Au­to­ri­da­des quie­ren “ge­ne­rar re­des” pa­ra que pa­cien­tes psi­quiá­tri­cos tra­ba­jen afue­ra

Des­de fi­nes de 2017, ex­co­lo­nias Et­che­pa­re y San­tín Car­los Ros­si no tu­vie­ron nue­vos in­gre­sos de pa­cien­tes; hoy son unos 680

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Fe­de­ri­ca Chia­rino

Wal­ter mi­ra el te­cla­do pa­ra ubi­car sus de­dos. Le­van­ta la vis­ta ha­cia la pan­ta­lla e in­ten­ta es­cri­bir. “Es­ta­mos ha­cien­do me­mo­ria de las te­clas, sin mi­rar”, ex­pli­ca a Bús­que­da. “A mí me gus­ta la compu­tación, me gus­ta mu­cho”, agre­ga. Wal­ter es uno de los 30 alum­nos de l as ex­co­lo­nias psi­quiá­tri­cas Et­che­pa­re y San­tín Car­los Ros­si que asis­ten al cur­so de Al­fa­be­ti­za­ción Di­gi­tal que re­sur­gió es­te año con el apo­yo de An­tel, des­pués de dos años sin fun­cio­nar.

Al la­do del sa­lón de in­for­má­ti­ca hay uno de­di­ca­do al ta­ller de ce­rá­mi­ca y otro al de pin­tu­ra. En­fren­te: la pe­lu­que­ría, uno de los es­pa­cios más so­li­ci­ta­dos de los pa­cien­tes del Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción Mé­di­co Ocu­pa­cio­nal y Psi­co­so­cial ( Ce­re­mos). Ma­ría Ele­na, una de las pe­lu­que­ras, ex­pli­ca que su ob­je­ti­vo es que las per­so­nas “vean la be­lle­za que tie­nen”. Ha­ce po­co tiem­po se in­cor­po­ró al equi­po de pe­lu­que­ras una pa­cien­te del cen­tro. Asis­te to­dos los días y ayu­da en los la­va­dos y la ma­ni­cu­ra.

En Ce­re­mos fun­cio­na tam­bién una es­cue­la que de­pen­de de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Edu­ca­ción Pú­bli­ca y a don­de asis­ten 60 pa­cien­tes. Allí se dic­tan cla­ses pa­ra adul­tos que ya es­tán es­co­la­ri­za­dos, y tam­bién al­gu­nos ta­lle­res co­mo ra­dio, co­ci­na o tea­tro. La es­cue­la fun­cio­na de lu­nes a vier­nes de 9: 30 a 13: 30 y se in­sis­te en que los alum­nos va­yan to­dos los días, en el ho­ra­rio com­ple­to.

“Alian­zas con el afue­ra”. Des­de j unio de es­te año, Ce­re­mos cuen­ta con un nue­vo lo­cal des­ti­na­do a la­va­de­ro y co­ci­na, que se pu­do cons­truir con una do­na­ción de la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do se reali­zó su inau gu­ra­ción, la Co­mi­sión In­ter­na, agru­pa­ción sin­di­cal de Ce­re­mos, de­nun­ció que era un ac­to “fic­ti­cio”, por­que el lo­cal es­ta­ba va­cío por den­tro. Las ma­qui­na­rias y equi­pa­mien­tos aún no ha­bían lle­ga­do. Pe­ro hoy, cua­tro me­ses des­pués, hay al­gu­nos equi­pos y se pre­vé que la co­ci­na y el la­va­de­ro nue­vos co­mien­cen a fun­cio­nar a fi­nes de es­te año o prin­ci­pios del que vie­ne, di­jo a Bús­que­da Fe­de­ri­co Sac­chi, di­rec­tor de Ce­re­mos.

Cuan­do el lo­cal es­té en mar­cha, la di­rec­ción quie­re im­ple­men­tar “pa­san­tías” pa­ra los pa­cien­tes. “Po­der ge­ne­rar una es­pe­cie de tu­to­res pa­ra en­se­ñar ofi­cios, es­tra­te­gias”, di­jo Sac­chi.

En una eta­pa pos­te­rior, la di­rec­ción de Ce­re­mos tie­ne pro­yec­tos pa­ra ge­ne­rar con­ve­nios que brin­den opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les a los pa­cien­tes, por­que hoy “no es lo más co­mún” que lo­gren su in­ser­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo. “Una de las es­tra­te­gias es em­pe­zar a ge­ne­rar re­des”, anun­ció el di­rec­tor de Ce­re­mos. Un ca­so po­dría ser el del cur­so de in­for­má­ti­ca, que ade­más o en lu­gar de dic­tar­se en el pre­dio de las ex­co­lo­nias, los pa­cien­tes pue­dan sa­lir, asis­tir al cur­so y vol­ver. Así tam­bién con otros cur­sos, ca­pa­ci­ta­cio­nes y tra­ba­jos. Es­tas ini­cia­ti­vas es­tán pre­vis­tas pa­ra el año que vie­ne y el ob­je­ti­vo, se­gún Sac­chi, es “pro­du­cir alian­zas con el afue­ra”.

Ha­cia el cie­rre del “mo­de­lo asi­lar”. La me­ta fi­nal es que, pa­ra 2025, “el mo­de­lo asi­lar ya no exis­ta”, se­gún Sac­chi. El ac­tual di­rec­tor asu­mió el car­go en agos­to de 2015, en me­dio de una eta­pa de trans­for­ma­cio­nes en el cen­tro. Dos años des­pués, l os ob­je­ti­vos de cam­bios se in­ten­si­fi­ca­ron, con la apro­ba­ción de una nue­va Ley de Sa­lud Men­tal, que pro­po­ne desins­ti­tu­cio­na­li­zar a “las per­so­nas con tras­torno men­tal”.

Con la mi­ra­da pues­ta en los re­que­ri­mien­tos de la ley, des­de fi­nes de 2017, Ce­re­mos no tu­vo nue­vos in­gre­sos. Hoy, en­tre las dos ex­co­lo­nias, hay al­re­de­dor de 680 pa­cien­tes, es­ti­mó Sac­chi.

Las ma­las con­di­cio­nes de i nfraes­truc­tu­ra en al­gu­nos pa­be­llo­nes psi­quiá­tri­cos son mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res. Es el ca­so del pa­be­llón nú­me­ro 4 de la ex San­tín Car­los Ros­si, que con­tras­ta con Et­che­pa­re por las con­di­cio­nes edi­li­cias de ca­si to­dos sus pa­be­llo­nes, ex­cep­to uno, que pa­só por un pro­ce­so de re­ci­cla­je.

La ex San­tín Car­los Ros­si tie­ne más de 280 pa­cien­tes, dis­tri­bui­dos en pa­be­llo­nes de dos plan­tas, una es­truc­tu­ra que, se­gún Mag­da­le­na Mo­rei­ra, in­te­gran­te del equi­po de di­rec­ción, “no es la ade­cua­da”. Los pa­cien­tes allí tie­nen tras­tor­nos “más se­ve­ros” que en la ex Et­che­pa­re y los pa­be­llo­nes son de al­re­de­dor de 80 pa­cien­tes. Los fun­cio­na­rios del pa­be­llón 4 di­je­ron a Bús­que­da que ese nú­me­ro “no ayu­da pa­ra que sea una reha­bi­li­ta­ción to­tal”.

Las con­di­cio­nes edi­li­cias y de hi­gie­ne son pre­ca­rias en el pa­be­llón 4. Pa­re­des ro­tas, con la pin­tu­ra des­cas­ca­ra­da, hu­me­da­des por do­quier y can­ti­dad de mos­cas.

Los tra­ba­ja­do­res ase­gu­ra­ron que no hay pro­yec­tos de re­for­ma del pa­be­llón por par­te de la di­rec­ción de Ce­re­mos, por­que la idea es que de­jen de fun­cio­nar. La ins­ti­tu­ción es­tá en un pro­ce­so de cie­rre de “los pa­be­llo­nes que no tie­nen las me­jo­res con­di­cio­nes”, di­jo Sac­chi a Bús­que­da. Otros se re­ci­cla­ron pa­ra brin­dar “in­ti­mi­dad y es­pa­cios per­so­na­les” pa­ra los pa­cien­tes.

Los pa­be­llo­nes 17 y 18, uno de mu­je­res y otro de hom­bres, fue­ron los pri­me­ros en re­ci­clar­se, ha­ce unos 10 años. Se tra­ta de los pa­be­llo­nes “mo­de­lo”, se­gún Sac­chi. Es de­cir, a lo que se quie­re lle­gar en to­do Ce­re­mos. La es­truc­tu­ra es la mis­ma en los dos: 22 ca­mas dis­tri­bui­das en bo­xes de a dos, ca- da uno con su ro­pe­ro y es­tan­te­ría. Ade­más hay una sa­la ti­po es­tar con si­llo­nes y un te­le­vi­sor, y otro sa­lón en don­de se en­cuen­tran la co­ci­na y el co­me­dor. El mo­de­lo de es­tos pa­be­llo­nes es de “ho­gar”, se­gún sus f un­cio­na­rios. Los pa­cien­tes vi­ven en co­mu­ni­dad y par­ti­ci­pan en las ta­reas bá­si­cas del pa­be­llón: po­ner y le­van­tar la me­sa, la­var los pla­tos, or­de­nar, y a ve­ces has­ta co­ci­nar.

Al re­co­rrer los bo­xes, son con­ta­dos con los de­dos de una mano los pa­cien­tes que es­tán en sus ca­mas. La ma­yo­ría es­tán en sus ac­ti­vi­da­des dia­rias: es­cue­la, in­for­má­ti­ca, pe­lu­que­ría, ta­lle­res o pa­seos. En es­tos pa­be­llo­nes vi­ven los pa­cien­tes que es­tán más cer­ca de su reha­bi­li­ta­ción.

En l o que era l a Co­lo­nia Et­che­pa­re, se­gún Sac­chi, hoy so­lo que­da un pa­be­llón sin re­ci­clar. En l a ex San­tín Carl os Ros­si, en cam­bio, se re­ci­cló uno so­lo. La di­rec­ción de Ce­re­mos pre­ten­de t r ans­for­mar el cen­tro en “un es­pa­cio de ho­gar en el que las per­so­nas par­ti­ci­pen, ac­túen, in­ter­ac­túen y se vin­cu­len”. El ob­je­ti­vo de es­ta trans­for­ma­ción es, ade­más de ali­near­se a l a nue­va l ey, ge­ne­rar “l as con­di­cio­nes pa­ra que to­das aque­llas per­so­nas que quie­ran ir­se” del cen­tro de reha­bi­li­ta­ción “pue­dan ha­cer­lo”, di­jo Sac­chi.

“Re­con­ver­sión” de ta­reas. A me­di­da que la po­bla­ción de Ce­re­mos dis­mi­nu­ye, au­men­ta el nú­me­ro de fun­cio­na­rios por pa­cien­te. Pe­ro mu­chos pa­be­llo­nes, so­bre to­do en la ex San­tín Carl os Ros­si, no cuen­tan con el per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra brin­dar aten­ción a 80 pa­cien­tes. Sac­chi re­co­no­ció la fal­ta de per­so­nal co­mo “una di­fi­cul­tad”, pe­ro di­jo que es un as­pec­to en el que es­tá tra­ba­jan­do en con­jun­to con la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios de Sa­lud del Es­ta­do. Ase­gu­ró que “se han he­cho im­por­tan­tes i ncor­po­ra­cio­nes” y se me­jo­ró tan­to la can­ti­dad co­mo la ca­li­dad de los fun­cio­na­rios.

Los fun­cio­na­rios de Ce­re­mos ad­vier­ten que se ge­ne­ra mu­cha con­fu­sión cuan­do se ha­bla del “cie­rre de las co­lo­nias”. Mo­rei­ra di­jo a Bús­que­da que “el cie­rre no es­tá de­fi­ni­do co­mo tal. El mo­de­lo asi­lar no va a se­guir, eso se­gu­ro. Pro­ba­ble­men­te se le dé otra for­ma­ción: un cen­tro reha­bi­li­ta­to­rio don­de un pa­cien­te ven­ga, se reha­bi­li­te y se va­ya, con un bo­le­to de en­tra­da y otro de sa­li­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.