La me­sa es­tá ser­vi­da

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

La re­cien­te elec­ción pre­si­den­cial en Bra­sil ha de­ja­do en evi­den­cia, nue­va­men­te, el po­co res­pe­to de­mo­crá­ti­co que tie­nen y sien­ten, por la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria de otras per­so­nas y por los le­gí­ti­mos pro­nun­cia­mien­tos elec­to­ra­les que ocu­rren en otros paí­ses, los je­rar­cas del go­bierno na­cio­nal y del Fren­te Am­plio en ge­ne­ral.

Ya ha­bían exis­ti­do, va­rios días an­tes de las elec­cio­nes, in­só­li­tas y tris­tes de­cla­ra­cio­nes de dos mi­nis­tros de Es­ta­do ( na­da me­nos que el can­ci­ller Ro­dol­fo Nin No­voa y la mi­nis­tra de Tu­ris­mo Li­liam Ke­chi­chian) y de has­ta el pro­pio pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, pe­ro tam­bién se su­mó des­pués, al aba­ni­co de dis­pa­ra­tes, un au­dio de Jo­sé Mu­ji­ca que di­fun­dió po­co an­tes de las elec­cio­nes el dia­rio bra­si­le­ro Fol­ha de São Pau­lo ( don­de el po­pu­lar Pe­pe sen­ten­cia que los se­res hu­ma­nos nos equi­vo­ca­mos mu­chas ve­ces y re­cuer­da que Adol­fo Hitler lle­gó tam­bién al go­bierno de Ale­ma­nia por el vo­to po­pu­lar) y una cé­le­bre re­fe­ren­cia en twit­ter de la se­na­do­ra Cons­tan­za Mo­rei­ra, que ig­no­ran­do apa­ren­te­men­te que el can­di­da­to triun­fa­dor lo­gro más de 60 mi­llo­nes de vo­tos, di­jo que “na­die que es­té en sus ca­ba­les de­mo­crá­ti­cos pue­de es­tar fes­te­jan­do es­to”. Hu­bo otros mu­chos pro­nun­cia­mien­tos de otros di­ri­gen­tes fren­tis­tas en la mis­ma lí­nea, pe­ro la fru­ti­lla de la tor­ta, co­mo no po­día ser me­nos, la pu­sie­ron los siem­pre de­mó­cra­tas ami­gos del PIT- CNT, que hi­cie­ron cons­tar, con re­la­ción al re­sul­ta­do elec­to­ral, que “los de­mó­cra­tas es­ta­mos vi­vien­do un día de lu­to”.

Tan­ta coin­ci­den­cia no es ca­sua­li­dad. To­dos los opi­nan­tes es­tán her­ma­na­dos, sin du­da, por una vi­sión to­ta­li­ta­ria de la reali­dad po­lí­ti­ca, con­si­de­ran­do que ellos son los due­ños de to­das las ver­da­des y que tie­nen de­re­cho a opi­nar, aun cuan­do se tra­te de si­tua­cio­nes re­suel­tas en otros paí­ses por sus pro­pios y so­be­ra­nos ciu­da­da­nos, dic­tan­do cá­te­dra y dan­do so­ber­bios ser­mo­nes, de­mos­tran­do un enor­me des­pre­cio por de­ci­sio­nes que les son aje­nas y que fue­ron to­ma­das, ade­más, en el mar­co de le­gí­ti­mos pro­ce­sos elec­to­ra­les. El te­ma no es ya Bol­so­na­ro, quien, por otra par­te en su pri­mer dis­cur­so se obli­gó a res­pe­tar la ley y la Cons­ti­tu­ción y a go­ber­nar pa­ra to­dos los bra­si­le­ños sin ex­cep­cio­nes, sino el va­lor in­con­tras­ta­ble que tie­ne y me­re­ce la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria y de­mó­cra­ta del pue­blo bra­si­le­ño, que re­sol­vió con au­to­ri­dad y por am­plio mar­gen, en ejer­ci­cio de sus de­re­chos so­be­ra­nos. Se pue­de coin­ci­dir con ellos o no y se pue­de pen­sar lo que se quie­ra so­bre Bol­so­na­ro, pe­ro no pue­de na­die pre­ten­der dar­les lec­cio­nes a 60 mi­llo­nes de per­so­nas so­bre có­mo de­ci­dir so­bre su país y su fu­tu­ro. Me­nos, por cier­to, pa­ra quie­nes nun­ca ha­bla­ron de lu­to o co­sas pa­re­ci­das cuan­do en nues­tro país lle­gó a la pre­si­den­cia un te­rro­ris­ta que se ha­bía al­za­do pa­ra de­rro­car las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, o cuan­do en Ve­ne­zue­la se su­fre una ti­ra­nía san­grien­ta y co­rrup­ta so­bre la cual su­ges­ti­va­men­te no se ani­man a ha­blar, in­vo­can­do el prin­ci­pio de no in­je­ren­cia en asun­tos de otros paí­ses. Ni que ha­blar, por su­pues­to, de la ver­güen­za que ge­ne­ra — en se­rio— que Ma­du­ro ha­ya si­do de los pri­me­ros en sa­lu­dar a Bol­so­na­ro por su triun­fo y Váz­quez de los úl­ti­mos.

Es cla­ro que es­tán per­dien­do la brú­ju­la y cun­de el des­con­cier­to. Se si­guen abra­zan­do de una ab­sur­da her­man­dad ideo­ló­gi­ca que ya es­tá en fran­ca re­ti­ra­da, des­co­no­cien­do to­dos los cá­no­nes de la di­plo­ma­cia y del res­pe­to ne­ce­sa­rio en­tre paí­ses her­ma­nos y so­cios (aho­ra es­tán de­ba­jo de has­ta Ve­ne­zue­la en el buen uso de cri­te­rios di­plo­má­ti­cos), no so­lo que­dan­do mal en lo per­so­nal y ge­ne­ran­do ló­gi­cas reac­cio­nes ( Bol­so­na­ro lla­mó a to­dos los pre­si­den­tes de la re­gión an­tes de las elec­cio­nes pe­ro no lla­mó a Váz­quez), sino com­pro­me­tien­do la ne­ce­sa­ria bue­na re­la­ción que Uru­guay de­be man­te­ner con un ve­cino de las di­men­sio­nes y de la im­por­tan­cia de Bra­sil.

El go­bierno y los di­ri­gen­tes del Fren­te Am­plio de­mues­tran, con sus erro­res y un po­si­cio­na­mien­to ca­da vez más ra­di­cal, que día a día es­tán más ais­la­dos y ale­ja­dos de la reali­dad. El ciu­da­dano de a pie no los in­ter­pre­ta ni los en­tien­de y ellos si­guen abra­zán­do­se a los her­ma­nos ideo­ló­gi­cos, por más que es­tos sean co­rrup­tos y ha­yan ge­ne­ra­do in­se­gu­ri­dad, vio­len­cia y po­bre­za en sus paí­ses, sin asu­mir que en to­da la re­gión se pro­cla­ma un enor­me BAS­TA y que esa tor­pe iden­ti­fi­ca­ción los con­de­na irre­me­dia­ble­men­te. Se ven ve­nir el cam­bio y quie­ren pa­rar la rue­da, te­me­ro­sos cier­ta­men­te de que es­ta olea­da se los lle­ve pues­tos tam­bién a ellos, pe­ro es­tán del la­do equi­vo­ca­do.

La reali­dad pa­re­ce se­ña­lar y las en­cues­tas así lo ra­ti­fi­can, que es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que, en las pró­xi­mas elec­cio­nes, se ve­ri­fi­que una sa­lu­da­ble y ne­ce­sa­ria al­ter­nan­cia en el po­der. Hoy, la op­ción del Fren­te Am­plio vie­ne ca­si 10 pun­tos de­ba­jo de las pre­fe­ren­cias que re­ci­bía en las en­cues­tas a oc­tu­bre de 2013 y los blan­cos es­tán ca­si a la par de ellos, con di­fe­ren­cias que que­dan den­tro del mar­gen de error de to­da mues­tra es­ta­dís­ti­ca. Los co­lo­ra­dos vie­nen ter­ce­ros, pe­ro su­man­do ca­si un 10% adi­cio­nal que pue­de ayu­dar — y mu­cho— de ca­ra a la se­gun­da vuel­ta. Otros par­ti­dos de opo­si­ción su­man otros pun­tos que, se­gu­ra­men­te, pue­den ser des­equi­li­bran­tes pa­ra la de­fi­ni­ción fi­nal. Las ma­te­má­ti­cas dan pa­ra es­pe­ran­zar­se, pe­ro sin du­da fal­ta al­go más.

Más allá de lo que di­gan los nú­me­ros y de que to­do es­ta­ría in­di­can­do que la me­sa es­tá ser­vi­da pa­ra que la opo­si­ción lle­gue al go­bierno, es ne­ce­sa­rio que los par­ti­dos que la in­te­gran, más allá de sus ló­gi­cos y na­tu­ra­les ma­ti­ces, pue­den mos­trar for­ta­le­za y uni­dad pa­ra im­pul­sar jun­tos, de la for­ma que con más res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal se pue­da im­ple­men­tar, los cam­bios ne­ce­sa­rios que el país re­quie­re. Es ho­ra de que en la opo­si­ción en­tien­da que aho­ra la co­sa no es to­dos con­tra to­dos y que, pa­ra ser real­men­te op­ción de go­bierno, de­ben mos­trar coin­ci­den­cias esen­cia­les en los gran­des te­mas y, a su vez, la de­ter­mi­na­ción ne­ce­sa­ria pa­ra acor­dar, an­tes de las elec­cio­nes, las ac­cio­nes con­jun­tas que hay que pro­mo­ver. El vo­tan­te quie­re, hoy, no so­lo vo­tar a un can­di­da­to que le gus­te, sino a un can­di­da­to que pue­da mos­trar una ba­se am­plia de sus­ten­to y res­pal­do po­lí­ti­co, de ca­ra a una de­fi­ni­ción en la que na­die, por sí, ten­drá ma­yo­rías ab­so­lu­tas.

Tam­po­co ayu­da, ob­via­men­te, que en vez de uni­dad y sen­ti­do so­li­da­rio, sur­jan ca­da tan­to di­fe­ren­cias y ren­ci­llas inex­pli­ca­bles. Es ho­ra de que los blan­cos aban­do­nen su re­co­no­ci­da ten­den­cia, ca­si sui­ci­da, a dis­cre­par en­tre ellos y a sa­lir en for­ma per­ma­nen­te a pe­lear a las cu­chi­llas. Tam­po­co es sano que la re­no­va­ción co­lo­ra­da, pa­ra afir­mar su le­gí­ti­ma as­pi­ra­ción de con­so­li­da­ción pro­pia, uti­li­ce men­sa­jes ex­clu­yen­tes po­co sim­pá­ti­cos — y has­ta agra­vian­tes— ha­cia otros sec­to­res del par­ti­do. Si no so­mos ca­pa­ces de cons­truir, en los gran­des par­ti­dos de la opo­si­ción, más allá de di­fe­ren­cias y de po­si­cio­na­mien­tos pro­pios que son na­tu­ra­les y le­gí­ti­mos, un sen­ti­do de uni­dad y cau­sa co­mún, es­ta­re­mos com­pro­me­tien­do el éxi­to que hoy pa­re­ce es­tar al al­can­ce de la mano.

No es la ho­ra de pro­ta­go­nis­mos o per­so­na­lis­mos in­con­du­cen­tes. Es la ho­ra de te­ner gran­de­za y bus­car sa­lu­da­bles alian­zas, en­tre to­dos los que nos iden­ti­fi­ca­mos por re­sal­tar y je­rar­qui­zar los mis­mos va­lo­res y prin­ci­pios esen­cia­les de de­mo­cra­cia, re­pú­bli­ca y li­ber­tad, asu­mien­do que el pue­blo quie­re uni­dad, cer­te­zas, pro­yec­tos cla­ros y sus­ten­ta­bles y po­lí­ti­cos com­pro­me­ti­dos con un pro­gra­ma co­no­ci­do y con­fia­ble, que ac­túen con res­pe­to y una sen­ti­da y cla­ra fra­ter­ni­dad.

La me­sa es­tá ser­vi­da, pe­ro, pa­ra lle­gar a pro­bar los man­ja­res, se­rá ne­ce­sa­rio que to­dos asu­man, por el bien del país, que es tiem­po de uni­dad y no de pe­leas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.