Es­pe­ran­do el fu­tu­ro en una si­lli­ta de pla­ya

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Fer­nan­do San­tu­llo

Uno de mis re­cuer­dos so­lea­dos de in­fan­cia es un via­je en el Águi­la Blan­ca des­de Man­ga a la Es­ta­ción Cen­tral. Va­mos sen­ta­dos mi ma­dre, mi her­ma­na y yo. El sol en­tra, di­fu­so, por los vi­drios su­cios de las ven­ta­ni­llas. Mi­ro pa­ra afue­ra y atrás del vi­drio bo­rro­nea­do veo pa­sar las flo­res vio­le­tas que bor­dean la vía cer­ca del Pa­so Mo­lino. El Águi­la Blan­ca era una Brill 60, uno de los mo­to­ca­res par­te de esa es­pe­cie de tren de cer­ca­nías que Montevideo tu­vo ha­ce 40 años. Una ma­ra­vi­lla que te lle­va­ba des­de las afue­ras al Cen­tro en un ra­ti­to.

Por eso, cuan­do leo una pu­bli­ca­ción de Ghie­rra In­ten­den­te que lla­ma a apo­yar una pro­pues­ta ve­ci­nal que apun­ta a “de­vol­ver la Es­ta­ción Cen­tral de Montevideo al uso ori­gi­nal de ser una es­ta­ción de tre­nes, am­plia­da con un sis­te­ma mul­ti­mo­dal de trans­por­te y ofer­tas co­mer­cia­les y ar­tís­ti­cas”, me pren­do. Y así es: los ve­ci­nos del Mu­ni­ci­pio G pro­po­nen usar la Es­ta­ción Cen­tral Ge­ne­ral Ar­ti­gas co­mo lo que es: una es­ta­ción de tre­nes. Agre­gán­do­le, eso sí, una zo­na pa­ra la ope­ra­ti­va de bu­ses, una pla­za de co­mi­das, co­mer­cios y has­ta usos al­ter­na­ti­vos (cul­tu­ra­les y co­mer­cia­les) pa­ra los in­men­sos gal­po­nes que per­ma­ne­cen aban­do­na­dos so­bre la ca­lle Pa­ra­guay. De he­cho, es­ta par­te de la pro­pues­ta me re­cuer­da que en Ro­sa­rio, Ar­gen­ti­na, hi­cie­ron eso mis­mo con un par de enor­mes de­pó­si­tos fue­ra de uso a ori­llas del Pa­ra­ná y que hoy son par­te in­te­gral del te­ji­do cul­tu­ral, co­mer­cial y so­cial de esa ciu­dad.

Co­mo en­cuen­tro in­tere­san­te la pro­pues­ta y co­mo creo que por lo ge­ne­ral es bueno es­ti­mu­lar los plan­teos de la ciu­da­da­nía, apo­yo la idea on­li­ne (eso sí, po­drían ha­ber usa­do un mé­to­do más sim­ple, el ele­gi­do se­gu­ro di­sua­de a mu­chos de ha­cer­lo) y pu­bli­co la cam­pa­ña en mi mu­ro de Fa­ce­book. De in­me­dia­to apa­re­ce gen­te ale­grán­do­se por la ini­cia­ti­va. Otros, más pre­ca­vi­dos po­nen en du­da su via­bi­li­dad, aun­que desea­rían ver re­cu­pe­ra­do ese ma­ra­vi­llo­so edi­fi­cio. Lue­go apa­re­cen quie­nes di­cen que eso es im­po­si­ble, que no se pue­de ha­cer, que eso es ca­ro, que no es­tá la pla­ta, que el edi­fi­cio es vie­jo y que hay que mi­rar al fu­tu­ro. To­do su­ma, pien­so.

Pe­ro no es cier­to: de­tec­to cier­to pa­trón de opi­nión que no su­ma, más bien al re­vés: que se plan­ta con ai­res de (im­pos­ta­da) sen­sa­tez en el ca­mino de cual­quier idea que in­ten­te avan­zar con cier­to cri­te­rio en es­te re­flu­jo cons­tan­te que es el de­ba­te pú­bli­co en Uru­guay. Una co­rrien­te de pen­sa­mien­to di­fu­sa (que no sé si ca­li­fi­ca co­mo tal o co­mo me­ra cos­tum­bre lo­cal), en don­de se mez­clan, por un la­do, una es­pe­cie de es­pe­ran­za más o me­nos re­li­gio­sa en un fu­tu­ro me­jor que, pa­re­cie­ra, va a lle­gar ca­mi­nan­do so­lo has­ta las si­lli­tas de pla­ya en don­de los uru­gua­yos es­pe­ran sen­ta­dos, to­man­do ma­te. Y, por otro, el re­cha­zo a la idea de que cual­quier ges­to en re­la­ción con el pa­tri­mo­nio es una pér­di­da de tiem­po y de di­ne­ro. Si lo que que­re­mos en nues­tro fu­tu­ro son ras­ca­cie­los, pa­re­cen de­cir es­tos ma­te­ros sen­ta­dos, ¿qué sen­ti­do tie­ne pre­ser­var edi­fi­cios vie­jos que a na­die le im­por­tan?

Lo cu­rio­so es que si uno es­car­ba un po­co, mu­chos de quie­nes sos­tie­nen esas ideas son gen­te que re­gre­sa ad­mi­ra­da de su via­je a Bar­ce­lo­na, Lon­dres o Pa­rís. Ad­mi­ra­da por có­mo esas ciu­da­des han cons­trui­do un pa­tri­mo­nio que es hoy un po­de­ro­so imán pa­ra tu­ris­tas co­mo ellos mis­mos: “in­creí­ble la Sa­gra­da Fa­mi­lia”, “qué bueno el puen­te de Lon­dres”, “alu­ci­nan­te No­tre Da­me”. Es una mi­ra­da que no lo­gra co­nec­tar los re­sul­ta­dos que per­ci­be (y que dis­fru­ta) con una es­tra­te­gia pre­via de ur­ba­nis­mo y de pre­ser­va­ción pa­tri­mo­nial.

Es co­mún la idea de que “gas­tar pla­ta” en re­cu­pe­rar un edi­fi­cio his­tó­ri­co es una pér­di­da pa­ra el país. Y, sin em­bar­go, bas­ta­ría con sa­car la cuen­ta del im­pac­to tu­rís­ti­co y eco­nó­mi­co que tie­nen la Sa­gra­da Fa­mi­lia, el puen­te de Lon­dres o No­tre Da­me pa­ra ver si es tan así. Ca­da uno de ellos es, a su ma­ne­ra, un mo­jón cul­tu­ral y pa­tri­mo­nial de sus ciu­da­des. Y si los co­no­ce­mos y los po­de­mos va­lo­rar en esa di­men­sión, es por­que al­guien an­tes se to­mó la mo­les­tia de cui­dar­los y pro­te­ger­los. Por­que al­guien se en­car­gó de ha­cer vi­si­ble (y has­ta ta­sa­ble, en va­rios de esos lu­ga­res se pa­gan en­tra­das na­da ba­ra­tas) el víncu­lo que exis­te en­tre los me­jo­res re­sul­ta­dos del pa­sa­do y la po­si­bi­li­dad de una ex­pe­rien­cia más ri­ca en el pre­sen­te.

No es­toy di­cien­do que ha­ya que pro­te­ger el pa­sa­do, así, ge­né­ri­ca­men­te. Más bien que hay que usar las he­rra­mien­tas pa­tri­mo­nia­les exis­ten­tes y desa­rro­llar las que ha­gan fal­ta. En el ca­so de la Es­ta­ción Cen­tral, la in­te­li­gen­cia con que se plan­te la so­cie­dad ci­vil, la sen­si­bi­li­dad so­cial real que mues­tren los go­ber­nan­tes, la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar una bue­na pro­pues­ta que ade­más de ga­ran­ti­zar el per­fil so­cial ge­ne­re in­te­rés en los pri­va­dos po­drían ser un lin­do par­tea­guas, un an­tes y un des­pués so­bre có­mo tra­tar esos mo­jo­nes sim­bó­li­cos que tie­ne la ar­qui­tec­tu­ra de la ciu­dad. Y eso se lo­gra re­cu­pe­ran­do la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra el pú­bli­co y pa­ra el trans­por­te, que era su co­me­ti­do ori­gi­nal, am­plia­da y ag­gior­na­da a las de­man­das ur­ba­nís­ti­cas y so­cio­cul­tu­ra­les del pre­sen­te.

Di­cho más sim­ple: si no sos ca­paz de pro­te­ger un edi­fi­cio tan em­ble­má­ti­co (cons­trui­do por el in­ge­nie­ro ita­liano Lui­gi An­dreo­ni, res­pon­sa­ble del Hos­pi­tal Ita­liano y el Club Uru­guay), de re­va­lo­ri­zar pa­ra el pú­bli­co un es­pa­cio que pi­de a gri­tos una in­ver­sión (y nun­ca me­jor di­cho, es una in­ver­sión en ca­li­dad de vi­da, en ciu­da­da­nía y has­ta en tu­ris­mo), en­ton­ces es muy pro­ba­ble que no te in­tere­se pro­te­ger co­sas mu­cho me­nos ob­vias.

Pa­ra po­der ima­gi­nar el im­pac­to que po­dría te­ner una re­no­va­da Es­ta­ción Cen­tral ha­ce fal­ta sa­car­se el bal­de del “no se pue­de”, “es ca­ro” o “es di­fí­cil”. En reali­dad to­do eso ya se sa­be, lo que im­por­ta es el pa­so si­guien­te: si soy un go­bierno con sen­si­bi­li­dad so­cial, ¿qué de­bo ha­cer pa­ra pro­veer a la ciu­da­da­nía de un equi­pa­mien­to que pue­de vol­ver a ver­te­brar una zo­na de la ciu­dad que llo­ra por un cam­bio? Ahí es­tá el MAM co­mo mues­tra de la ca­pa­ci­dad trans­for­ma­do­ra que tie­ne una in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca de ca­li­dad so­bre el te­ji­do ur­bano y ciu­da­dano.

Y ade­más es­tán las otras ra­zo­nes, las me­ra­men­te prag­má­ti­cas. Los ve­ci­nos de ese mu­ni­ci­pio tar­dan una eter­ni­dad en lle­gar al cen­tro des­de sus ba­rrios ( Le­zi­ca, Co­lón, Pe­ña­rol) y con el tren lo ha­rían en mu­cho me­nos tiem­po. Un mon­tón de ve­ci­nos a quie­nes el com­bo tren + ta­ri­fa in­te­gra­da les ha­ría la vi­da más fá­cil, con una al­ter­na­ti­va ve­loz que im­pli­ca­ría más tiem­po en ca­sa y me­nos en el trans­por­te. Es ca­si la de­fi­ni­ción de po­lí­ti­ca so­cial.

Ca­paz que es di­fí­cil, ca­paz que es ca­ro, pe­ro se pue­de. En es­ta cla­se de co­sas es don­de se de­fi­ne qué tan so­cial es el uso de los di­ne­ros pú­bli­cos y cuán­to es ne­ce­sa­rio agu­di­zar la in­te­li­gen­cia pa­ra que esas de­fi­ni­cio­nes sean via­bles. No es cues­tión so­lo de vo­lun­tad, es ver­dad. Pe­ro si no so­mos ca­pa­ces de em­pu­jar una bue­na idea pa­ra la Es­ta­ción Cen­tral, un edi­fi­cio que es ci­ta­do por Le Cor­bu­sier en su li­bro Cuan­do las ca­te­dra­les eran blan­cas, ¿pa­ra qué so­mos ciu­da­da­nos?

Si no so­mos ca­pa­ces de ima­gi­nar y ha­cer una ciu­dad dis­tin­ta, una que reúna una mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro con un pie fir­me en lo me­jor de nues­tro pa­sa­do, des­pués no va­le que­jar­se de que triun­fe el ca­pi­ta­lis­mo de ami­go­tes, nues­tro pan de ca­da día. A es­ta al­tu­ra ya de­be­ría­mos sa­ber­lo: el fu­tu­ro no va a ve­nir a bus­car­nos a nues­tra si­lli­ta de pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.