Me­di­das pa­ra aten­der a ado­les­cen­tes que de­lin­quen pue­den “fra­ca­sar” si no hay po­lí­ti­cas pa­ra cuan­do vuel­van a sus ca­sas, di­jo ex­je­rar­ca blan­co

El Po­der Eje­cu­ti­vo se “ol­vi­dó” de que exis­tía el Ini­sa, opi­na Ál­va­ro Vi­viano

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

en­tre­vis­ta de Da­niel Le­ma

Al día si­guien­te de re­nun­ciar al car­go de di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­clu­sión So­cial Ado­les­cen­te ( Ini­sa), Ál­va­ro Vi­viano vol­vió a re­co­rrer Montevideo pa­ra ha­cer cam­pa­ña por el Par­ti­do Na­cio­nal. In­te­gran­te del gru­po del dipu­tado Jor­ge Gan­di­ni, Vi­viano es­tu­vo dos años y me­dio en el Ini­sa en nom­bre de la opo­si­ción.

En una en­tre­vis­ta con Bús­que­da, ase­gu­ró que el Po­der Eje­cu­ti­vo de­jó so­lo al or­ga­nis­mo, pe­se a lo cual han me­jo­ra­do las con­di­cio­nes de re­clu­sión de los ado­les­cen­tes. De to­das for­mas, Vi­viano ad­vir­tió que lo he­cho pue­de “fra­ca­sar” si no se apli­can po­lí­ti­cas so­cia­les que ayu­den a esos jó­ve­nes cuan­do sal­gan de las de­pen­den­cias del Ini­sa.

“El gran pro­ble­ma es que to­do lo que ha­cés aden­tro no tie­ne con­ti­nui­dad afue­ra“, opi­nó.

— ¿Con qué ex­pec­ta­ti­va en­tró al Ini­sa y con qué vi­sión sa­lió de ahí lue­go de dos años y me­dio? ¿Era peor de lo que pen­sa­ba?

—Al prin­ci­pio mu­chos ac­to­res po­lí­ti­cos y, so­bre to­do, el Po­der Eje­cu­ti­vo, una vez san­cio­na­da la ley y de­sig­na­do el di­rec­to­rio, se ol­vi­da­ron que exis­tía. Fue un arre­gla­te co­mo pue­das. Y en el me­dio ha­bía un pro­ce­so de se­pa­ra­ción del INAU, muy com­ple­jo, que del i mi­ta­ba com­pe­ten­cia, fun­cio­nes, ha­bía fun­cio­na­rios, una eta­pa muy di­fí­cil y aún no se ter­mi­nó de ce­rrar. Hu­bo va­rias pe­leas por pre­su­pues­to, pe­di­dos de au­xi­lio, y nun­ca tu­vi­mos el es­pal­da­ra­zo y el res­pal­do que el Ini­sa re­que­ría. Me pa­re­ce que de a po­co se va avan­zan­do en bus­ca de un mo­de­lo que tras­cien­da ges­tio­nes y que sea la ba­se pa­ra que el ado­les­cen­te al que le to­que tran­si­tar por los cen­tros de Ini­sa ten­ga mí­ni­ma­men­te la chan­ce de po­der res­ta­ble­cer un pro­yec­to de vi­da lue­go del egre­so.

— El prin­ci­pal cues­tio­na­mien­to al Ini­sa en es­tos años fue por las con­di­cio­nes de vi­da de esos ado­les­cen­tes re­clui­dos. ¿Cree que me­jo­ró la si­tua­ción?

— Los ej es de ese cues­tio­na­mien­to han si­do l as con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to, ha­ci­na­mien­to y el ex­ce­si­vo en­cie­rro. En bue­na me­di­da esas cues­tio­nes se van sal­van­do. La lu­cha por ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to, la lu­cha por evi­tar el en­cie­rro ex­ce­si­vo, la lu­cha por evi­tar los ha­ci­na­mien­tos y so­bre to­do dar­le el con­te­ni­do han si­do los ejes de nues­tro tra­ba­jo.

— ¿Pe­ro cree que lo­gra­ron al­go de es­to?, por­que los cues­tio­na­mien­tos si­guen.

— Creo que hay avan­ces im­por­tan­tes. En el te­ma in­fra­es­truc­tu­ra he­mos t oma­do al­gu­nas de­ci­sio­nes im­por­tan­tes que es­tán en­ca­mi­na­das. Te­ne­mos f i nan­cia­da la cons­truc­ción de una obra de más de US$ 20 mi­llo­nes que va a ser un cen­tro de me­dio y má­xi­ma con­ten­ción. En una pri­me­ra eta­pa va a con­te­ner a 100 mu­cha­chos y lue­go 180, lo que se­rá pa­ra la Be­rro un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de lo pro­gra­má­ti­co y lo lo­ca­ti­vo. Es­te di­rec­to­rio re­ci­bió obras en muy mal es­ta­do, un or­ga­nis­mo sin re­es­truc­tu­ra de per­so­nal y un pro­ce­so de re­gu­la­ri­za­ción que ha­bía que abor­dar. A par­tir de las co­rrec­cio­nes que ha­bía que ha­cer a ni­vel fun­cio­nal, se ge­ne­ra­ba un es­ta­do de ines­ta­bi­li­dad bas­tan­te com­pli­ca­do. Al­gu­nas de esas co­sas se pu­die­ron ir co­rri­gien­do a par­tir del tra­ba­jo, del diá­lo­go. Hoy si se mi­ra la si­tua­ción a tras­luz y se la com­pa­ra con lo que pa­sa­ba ha­ce unos años, uno no ad­vier­te hoy que ha­ya epi­so­dios de fu­gas ma­si­vos, no ad­vier­te que es­te­mos dis­cu­tien­do en for­ma per­ma­nen­te so­bre si­tua­cio­nes de vio­len­cia, mo­ti­nes.

— Pe­ro tu­vie­ron al­gu­nos sui­ci­dios.

—Te­ne­mos una ta­sa de sui­ci­dio de uno por año, que es de las no­tas ne­ga­ti­vas de la ges­tión. Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, hay una ten­den­cia a la es­ta­bi­li­dad que se no­ta en el fun­cio­na­mien­to co­ti­diano.

— La se­ma­na pa­sa­da se di­vul­gó en las re­des so­cia­les una fo­to de ra­tas en res­tos de ali­men- tos pa­ra ado­les­cen­tes. Us­ted di­jo que cua­tro o cin­co ra­tas no pue­den man­char una ges­tión. ¿No cree que eso mos­tró un pro­ble­ma?

— Co­noz­co el tra­ba­jo que se ha­ce en los cen­tros. Es­to fue una si­tua­ción des­gra­cia­da, un des­cui­do, en un pre­dio que no se pue­de de­jar la puer­ta abier­ta o un res­to de co­mi­da y pa­san es­tas co­sas en el cam­po. Hay si­tua­cio­nes que no se pue­den dar. Pe­ro esa no pue­de ser la no­ta dis­tin­ti­va de lo que ocu­rre to­do el tiem­po. Los ado­les­cen­tes no vi­ven en­tre las ra­tas. Por el con­tra­rio, se tra­ta de pro­mo­ver con ellos la cul­tu­ra de tra­ba­jo y va­lo­res, don­de la hi­gie­ne, el aseo per­so­nal y man­te­ner los es­pa­cios lim­pios for­man par­te del pro­gra­ma.

En­tien­do que el sis­te­ma de­be de­fi­nir un mo­de­lo de i nter­ven­ción. De­be con­te­ner la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar so­bre há­bi­tos, co­rre­gir si­tua­cio­nes que ya son he­re­da­das en ado­les­cen­tes que vie­nen de un mar­co ca­ren­cia­do, dis­pa­rar ba­te­rías de edu­ca­ción for­mal y no for­mal, con­vi­vir, co­mer bien. To­do eso le va ge­ne­ran­do una adap­ta­ción al ado­les­cen­te a al­gu­nos pa­rá­me­tros que si es­tán bien im­ple­men­ta­dos, pue­den im­pac­tar en su con­duc­ta fu­tu­ra, re­fle­xio­nar so­bre sus ac­cio­nes y pen­sar en un pro­yec­to fu­tu­ro di­fe­ren­te al que lo tra­jo. El gran pro­ble­ma es que to­do lo que ha­cés aden­tro no tie­ne con­ti­nui­dad afue­ra. Cuan­do vos re­in­te­grás a ese ado­les­cen­te al mis­mo lu­gar de don­de vino, el tra­ba­jo que hi­cis­te en el sis­te­ma tie­ne al­tas po­si­bi­li­da­des de po­der fra­ca­sar. Es el gran de­be que tie­ne el sis­te­ma: hay que lo­grar res­pal­dar el tra­ba­jo que se hi­zo aden­tro. Pa­ra mí, es­te es un ca­so más que no­to­rio de có­mo una in­ver­sión del Es­ta­do a los efec­tos de re­en­cau­zar la con­duc­ta de un ado­les­cen­te pier­de im­pac­to. Si le ten­go que cam­biar la vi­vien­da, le ten­go que dar una vi­vien­da; si le ten­go que dar un tra­ba­jo, le ten­go que dar un tra­ba­jo. Cla­ro, van a es­tar los que te di­cen: “No­so­tros no pa­sa­mos por una cár­cel y no te­ne­mos na­da de eso”. Pe­ro tam­bién se­guís per­pe­tuan­do el pro­ble­ma y lo re­pro­du­cís. Y mal­gas­tás di­ne­ro, por­que in­ver­tis­te mu­cho en ese ado­les­cen­te y lo de­vol­vis­te al lu­gar que lo tra­jo al sis­te­ma.

Ál­va­ro Vi­viano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.