor cos­to que el pro­yec­ta­do ac­tual­men­te. Es­to evi­ta­ría to­dos los in­con­ve­nien­tes que trae­rá el cru­ce de las vías fé­rreas por ciu­da­des y ru­tas del de­par­ta­men­to de Ca­ne­lo­nes y los in­con­ve­nien­tes que es­tas oca­sio­na­rán a la ciu­dad y

puer­to de Mon­te­vi­deo con lar­gos con­vo­yes cor­tan­do el trán­si­to va­rias ve­ces al día. Se ha­bla de 16 for­ma­cio­nes dia­rias de ida y otras 16 de vuel­ta (que se­rán mu­chas más con la fu­tu­ra im­por­ta­ción de tron­cos), o sea que ca­da po­cos mi­nu­tos se in­te­rrum­pi­rá el pa­so pa­ra la co­rri­da de tre­nes. En es­tos mo­men­tos, y des­de ha­ce ya va­rios me­ses, se en­cuen­tran dra­gas tra­ba­jan­do en los ca­na­les a Mar­tín Gar­cía que lle­va­rán la pro­fun­di­dad de los ac­tua­les 32 pies a 34, igua­lan­do y su­peran­do la ca­pa­ci­dad de car­ga en Mon­te­vi­deo. Es­to po­ten­cia­rá enor­me­men­te al puer­to de Nue­va Pal­mi­ra y zo­nas pró­xi­mas, au­men­tan­do las po­si­bi­li­da­des de car­gar va­rios mi­les de to­ne­la­das más, lo que de­be­ría ser con­si­de­ra­do y apro­ve­cha­do por la fu­tu­ra ope­ra­ti­va de la plan­ta de UPM. Cuan­do se tra­ta de cons­truir o mo­di­fi­car ter­mi­na­les por­tua­rias (y la his­to­ria así lo de­mues­tra), se de­be pen­sar en 50 o has­ta 100 años en ade­lan­te, así lo hi­ci­mos a fi­na­les del si­glo XIX, inau­gu­ran­do en 1910 las obras del puer­to que hoy en día ope­ra­mos. La vi­sión de los téc­ni­cos y go­ber­nan­tes hi­zo que el di­se­ño, ce­men­ta­ción de los mue­lles y pro­fun­di­da­des pro­yec­ta­das, en­tre otros, tu­vie­ran ple­na vi­gen­cia al día de hoy. Se­ría im­per­do­na­ble que te­nien­do la opor­tu­ni­dad de po­ten­ciar nues­tra in­dus­tria ma­de­re­ra, re­vo­lu­cio­nar la ope­ra­ti­va por­tua­ria y el trans­por­te de mer­ca­de­rías en gran­des vo­lú­me­nes no lo ha­ga­mos; de­be­mos reac­cio­nar y si bien acep­ta­mos las con­di­cio­nes que pro­pu­so UPM, de­be­mos po­ner no­so­tros otras prio­ri­zan­do el tan men­ta­do “país pro­duc­ti­vo”. Se­ñor pre­si­den­te, creo que tie­ne el desafío y la opor­tu­ni­dad de ser re­cor­da­do co­mo el pro­pul­sor de un cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio en la lo­gís­ti­ca na­cio­nal o co­mo el que con sus de­ci­sio­nes con­de­nó a nues­tra prin­ci­pal ter­mi­nal, el puer­to de Mon­te­vi­deo. Es­ta­mos a tiem­po.

Da­niel H. Báez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.